VIA­JAR re­co­mien­da

Viajar - - GRANDES VIAJEROS -

Vi­si­tar la pro­vin­cia de Qing­hai en pri­ma­ve­ra, en con­cre­to du­ran­te los me­ses de ma­yo y ju­nio, cuan­do es­ta es­ta­ción se mues­tra con to­da su fuer­za en sus tie­rras ele­va­das. Las más im­por­tan­tes ce­le­bra­cio­nes tie­nen lu­gar en es­ta es­ta­ción, con los mo­nas­te­rios ti­be­ta­nos des­ple­gan­do sus gran­des tang­kas an­te los que ora to­da la co­mu­ni­dad de cre­yen­tes. Los cul­ti­vos mos­tra­rán una va­ria­da co­lec­ción de flo­res y mi­les de pá­ja­ros se de­ten­drán en la Is­la de los Pá­ja­ros del la­go Qing­hai pa­ra rea­li­zar una pau­sa en sus mi­gra­cio­nes. Pa­ra los que cir­cuns­cri­ban su via­je a los al­re­de­do­res de Xi­ning se re­co­mien­da vi­si­tar el tem­plo de Kum­bun a las 12 del me­dio­día, cuan­do la ma­yo­ría de los gru­pos lo aban­do­nan pa­ra co­mer. En tem­po­ra­da al­ta se de­ben evi­tar los lu­ga­res más con­cu­rri­dos del la­go Qing­hai, y bus­car nue­vos pa­no­ra­mas des­de las ori­llas más dis­tan­tes de Xi­ning. Có­mo lle­gar. Air Chi­na ( air­chi­na.com) ofre­ce vue­los a Xi­ning con es­ca­la en Bei­jing, y Fin­nair ( fin­nair.com) con es­ca­la en Xian. Xi­ning es­tá co­nec­ta­da con las ciu­da­des de la Ru­ta de la Se­da por el Tren de Al­ta Ve­lo­ci­dad. Se ne­ce­si­tan me­nos de dos ho­ras pa­ra lle­gar a Lanz­hou y un po­co más pa­ra Zhang­ye. Có­mo mo­ver­se. Des­de Xi­ning uno se mo­ve­rá por ca­rre­te­ra pa­ra vi­si­tar la zo­na orien­tal de Qing­hai, el tren lle­va has­ta Gol­mud y las mon­ta­ñas Tan­gu­la, y se pue­de ac­ce­der a la zo­na de Yus­hu en avión o en au­to­bús. Dón­de dor­mir. En Xi­ning hay una bue­na ofer­ta ho­te­le­ra. En­tre los ho­te­les más lu­jo­sos es­tá el So­fi­tel, con res­tau­ran­tes adap­ta­dos a los gus­tos oc­ci­den­ta­les, pe­ro hay op­cio­nes eco­nó­mi­cas y a la vez lim­pias por to­da la ciu­dad. En Ton­gren la me­jor op­ción es la Man­sión Shi­dai, que cuen­ta asi­mis­mo con uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes de la ciu­dad. Dón­de co­mer. En Xi­ning hay que pro­bar la co­mi­da mu­sul­ma­na. El res­tau­ran­te Hai­nier, en el ho­tel de va­ca­cio­nes Chino Ti­be­tano, tie­ne pla­tos es­pec­ta­cu­la­res, en los que con­si­gue ha­cer de­li­cio­sos pla­tos a prio­ri tan in­di­ge­ri­bles co­mo los ten­do­nes de cor­de­ro. Las vis­tas so­bre el la­go del Res­tau­ran­te del Cen­tro Tu­rís­ti­co de Qing­hai se­rán inol­vi­da­bles, y la co­mi­da es­tá bien. Hay que lle­gar en­tre la 1:30-2:00 ho­ras pa­ra no coin­ci­dir con el lío de los clien­tes chi­nos, y que no cie­rren. Com­pras. Los chi­nos que vi­si­tan Qing­hai vuel­ven car­ga­dos de me­di­ci­nas, es­pe­cial­men­te la ba­ya guo­ji, aho­ra tan de mo­da en Oc­ci­den­te, y el in­sec­to-plan­ta de las zo­nas ti­be­ta­nas; pe­ro en las áreas ti­be­ta­nas se en­con­tra­rán to­dos es­tos ele­men­tos tan be­llos de su cul­tu­ra, des­de pin­tu­ras tang­kas, te­ji­dos, mo­li­ni­llos de ora­cio­nes o ins­tru­men­tos mu­si­ca­les. Más in­for­ma­ción. La Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de Chi­na cuen­ta con un li­bri­to bi­lin­güe (chino-in­glés) lleno de ideas pa­ra los que deseen vi­si­tar Qing­hai. Si se pre­vé vi­si­tar a la mi­no­ría Tu, es re­co­men­da­ble leer an­tes el li­bro de Louis Schram The Mon­guors of the Kan­su-Ti­be­tan Fron­tier, dis­po­ni­ble gra­tui­ta­men­te en www.ar­chi­ve.org

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.