Re­fu­gios en la nie­ve

Po­cas ha­bi­ta­cio­nes, ins­ta­la­cio­nes per­fec­ta­men­te equi­pa­das, vis­tas es­pec­ta­cu­la­res y la ex­ci­tan­te sen­sa­ción de es­tar en un re­fu­gio de mon­ta­ña. Lle­ga la tem­po­ra­da de nie­ve y hay que ELE­GIR EL ALO­JA­MIEN­TO PA­RA DIS­FRU­TAR DE LA MON­TA­ÑA y los de­por­tes blan­cos. E

Viajar - - SUMARIO - TEX­TO: Sil­via Ro­ba

Lle­ga la tem­po­ra­da de nie­ve y hay que ele­gir el alo­ja­mien­to pa­ra dis­fru­tar de la mon­ta­ña y los de­por­tes blan­cos. Es­tos ho­te­les, ca­ba­ñas y cha­lets son per­fec­tos.

Sen­tir au­tén­ti­co ca­lor de ho­gar tras una jor­na­da des­li­zán­do­se la­de­ra aba­jo y te­ner la opor­tu­ni­dad de dar­se un ca­pri­cho y mi­mar­se un po­co son dos de las prio­ri­da­des que ca­si to­dos los es­quia­do­res com­par­ten. To­do eso tie­ne en cuen­ta el Lod­ge Ski & Spa de Sie­rra Ne­va­da ( ellod­ge.com), uno de los re­fu­gios más ex­clu­si­vos de Eu­ro­pa, si­tua­do a 2.300 me­tros de al­ti­tud, con ac­ce­so di­rec­to a las pis­tas y unas im­pre­sio­nan­tes vis­tas de la sie­rra gra­na­di­na. Hay que dar­se pri­sa a la ho­ra de ha­cer la re­ser­va. El ho­tel dis­po­ne de so­lo ocho ha­bi­ta­cio­nes y 12 sui­tes, dos de las cua­les –la Im­pe­rial y la Ro­yal– no pue­den ser más idí­li­cas, con cla­ra­bo­yas en el te­cho pa­ra con­tem­plar el cie­lo y chi­me­neas fren­te a las que pro­lon­gar la ve­la­da con una co­pa de vino en la mano. Aun­que eso es al­go que tam­bién se pue­de ha­cer en The Loun­ge, una de sus cua­tro zo­nas de res­tau­ra­ción, con un so­fá ches­ter per­fec­to pa­ra aco­mo­dar­se y ver una pe­lí­cu­la clá­si­ca. Quien lo pre­fie­ra pue­de cul­mi­nar el día en el Spa, dis­fru­tan­do de uno de sus mu­chos tra­ta­mien­tos re­vi­ta­li­zan­tes. Una su­ge­ren­cia: ex­fo­lia­ción cor­po­ral con acei­te de ro­do­den­dro y pino cem­bra con ex­trac­tos de mal­va. Re­lax pu­ro an­tes de ini­ciar un nue­vo día. Aten­ción: los hués­pe­des de El Lod­ge pue­den so­li­ci­tar cla­ses de es­quí o de snow­board con mo­ni­tor par­ti­cu­lar. Cam­bia­mos de es­ce­na­rio pa­ra bus­car en el ma­pa la vi­lla me­die­val de Lá­rre­de, en Hues­ca. Pe­ro sea­mos aún más pre­ci­sos: es­ta lo­ca­li­dad, de ape­nas vein­te ha­bi­tan­tes, es­tá jus­to a las puer­tas del Pi­ri­neo Ara­go­nés, en el va­lle de Te­na, a 20 mi­nu­tos de la es­ta­ción de es­quí For-

mi­gal-Pan­ti­co­sa. Y es ahí exac­ta­men­te don­de se em­pla­za uno de esos ho­te­les fa­mi­lia­res y aco­ge­do­res que tan bien se in­te­gran en la Na­tu­ra­le­za. Nos re­fe­ri­mos a Vi­ñas de Lá­rre­de ( ho­tel­vi­nas­de­la­rre­de.es), una ca­sa en la que los hués­pe­des, en es­ta épo­ca del año, tie­nen dos op­cio­nes cla­ras: o de­di­car­se a la con­tem­pla­ción, mi­ran­do des­de las ven­ta­nas los pi­cos que se ele­van a más de 3.000 me­tros de al­tu­ra, o a la ac­ción. Aman­tes del es­quí: el ho­tel ofre­ce en al­qui­ler ma­te­rial a la úl­ti­ma, ap­to pa­ra to­dos los ni­ve­les. Ade­más, los clien­tes más de­por­tis­tas tie­nen a su dis­po­si­ción dos packs muy es­pe­cia­les, en los que se in­clu­ye, apar­te del alo­ja­mien­to, for­fait, trans­por­te a las pis­tas y cla­ses par­ti­cu­la­res pa­ra me­jo­rar el equi­li­brio so­bre las dos ta­blas, o snow­board, ex­cur­sio­nes con ra­que­tas de nie­ve y he­lies­quí. Pa­ra des­can­sar siem­pre que­da­rá cual­quie­ra de sus 17 ha­bi­ta­cio­nes, de de­co­ra­ción cá­li­da, con la ma­de­ra co­mo gran pro­ta­go­nis­ta. Tam­bién en el Pi­ri­neo Ara­go­nés, y tam­bién en Hues­ca, en­con­tra­mos El Ace­bo de Ca­sa Mu­ria ( ca­sa­mu­ria.com), una vi­vien­da del si­glo XVIII en la pin­to­res­ca al­dea de Re­na­nué, en el va­lle de Be­nas­que, a po­co más de 20 ki­ló­me­tros de la es­ta­ción de Cer­ler. Aquí hay que fi­jar­se bien en los de­ta­lles. Por ejem­plo, en las puer­tas ar­te­sa­na­les, de ma­de­ra ma­ci­za, y en al­gu­nos de los mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos vin­cu­la­dos al sol y a la fuer­za, sím­bo­los am­bos de bue­nos au­gu­rios en es­ta zo­na. Ca­da una de las es­tan­cias pro­po­ne un via­je: a Ma­rrue­cos, a Chi­na, a Ja­pón... y dos de ellas, có­mo no, a los Pi­ri­neos: la ha­bi­ta­ción Po­sets, con mue­bles de épo­ca y pie­dra vis­ta en las pa­re­des, y la sui­te El To­rreón, con ja­cuz­zi y chi­me­nea. Ya en pleno Cer­ler nos gus­tan dos op­cio­nes: HG Cer­ler ( hg­ho­te­les.com), con con­for­ta­bles apar­ta­men­tos pa­ra quie­nes via­jen en fa­mi­lia o con ami­gos, y Ca­sa Cor­nel ( ca­sa­cor­nel.com ), cons­trui­da en pie­dra, ma­de­ra y pi­za­rra, con am­plias ha­bi­ta­cio­nes con vis­tas a la es­ta­ción y un res­tau­ran­te, La So­la­na, con una in­tere­san­te se­lec­ción de pla­tos ela­bo­ra­dos con pro­duc­tos lo­ca­les acom­pa­ña­dos de vi­nos del So­mon­tano. Pa­ra quie­nes quie­ran com­bi­nar de­por­te y cul­tu­ra, La Ve­lla Far­ga ( ho­tel­ve­lla­far­ga.com) es una bue­na elec­ción. Si­tua­da en el pre­pi­ri­neo ca­ta­lán, en Sol­so­nés (Llei­da), se en­cuen­tra a 25 ki­ló­me­tros de la es­ta­ción Port del Com­pte, pe­ro tam­bién a so­lo unos pa­sos de la igle­sia ro­má­ni­ca de Sant Ju­lià de Ceu­ró, del san­tua­rio del Mi­ra­cles y del cas­ti­llo de Car­do­na. La ma­sía cuen­ta con tre­ce ha­bi­ta­cio­nes de ai­res me­die­va­les y un res­tau­ran­te que apues­ta por el pro­duc­to de pro­xi­mi­dad. Y co­mo de pro­xi­mi­dad ha­bla­mos... ¿qué tal si nos acer­ca­mos a Ba­quei­ra-Be­ret? En la co­ta 1.500, a 50 me­tros del te­le­ca­bi­na, Val de Neu ( ho­tel­ba­quei­ra­val­de­neu.com) es el úni­co Cin­co Es­tre­llas Gran Lu­jo en la es­ta­ción, que ofre­ce un ser­vi­cio de lo más prác­ti­co: un guar­daes­quís don­de el per­so­nal del ho­tel lle­va el ma­te­rial de­por­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra pa­sar la me­jor jor­na­da po­si­ble so­bre la nie­ve. El am­bien­te de mon­ta­ña se de­ja sen­tir en las ha­bi­ta­cio­nes, en­tre las que des­ta­can las cua­tro sui­tes Neu Real, con dos es­ti­los di­fe­ren­tes. Unas son mo­der­nas, de­co­ra­das con ma­de­ra, cris­tal, pie­dra de río y már­mo­les na­ca­ra­dos, y otras rús­ti­cas, con pi­za­rra y pé­ta­los de flo­res au­tóc­to­nas del va­lle de Arán. Los pla­tos de cu­cha­ra do­mi­nan la car­ta del res­tau­ran­te El Bis­tró, y las ra­clet­tes la del res­tau­ran­te La Fon­due. Exis­ten dos lu­ga­res más que son los pre­fe­ri­dos por to­dos: el ja­cuz­zi ex­te­rior, pa­ra desafiar al frío, y la Chi­me­nea Chill Out.

Los es­pa­cios de ocio, pa­ra to­mar al­go des­pués de un in­ten­so día en la nie­ve, es­tán de mo­da. Ya no hay ho­tel que se pre­cie de cui­dar a sus hués­pe­des que no dis­pon­ga de un bar con en­can­to pa­ra el après ski. Co­mo mues­tra, el Dry Snow Res­tau­rant & Cock­tail Bar del Pa­ra­dor de Ar­tíes ( pa­ra­dor.es), que en­cuen­tra aco­mo­do en un edi­fi­cio que es una ver­da­de­ra jo­ya de la ar­qui­tec­tu­ra ara­ne­sa, a sie­te ki­ló­me­tros de Ba­quei­ra-Be­ret. En la car­ta, los clien­tes pue­den dis­fru­tar de crea­cio­nes es­pe­cia­les con tex­tu­ras y sa­bo­res ins­pi­ra­dos en el va­lle, que lle­van la fir­ma de Ja­vier de las Mue­las, to­do un re­fe­ren­te na­cio­nal en co­ci­na lí­qui­da. Es­te Pa­ra­dor, y tam­bién el de Viel­ha, han di­se­ña­do es­te año una ofer­ta es­pe­cial, con desa­yuno in­clui­do, pa­ra es­tan­cias de una du­ra­ción mí­ni­ma de tres no­ches. To­do un ali­cien­te pa­ra es­ca­par­se unos días a es­quiar. Pa­ra ter­mi­nar, dos re­co­men­da­cio­nes más: la co­lo­ris­ta y ale­gre po­sa­da ru­ral Lin­dos Sue­ños ( lin­dos­sue­nos.com), que pro­po­ne in­vier­nos de le­ña y nie­ve muy cer­ca de la es­ta­ción de Al­to Cam­poo (Can­ta­bria), y el ho­tel Pu­ra Vi­da ( ho­tel­pu­ra­vi­da.es), jun­to a la es­ta­ción de Val­dez­ca­ray (La Rio­ja), una per­fec­ta mez­cla en­tre tra­di­ción y van­guar­dia, con pre­cio­sas ha­bi­ta­cio­nes abuhar­di­lla­das.

La Ve­lla Far­ga se en­cuen­tra a 25 ki­ló­me­tros de la es­ta­ción de Port del Com­pte.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.