Te­so­ros de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid

Ciu­da­des Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, lu­ga­res em­ble­má­ti­cos, vi­llas sin­gu­la­res, gran­des mu­seos de fa­ma in­ter­na­cio­nal y una na­tu­ra­le­za es­pec­ta­cu­lar son ele­men­tos que di­fe­ren­cian y po­si­cio­nan a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid co­mo uno de los des­ti­nos más atrac­ti­vos y

Viajar - - PÁGINAS ESPECIALES -

La Co­mu­ni­dad de Ma­drid cuen­ta con una ofer­ta de ar­te y cul­tu­ra di­fí­cil de igua­lar, con mu­seos de re­nom­bre mun­dial, pa­la­cios es­pec­ta­cu­la­res y mo­nas­te­rios car­ga­dos de his­to­ria, en­tre otros mo­nu­men­tos. A la ofer­ta cul­tu­ral per­ma­nen­te se su­man ade­más nu­me­ro­sas ex­po­si­cio­nes, es­pec­tácu­los y otros even­tos que cons­ti­tu­yen en sí una ra­zón in­me­jo­ra­ble pa­ra vi­si­tar la ca­pi­tal y la re­gión en cual­quier épo­ca del año.

En­tre los mu­seos des­ta­ca el lla­ma­do Pa­seo del Ar­te, cons­ti­tui­do por el Mu­seo del Pra- do, el Mu­seo Na­cio­nal Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía y el Mu­seo Thys­sen-Bor­ne­mis­za, tres pi­na­co­te­cas im­pres­cin­di­bles de fa­ma in­ter­na­cio­nal. Exis­ten ade­más otros mu­seos, salas de ex­po­si­cio­nes, mo­nu­men­tos y cen­tros cul­tu­ra­les cu­yos fon­dos per­ma­nen­tes y ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les son de un atrac­ti­vo inigua­la­ble. Es el ca­so de edi­fi­cios que for­man par­te del Pa­tri­mo­nio Na­cio­nal, co­mo el Pa­la­cio Real, el Mo­nas­te­rio de las Des­cal­zas Reales y el Real Mo­nas­te­rio de la En­car­na­ción, pe­ro tam­bién edi­fi­cios co­mo el Tea­tro Real, que, ade­más de ser uno de los gran­des ex­po­nen­tes de la es­ce­na mu­si­cal clá­si­ca, ofre­ce vi­si­tas guia­das y una cui­da­da ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca en su res­tau­ran­te.

En­tre otros mu­seos de al­to ni­vel se en­cuen­tran el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co Na­cio­nal y la Real Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do, sin ol­vi­dar mu­seos na­cio­na­les que trans­por­tan al vi­si­tan­te al si­glo XIX, co­mo el Mu­seo Ce­rral­bo, el Mu­seo del Ro­man­ti­cis­mo, el Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas, el Mu­seo So­ro­lla y el Mu­seo Lá­za­ro Gal­diano.

PA­TRI­MO­NIO DE LA HU­MA­NI­DAD.

Por otra par­te, en los al­re­de­do­res de Ma­drid –bien co­nec­ta­dos en los tre­nes de cer­ca­nías– se si­túan tres ciu­da­des cu­yo pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co-ar­tís­ti­co ha si­do in­clui­do por la Unes­co en su lis­ta de bie­nes Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Se tra­ta de Al­ca­lá de He­na­res, San Lo­ren­zo de El Es­co­rial y Aran­juez, que se unen ba­jo la mar­ca Pa­tri­mo­nio Mun­dial en Ma­drid.

MÚ­SI­CA Y TEA­TRO.

Me­re­ce una men­ción es­pe­cial la ofer­ta ma­dri­le­ña de es­pec­tácu­los, con tea­tro, mu­si­ca­les y mú­si­ca de to­dos los gé­ne­ros: des­de mú­si­ca clá­si­ca, ópe­ra y zar­zue­la has­ta con­cier­tos de mú­si­ca pop a gran y pe­que­ña es­ca­la, pa­san­do por el jazz, el fla­men­co y otras mú­si­cas. Las di­ver­sas ar­tes es­cé­ni­cas pue­den dis­fru­tar­se en las salas de Ma­drid y su Co­mu­ni­dad, tan­to pú­bli­cas (co­mo los Tea­tros del Ca­nal y el Tea­tro de la Aba­día, ges­tio­na­dos por la Co­mu­ni­dad de Ma­drid , así co­mo los que es­tán ads­cri­tos a la Red de Tea­tros de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid) co­mo pri­va­das. Hay que des­ta­car el Fes­ti­val de Oto­ño a Pri­ma­ve­ra y Fes­ti­val Ma­drid en Dan­za, que des­de ha­ce años cons­ti­tu­yen el me­jor es­ca­pa­ra­te de la es­ce­na con­tem­po­rá­nea.

En la ac­tua­li­dad, Ma­drid se ha con­ver­ti­do, al igual que Nue­va York y Lon­dres, en una ca­pi­tal de mu­si­ca­les. Los mu­si­ca­les cons­ti­tu­yen un com­ple­men­to ideal a cual­quier vi­si­ta, y en oca­sio­nes son el mo­ti­vo del via­je en sí. La car­te­le­ra se re­nue­va pau­la­ti­na­men­te, aun­que los más acla­ma­dos por el pú­bli­co pue­den pa­sar años en car­tel, co­mo es el ca­so de la su­per­pro­duc­ción El Rey León.

VI­LLAS Y CAS­TI­LLOS CON EN­CAN­TO.

Asi­mis­mo, los seis mu­ni­ci­pios del pro­gra­ma Vi­llas de Ma­drid y la Red de Cas­ti­llos de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid con­ju­gan ri­que­za pa­tri­mo­nial, ar­tís­ti­ca y na­tu­ral. El cas­ti­llo de Man­za­na­res El Real so­bre­sa­le en­tre los de­más por ser el me­jor con­ser­va­do de la Co­mu­ni­dad y por sus es­plén­di­das vis­tas al em­bal­se de Santillana y a la sie­rra de Guadarrama. El pro­gra­ma Vi­llas de Ma­drid, por su par­te, es un ele­men­to di­na­mi­za­dor del tu­ris­mo de seis mu­ni­ci­pios con vo­ca­ción de ex­ce­len­cia tu­rís­ti­ca. El pro- gra­ma es­tá aso­cia­do a una apli­ca­ción pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les lla­ma­da Vi­llaCard, que los usua­rios pue­den des­car­gar de for­ma gra­tui­ta. De fá­cil ma­ne­jo, la apli­ca­ción ofre­ce pla­nes tu­rís­ti­cos y pro­pues­tas ac­tua­li­za­das en tiem­po real, pro­mo­cio­nes ex­clu­si­vas y des­cuen­tos en más de 150 es­ta­ble­ci­mien­tos tu­rís­ti­cos. Ade­más, gra­cias a la geo­lo­ca­li­za­ción po­drá si­tuar es­ta­ble­ci­mien­tos y pun­tos de in­te­rés tu­rís­ti­cos. Los seis mu­ni­ci­pios del pro­gra­ma son Bui­tra­go del Lo­zo­ya, que po­see el re­cin­to me­die­val amu­ra­lla­do me­jor con­ser­va­do de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, al­ber­gan­do en su in­te­rior el Mu­seo Pi­cas­so-Co­lec­ción Eu­ge­nio Arias y la igle­sia de San­ta Ma­ría del Cas­ti­llo; Chin­chón, co­no­ci­da por la su­ge­ren­te ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca de los me­so­nes que ro­dean su pin­to­res­ca Pla­za Ma­yor, que ha si­do es­ce­na­rio del ro­da­je de pe­lí­cu­las na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les en más de una oca­sión; Col­me­nar de Ore­ja, don­de des­ta­can su Pla­za Ma­yor y el Mu­seo Ul­piano Che­ca, un te­so­ro es­con­di­do de sor­pren­den­te ri­que­za, sin ol­vi­dar sus vi­nos y bo­de­gas vi­si­ta­bles; Na­val­car­ne­ro, con vi­ñe­dos con De­no­mi­na­ción de Ori­gen y en­cla­ve im­por­tan­te en las Ru­tas del Vino por la Co­mu­ni­dad; Nue­vo Baz­tán, con un con­jun­to agrí­co­la-fa­bril del si­glo XVIII pro­yec­ta­do por Chu­rri­gue­ra pa­ra el em­pre­sa­rio y po­lí­ti­co na­va­rro Juan de Go­ye­ne­che, y, por úl­ti­mo, Ras­ca­fría, lo­ca­li­dad su­mer­gi­da en lo más her­mo­so del Par­que Na­cio­nal de la Sie­rra de Guadarrama, don­de se pue­de vi­si­tar la Car­tu­ja de Nues­tra Se­ño­ra de El Pau­lar y res­pi­rar el me­jor ai­re pu­ro dan­do un pa­seo por su en­torno.

PO­CAS RE­GIO­NES DEL MUN­DO PUE­DEN IGUA­LAR LA OFER­TA DE AR­TE Y CUL­TU­RA QUE ATE­SO­RA LA CO­MU­NI­DAD DE MA­DRID Y SU DI­VER­SI­DAD DE ÁREAS Y ES­PA­CIOS NA­TU­RA­LES

NA­TU­RA­LE­ZA Y DE­POR­TES AC­TI­VOS.

A me­nos de una ho­ra de la ca­pi­tal de Es­pa­ña se pue­de dis­fru­tar de la Na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro y en ma­yús­cu­las. El en­torno na­tu­ral de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ofre­ce múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des, des­de una sen­ci­lla ex­cur­sión pa­ra ha­cer sen­de­ris­mo y res­pi­rar ai­re se­rrano has­ta la prác­ti­ca de de­por­tes ac­ti­vos co­mo el ci­clis­mo y el es­quí, pa­san­do por la rea­li­za­ción de ru­tas a ca­ba­llo des­de me­dio a va­rios días, dur­mien­do en alo­ja­mien­tos ru­ra­les. La Co­mu­ni­dad de Ma­drid es una re­gión de con­tras­tes pai­sa­jís­ti­cos, bio­di­ver­si­dad y es­pa­cios na­tu­ra­les de al­to in­te­rés eco­ló­gi­co, co­mo el Par­que Na­cio­nal de la Sie­rra del Guadarrama, las Re­ser­vas de la Bios­fe­ra de la Sie­rra del Rincón y de la Cuen­ca Al­ta del Río Man­za­na­res, así co­mo otros es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos por el go­bierno re­gio­nal, to­dos ellos con unas con­di­cio­nes idó­neas pa­ra la prác­ti­ca de ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre.

La Co­mu­ni­dad de Ma­drid tie­ne pro­pues­tas pa­ra las cua­tro es­ta­cio­nes. Pa­ra en­trar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za na­da me­jor que ha­cer al­gu­na ru­ta a pie, en bi­ci o a ca­ba­llo. Los aman­tes de los de­por­tes de in­vier- no pue­den es­quiar, ha­cer tra­ve­sía en ra­que­ta de nie­ve o sim­ple­men­te ti­rar­se en tri­neo en la sie­rra de Guadarrama. El Puer­to de Na­va­ce­rra­da tie­ne ins­ta­la­cio­nes de re­mon­tes y pis­tas ba­li­za­das, y Val­des­quí cuen­ta con más de 20 ki­ló­me­tros de pis­tas.

Por otro la­do, el vi­si­tan­te tam­bién en­con­tra­rá mul­ti­tud de áreas re­crea­ti­vas re­par­ti­das por to­da la Co­mu­ni­dad. La gran ma­yo­ría po­see fá­cil ac­ce­so, zo­nas de apar­ca­mien­to y ser­vi­cios pú­bli­cos bá­si­cos, que van des­de me­sas y asien­tos cam­pes­tres has­ta fuen­tes na­tu­ra­les y quios­cos, pa­san­do por es­pa­cios de jue­gos in­fan­ti­les y de­por­ti­vos.

Y quie­nes buscan al­go más re­la­ja­do, un via­je en el Tren de la Na­tu­ra­le­za, que efec­túa el tra­yec­to en­tre Cer­ce­di­lla y el Puer­to de Co­tos, les per­mi­ti­rá ad­mi­rar el pai­sa­je de mon­ta­ña en un es­pec­ta­cu­lar re­co­rri­do digno de un fe­rro­ca­rril de cre­ma­lle­ra al­pino. Por úl­ti­mo, se pue­den apren­der in­fi­ni­dad de co­sas in­tere­san­tes so­bre la fau­na y la flo­ra ibé­ri­cas en el Cen­tro de Na­tu­ra­le­za Ca­ña­da Real de El Es­co­rial, mien­tras que en el Au­la Apí­co­la Sie­rra de Ho­yo se pue­de co­no­cer el ma­ra­vi­llo­so y des­co­no­ci­do mun­do de las abe­jas. •

Fuen­te de Apo­lo en Aran­juez.

Pla­za Ma­yor de Na­val­car­ne­ro.

Car­tu­ja de Nues­tra Se­ño­ra de El Pau­lar (Ras­ca­fría).

La Pe­dri­za (Man­za­na­res El Real), en la sie­rra de Guadarrama.

Pla­za Ma­yor de Chin­chón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.