Vi­vir en una gran­ja

Ro­dea­da de oli­vos

Vivir en el campo - - SUMARIO - FOTOGRAFÍAS: AR­CHI­VO VC. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS

Es­ta gran­ja con oli­var ha­bía per­te­ne­ci­do a dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes de la fa­mi­lia an­tes de que lle­ga­ra a ma­nos de Fran­ces­co. Pe­ro co­mo los tiem­pos cam­bia­ron, de­ci­dió que te­nía que en­con­trar­le una nue­va uti­li­dad si no que­ría per­der­la. Así fue co­mo de­ci­die­ron reha­bi­li­tar­la pa­ra po­der al­qui­lar­la en pe­rio­dos es­ti­va­les.

El abue­lo del pro­pie­ta­rio COM­PRÓ la fin­ca a prin­ci­pios del si­glo XX

El SA­LÓN tie­ne una do­ble al­tu­ra que ayu­da a man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra fres­ca en ve­rano

Tan­to el sue­lo co­mo la pa­red y las VI­GAS de la co­ci­na son ori­gi­na­les de la ca­sa

El acen­to re­cae en los ma­te­ria­les naturales: pie­dra, SUE­LO de ma­de­ra y vi­gas ex­pues­tas

Fran­ces­co no cuen­ta ove­jas pa­ra dor­mir, cuen­ta oli­vos... más de 22.000. Aun­que lo cier­to es que no tie­ne pro­ble­mas de in­som­nio, gra­cias al es­ti­lo de vi­da re­la­ja­do que lle­va en su ca­sa de ve­ra­neo, una fin­ca con plan­ta­cio­nes de oli­vos en el co­ra­zón de Um­bría, en Italia. Fran­ces­co y su mu­jer Clau­dia vi­ven en Ca­sa de­lla Roc­cia, una de las tres ca­sas de pie­dra que an­te­rior­men­te ha­bía alo­ja­do a los cam­pe­si­nos, en la fin­ca de 1.000 hec­tá­reas que per­te­ne­ce a la fa­mi­lia des­de ha­ce ge­ne­ra­cio­nes.

El abue­lo de Fran­ces­co, Gio­van­ni, com­pró la fin­ca a prin­ci­pios del si­glo XX y la con­vir­tió en una gran­ja en la que se cul­ti­va­ban, en­tre otras co­sas, oli­vos pa­ra ha­cer acei­te. En esa épo­ca, los diferentes edi­fi­cios que con­for­ma­ban la fin­ca alo­ja­ban a trein­ta per­so­nas. Pe­ro hu­bo un mo­men­to, a me­dia­dos de los años 50, en el que los cam­pe­si­nos em­pe­za­ron a emi­grar por­que el cam­po no les da­ba de co­mer. Fran­ces­co, in­ge­nie­ro ci­vil, en­se­gui­da de­tec­tó el pro­ble­ma: los edi­fi­cios te­nían que ser re­no­va­dos pa­ra con­ver­tir­los en ca­sas ru­ra­les pa­ra ser al­qui­la­das en ve­rano. Eso sí, con to­das las co­mo­di­da­des de la ciu­dad, pe­ro con el en­can­to del paisaje de la zo­na.

Los pro­pie­ta­rios em­pe­za­ron con las obras de su pro­pia ca­sa en 1987. Su re­to con­sis­tía en uti­li­zar tan­to ma­te­rial ori­gi­nal co­mo les fue­ra po­si­ble. En cuan­to a la de­co­ra­ción interior, tan­to Clau­dia co­mo Fran­ces­co apos­ta­ron por la sen­ci­llez. Por eso los sue­los son de te­rra­co­ta en la plan­ta ba­ja y de ma­de­ra en la pri­me­ra plan­ta. Ade­más, han de­ja­do al des­cu­bier­to las vi­gas an­ti­guas y la ma­yor par­te de las te­jas que cu­bren el te­ja­do son las ori­gi­na­les. Tam­bién han pre­fe­ri­do que las pa­re­des de pie­dra que­da­ran a la vis­ta, tan­to por una cues­tión de es­té­ti­ca co­mo por prac­ti­ci­dad: en ve­rano ayu­dan a man­te­ner la ca­sa fres­ca.

Han re­nun­cia­do a las cor­ti­nas, por­que na­die les ve, y por la no­che pue­den ce­rrar los por­ti­co­nes de ma­de­ra pa­ra que no en­tre la luz del sol. Clau­dia dis­fru­tó mu­cho yen­do a com­prar los mue­bles y ob­je­tos de­co­ra­ti­vos al pue­blo me­die­val de Spo­le­to o in­clu­so a Roma, Flo­ren­cia y Pe­ru­gia, to­das ellas ciu­da­des muy cer­ca­nas.

TRES GE­NE­RA­CIO­NES

A prin­ci­pios del si­glo XX es­ta ca­sa aún fun­cio­na­ba co­mo una gran­ja en la que se cul­ti­va­ban oli­vos pa­ra ha­cer acei­te. Cuan­do los cam­pe­si­nos emi­gra­ron ala ciu­dad de­ci­die­ron re­no­var los edi­fi­cios te­nían con­ver­tir­los en ca­sas ru­ra­les pa­ra ser al­qui­la­das en ve­rano. Los pro­pie­ta­rios em­pe­za­ron con las obras de su pro­pia ca­sa en 1987 res­pe­tan­do los ma­te­ria­les ori­gi­na­les pa­ra que no se no­te el tra­ba­jo ac­tual.

APOS­TAR POR LA SEN­CI­LLEZ

Pa­ra la de­co­ra­ción interior, tan­to Clau­dia co­mo Fran­ces­co apos­ta­ron por la sen­ci­llez. Por eso los sue­los son de te­rra

co­ta en la plan­ta ba­ja y de ma­de­ra en la pri­me­ra plan­ta. Ade­más, han de­ja­do al des­cu­bier­to las vi­gas an­ti­guas y la ma­yor par­te de las te­jas que cu­bren el te­ja­do son las ori­gi­na­les. Tam­bién han pre­fe­ri­do que las pa­re­des de pie­dra que­da­ran a la vis­ta, tan­to por una cues­tión de es­té­ti­ca co­mo por prac­ti­ci­dad: en ve­rano ayu­dan a man­te­ner la ca­sa

fres­ca.

CO­CI­NA RÚSTICA

La co­ci­na pa­re­ce res­ca­ta­da de ha­ce si­glos. Una me­sa de plás­ti­co o cris­tal no hu­bie­se fun­cio­na­do en un am­bien­te tan rús­ti­co. Por ello, la fa­mi­lia ha pre­fe­ri­do uti­li­zar ma­te­ria­les naturales, co­mo es­ta me­sa de ma­de­ra

ma­ci­za con si­llas a jue­go. Tan­to la me­sa co­mo las si­llas fue­ron ad­qui­ri­das en el mer­ca­di­llo tra­di­cio­nal de Spo­le­to, mien­tras que las ja­rras y el te­ji­do es­tam­pa­do

de los ar­ma­rios son de Ikea.

MA­TE­RIA­LES NATURALES

Dor­mi­to­rios y ba­ños con­ser­van el sa­bor au­tén­ti­co de la épo­ca en que se cons­tru­yó la gran­ja ori­gi­nal. Pa­ra ello se han uti­li­za­do mue­bles y len­ce­ría que pa­re­ce de aque­lla épo­ca. In­clu­so el ven­ti­la­dor del te­cho del dor­mi­to­rio no des­en­to­na en el con­jun­to. Los pro­pie­ta­rios han re­nun­cia­do a las cor­ti­nas, por­que na­die les ve, y por la no­che pue­den ce­rrar los por­ti­co­nes de ma­de­ra pa­ra que no en­tre la luz del sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.