Ecos de la his­to­ria me­die­val

Vivir en el campo - - IGLESIA RECUPERADA - PRO­YEC­TO: LA­GO. FOTOGRAFÍAS: NICOLÒ LANFRANCHI. TEXTOS: ADA MAR­QUÉS.

Jun­to a la his­tó­ri­ca igle­sia de san­ta ca­te­ri­na de mi­tad del si­glo XIV, el la­go Wel­co­me aso­lo ca­no­ni­ca di san­ta ca­te­ri­na es­tá si­tua­do en la Vi­lla me­die­val ho­mó­ni­ma, en la la­de­ra nor­te de la ciu­dad de aso­lo, una de las po­bla­cio­nes más be­llas del Vé­ne­to, en ita­lia.

LA PLA­ZA ME­DIE­VAL

Los tres pi­sos del edi­fi­cio, aso­ma­do a la pla­zo­le­ta me­die­val si­tua­da en­fren­te, es­tán co­mu­ni­ca­dos en­tre sí a tra­vés de un sis­te­ma de es­ca­le­ras in­te­rio­res que unen la tra­di­ción del hie­rro fun­di­do y del mármol blan­co con la mo­der­ni­dad del ace­ro no ela­bo­ra­do, el ce­men­to y la ma­de­ra. Jun­to a la his­tó­ri­ca Igle­sia de San­ta Ca­te­ri­na de mi­tad del si­glo XIV, el La­go Wel­co­me Aso­lo Ca­no­ni­ca di San­ta Ca­te­ri­na es­tá si­tua­do en la vi­lla me­die­val ho­mó­ni­ma, en la la­de­ra nor­te de la ciu­dad de Aso­lo, una de las po­bla­cio­nes más be­llas del Vé­ne­to, en Ita­lia.

Se con­ser­van las hue­llas de las co­ne­xio­nes in­ter­nas en­tre igle­sia, sa­cris­tía y ca­sa pa­rro­quial

EL JAR­DÍN DE LAS DELICIAS

Ima­gi­na­do co­mo una ha­bi­ta­ción ex­ter­na, fi­nal­men­te, el jar­dín es el pun­to de en­cuen­tro que co­nec­ta la be­lle­za de la ubi­ca­ción con el hi­lo ló­gi­co de los es­pa­cios in­te­rio­res de la ca­sa pas­to­ral, a tra­vés de una re­fe­ren­cia con­ti­nua a puer­tas, pers­pec­ti­vas y ma­te­ria­les. Pa­ra el di­se­ño in­te­rior, las res­tau­ra­cio­nes y aca­ba­dos adop­ta­dos han res­pe­ta­do la es­truc­tu­ra exis­ten­te si­guien­do ri­gu­ro­sos prin­ci­pios de con­ser­va­ción, tan­to en el cui­da­do y re­cu­pe­ra­ción de los ma­te­ria­les ori­gi­na­les co­mo en las so­lu­cio­nes téc­ni­cas adop­ta­das.

el ob­je­ti­vo del pro­yec­to era va­lo­ri­zar y re­vi­vir la his­to­ria y la tra­di­ción de la es­truc­tu­ra

LA SA­LA DE DES­CAN­SAR

Des­de la sa­la de es­tar, con una es­ca­le­ra de ca­ra­col, se ac­ce­de al ni­vel de­di­ca­do al área de la co­ci­na-co­me­dor, un am­bien­te que una vez co­rres­pon­dió a la bo­de­ga y al re­fu­gio de he­rra­mien­tas. Aquí, el te­cho de las bó­ve­das de la­dri­llo en­fren­ta la há­bil re­cu­pe­ra­ción del ye­so ori­gi­nal y del pi­so de con­cre­to ex­pues­to con el que se ca­sa. En es­te es­pa­cio re­co­gi­do y sus­pen­di­do en el tiem­po, la de­li­ca­de­za de los to­nos cá­li­dos de los aca­ba­dos ar­qui­tec­tó­ni­cos ha su­ge­ri­do el tono oli­va de la co­ci­na 36e8, di­se­ño de Da­nie­le La­go, de La­go. Aca­ba­do co­mo jo­yas, el blo­que is­la y el de la pa­red bri­llan de la luz re­fle­ja­da en las su­per­fi­cies he­chas con un ma­te­rial es­pe­cial: el cris­tal co­lo­rea­do y trans­pa­ren­te, que in­ter­cep­ta las su­per­fi­cies de tra­ba­jo, ha­cién­do­las “li­ge­ras” y ca­si inexis­ten­tes.

Los tres pi­sos del edi­fi­cio, aso­ma­do a la pla­zo­le­ta Me­die­val, es­tán co­mu­ni­ca­dos en­tre sí

NI­VE­LES ENTRELAZADOS

El es­pa­cio in­te­rior de la ubi­ca­ción se ca­rac­te­ri­za por la su­ce­sión de ni­ve­les entrelazados y co­mu­ni­can­tes con el ex­te­rior y pa­sa­jes con ex­tra­or­di­na­rias vis­tas del pai­sa­je que con­du­cen a una te­rra­za pa­no­rá­mi­ca con vis­tas a la an­ti­gua pla­za me­die­val. Las es­ca­le­ras ex­pues­tas unen los tres pi­sos del edi­fi­cio, com­bi­nan­do ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les, co­mo el hie­rro fun­di­do y el mármol blan­co, con los aca­ba­dos con­tem­po­rá­neos de cor­ten, ce­men­to y ma­de­ra.

las es­ca­le­ras unen la tra­di­ción del hie­rro fun­di­do y del mármol blan­co con la mo­der­ni­dad del ace­ro

CON­TRAS­TE DE MA­TE­RIA­LES

La co­ci­na se equi­pa con mue­bles de La­go en con­tras­te con las ve­ne­ra­bles pa­re­des. Va­rios com­po­nen­tes he­chos de cris­tal que ha­cen que los ele­men­tos de la co­ci­na sean “li­ge­ros”, dán­do­les un fuer­te acen­to de ca­rác­ter. Equi­pa­do con una ta­pa de cris­tal, la is­la es com­pac­ta (110.6 x 71 cm), con fren­tes la­ca­dos ma­te Oli­va y ta­pa de cris­tal tem­pla­do Pu­ro Oli­va pu­li­do. En la par­te su­pe­rior la co­ci­na en vi­drio ne­gro y, de­ba­jo, el horno, am­bos de Mul­ti­pro­get. El vi­drio es tam­bién la par­te su­pe­rior de la com­po­si­ción de la co­ci­na mon­ta­da en la pa­red, ter­mi­na­da con fren­tes la­ca­dos ma­te Oli­va y una en­ci­me­ra de vi­drio tem­pla­do ex­tra cla­ro en la que se in­te­gra el fre­ga­de­ro de Fran­ke.

Ba­jan­do por la es­ca­le­ra de ca­ra­col de hie­rro se lle­ga a la co­ci­na

LI­BER­TAD DE COM­PO­SI­CIÓN

La co­ci­na mo­du­lar 36e8, de La­go, es un sis­te­ma de de­co­ra­ción úni­co: los con­te­ne­do­res, que pue­den co­lo­car­se ho­ri­zon­tal y ver­ti­cal­men­te, se com­po­nen in­fi­ni­ta­men­te en una gri­lla hi­po­té­ti­ca de 36,8 cm x 36, 8 cm y por 18.4 x 18.4 cm. Gra­cias al mó­du­lo 36e8, la con­ten­ción do­més­ti­ca ya no es­tá dic­ta­da por los dis­po­si­ti­vos in­cor­po­ra­dos y se tra­du­ce en una gran li­ber­tad de com­po­si­ción. El vi­drio es tam­bién la par­te su­pe­rior de la com­po­si­ción de la co­ci­na mon­ta­da en la pa­red, ter­mi­na­da con fren­tes la­ca­dos ma­te Oli­va y una en­ci­me­ra de vi­drio tem­pla­do ex­tra cla­ro en la que se in­te­gra el fre­ga­de­ro de Fran­ke.

Des­de el jar­dín se pue­de dis­fru­tar de una mag­ní­fi­ca vis­ta de las co­li­nas de aso­lo

UN CO­ME­DOR PA­RA COM­PAR­TIR

El vi­drio es tam­bién la par­te su­pe­rior de la com­po­si­ción de la co­ci­na mon­ta­da en la pa­red, ter­mi­na­da con fren­tes la­ca­dos ma­te Oli­va y una en­ci­me­ra de vi­drio tem­pla­do ex­tra cla­ro en la que se in­te­gra el fre­ga­de­ro de Fran­ke. Arri­ba, la com­po­si­ción se com­ple­ta con los con­te­ne­do­res de vi­drio 36e8 fi­ja­dos a la pa­red en vi­drio tem­pla­do trans­pa­ren­te ex­tra cla­ro, que tam­bién in­clu­ye las pa­tas de la is­la, las con­so­las la­te­ra­les y la me­sa Air “so­cial”, con la po­de­ro­sa cu­bier­ta de ma­de­ra de Wild­wood.

Aco­ge una am­plia Sui­te que in­clu­ye dos con­for­ta­bles ca­mas

LA CA­MA QUE VUELA

Am­bien­te an­ti­guo y en­vol­ven­te, do­mi­na­do por vi­gas de ma­de­ra ex­pues­tas del te­cho, el dor­mi­to­rio de la ca­ma ocu­pa el úl­ti­mo ni­vel del edi­fi­cio y se ca­rac­te­ri­za por un mo­bi­lia­rio atem­po­ral. En el me­dio, el le­cho Air de La­go, sus­pen­di­do so­bre cua­tro pla­cas de cris­tal ca­si in­vi­si­bles, que pa­re­ce flo­tar en el es­pa­cio. La trans­pa­ren­cia ab­so­lu­ta del vi­drio tem­pla­do de los so­por­tes res­tau­ra una sen­sa­ción de gran li­ge­re­za tam­bién al ar­ma­rio de ai­re (en pri­mer plano en la foto) he­cho con lá­mi­nas de cris­tal se­mi-in­vi­si­ble y con los con­te­ne­do­res 36e8; los tres vo­lú­me­nes pa­re­cen flo­tar en el ai­re, ge­ne­ran­do un gran efec­to es­ce­no­grá­fi­co.

De­li­mi­ta el dor­mi­to­rio un vo­lu­men ins­pi­ra­do en las re­jas de los an­ti­guos con­fe­sio­na­rios

EL CO­LOR VER­DE

El ba­ño del dor­mi­to­rio prin­ci­pal tam­bién de­mues­tra una gran ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa al pro­po­ner un la­va­ma­nos ab­so­lu­ta­men­te geo­mé­tri­co y mo­derno en con­tras­te con el en­torno me­die­val de las pa­re­des del ho­tel. El mis­mo co­lor ver­de gri­sá­ceo que se usa en la co­ci­na sir­ve aquí pa­ra la­car el mue­ble que for­ma el la­va­ma­nos y to­da la pa­red. To­dos los mue­bles han en­con­tra­do una uni­dad for­mal y un equi­li­brio per­fec­to gra­cias a la adop­ción del sis­te­ma Air, di­se­ño Da­nie­le La­go, de La­go.

Un am­bien­te evo­ca­dor que con­ser­va to­da­vía las hue­llas de las co­ne­xio­nes in­ter­nas en­tre igle­sia, sa­cris­tía y ca­sa pa­rro­quial, y que hoy se con­vier­te en una vi­vien­da va­ca­cio­nal con en­can­to y ca­rác­ter con­tem­po­rá­neo.

El ob­je­ti­vo del pro­yec­to de in­terio­ris­mo era va­lo­ri­zar y ha­cer re­vi­vir la his­to­ria y la tra­di­ción de la es­truc­tu­ra a tra­vés del em­pleo de mue­bles de di­se­ño y ma­te­ria­les mo­der­nos, to­do ello en un es­pa­cio fun­cio­nal ca­paz de aco­ger has­ta seis hués­pe­des, va­lo­ri­zan­do cada uno de los tres ni­ve­les con un ca­rác­ter fun­cio­nal muy pre­ci­so. Los tres pi­sos del edi­fi­cio, aso­ma­do a la pla­zo­le­ta me­die­val si­tua­da en­fren­te, es­tán co­mu­ni­ca­dos en­tre sí a tra­vés de un sis­te­ma de es­ca­le­ras in­te­rio­res que unen la tra­di­ción del hie­rro fun­di­do y del mármol blan­co con la mo­der­ni­dad del ace­ro no ela­bo­ra­do, el ce­men­to y la ma­de­ra.

Al ac­ce­der al nue­vo La­go Wel­co­me se en­tra en la zo­na del sa­lón, en la que en­cuen­tra su si­tio el ca­mino en pie­dra res­tau­ra­do y pues­to nue­va­men­te en fun­cio­na­mien­to, al que se aso­man un con­for­ta­ble so­fá-ca­ma Air y una li­bre­ría Air sus­pen­di­da so­bre re­sis­ten­tes plan­chas de cris­tal tem­pla­do.

Ba­jan­do por la es­ca­le­ra de ca­ra­col en hie­rro fun­di­do se lle­ga a la co­ci­na equi­pa­da con co­me­dor, con un te­cho abo­ve­da­do de la­dri­llo y pa­re­des pin­ta­das con mo­ti­vos del cie­lo es­tre­lla­do, que per­mi­te ac­ce­der al am­plio jar­dín des­de el que se pue­de dis­fru­tar de una mag­ní­fi­ca vis­ta de las co­li­nas de Aso­lo.

En es­te es­pa­cio, un pi­so de ce­men­to vi­si­ble se com­bi­na con una sa­bia re­cu­pe­ra­ción de los en­lu­ci­dos ori­gi­na­les y con la co­ci­na 36e8 en is­la, a la que se une una me­sa Air en ma­de­ra Wild­wood pa­ra acen­tuar la ex­cep­cio­nal esen­cia­li­dad del lu­gar. Fi­nal­men­te, el pri­mer pi­so, al que se lle­ga a tra­vés de la es­ca­le­ra in­te­rior en mármol, aco­ge una am­plia sui­te que in­clu­ye dos con­for­ta­bles ca­mas Air y un ele­gan­te cuar­to de ba­ño pri­va­do con la­va­bo Skin. De­li­mi­ta el es­pa­cio un vo­lu­men con agu­je­ros al­ta­men­te es­pec­ta­cu­lar, que se ins­pi­ra en las tex­tu­ras de las re­jas de los an­ti­guos con­fe­sio­na­rios. Mu­chas per­so­nas, pa­ra dis­fru­tar su es­tan­cia en Aso­lo eli­gen el nue­vo La­go Wel­co­me Aso­lo Ca­no­ni­ca di San­ta Ca­te­ri­na, un lu­gar úni­co en­tre his­to­ria y di­se­ño en pleno cen­tro de la ciu­dad.

Pa­ra el di­se­ño in­te­rior, las res­tau­ra­cio­nes y aca­ba­dos adop­ta­dos han res­pe­ta­do la es­truc­tu­ra exis­ten­te si­guien­do ri­gu­ro­sos prin­ci­pios de con­ser­va­ción, tan­to en el cui­da­do y re­cu­pe­ra­ción de los ma­te­ria­les ori­gi­na­les co­mo en las so­lu­cio­nes téc­ni­cas adop­ta­das. Ye­sos, pi­sos de te­rra­co­ta, es­tra­ti­fi­ca­cio­nes pic­tó­ri­cas, mar­cos de ma­de­ra res­tau­ra­dos há­bil­men­te y, tam­bién, es­tan­tes de mármol y me­sas, fue­ron el tras­fon­do de la nue­va ca­pa de so­lu­cio­nes con­tem­po­rá­neas, que van des­de el sis­te­ma de ban­cos de ace­ro cor­ten a ta­pi­ces de pa­red de cha­pa per­fo­ra­do, des­de la es­ca­le­ra de hie­rro fun­di­do res­tau­ra­da a los ele­men­tos tu­bu­la­res de pro­tec­ción de las es­ca­le­ras, pa­san­do por los re­ves­ti­mien­tos de hor­mi­gón ex­pues­tos.

El es­pa­cio in­te­rior de la ubi­ca­ción se ca­rac­te­ri­za por la su­ce­sión de ni­ve­les entrelazados y co­mu­ni­can­tes con el ex­te­rior y pa­sa­jes con ex­tra­or­di­na­rias vis­tas del pai­sa­je que con­du­cen a una te­rra­za pa­no­rá­mi­ca con vis­tas a la an­ti­gua pla­za me­die­val. Las es­ca­le­ras unen los tres pi­sos del edi­fi­cio, com­bi­nan­do ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les, co­mo el hie­rro fun­di­do y el mármol blan­co, con los aca­ba­dos con­tem­po­rá­neos de cor­ten, ce­men­to y ma­de­ra. La an­ti­gua rec­to­ría, a la que se ac­ce­de su­bien­do tres es­ca­lo­nes que con­du­cen di­rec­ta­men­te a la sa­la de es­tar, ha si­do amue­bla­da con sis­te­mas de mue­bles de pa­red la­quea­dos y de ace­ro cor­ten di­se­ña­dos y pro­du­ci­dos por La­go. En es­te en­torno, bri­lla el vie­jo pi­so de te­rra­co­ta y la chi­me­nea res­tau­ra­da y pues­ta nue­va­men­te en mar­cha.

un lu­gar úni­co en­tre his­to­ria y di­se­ño en pleno cen­tro de la ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.