La is­la del fin del mun­do

Viajar - - CARTA - Ma­riano Ló­pez DI­REC­TOR

Dón­de vas a pa­sar el día del fin del mun­do”. La pro­pues­ta se es­tá ex­ten­dien­do y no pa­re­ce una ma­la idea: ce­le­brar el pró­xi­mo 21 de di­ciem­bre co­mo si real­men­te ese día fue­ra a cum­plir­se el apo­ca­lip­sis atri­bui­do a las pro­fe­cías ma­yas. No to­dos los años tie­ne uno la opor­tu­ni­dad de ce­le­brar el fin del mun­do, así que aho­ra es el mo­men­to de ele­gir un lu­gar ade­cua­do pa­ra de­cir adiós a la cuen­ta lar­ga de los bak­tu­nes ma­yas y con­me­mo­rar la lle­ga­da de una nue­va era, un nue­vo ci­clo so­lar, otra edad en el Ka­li Yu­ga in­dio y sen­tir las emo­cio­nes de la cruz ga­lác­ti­ca, el pre­sun­to ali­nea­mien­to pla­ne­ta­rio con el cen­tro de la ga­la­xia. El mun­do cam­bia­rá ese fin de se­ma­na de di­ciem­bre –a ca­da ins­tan­te cam­bia–. So­lo ha­ce fal­ta creer que ese cam­bio trae­rá días me­jo­res pa­ra ce­le­brar­lo, por qué no. ¿Dón­de?

San­to­ri­ni po­dría ser el lu­gar. Es, sin du­da, una de las is­las más be­llas del mun­do. Al me­nos, del la­do que se aso­ma a la bo­ca del crá­ter, con sus ca­sas blan­cas y azu­les col­ga­das de la ce­ja de la cal­de­ra, a 600 es­ca­lo­nes, un pa­seo en bu­rro, del mar. Ha­ce si­glos, an­tes de que los ma­ri­ne­ros ve­ne­cia­nos la bau­ti­za­ran en ho­nor a San­ta Ire­ne, la is­la se lla­mó Ka­lis­ti, que sig­ni­fi­ca “la más be­lla”, y mu­cho an­tes Stron­gui­li, que quie­re de­cir “re­don­da”, un nom­bre pre­ci­so que des­cri­bía la for­ma de la is­la an­tes de que es­ta­lla­ra el vol­cán. Su­ce­dió ha­ce 3.500 años. La mon­ta­ña humean­te que se ele­va­ba en el cen­tro de la is­la es­ta­lló. Más de la mi­tad de la is­la des­apa­re­ció: co­lap­só y aca­bó su­mer­gi­da en el mar, a unos 400 me­tros de pro­fun­di­dad, en el crá­ter ma­yor del mun­do, que se creó en ese ins­tan­te. Lo peor fue la ola, el tsu­na­mi que pro­vo­có la erup­ción. Se cal­cu­la que lle­gó a te­ner 200 me­tros de al­tu­ra. Cuan­do al­can­zó a la ve­ci­na Cre­ta, si­tua­da a unos cien ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, la ola me­día 70 me­tros, me­nos de la mi­tad, pe­ro se­guía sien­do co­lo­sal. Arra­só Cre­ta en me­nos de trein­ta mi­nu­tos y si­guió ha­cia Egip­to. Mu­chos in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que Cre­ta era, en­ton­ces, el cen­tro de la Atlán­ti­da, la ci­vi­li­za­ción en­sal­za­da por Pla­tón (y San­to­ri­ni una is­la sa­té­li­te); al­gu­nos tam­bién creen que aque­lla ola fue la res­pon­sa­ble de las ca­tás­tro­fes que abo­na­ron el re­la­to bí­bli­co de las sie­te pla­gas de Egip­to.

Hay un lu­gar en la is­la que per­mi­te su­po­ner có­mo era la vi­da en San­to­ri­ni an­tes de la erup­ción. Se lla­ma Akro­ti­ri, un nom­bre pres­ta­do por el pue­blo más cer­cano. Es un re­cin­to ar­queo­ló­gi­co que aca­ba de abrir­se nue­va­men­te al pú­bli­co, sie­te años des­pués de que fue­ra ce­rra­do por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad: par­te del te­cho que cu­bría el ya­ci­mien­to se de­rrum­bó y aca­bó con la vi­da de un tu­ris­ta. Akro­ti­ri es una jo­ya, a la que al­gu­nos lla­man “la Pom­pe­ya del Egeo”. Con­tie­ne y ex­hi­be los res­tos de un po­bla­do que flo­re­ció en el sur de la is­la y que fue cui­da­do­sa­men­te aban­do­na­do por sus ha­bi­tan­tes. Al­gún signo pre­vio a la gran erup­ción –hu­mo, pe­que­ñas ex­plo­sio­nes, ca­lor…– aler­tó a los ve­ci­nos de Akro­ti­ri, que tu­vie­ron tiem­po de de­jar la is­la an­tes de que es­ta­lla­ra.

Los ha­llaz­gos de Akro­ti­ri se de­ben al ar­queó­lo­go grie­go Spy­ri­don Ma­ri­na­tos, quien de­mos­tró con es­ta ex­ca­va­ción las co­ne­xio­nes en­tre San­to­ri­ni y Cre­ta, las hue­llas de una mis­ma ci­vi­li­za­ción, la mi­noi­ca. En am­bos lu­ga­res, qui­zá pro­vin­cia y cen­tro de la Atlán­ti­da, se ado­ra­ba a una dio­sa, se ce­le­bra­ba la vi­da y se fes­te­ja­ba al mar. Las pin­tu­ras que han apa­re­ci­do son fan­tás­ti­cas. Mues­tran, con lu­mi­no­sos co­lo­res y un to­tal rea­lis­mo, del­fi­nes, ga­vio­tas, li­rios que bro­tan de la tie­rra, em­bar­ca­cio­nes que re­gre­san a puer­to y un par de ni­ños bo­xean­do. Se sa­be tam­bién que en Akro­ti­ri se ren­día cul­to al to­ro y no fal­ta­ban tam­po­co imá­ge­nes del león. Las ex­ca­va­cio­nes con­ti­núan.

Re­co­rrí las rui­nas de Akro­ti­ri una ma­ña­na de es­te pa­sa­do ve­rano, prác­ti­ca­men­te a so­las. Lue­go, re­gre­sé al nor­te de la is­la, a Oia, fa­mo­sa

Akro­ti­ri es “la Pom­pe­ya del Egeo”, un pue­blo se­pul­ta­do por la ex­plo­sión que aca­bó con la Atlán­ti­da

por las cú­pu­las azu­les de sus igle­sias de pa­re­des blan­cas. Esa tar­de, no me­nos de 40 au­to­ca­res bus­ca­ban un hue­co pa­ra apar­car en el cen­tro de Oia y una ria­da hu­ma­na, cien­tos de tu­ris­tas, ca­mi­na­ba des­de los au­to­ca­res ha­cia el ex­tre­mo oc­ci­den­tal del pue­blo en bus­ca de un asien­to ade­cua­do pa­ra con­tem­plar el atar­de­cer. Bus­qué un si­tio en­tre la mul­ti­tud y aplau­dí, co­mo to­dos, cuan­do el sol se su­mer­gió en el mar hen­chi­do de go­zo por­que su ves­ti­do púr­pu­ra con­se­guía en San­to­ri­ni, aque­lla tar­de, un nue­vo éxi­to de au­dien­cia.

San­to­ri­ni se­ría un buen lu­gar pa­ra ce­le­brar el fin del mun­do. No muy le­jos, en otra is­la, se en­cuen­tra la cue­va don­de San Juan es­cri­bió el Apo­ca­lip­sis. Pe­ro San­to­ri­ni tie­ne más mé­ri­tos: aca­bó con la Atlán­ti­da, cau­só las sie­te pla­gas de Egip­to y es po­si­ble que aún pue­da aña­dir al­gu­na otra ca­tás­tro­fe a su his­to­ria. En el cen­tro de la cal­de­ra, la tie­rra ha em­pe­za­do a agi­tar­se du­ran­te los úl­ti­mos me­ses. Las is­las Ka­me­ni, los pi­cos de la par­te más nue­va del vol­cán, se han ex­pan­di­do unos ca­tor­ce cen­tí­me­tros y el mag­ma acu­mu­la­do ba­jo San­to­ri­ni ha cre­ci­do, en el úl­ti­mo año, más de diez mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos, una can­ti­dad que los cien­tí­fi­cos juz­gan anor­mal y que les su­gie­re que se es­tá hin­chan­do un gran glo­bo ba­jo la cal­de­ra. ¿Se pro­du­ci­rá una nue­va erup­ción? ¿Ve­re­mos otro gran ca­ta­clis­mo en el Me­di­te­rrá­neo? De mo­men­to, es­te año nos bas­ta con las pro­fe­cías ma­yas del fin del mun­do. Habrá que ce­le­brar­las. Lue­go, po­día­mos inventarnos un fin del mun­do mu­cho más cer­cano, en el Me­di­te­rrá­neo. Y pocos lu­ga­res tan be­llos y tan pro­pi­cios pa­ra ce­le­brar la vi­da co­mo San­to­ri­ni, la is­la a la que el sol fe­li­ci­ta –y se­gu­ra­men­te aplau­de– ca­da atar­de­cer.

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.