Mal­ta com­ple­ta

Tem­pla­ria y me­di­te­rrá­nea

Viajar - - SUMARIO - Tex­to: Est­her Ro­drí­guez An­dreu

El ar­chi­pié­la­go dis­fru­ta de un cli­ma sua­ve to­do el año, ate­so­ra un des­ta­ca­do pa­tri­mo­nio y pro­po­ne una in­ten­sa ofer­tart a gas­tro­nó­mi­ca y de ocio.

A me­dio ca­mino en­tre Eu­ro­pa y Áfri­ca, en Mal­ta la His­to­ria es­tá tan pre­sen­te co­mo la hos­pi­ta­li­dad de sus gen­tes. El ar­chi­pié­la­go dis­fru­ta de un cli­ma sua­ve to­do el año y ate­so­ra un des­ta­ca­do pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co y mo­nu­men­tal. A ello su­ma el azul de sus aguas cris­ta­li­nas y una in­ten­sa ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y de ocio.

Tie­rra de gen­tes hu­mil­des y arrai­ga­das cos­tum­bres re­li­gio­sas, el ar­chi­pié­la­go es­tá in­te­gra­do por dos is­las ma­yo­res, Mal­ta y Go­zo, y tres is­las me­no­res: Co­mino, Co­mi­ne­to y Fi­fla. Es­te es un te­rri­to­rio mar­ca­do por la im­pron­ta de las ci­vi­li­za­cio­nes más im­por­tan­tes de la His­to­ria. Su es­tra­té­gi­ca ubi­ca­ción, al su­r­oes­te de Si­ci­lia y muy cer­qui­ta de la cos­ta de Tú­nez, la con­vir­tie­ron en ob­je­to de cul­to de to­dos los pue­blos que que­rían con­tro­lar las ru­tas co­mer­cia­les por el Me­di­te­rrá­neo. Rui­nas, fuer­tes, pa­la­cios y cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas cons­ti­tu­yen un le­ga­do que trans­por­ta a épo­cas pre­té­ri­tas y que en­vuel­ve al via­je­ro en una at­mós­fe­ra cua­ja­da de mis­te­rio. Pe­ro es su al­ma tem­pla­ria lo que dis­tin­gue a Mal­ta de otros des­ti­nos tu­rís­ti­cos im­por­tan­tes de Eu­ro­pa. Go­ber­na­da du­ran­te ca­si tres si­glos por los ca­ba­lle­ros de la Or­den de San Juan, trans­for­ma­dos pos­te­rior­men­te en ca­ba­lle­ros de la Or­den de Mal­ta, su he­ren­cia se per­ci­be en ca­da uno de sus rin­co­nes. Gran par­te de las ciu­da­des y mo­nu­men­tos que hoy ador­nan el en­tra­ma­do ur­bano, es­pe­cial­men­te en La Va­le­ta, la ca­pi­tal, fue­ron cons­trui­dos por es­tos ca­ba­lle­ros. Con­si­de­ra­dos hé­roes en la Eu­ro­pa cris­tia­na por su de­fen­sa de las is­las en 1565 del ca­ta­lo­ga­do co­mo Gran Ase­dio Tur­co, per­ma­ne­cie­ron en Mal­ta has­ta que fue­ron ex­pul­sa­dos por el ejército de Na­po­león. Mal­ta fue des­pués un pro­tec­to­ra­do bri­tá­ni­co du­ran­te 160 años, de ahí la gran in­fluen­cia in­gle­sa en sus cos­tum­bres y tra­di­cio­nes. En la ac­tua­li­dad, las Is­las Mal­te­sas –Mal­ta, Go­zo y Co­mino– son tan co­no­ci­das por sus si­tios ar­queo­ló­gi­cos de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad co­mo, o qui­zá más, por sus rin­co­nes ele­gi­dos co­mo es­ce­na­rio de pe­lí­cu­las co­mo Tro­ya, Gla­dia­tor, Mu­nich, El Con­de de Mon­te­cris­to, Vicky el Vi­kin­go, Ágo­ra o la se­rie de te­le­vi­sión Jue­go de Tro­nos.

Mo­sai­co de his­to­ria, ocio y cul­tu­ra. A pe­sar de su ta­ma­ño, ape­nas 246 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, Mal­ta cuen­ta con mu­chos re­cla­mos tu­rís­ti­cos. Cons­ti­tu­ye, jun­to con Go­zo, uno de los me­jo­res des­ti­nos del Me­di­te­rrá­neo pa­ra la prác­ti­ca del sub­ma­ri­nis­mo. La ca­pi­tal del ar­chi­pié­la­go, La Va­le­ta, fue man­da­da cons­truir por el Gran Maes­tre Jean de La Va­llet­te en 1565 tras el Gran Ase­dio Tur­co. Cons­trui­da “por ca­ba­lle

ros y pa­ra ca­ba­lle­ros”, tal co­mo la de­fi­nió el no­ve­lis­ta Sir Wal­ter Scott, cons­ti­tu­ye uno de los me­jo­res ejem­plos de ciu­dad for­ti­fi­ca­da del Me­di­te­rrá­neo. A su gran ri­que­za mo­nu­men­tal su­ma una in­ten­sa ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y de ocio. Dos días son su­fi­cien­tes pa­ra de­gus­tar con so­sie­go el sa­bor de vi­da mal­tés. Pa­ra to­mar­le el pul­so a es­tas tie­rras es im­pres­cin­di­ble deam­bu­lar por las ca­lle­jas em­pe­dra­das de la ciu­dad, de­te­nién­do­se a de­gus­tar un ten­tem­pié en al­gu­nas de sus con­cu­rri­das pla­zas o de­ján­do­se em­bru­jar por el mis­ti­cis­mo de las mu­chas igle­sias que pue­blan la ca­pi­tal ba­rro­ca. Im­pres­cin­di­ble es la vi­si­ta a la Con­ca­te­dral de

Las Is­las Mal­te­sas han si­do es­ce­na­rio de “Tro­ya”, “Gla­dia­tor”, “Ágo­ra” y “Jue­go de Tro­nos”

San Juan, im­pre­sio­nan­te mues­tra de ar­qui­tec­tu­ra ba­rro­ca don­de se ce­le­bra­ban las ce­re­mo­nias de la in­sig­ne Or­den. Una de sus jo­yas más so­bre­sa­lien­tes es la co­lec­ción del maes­tro Ca­ra­vag­gio, que re­si­dió en Mal­ta du­ran­te unos me­ses. Su obra más des­ta­ca­da aquí es La de­ca­pi­ta­ción de

San Juan Bautista, que pre­si­de el ora­to­rio de la Con­ca­te­dral. Es­pe­cial aten­ción me­re­cen tam­bién los már­mo­les del sue­lo, sus pa­re­des ta­lla­das en pie­dra y sus ca­pi­llas de­co­ra­das en oro.

Un pa­seo por La Va­le­ta de­be di­ri­gir sus pa­sos ha­cia el Pa­la­cio Pre­si­den­cial, se­de del Par­la­men­to, el Tea­tro Ma­noel, el Al­ber­gue de Cas­ti­lla La Man­cha y Por­tu­gal y los Ba­rak­ka Gar­dens, des­de don­de se con­tem­pla una pa­no­rá­mi­ca del gran puer­to na­tu­ral de Mal­ta, flan­quea­do por las mu­ra­llas de Las Tres Ciu­da­des y de La Va­le­ta. Las Tres Ciu­da­des son co­no­ci­das tam­bién co­mo Cot­to­ne­ra. Su ar­tí­fi­ce fue el gran maes­tre Ni­co­lás Cot­to­ner y es­tán in­te­gra­das por Vit­to­rio­sa (an­ti­gua ca­pi­tal de Mal­ta), Sen­glea y Co­pis­cua. Es­te es un lu­gar pri­mor­dial pa­ra bu­cear en las en­tra­ñas de la Eu­ro­pa ba­rro­ca y en los orí­ge­nes his­tó­ri­cos de es­te ar­chi­pié­la­go. Las Tres Ciu­da­des son un con­glo­me­ra­do de for­ti­fi­ca­cio­nes don­de se hun­den las pri­me­ras hue­llas de la Or­den de Mal­ta. Una de las ex­pe­rien­cias más re­co­men­da­bles es vis­lum­brar el tra­sie­go del Gran Puer­to de La Va­le­ta des­de uno de sus múl­ti­ples mi­ra­do­res. El puer­to ofre­ce el es­pec­tácu­lo mul­ti­co­lor de las luz­zu, las bar­cas de pes­ca­do­res pin­ta­das en co­lo­res vi­vos, ama­ri­llos, azu­les, ro­jos y ver­des, y a ca­da la­do de la proa el Ojo de Osi­ris. Es­ta de­co­ra­ción pro­vie­ne de una an­ti­gua cos­tum­bre fe­ni­cia, que tam­bién prac­ti­ca­ban los grie­gos: los ojos del dios ale­jan los ma­los es­pí­ri­tus y dan bue­na suer­te a los pes­ca­do­res.

En el su­des­te de la ín­su­la, la lo­ca­li­dad pes­que­ra de Mar­sax­lokk tras­la­da al vi­si­tan­te có­mo es la vi­da en un pue­blo de pes­ca­do­res. Si se lle­ga en do­min­go, no hay que per­der­se el mer­ca­do tra­di­cio­nal. Cer­ca de Mar­sax­lokk se en­cuen­tra la Gru­ta Azul, una su­ce­sión de cue­vas ma­rí­ti­mas es­cul­pi­das en es­car­pa­dos acan­ti­la­dos que fre­nan un mar in­ten­sa­men­te azul. Las cue­vas se pue­den vi­si­tar en bar­cas que se aden­tran en su in­te­rior. Una ru­ta por el sur de Mal­ta tie­ne tam­bién pa­ra­da obli­ga­da en los her­mo­sos tem­plos de Ha­gar Qim, de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y cons­trui­dos en­tre los años 3600 y 3200 a.C. Em­pla­za­dos en la ci­ma de una co­li­na, el com­ple­jo cuen­ta con un tem­plo prin­ci­pal y tres es­truc­tu­ras me­ga­lí­ti­cas. De­di­ca­do a la dio­sa de la fe­cun­di­dad, la cons­truc­ción prin­ci­pal cus­to­dia el úni­co al­tar del Me­di­te­rrá­neo en el que es­tán re­pre­sen­ta­dos los sím­bo­los de la re­pro­duc­ción fe­me­ni­na y los de la mas­cu­li­na. Y cer­ca de aquí son vi­si­ta in­elu­di­ble los acan­ti­la­dos de Din­gli, en la cos­ta oc­ci­den­tal mal­te­sa.

Mdi­na y Ra­bat, la he­ren­cia ára­be. Aden­trar­se ha­cia el cen­tro de la is­la de Mal­ta des­de la cos­ta oc­ci­den­tal acer­ca a dos ciu­da­des fun­da­das por los ára­bes cu­ya vi­si­ta me­re­ce una jor­na­da com­ple­ta. Las ur­bes amu­ra­lla­das de Ra­bat y Mdi­na son un via­je en el tiem­po ha­cia el me­die­vo. An­ti­gua ca­pi­tal de la is­la has­ta que los tem­pla­rios de­ci­die­ron des­po­jar­la de tal ho­nor en fa­vor de La Va­le­ta, Mdi­na es co­no­ci­da tam­bién co­mo La ciu­dad del si­len­cio. Se tra­ta de uno de los en­cla­ves más fas­ci­nan­tes de Mal­ta de­bi­do a su mo­nu­men­ta­li­dad. Igle­sias, mo­nas­te­rios y pa­la­cios me­die­va­les de­co­ran ca­da rincón de la an­ti­gua ca­pi­tal.

El Ojo de Osi­ris en la proa de las “luz­zu” ale­ja los ma­los es­pí­ri­tus y da bue­na suer­te a los pes­ca­do­res

Ane­xa a Mdi­na se le­van­ta Ra­bat, de­no­mi­na­da así por los ára­bes por­que era la zo­na su­bur­bial de Mdi­na. Ca­pi­tal de la is­la du­ran­te la do­mi­na­ción ára­be, no es tan es­pec­ta­cu­lar co­mo Mdi­na, pe­ro sus ca­ta­cum­bas de St. Paul y St. Agat­ha se con­ser­van en con­di­cio­nes óp­ti­mas y per­mi­ten co­no­cer la épo­ca de la do­mi­na­ción ro­ma­na y su per­se­cu­ción a los cris­tia­nos. En las afue­ras de la mu­ra­lla se en­cuen­tra la cue­va que, se­gún la le­yen­da, es­con­dió du­ran­te tres me­ses al após­tol San Pa­blo.

Los aman­tes del bu­lli­cio en­con­tra­rán su si­tio en lo­ca­li­da­des co­mo Slie­ma o St. Ju­lians Bay. Es­ta úl­ti­ma es­tá ates­ta­da de es­tu­dian­tes de que vie­nen a apren­der in­glés en al­gu­nas de sus nu­me­ro­sas es­cue­las. Su bahía cuen­ta con in­fi­ni­dad de res­tau­ran­tes y ba­res.

Tran­qui­li­dad y sol en Go­zo y Co­mino. Fra­go­sos acan­ti­la­dos, va­lles es­car­pa­dos, pla­yas de are­na ro­ji­za, bahías de co­lor tur­que­sa, igle­sias ba­rro­cas, tem­plos me­ga­lí­ti­cos y di­mi­nu­tos pue­blos con­fi­gu­ran la fi­so­no­mía de Go­zo, una is­la que hue­le a li­món, oli­vo y na­ran­jo. Se lle­ga en ferry o en he­li­cóp­te­ro. Con ape­nas 67 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, en es­te lu­gar el tiem­po co­bra otra di­men­sión, de ahí que la nin­fa Caly­pso la eli­gie­ra co­mo lu­gar de re­si­den­cia. Vi­si­ta in­elu­di­ble pa­ra los aman­tes de la mi­to­lo­gía es la de­no­mi­na­da Cue­va de Caly­pso, don­de Uli­ses per­ma­ne­cie­ra pre­so de su amor du­ran­te sie­te lar­gos años. Muy cer­ca se eri­gen los im­pre­sio­nan­tes tem­plos me­ga­lí­ti­cos de Ggan­ti­ja, que da­tan del año 3600 a.c y es­tán con­si­de­ra­dos co­mo las cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas más an­ti­guas del mun­do. Y hay que acer­car­se has­ta la fa­mo­sí­si­ma Ventana Azul, ima­gen in­ter­na­cio­nal de Mal­ta, en la zo­na de Dwej­ra. En­tre ti­tá­ni­cos acan­ti­la­dos se ele­va so­bre aguas cris­ta­li­nas es­ta gi­gan­te y es­pec­ta­cu­lar ro­ca na­tu­ral for­ma­da por la ero­sión del agua y el vien­to. Y ocul­to tras los acan­ti­la­dos des­can­sa el Mar In­te­rior, uni­do por un es­tre­cho tú­nel con el Me­di­te­rrá­neo. Si el mar es­tá en cal­ma, se pue­de to­mar una bar­ca pa­ra atra­ve­sar­lo y lle­gar a mar abier­to ba­jo la Ventana Azul. La ca­pi­tal de la is­la es Vic­to­ria, aun­que an­ti­gua­men­te se de­no­mi­na­ba Ra­bat. Des­de sus mu­ra­llas se con­tem­pla to­da la is­la. El Pa­la­cio Obis­pal, las cár­ce­les y la Ca­te­dral de San­ta Ma­ría, cons­trui­da por el ar­qui­tec­to mal­tés Lo­ren­zo Ga­fa en­tre 1697 y 1711, son sus mo­nu­men­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos.

Co­mino es la más pe­que­ña de las is­las mal­te­sas ha­bi­ta­das. A ella acu­den cien­tos de tu­ris­tas ca­da día pa­ra dis­fru­tar de un ba­ño en su La­gu­na Azul, una pa­ra­di­sía­ca bahía co­nec­ta­da por ferry des­de Mal­ta y Go­zo. Prac­ti­car sub­ma­ri­nis­mo o ca­mi­nar por sus sen­de­ros re­ple­tos de co­mino y to­mi­llo son las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des que ofre­ce es­te di­mi­nu­to en­cla­ve me­di­te­rrá­neo cu­yo nom­bre de­ri­va de la co­no­ci­da es­pe­cia.

Go­zo al­ber­ga la cue­va de la nin­fa Caly­pso, don­de Uli­ses es­tu­vo sie­te años re­te­ni­do, pre­so de su amor

La Va­le­ta, ca­pi­tal de Mal­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.