Ho­te­les de le­yen­da

Viajar - - LABRÚJULA - TEX­TO: Ele­na del Amo

Si sus pa­re­des ha­bla­ran, re­ve­la­rían, se­gu­ro, mil y un se­cre­tos ju­go­sos que se guar­da­ron pa­ra siem­pre las ce­le­bri­da­des que se alo­ja­ron en ellos. Por­que, más aún que su ar­qui­tec­tu­ra de épo­ca o su ex­cep­cio­nal ser­vi­cio, lo que ver­da­de­ra­men­te une a es­ta selecta fa­mi­lia de ho­te­les le­gen­da­rios es el pe­so de la His­to­ria. En ellos se es­cri­bie­ron no­ve­las, se fir­ma­ron tra­ta­dos, se cru­za­ron reyes con vi­vi­do­res, ma­fio­sos con es­pías y po­lí­ti­cos con ar­tis­tas de to­do pe­la­je. Es­tan­cias don­de se cons­pi­ró, se amó y se es­cri­bió la his­to­ria con­tem­po­rá­nea.

Al­gu­nos se hi­cie­ron con un hue­co en la His­to­ria por los per­so­na­jes que alo­ja­ron; otros, por lo que ocu­rrió o de­jó de ocu­rrir en sus sa­lo­nes o en la in­ti­mi­dad de sus sui­tes. Son la flor y na­ta de la ho­te­le­ría clá­si­ca: lu­ga­res irre­pe­ti­bles con mu­chos, pe­ro que mu­chos se­cre­tos que guar­dar. Ja­más habrá dos da­nie­lis ni dos pe­ra pa­la­ce ni dos ne­gres­cos. El Raf­fles, aun­que abra su­cur­sa­les en Du­bái o en las Sey­che­lles, dis­pa­ra­rá siem­pre la ima­gi­na­ción ha­cia el mí­ti­co edi­fi­cio de Sin­ga­pur que cons­tru­ye­ron en 1887 los avis­pa­dos her­ma­nos Sar­kies, y nun­ca nin­gún otro ho­tel po­drá aso­mar­se al Ni­lo con la ma­jes­tad con que des­de 1899 lo vie­ne ha­cien­do el Old Ca­ta­ract de Asuán.

Al­gu­nas de es­tas vie­jas glo­rias ape­nas han si­do reha­bi­li­ta­das des­de sus días de oro. Buen ejem­plo de ello es el ho­tel Ba­ron de Ale­po, des­de cu­ya ha­bi­ta­ción 215 el rey Fai­sal de­cla­ró la in­de­pen­den­cia de Si­ria. El an­ta­ño ho­tel más opu­len­to de Orien­te Me­dio sur­tió de to­dos los lujos de la épo­ca a via­je­ros y po­lí­ti­cos en­tre los que fi­gu­ra­ron des­de Roc­ke­fe­ller has­ta el mis­mí­si­mo Law­ren­ce de Ara­bia. Mu­chos de los gran­des sí han si­do sin em­bar­go reha­bi­li­ta­dos y has­ta am­plia­dos, ali­ñan­do su sa­bor de otros tiem­pos con los ser­vi­cios del si­glo XXI. En­tre las reaper­tu­ras más re­cien­tes so­bre­sa­len la del mí­ti­co Sa­voy de Lon­dres o la del The Pie­rre de Nue­va York. Y tam­bién ha­ce no mu­cho vol­vían a abrir sus puer­tas to­tal­men­te re­mo­za­dos los men­cio­na­dos Pe­ra Pa­la­ce de Es­tam­bul y el Old Ca­ta­ract de Asuán, cé­le­bres en­tre mu­chos otros mé­ri­tos por ha­ber ins­pi­ra­do sen­dos li­bros de Agat­ha Ch­ris­tie: Ase­si­na­to en el Orient Ex­press y Muer­te en el Ni­lo.

DE ÁFRI­CA HAS­TA ASIA. Río arri­ba, el país de los fa­rao­nes ate­so­ra en Lu­xor otro tem­plo del gla­mour, el Old Win­ter Pa­la­ce, des­de el que Ho­ward Car­ter anun­cia­ra al mun­do el des­cu­bri­mien­to de la tum­ba de Tu­tan­ka­món, y, en su ca­pi­tal, el Me­na Hou­se, a los pies de las pi­rá­mi­des, o el hoy Cai­ro Ma­rriott Ho­tel, cu­yo edi­fi­cio cen­tral ocu­pa el pa­la­cio que se cons­tru­ye­ra pa­ra al­ber­gar a Eu­ge­nia de Mon­ti­jo en su vi­si­ta pa­ra la inau­gu­ra­ción del Ca­nal de Suez. El Mount Nel­son de Ciu­dad del Ca­bo, el Nor­folk y el Stan­ley de Nai­ro­bi y el Vic­to­ria Falls Ho­tel, arri­ma­do a las ca­ta­ra­tas que le dan nom­bre, son las otras pie­zas afri­ca­nas que no po­drían fal­tar en el puzz­le de los gran­des ho­te­les con his­to­ria. Si en Ocea­nía ape­nas ca­bría men­cio­nar el Wind­sor de Mel­bour­ne, en Asia la ofer­ta da mu­cho más de sí. Ade­más del Raf­fles, tam­bién bri­llan con luz pro­pia The Orien­tal de Bang­kok o el Strand de Ran­gún, así co­mo los palacios de los an­ti­guos maha­ra­jás de la In­dia o el Im­pe­rial de Nue­va Del­hi, en el que se ne­go­ció la par­ti­ción del país y la crea­ción de Pa­quis­tán. Tam­bién el Me­tro­po­le de Ha­noi y el Con­ti­nen­tal de la vie­ja Sai­gón –don­de Graham Gree­ne am­bien­ta­ra par­te de El ame

ri­cano im­pa­si­ble–; el an­ta­ño As­tor Hou­se y hoy me­nos gla­mou­ro­so Pu­jiang Ho­tel de Shang­hai, que fue el pri­mer lu­gar de Chi­na en el que se en­cen­dió una lámpara eléc­tri­ca; el Ame­ri­can Co­lony de Je­ru­sa­lén, un oa­sis neu­tral en es­tas con­vul­sas geo­gra­fías que ha co­no­ci­do a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de co­rres­pon­sa­les y ne­go­cia­do­res, y, des­de lue­go, The Pe­nin­su­la, en Hong Kong, in­con­fun­di­ble por la es­cua­dra de Rolls Roy­ce que aguar­dan apos­ta­dos en su puer­ta.

EU­RO­PA Y AMÉ­RI­CA. En Nor­tea­mé­ri­ca tam­bién ofi­cian co­mo ico­nos el Wal­dorf As­to­ria de Nue­va York o The Algonquin, fa­vo­ri­to de in­te­lec­tua­les co­mo Do­rothy Par­ker o Faulk­ner; el Fair­mont de San Fran­cis­co, uno de los pocos su­per­vi­vien­tes del te­rre­mo­to de 1906, o el es­te año cen­te­na­rio Be­verly Hills Ho­tel de Los Ángeles. Y, al­go más aba­jo, el Co­pa­ca­ba­na Pa­la­ce de Río de Ja­nei­ro, el Al­vear de Bue­nos Aires o El Na­cio­nal de La Ha­ba­na, en el que Frank Si­na­tra lle­gó a can­tar du­ran­te una so­na­da cum­bre de ma­fio­sos que eri­gió a Lucky Lu­ciano co­mo rey del ham­pa.

Pe­ro la pal­ma sin du­da se la lle­van los gran­des ho­te­les del vie­jo con­ti­nen­te, con nom­bres de oro co­mo el Cri­llon, el Pla­za At­hé­née o el Ritz de Pa­rís, ho­gar de Co­co Chanel du­ran­te más de tres dé­ca­das. El Mar­ti­nez de Can­nes, el Ne­gres­co de Ni­za y el Ho­tel de Paris de Mon­te­car­lo si­guen co­mo sím­bo­los del eli­tis­mo en la Cos­ta Azul. A ellos se aña­den au­tén­ti­cas ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Sa­voy o el Cla­rid­ge’s en Lon­dres, el Reid’s Pa­la­ce de Ma­dei­ra –al que se es­ca­pa­ba la em­pe­ra­triz Sis­si–, el Ci­pria­ni y el Da­nie­li de Ve­ne­cia, el Gran Ho­tel de Ro­ma (en el que vi­vió Al­fon­so XII I va­rios años du­ran­te su exi­lio) y el Grand Bre­tag­ne de Ate­nas, que se li­bró de mi­la­gro de ser bom­bar­dea­do por los na­zis en 1944 cuan­do co­rrió el ru­mor de que Chur­chill se alo­ja­ría en es­te ho­tel cu­yas vis­tas so­bre el Par­te­nón han dis­fru­ta­do des­de Rom­mel has­ta Bri­git­te Bar­dot.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.