Vi­vien­da y es­tu­dio

La ca­sa de una pin­to­ra

Vivir en el campo - - SUMARIO - PRO­YEC­TO: MON­TSE GO­MIS. FOTOGRAFÍAS: EMILIO FE­RRER. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

La ar­tis­ta Mon­tse Go­mis lle­va unos años vi­vien­do en el cas­ti­llo de La Car­do­sa, cer­ca de Cer­ve­ra, Lé­ri­da. Los fríos y ne­bli­no­sos in­vier­nos, que ofre­cen má­gi­cas fi­li­gra­nas de la nie­bla, dan pa­so a una pri­ma­ve­ra es­plen­do­ro­sa de ver­des ma­ti­ces sal­pi­ca­dos de ro­jo pa­ra lle­gar al ocre ama­ri­llo de los ca­lu­ro­sos ve­ra­nos, con el ali­vio fres­cor de “la ma­ri­na­da” en los be­llos atar­de­ce­res, has­ta irrum­pir en los tie­rras oto­ña­les.

La reha­bi­li­ta­ción de la for­ti­fi­ca­ción du­ró dos LAR­GOS años

Las pa­re­des de pie­dra ori­gi­na­les LIMPIAS y re­jun­ta­das ofre­cen un be­llo as­pec­to

Las es­tan­cias son pa­ra al­ber­gar a AR­TIS­TAS en bus­ca de tran­qui­li­dad

La plan­ta ba­ja es un es­pa­cio PO­LI­VA­LEN­TE pa­ra ex­po­si­cio­nes, con­cier­tos y pre­sen­ta­cio­nes

El SUE­LO es de hor­mi­gón pu­li­do y la ca­le­fac­ción es de ga­soil y ra­dian­te

To­dos los ma­te­ria­les CONSTRUCTIVOS son hu­mil­des y sen­ci­llos

La ce­ne­fa en la pa­red del CO­ME­DOR, del si­glo XVII, se ha man­te­ni­do in­tac­ta

Hie­rro, ce­men­to y VI­DRIO son los ma­te­ria­les em­plea­dos

El Cas­ti­llo de Car­do­sa, cer­ca de Cer­ve­ra, es un edi­fi­cio de plan­ta cua­dran­gu­lar y cons­ta de tres pi­sos. Des­ta­can sus gran­des di­men­sio­nes, jun­to con la puer­ta prin­ci­pal y las ven­ta­nas que se ob­ser­van en la fa­cha­da lateral. Des­de 1949 es de­cla­ra­do Bien Cul­tu­ral de In­te­rés Na­cio­nal y ac­tual­men­te es un es­pa­cio de crea­ción ar­tís­ti­ca.

La reha­bi­li­ta­ción fue con­ce­bi­da por Mon­tse Go­mis y la rea­li­za­ción del pro­yec­to fue eje­cu­ta­do por la ar­qui­tec­to de Bar­ce­lo­na, Carmen Es­co­da.

Dos lar­gos años, fue lo que du­ró la reha­bi­li­ta­ción de to­da la for­ti­fi­ca­ción La Car­do­sa. En una pri­me­ra fa­se se arre­gló la es­truc­tu­ra y una zo­na pa­ra vi­vir en la par­te su­pe­rior; lue­go, con el tiem­po, se fue­ron di­bu­jan­do el res­to de los es­pa­cios, una se­rie de es­tan­cias pa­ra al­ber­gar a ar­tis­tas y per­so­nas en bus­ca de tran­qui­li­dad. La plan­ta ba­ja se con­ci­bió co­mo es­pa­cio po­li­va­len­te, pa­ra ex­po­si­cio­nes, con­cier­tos y pre­sen­ta­cio­nes.

El pro­yec­to cuen­ta con un ta­ller de gra­ba­do, don­de en pri­ma­ve­ra se or­ga­ni­zan cur­sos monográficos de gra­ba­do cal­co­grá­fi­co, xi­lo­gra­fía, ca­li­gra­fía, mo­no­ti­pia, en­cua­der­na­ción, es de­cir to­dos los ofi­cios re­la­cio­na­dos con el ar­te del li­bro ar­te­sa­nal. Tam­bién se ofre­cen cur­sos de mú­si­ca. Los par­ti­ci­pan­tes tie­nen la po­si­bi­li­dad, de que­dar­se a vi­vir en es­te tran­qui­lo y be­llo en­cla­ve. Se ofre­ce hos­pe­da­je a es­cri­to­res, ilus­tra­do­res, pin­to­res, gra­ba­do- res y per­so­nas que bus­can la tran­qui­li­dad y la na­tu­ra­le­za, de una se­ma­na a tres me­ses, pa­ra de­sa­rro­llar sus pro­yec­tos y pa­ra dis­fru­tar de la cal­ma y el se­reno paisaje.

El sue­lo es de hor­mi­gón pu­li­do. La ca­le­fac­ción de to­da la for­ti­fi­ca­ción es de ga­soil y ra­dian­te en al­gu­nos de los es­pa­cios. To­dos los ma­te­ria­les son hu­mil­des y sen­ci­llos, lo que le da a to­do el es­pa­cio interior, un as­pec­to tran­qui­lo y na­tu­ral. Se ha pro­cu­ra­do res­pe­tar to­das las es­truc­tu­ras que lo per­mi­tían.

La par­te Su­does­te se ha res­pe­ta­do al má­xi­mo, re­for­zán­do­la en aque­llos pun­tos que lo pre­ci­sa­ban. La par­te Nor­des­te es­ta­ba de­ma­sia­do de­te­rio­ra­da, y prác­ti­ca­men­te se ha te­ni­do que reha­bi­li­tar en su to­ta­li­dad. Las vi­gas son las ori­gi­na­les.

En la pri­me­ra plan­ta, don­de se en­cuen­tra una am­plia sa­la- co­ci­na-co­me­dor, la ce­ne­fa en la pa­red se ha man­te­ni­do in­tac­ta, y es del si­glo XVII. Los mu­ros y el te­cho se han sa­nea­do. El sue­lo si­gue sien­do de hor­mi­gón pu­li­do pe­ro es­ta vez, li­ge­ra­men­te tin­ta­do. Las pa­re­des de pie­dra, son las ori­gi­na­les, ofre­cien­do es­te be­llo as­pec­to, una vez lim­pia­das y re­jun­ta­das.

Hie­rro, ce­men­to y vi­drio si­guen sien­do los ma­te­ria­les em­plea­dos, aho­ra en es­te es­pa­cio su­pe­rior don­de Mon­tse tie­ne con­fi­gu­ra­da su pro­pia vi­vien­da. Una am­plia claraboya inun­da de luz es­te es­pa­cio diá­fano, y un sue­lo de vi­drio pro­pul­sa la luz ha­cia las plan­tas in­fe­rio­res.

ES­CUL­TU­RAS EN EL CAM­PO

Es­cul­tu­ra a ta­ma­ño ori­gi­nal del ar­tis­ta Ma­teo Vi­la­gra­sa. En el jar­dín en­con­tra­mos co­mo ma­te­ria­les, la gra­vi­lla en el sue­lo y unas vie­jas vi­gas que exis­tían en la ca­sa, con­ver­ti­das en es­ca­lo­nes de ac­ce­so a un des­ni­vel. De­ba­jo del oli­vo, una me­sa, y so­bre la mis­ma un li­bro de las obras del ar­tis­ta Ma­teo Vi­la­gra­sa, de la editorial Ji­mé­nez Go­doy. Una va­rie­dad de plan­tas rús­ti­cas y aro­má­ti­cas, jun­to a al­gún ár­bol, for­man par­te de la ve­ge­ta­ción del jar­dín.

LA TE­RRA­ZA ES VI­DA

Una te­rra­za a mo­do de vo­la­di­zo, cons­trui­da con hie­rro y ma­de­ra reciclada, for­ma par­te de la nue­va obra que Mon­tse

Go­mis reali­zó. Di­ver­sos de­ta­lles de la zo­na del jar­dín, pa­re­des de “pie­dra se­ca”,

hie­rros de vie­jos to­ne­les…

SA­LAS DE CON­CIER­TOS

Di­ver­sos as­pec­tos de la en­tra­da y sa­la de con­cier­tos y ex­po­si­cio­nes del Cas­ti­llo de la Car­do­sa. El sue­lo es de hor­mi­gón pu­li­do. La ca­le­fac­ción de to­da la for­ti­fi­ca­ción es de ga­soil y ra­dian­te en al­gu­nos de los es­pa­cios. To­dos los ma­te­ria­les son hu­mil­des y sen­ci­llos, lo que le da a to­do el es­pa­cio interior, un as­pec­to tran­qui­lo y na­tu­ral. Se ha pro­cu­ra­do res­pe­tar to­das las es­truc­tu­ras que lo per­mi­tían. En la pa­red se en­cuen­tran obras del ar­tis­ta Ma­teo Vi­la­gra­sa. Una es­ca­le­ra de hie­rro “cor­ten”, di­se­ño de Ro­ge­lio Ol­me­do, del ta­ller “For­ja 1” en Los Mo­ne­gros, ha­ce su re­co­rri­do des­de la plan­ta ba­ja has­ta la su­pe­rior. Hie­rro, vi­drio y ce­men­to son los ma­te­ria­les bá­si­cos en los que se ha cen­tra­do Mon­tse; y ocre ama­ri­llo, sie­na tos­ta­do y azu­le­te, los co­lo­res.

PUN­TO DE EN­CUEN­TRO

Un am­plio por­che se con­vier­te en pun­to de en­cuen­tro de lar­gas ter­tu­lias en ve­rano. Una gran me­sa de pino, rea­li­za­da por el ta­ller de la Mer­cé en Cer­ve­ra da pro­ta­go­nis­mo a es­te es­pa­cio. Ta­ller de gra­ba­dos con Mon­tse Go­mis.

LA LUZ DEL AL­MA

La luz y el abis­mo son las cons­tan­tes crea­ti­vas que Mon­tse em­plea cuan­do se en­fren­ta al va­cío de una te­la en blan­co, por ese mo­ti­vo qui­so que su ca­sa, a través de es­tas en­tra­das y sa­li­das de luz, re­fle­ja­se un po­co su es­pí­ri­tu. Una gran me­sa de te­ca de In­do­chi­na, for­ma par­te del mo­bi­lia­rio, jun­to a ella una es­tu­fa de BD Bar­ce­lo­na De­sign. Los ki­lims en el sue­lo son de ori­gen ma­rro­quí. Mon­tse los tra­jo de es­te pe­cu­liar país des­pués de ha­ber vi­vi­do unos años en él. Las lu­ces son de ti­po in­dus­trial. Ade­más de la ca­le­fac­ción, una es­tu­fa nór­di­ca que fun­cio­na con le­ña, ca­lien­ta so­bra­da­men­te la es­tan­cia. El ti­ro de la chi­me­nea, sube de la gran sa­la co­me­dor y es­tá pin­ta­do en el tono ocre de al­gu­nas pa­re­des del ex­te­rior.

CO­CI­NA PA­RA DIS­FRU­TAR

La co­ci­na es­tá cons­ti­tui­da por una so­la pie­za de hor­mi­gón pu­li­do. De­ba­jo de es­ta en­ci­me­ra se han ubi­ca­do los elec­tro­do­més­ti­cos esen­cia­les pa­ne­la­dos en ace­ro inoxi­da­ble y al­gu­nos es­tan­tes o ca­rri­tos del mis­mo ma­te­rial que dan ser­vi­cio a la co­ci­na. Una es­tan­te­ría me­tá­li­ca de ori­gen in­dus­trial ha­ce las ve­ces de ala­ce­na jun­to a la pa­red que se­pa­ra la co­ci­na del sa­lón.

SA­LAS DE DES­CAN­SO

Sa­la de reunio­nes y ac­ti­vi­da­des. De­ta­lles de las pa­re­des ori­gi­na­les de la for­ta­le­za. El Cas­ti­llo de Car­do­sa: es un edi­fi­cio de plan­ta cua­dran­gu­lar y cons­ta de tres pi­sos. Des­ta­can sus gran­des di­men­sio­nes, jun­to con la puer­ta prin­ci­pal y las ven­ta­nas que se ob­ser­van en la fa­cha­da lateral. Es­tá de­cla­ra­do Bien Cul­tu­ral de In­te­rés Na­cio­nal y ac­tual­men­te es un be­llo y ori­gi­nal es­pa­cio de crea­ción ar­tís­ti­ca.

EL PARAISO DEL AR­TIS­TA

Ha­bi­ta­ción que se ofre­ce a los ar­tis­tas. En la pa­red una pin­tu­ra en oro y pla­ta “Nu­be y Can­to­ro­da­do” de Mon­tse Go­mis, y otra pin­tu­ra

“Interior” del ar­tis­ta Ma­teo Vi­la­gra­sa. Gran­des “ki­lims”, cu­bren el sue­lo. El ba­ño es­tá

construido bá­si­ca­men­te de hor­mi­gón. Una lar­ga pi­ca de una so­la pie­za, ha­ce de la­va­ma

nos. El te­cho es­tá pin­ta­do del mis­mo co­lor ocre ama­ri­llo, co­mo al­gu­nas pa­re­des del ex­te

rior y del jar­dín y del te­cho de la es­ca­le­ra.∫∫

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.