Un nue­vo mu­seo lle­na de olo­res un pue­blo de Bur­gos

Viajar - - LABRÚJULA - TEX­TO: M. Ló­pez

Una be­lla lo­ca­li­dad bur­ga­le­sa de fun­da­ción me­die­val con po­co más de 200 ha­bi­tan­tes, San­ta Cruz de la Sal­ce­da, aco­ge el pri­mer mu­seo de Eu­ro­pa que es­tá de­di­ca­do al mun­do de los olo­res y sus co­ne­xio­nes con la me­mo­ria, las emo­cio­nes y la sa­lud. El Mu­seo de los Aro­mas, que es­pe­ra re­ci­bir en su pri­mer año de vi­da más de 30.000 vi­si­tan­tes, es una nue­va, su­ge­ren­te y obli­ga­to­ria pa­ra­da en la ru­ta del vino de la Ri­be­ra del Due­ro.

So­mos lo que re­cor­da­mos y re­cor­da­mos lo que ole­mos, se­ña­la uno de los pa­ne­les ex­pli­ca­ti­vos del nue­vo Mu­seo de los Aro­mas, que, pa­ra re­sal­tar la im­por­tan­cia, no siem­pre re­co­no­ci­da, de nues­tras na­ri­ces, aña­de que re­cor­da­mos el 1 por cien­to de lo que pal­pa­mos, el 2 por cien­to de lo que oí­mos, el 5 por cien­to de lo que ve­mos, el 15 por cien­to de lo que de­gus­ta­mos y el 35 por cien­to de lo que ole­mos, lo que prue­ba y de­ter­mi­na que la na­riz cons­ti­tu­ye la prin­ci­pal puer­ta de en­tra­da a la me­mo­ria y su ma­yor fuen­te de ali­men­to o, lo que vie­ne a ser lo mis­mo, que sin na­riz no se­ría­mos na­die. Una gran na­riz y su si­lue­ta son los sím­bo­los del Mu­seo de los Aro­mas. Pre­si­den su fa­cha­da, de­co­ran su es­pa­cio ex­po­si­ti­vo y se mul­ti­pli­can en el pa­pel con el que en­vuel­ven los ja­bo­nes, mie­les, vi­nos, ma­de­ras, ar­te­sa­nías y pe­que­ñas jo­yas en la tien­da del mu­seo, a la sa­li­da. La en­tra­da es fá­cil. Si­tua­do en el edi­fi­cio de la an­ti­gua es­cue­la de San­ta Cruz de la Sal­ce­da, en su pla­za prin­ci­pal, fren­te a la igle­sia, bas­ta con guiar­se por los car­te­les que in­di­can la lo­ca­li­za­ción pre­ci­sa del mu­seo o pre­gun­tar a los ve­ci­nos, aun­que uno po­dría lle­gar tam­bién, tran­qui­la­men­te, fi­ján­do­se en las ci­güe­ñas, por­que el ni­do es­tá en lo al­to de la igle­sia y la igle­sia mi­ra, ca­si de fren­te, a las puer­tas del mu­seo.

San­ta Cruz de la Sal­ce­da es un pue­blo an­ti­guo, de fac­tu­ra me­die­val, que se­gu­ra­men­te cre­ció al am­pa­ro de las ru­tas de la Mes­ta, el co­mer­cio de la la­na, la huer­ta, el trigo y el vino. Se en­cuen­tra al sur de la pro­vin­cia de Bur­gos, en el par­ti­do ju­di­cial de Aran­da de Due­ro, a cien­to cin­cuen­ta y pocos ki­ló­me­tros, al­go más de una ho­ra, en co­che, des­de Ma­drid. La re­gión tie­ne

fa­ma, pri­me­ro, por su vino y por su cor­de­ro. Hay asa­do­res, no­ta­bles, en Aran­da y Pe­ña­ran­da, y el pro­pio pue­blo, San­ta Cruz de la Sal­ce­da, es­tá en­cla­va­do en el co­ra­zón de la ru­ta del vino de la Ri­be­ra del Due­ro, don­de es sa­bi­do, pro­ba­do y ex­ten­di­do que na­cen al­gu­nos de los me­jo­res vi­nos del pla­ne­ta. Pe­ro hay otros mo­ti­vos que alien­tan y com­pen­san el via­je. La ciu­dad ro­ma­na de Clu­nia, por ejem­plo. El des­fi­la­de­ro de Ye­cla –pre­cio­so–, el mo­nas­te­rio de San Pe­dro de Ar­lan­za –cu­na de Cas­ti­lla–, las pie­dras de Ca­le­rue­ga o San­to Do­min­go de la Cal­za­da, y, por su­pues­to, San­to Do­min­go de Si­los, amén de Co­va­rru­bias, la er­mi­ta vi­si­gó­ti­ca de Quin­ta­ni­lla de las Vi­ñas y las ca­so­nas la­bra­das –so­ber­bias– de Sa­las de los In­fan­tes. To­dos es­tos des­ti­nos se pue­den com­bi­nar y re­co­rrer en un lar­go fin de se­ma­na o, ya sin pri­sas, en va­rios fi­nes de se­ma­na.

La ru­ta que lle­va a San­ta Cruz de la Sal­ce­da es otro atrac­ti­vo im­por­tan­te del via­je. Des­de Ma­drid, el des­vío de la au­to­vía se rea­li­za al lle­gar a Mi­la­gros, pue­blo que hay que cru­zar y que da pa­so, co­mo in­di­ca su nom­bre, a una trans­for­ma­ción to­tal del pai­sa­je. Adiós au­to­vía. La ca­rre­te­ra, pa­sa­do Mi­la­gros, ca­ra­co­lea arro­pa­da por los ár­bo­les. Se es­cu­cha el agua del río Ria­za. Hay vi­des, mu­chas, y una luz que, al pa­re­cer, es pro­pia de la zo­na y es una de las cla­ves de la ma­du­ra­ción de sus uvas, la ca­li­dad de sus vi­nos y la sa­lud de sus gen­tes.

El mu­seo es­tá or­ga­ni­za­do co­mo una ca­sa, con sus es­tan­cias: la co­ci­na, el dor­mi­to­rio, el ba­ño o la te­rra­za. En ca­da uno de es­tos es­pa­cios, ins­pi­ra­do por una ha­bi­ta­ción, se pro­po­ne al vi­si­tan­te un jue­go y un apren­di­za­je. Hay que ver si uno acier­ta a iden­ti­fi­car, por el olor, dis­tin­tos ti­pos de acei­tes y apren­der dón­de es­tá la di­fe­ren­cia, su ra­zón y su cien­cia. Es un mu­seo don­de se apren­de.

OLOR A NA­TU­RA­LE­ZA.

El re­co­rri­do por las ins­ta­la­cio­nes del mu­seo se ini­cia con los su­ge­ren­tes aro­mas de la na­tu­ra­le­za. La sa­la su­gie­re en­cuen­tros con los pro­ta­go­nis­tas de un bos­que de ri­be­ra. Los in­ha­la­do­res guar­dan los olo­res del enebro, el ci­prés y el pre

ti­chor, que es el nom­bre ade­cua­do y pre­ci­so pa­ra el olor a tie­rra mo­ja­da.

El vi­si­tan­te y su na­riz si­guen en el mu­seo ha­cia el in­te­rior del ho­gar. La co­ci­na guar­da el olor del ca­fé re­cién he­cho, los acei­tes, los vi­nos, los que­sos, la man­te­qui­lla, las fru­tas, las es­pe­cias, los pro­duc­tos de la huer­ta del lu­gar y al­gu­na que otra no­ta exó­ti­ca, co­mo

el sin­gu­lar aro­ma del yu­zú, un cí­tri­co ja­po­nés de mo­da en la coc­te­le­ría, o la ci­dra.

En ca­da sa­la del mu­seo ha co­la­bo­ra­do un equi­po de ar­te­sa­nos, pro­ce­den­te de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y res­pon­sa­ble de los de­co­ra­dos y de los ob­je­tos, y un equi­po de cien­tí­fi­cos, del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, de la Red Ol­fa­ti­va Es­pa­ño­la y de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía, que ha ela­bo­ra­do los aro­mas y se en­car­ga de su su­per­vi­sión. El vi­si­tan­te so­lo tie­ne que acer­car su na­riz a los in­ha­la­do­res que se en­cuen­tran en ca­da uno de los ob­je­tos ex­pues­tos, des­ta­par su ta­pa y res­pi­rar cer­ca. Bas­ta con una sen­ci­lla in­ha­la­ción pa­ra lle­var al ce­re­bro un aro­ma que, en oca­sio­nes, es una com­ple­ja emo­ción, un in­ten­so re­cuer­do, to­do un mun­do.

El mu­seo ac­túa, tam­bién, co­mo cen­tro de in­ves­ti­ga­ción. En co­la­bo­ra­ción con la Red Ol­fa­ti­va Es­pa­ño­la, ha ela­bo­ra­do un pro­gra­ma pa­ra in­ves­ti­gar la re­la­ción del co­lor con la per­cep­ción ol­fa­ti­va. Es una fa­ce­ta nue­va de la in­ves­ti­ga­ción en olo­res, que se apli­ca, aho­ra, a re­la­cio­nar olo­res con es­ta­dos de áni­mo y a crear la iden­ti­dad ol­fa­ti­va de al­gu­nas em­pre­sas, so­bre to­do ho­te­les y tien­das. Tam­bién re­cuer­da el va­lor de los aro­mas co­mo te­ra­pia pa­ra el tra­ta­mien­to de al­gu­nas en­fer­me­da­des: el jaz­mín, con­tra la me­lan­co­lía; la men­ta, pa­ra la fa­ti­ga men­tal; la ca­ne­la, el aro­ma de la amis­tad; o la vai­ni­lla, que le­van­ta el áni­mo de las per­so­nas.

OL­FA­TO Y FE­LI­CI­DAD.

La par­te cen­tral del mu­seo ex­hi­be un ví­deo con la in­ter­ven­ción de al­gu­nos ve­ci­nos del pue­blo que ha­blan de los olo­res que les gus­tan y que les dis­gus­tan, y de la vin­cu­la­ción de al­gu­nos olo­res con sus me­jo­res re­cuer­dos. Hay quien de­tes­ta, por ejem­plo, el olor a ga­so­li­na y quien lo guar­da aso­cia­do al día que co­no­ció al amor de su vi­da; hay quien re­cuer­da, pa­ra siem­pre, los días de fe­li­ci­dad que vi­nie­ron con el olor que tie­ne un re­cién na­ci­do y quien ne­ce­si­ta, ca­da día, em­pa­par­se de los aro­mas de un horno de pan. Es una par­te fun­da­men­tal del mu­seo: la re­la­ción del ol­fa­to con nues­tra fe­li­ci­dad.

En los pró­xi­mos me­ses, el mu­seo alo­ja­rá ex­po­si­cio­nes y ta­lle­res tem­po­ra­les. Con­vie­ne vi­si­tar su web pa­ra ob­te­ner in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da de las no­ve­da­des. La úl­ti­ma mues­tra tem­po­ral ha te­ni­do co­mo mo­ti­vo prin­ci­pal el aza­frán y los ta­lle­res han es­ta­do de­di­ca­dos a la ela­bo­ra­ción de ja­bo­nes, la des­ti­la­ción de per­fu­mes y la et­no­bo­tá­ni­ca.

Nues­tro ol­fa­to pue­de apre­ciar unos diez mil olo­res dis­tin­tos, fru­to de la com­bi­na­ción de unas mil mo­lé­cu­las di­fe­ren­tes car­ga­das con olor. Cien­tos de esos mi­les de olo­res se ex­po­nen en San­ta Cruz de la Sal­ce­da, en el pri­mer mu­seo eu­ro­peo de­di­ca­do a ex­pli­car los aro­mas y su re­la­ción con la na­riz y el ce­re­bro, la me­mo­ria y la vi­da. Un mu­seo que, tam­bién, hue­le a tra­ba­jo, a em­pe­ño y a mu­cha ilu­sión. El pró­xi­mo año, cuan­do ce­le­bre su pri­mer aniver­sa­rio, es­pe­ra ha­ber re­ci­bi­do sus pri­me­ros 30.000 vi­si­tan­tes.

El Mu­seo de los Aro­masocu­pa la an­ti­gua es­cue­la de San­ta Cruzde la Sal­ce­da, en su pla­za prin­ci­pal y fren­te a la igle­sia de es­ta be­lla lo­ca­li­dad bur­ga­le­sa defac­tu­ra me­die­val.

El Mu­seo de los Aro­mas es tam­bién un cen­tro de in­ves­ti­ga­ción que, en co­la­bo­ra­ción con la Red Ol­fa­ti­va Es­pa­ño­la, ha ela­bo­ra­do un pro­gra­ma pa­ra in­ves­ti­gar la re­la­ción del co­lor con la per­cep­ción ol­fa­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.