Re­cu­pe­rar una gran­ja ma­ra­vi­llo­sa

Vivir en el campo - - MASÍA EN EL AMPURDÁN - PRO­YEC­TO: PE­PE COR­TÉS, LOLA ARPA. ESTILISMO: MAR REQUENA. FOTOGRAFÍAS: AL­BERT FONT. TEXTOS: ADA MAR­QUÉS.

La reha­bi­li­ta­ción de es­ta ma­sía am­pur­da­ne­sa de 1762 se ha rea­li­za­do con un gran res­pe­to por La es­truc­tu­ra ori­gi­nal y un sen­ti­mien­to de sos­te­ni­bi­li­dad ha­cia el me­dio am­bien­te. ape­nas se han ti­ra­do ta­bi­ques y se han prac­ti­ca­do al­gu­nas aber­tu­ras pun­tua­les pa­ra en­tra­das de Luz.

LAS ALBERCAS

En la fa­cha­da sur de la ma­sía se ha­lla una an­ti­gua al­ber­ca ova­la­da pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de aguas pa­ra rie­go y pa­ra ba­ñar­se en ve­rano. Ba­jo el gran no­gal se dis­po­nen dos tum­bo­nas de te­ca de la fir­ma Bam­bú Bam­bú de la Bis­bal. En la fa­cha­da nor­te, una al­ber­ca cua­dra­da de pie­dra cua­dra­da con pe­ces y ne­nú­fa­res. So­bre ella, cua­tro ma­ce­tas con gra­mí­neas. To­da la ve­ge­ta­ción pro­ce­de de Vi­ve­ros Pa­rai­re Bor­dils.

Ubi­ca­da en una an­ti­gua fin­ca agra­ria, la ca­sa es­tá ro­dea­da de tie­rras de la­bran­za

EL EXTENSO JAR­DÍN

Una me­sa de co­me­dor de ma­de­ra de es­ti­lo pic­nic se ha ubi­ca­do ba­jo la som­bra de los ár­bo­les que ro­dean la ca­sa. For­man el extenso jar­dín el río que lo cru­za de nor­te a sur, las tres hec­tá­reas de ce­real sem­bra­do y los tres­cien­tos oli­vos que se han plan­ta­do jun­to con ci­pre­ses, al­men­dros y fru­ta­les.

La reha­bi­li­ta­ción se preo­cu­pa por la sos­te­ni­bi­li­dad y el res­pe­to al en­torno

ANIMALES Y PLAN­TAS

Una ca­si­ta de jue­gos pa­ra ni­ños en un rin­cón del jar­dín se con­vier­te en un desaho­go du­ran­te los fi­nes de se­ma­na. To­do el jar­dín se en­cuen­tra ro­dea­do por una va­lla de mir­to pro­te­gi­da con te­la me­tá­li­ca pa­ra co­ne­jos y ja­ba­líes. En el la­do sur, un huer­to con sis­te­ma de cul­ti­vo eco­ló­gi­co for­ma­do por cua­tro par­ce­las en ro­ta­ción se­gún mé­to­do Gas­par Ca­ba­lle­ro de Se­go­via. En la ca­ra nor­te, es­pa­cio des­ti­na­do a ro­sa­les, bul­bos y plan­tas me­di­ci­na­les. Ade­más, un ga­lli­ne­ro se usa pa­ra ha­cer com­pos­ta­je pa­ra el huer­to y pa­ra re­co­ger hue­vos de las do­ce ga­lli­nas de ra­za am­pur­da­ne­sa.

El jar­dín ya exis­ten­te aho­ra in­te­gra un huer­to y un ga­lli­ne­ro fun­cio­na­les

La co­ci­na de la vi­vien­da es­tá si­tua­da en la AN­TI­GUA ca­ba­lle­ri­za

EL POR­CHE IN­TE­RIOR

En la ima­gen se ve el por­che in­te­rior de la ca­sa, don­de se ubi­ca una me­sa de ro­ble di­se­ño de Pe­pe Cor­tés con ocho bu­ta­cas de cas­ta­ño fa­bri­ca­das en La Ce­lle­ra de Ter de Batlle, de la Bis­bal. Las ma­ce­tas de ba­rro son de Quart con as­pi­dis­tras. En es­te es­pa­cio se dis­po­ne una pi­ca de pie­dra con pa­pi­rus y ca­la­ba­zas, así co­mo una big­no­nia na­ran­ja pa­ra

dar som­bra en ve­rano.

Se han de­ja­do los ta­bi­ques y tan so­lo se han prac­ti­ca­do al­gu­nas aber­tu­ras pun­tua­les

MA­TE­RIA­LES NA­TU­RA­LES

Los ar­cos abo­ve­da­dos de la cons­truc­ción ori­gi­nal crean in­tere­san­tes pers­pec­ti­vas den­tro de la ca­sa. Los mu­ros han si­do pin­ta­dos de blan­co pa­ra me­jo­rar la iluminación del en­torno y acen­tuar la sen­sa­ción de lim­pie­za. En el sa­lón prin­ci­pal de la vi­vien­da se dis­po­nen va­rios bu­ta­co­nes y so­fás re­cu­pe­ra­dos de la fa­mi­lia, ta­pi­za­dos con te­la cre­to­na de Mon­tse Fla­quer. La gran al­fom­bra de co­co co­lo­ca­da en sue­lo es de Pere Batlle, de la Bis­bal. Las lám­pa­ras de pie son las Pto­lomeo de Ar­te­mi­de y la es­cul­tu­ra co­lo­ca­da en­ci­ma de la me­si­ta au­xi­liar jun­to a la puer­ta es de To­ro Ál­va­ro So­ler. To­da las me­si­tas de cen­tro han es­ta­do fa­bri­ca­das en pino ve­jo.

MÁ­XI­MO RES­PE­TO

La reha­bi­li­ta­ción de la ma­sía se ha rea­li­za­do con un gran res­pe­to por la es­truc­tu­ra ori­gi­nal y un sen­ti­mien­to de sos­te­ni­bi­li­dad ha­cia el me­dioam­bien­te. Ape­nas se han ti­ra­do ta­bi­ques y se han prac­ti­ca­do al­gu­nas aber­tu­ras pun­tua­les pa­ra en­tra­das de luz. Los ma­te­ria­les uti­li­za­dos son muy sen­ci­llos: el sue­lo es de to­ba de ar­ci­lla de Quart, las pa­re­des es­tán pin­ta­das a la cal y la car­pin­te­ría es de pino pin­ta­do. La en­tra­da es lo que an­ti­gua­men­te fue la pren­sa; en el sue­lo una al­fom­bra de es­par­to de Pere Batlle, de la Bis­bal. Se han re­uti­li­za­do ma­te­ria­les del pro­pio de­rri­bo co­mo pie­dras, ma­de­ras pa­ra mu­ros o ban­cos, en­tre otros. Un ejem­plo de ello es que con los he­rra­jes de un an­ti­guo ca­rro guar­da­do en la ma­sía, se han cons­trui­do las ba­ran­di­llas de la te­rra­za ex­te­rior y de la es­ca­le­ra in­te­rior; y con las rue­das se han fa­bri­ca­do unas fun­cio­na­les me­sas. La es­cul­tu­ra es de Joan Be­nas­sar.

Los sue­los son de to­ba de Quart, las pa­re­des con pin­tu­ra a la cal y car­pin­te­ría de pino

A LA VIE­JA USAN­ZA

La co­ci­na de la vi­vien­da si­tua­da en la an­ti­gua ca­ba­lle­ri­za o cua­dra, es­tá equi­pa­da con mo­bi­lia­rio di­se­ña­do por el au­tor del pro­yec­to. Dis­po­ne de una is­la con gran ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je me­dian­te puer­tas aba­ti­bles y so­bre en ace­ro inoxi­da­ble ma­te. De­trás, una fi­la de mó­du­los for­ma­da por un ca­rri­to con rue­das, un mó­du­lo de co­ci­na con fun­cio­na­mien­to me­dian­te le­ña de la fir­ma Her­góm y otro ca­rri­to con so­bre ap­to pa­ra tra­ba­jar en él. Al la­do, un horno a gas con pla­ca de que­ma­do­res y otro mó­du­lo ca­jo­ne­ro. El con­for­ta­ble co­me­dor es­tá for­ma­do por una me­sa con pa­tas de ro­ble ma­ci­zo y so­bre en DM pin­ta­do de blan­co idea­do por Pe­pe Cor­tés jun­to a va­rias si­llas fa­bri­ca­das en la Ce­lle­ra del Ter, de Ca­sa Batlle la Bis­bal.

Se ha in­ver­ti­do en ins­ta­la­cio­nes y con­fort de for­ma SUTIL, sin in­va­dir es­pa­cios

al­gu­nos mue­bles han si­do re­cu­pe­ra­dos y res­tau­ra­dos o vuel­tos a ta­pi­zar

LA OTRA PAR­TE DEL SA­LÓN

El sa­lón prin­ci­pal de la vi­vien­da se di­vi­de en dos par­tes, una don­de se dis­po­nen va­rios bu­ta­co­nes y so­fás re­cu­pe­ra­dos de la fa­mi­lia, jun­to una al­fom­bra de co­co de Pere Batlle y lám­pa­ras de pie Pto­lomeo de Ar­te­mi­de. En la otra par­te de­lan­te la chi­me­nea, una al­fom­bra de va­ca con dos bu­ta­cas de cue­ro y un si­llón re­cu­pe­ra­do. De­trás, una me­sa ca­mi­lla y ar­ma­rios ro­pe­ros con res­tos de lino vie­jo de Mon­tse Fla­quer y una es­cul­tu­ra de co­bre de Ra­quel Cohen. Pa­ra ilu­mi­nar, se re­cu­rre a la lám­pa­ra de sus­pen­sión Fris­bee de Flos, di­se­ño his­tó­ri­co de Achi­lle Cas­ti­glio­ne. La es­ca­le­ra que con­du­ce a es­ta zo­na cuen­ta con una ba­ran­di­lla de hie­rro ma­ci­zo. Los otros he­rra­jes pro­ce­den de una an­ti­gua ca­rre­ti­lla guar­da­da en la ma­sía.

MU­CHA LUMINOSIDAD

En el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, co­mo en to­do el pi­so su­pe­rior, los te­chos y las vi­gas que los sos­tie­nen, han si­do pin­ta­dos de blan­co. En me­dio de la es­tan­cia se ubi­ca la gran ca­ma de ma­tri­mo­nio, jun­to a ella una lám­pa­ra Pe­kín, di­se­ño del au­tor del pro­yec­to, una al­fom­bra Ki­lim de Joan Per­man­yer Co­rça y un can­te­rano vie­jo de ro­ble re­pu­ja­do. Ade­más, en la fun­cio­nal li­bre­ría de ubi­ca una es­cul­tu­ra de Ja­nus Cè­lej. En los pies de la ca­ma, ves­ti­da con ro­pa blanca, unos ta­bu­re­tes de Bam­bú Bam­bú, la Bis­bal.

el au­tor del pro­yec­to ha crea­do al­gu­nas pie­zas ex­pre­sa­men­te pa­ra es­ta ca­sa

DOS BA­ÑOS

Por un la­do, el ba­ño de cor­te­sía cuen­ta con pin­tu­ras en la pa­red pin­ta­do a la cal a mano por la pro­pie­ta­ria de la ma­sía, así co­mo un es­pe­jo y toa­lla an­ti­guos. Por otro, en el ba­ño prin­ci­pal se co­lo­can sa­ni­ta­rios Du­ra­vit di­se­ña­dos por Phi­lip­pe Starck jun­to a un per­che­ro de ma­de­ra fa­bri­ca­do por Pe­pe Cor­tés. Am­bos es­pa­cios con­ser­van to­do el sa­bor y la au­ten­ti­ci­dad de las es­tan­cias ori­gi­na­les de la ma­sía de ha­ce tres si­glos, pe­ro con las co­mo­di­da­des de hoy.

Es­ta ma­sía del si­glo XVIII, es­tá si­tua­da en uno de los más be­llos pa­ra­jes del Ba­jo Am­pur­dán, en la pro­vin­cia de Girona. Ubi­ca­da en una an­ti­gua fin­ca de ex­plo­ta­ción agra­ria, es­tá ro­dea­da de tie­rras de la­bran­za, de pas­to­reo y bos­ques.

A me­dia­dos del si­glo XX la ac­ti­vi­dad agra­ria en­tra en un cla­ro de­cli­ve y en con­se­cuen­cia las ma­sías pier­den su ra­zón de ser. Mu­chas de ellas que­dan des­ha­bi­ta­das y con el tiem­po se de­te­rio­ran. Así es co­mo cam­bian de ma­nos, pa­san­do a con­ver­tir­se en ob­je­to de ocio, so­fis­ti­cán­do­se y per­dien­do au­ten­ti­ci­dad. Es­te cam­bio de uso re­per­cu­te en el pai­sa­je, cu­ya po­ten­cia ru­ral se de­bi­li­ta pa­ra dar pa­so a un am­bien­te so­cial nue­vo, sen­si­ble y aman­te de la na­tu­ra­le­za, pe­ro que na­da sa­be de la au­tén­ti­ca pa­ye­sía.

Los pro­pie­ta­rios de es­ta fin­ca son Pe­pe Cor­tés, re­co­no­ci­do di­se­ña­dor e in­terio­ris­ta y Lola Arpa, su mu­jer, quie­nes lu­chan por sal­var el Am­pur­dán e im­pe­dir que se da­ñe el pai­sa­je o se des­tro­ce la es­té­ti­ca de su ar­qui­tec­tu­ra. Al des­cu­brir es­ta vi­vien­da no­ta­ron un fle­cha­zo, les pa­re­ció tan ade­cua­da a lo que te­nían en men­te, que de­ci­die­ron com­prar­la y ex­plo­tar­la agrí­co­la­men­te de nue­vo, cul­ti­van­do un huer­to, cui­dan­do los bos­ques y vol­vien­do a te­ner animales. Un fac­tor de­ci­si­vo pa­ra dar es­te pa­so fue que la ma­sía, guar­da­ba su sa­bor, no es­ta­ba en rui­nas ni ha­bía so­por­ta­do nin­gu­na reha­bi­li­ta­ción im­pro­pia.

En un pri­mer mo­men­to, la idea de los pro­pie­ta­rios, au­to­res de la reha­bi­li­ta­ción, era des­ti­nar­la a se­gun­da re­si­den­cia, pe­ro las co­sas to­ma­ron otro rum­bo y aho­ra la ocu­pan co­mo vi­vien­da ha­bi­tual. La si­tua­ción ac­tual del mun­do del di­se­ño y de la ar­qui­tec­tu­ra ha acon­se­ja­do a Pe­pe Cor­tés re­du­cir el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra en Bar­ce­lo­na a la mí­ni­ma ex­pre­sión y coor­di­nar to­dos los pro­yec­tos des­de es­ta ma­sía. Una de­ci­sión con la que es­tá en­can­ta­do ya que, des­de aquí, ade­más de po­der aten­der sus en­car­gos pro­fe­sio­na­les, es­tán sur­gien­do reha­bi­li­ta­cio­nes y res­tau­ra­cio­nes de ca­sas ru­ra­les ubi­ca­das en la zo­na que abren un apa­sio­nan­te cam­po pro­fe­sio­nal. Y to­da­vía le que­da tiem­po pa­ra tra­ba­jar la ma­de­ra y el hie­rro en el ta­ller que ha acon­di­cio­na­do en una de las es­tan­cias, y pa­ra cui­dar de las tie­rras y el cam­po con Lola.

Los ma­te­ria­les uti­li­za­dos son muy sen­ci­llos: el sue­lo es de to­ba de ar­ci­lla de Quart, las pa­re­des es­tán pin­ta­das a la cal y la car­pin­te­ría es de pino pin­ta­do. Se han re­uti­li­za­do ma­te­ria­les del pro­pio de­rri­bo co­mo pie­dras, ma­de­ras pa­ra mu­ros o ban­cos, en­tre otros. Jun­to a la re­uti­li­za­ción de ma­te­ria­les, se ha in­ver­ti­do en ins­ta­la­cio­nes y con­fort, co­mo el sis­te­ma de ca­le­fac­ción y re­fri­ge­ra­ción por geo­ter­mia, o el equi­po de as­pi­ra­ción cen­tra­li­za­do.

Se ha con­ser­va­do el jar­dín ya exis­ten­te pe­ro in­te­gran­do el huer­to y el ga­lli­ne­ro, que se for­man co­mo una con­ti­nui­dad de la ca­sa. Se pre­ten­de con­se­guir mu­cho fres­cor en ve­rano y mu­cho sol el in­vierno pa­ra así aho­rrar el má­xi­mo de ener­gía. Se apro­ve­chan to­dos los res­tos de pra­do co­mo las ho­jas y po­da a fin de com­pos­tar jun­to con los res­tos del ga­lli­ne­ro y abo­nar el huer­to.

tam­bién los ba­ños con­ser­van el en­can­to de las vi­vien­das de ha­ce tres si­glos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.