Re­si­den­cia en Vi­la­drau

Con vis­tas a la mon­ta­ña

Vivir en el campo - - SUMARIO - AR­QUI­TEC­TU­RA: MA­NUEL RI­VAS. FOTOGRAFÍAS: MR. TEX­TOS: JOAN GUINARDÓ.

La idea prin­ci­pal al cons­truir es­ta ca­sa era po­der apre­ciar la mon­ta­ña des­de to­das las es­tan­cias de la mis­ma. De es­te mo­do se or­ga­ni­za to­do el pro­gra­ma en un pris­ma rec­tan­gu­lar con dos frentes a no­res­te y su­r­oes­te res­pec­ti­va­men­te, cu­yo gra­do de ro­ta­ción res­pon­de a la co­mu­nión en­tre visuales a la sie­rra de Les Gui­lle­ries y la bús­que­da de aso­lea­mien­to.

La vi­vien­da se desa­rro­lla en dos PLAN­TAS: só­tano y plan­ta ba­ja

La EN­VOL­VEN­TE ex­te­rior se com­po­ne de mu­ros do­bles con cá­ma­ra de ai­re

El pa­vi­men­to interior de la plan­ta ba­ja es de PARQUÉ na­tu­ral de ja­to­ba acei­ta­da, de apa­rien­cia rústica

Las pa­re­des IN­TE­RIO­RES es­tán aca­ba­das con pla­cas de ye­so la­mi­na­do pin­ta­do

La co­ci­na se ca­rac­te­ri­za por su CLA­RA fun­cio­na­li­dad y su re­duc­ción a lo esen­cial

Los ba­ños go­zan de VIS­TAS a la mon­ta­ña, en­mar­ca­das por pe­que­ñas ven­ta­nas

La par­ce­la cuen­ta con una su­per­fi­cie to­tal de 1.001 me­tros cua­dra­dos; la vi­vien­da desa­rro­lla­da en só­tano y plan­ta ba­ja al­can­za una su­per­fi­cie cons­trui­da to­tal de 280 me­tros cua­dra­dos. El pro­gra­ma fun­cio­nal se desa­rro­lla en dos plan­tas. En la plan­ta ba­ja se en­cuen­tran: re­cep­ción, sa­lón co­me­dor, co­ci­na, tres dor­mi­to­rios y dos ba­ños. En la plan­ta só­tano: apar­ca­mien­to, la­va­de­ro y sa­la téc­ni­ca. Al igual que la geo­me­tría de pris­ma rec­tan­gu­lar, los aca­ba­dos rememoran lo in­tem­po­ral, lo ele­men­tal: pie­dra, ma­de­ra, me­tal y vi­drio.

La en­vol­ven­te ex­te­rior se com­po­ne de mu­ros do­bles con cá­ma­ra de ai­re; cu­bier­ta in­cli­na­da a dos aguas de te­jas; for­ja­do ce­rá­mi­co so­bre só­tano y so­le­ra so­bre te­rreno na­tu­ral en el res­to de la su­per­fi­cie.

Las fa­cha­das es­tán re­ves­ti­das con pie­dra na­tu­ral ta­co ca­li­za de 10 a 14 cm de es­pe­sor con co­lo­ca­ción ar­te­sa­nal ins­pi­ra­da en la es­té­ti­ca de la si­lle­ría “a pi­la se­ca”. Las car­pin­te­rías ex­te­rio­res son de alu­mi­nio anodi­za­do na­tu­ral con vi­drio do­ble y cá­ma­ra. La cu­bier­ta a dos aguas es de te­ja ce­rá­mi­ca cur­va en co­lor des­to­ni­fi­ca­do na­tu­ral. Da­da la im­por­tan­te de­man­da ener­gé­ti­ca re­que­ri­da por la cli­ma­ti­za­ción de in­vierno se han po­ten­cia­do el sis­te­ma de ais­la­mien­to pa­si­vo ba­sa­do en la iner­cia tér­mi­ca de los ma­te­ria­les. Mu­ros tri­ples, con do­ble ho­ja ce­rá­mi­ca, ho­ja ex­te­rior de pie­dra y tras­do­sa­do interior de ye­so la­mi­na­do con ais­la­mien­to tér­mi­co. Con­ti­nui­dad del asi­la­mien­to de mu­ros con el de cu­bier­ta y se­lec­ción del sis­te­ma de ce­rra­mien­tos que ga­ran­ti­za la má­xi­ma es­tan­quei­dad Cor 70 CC16 RPT. Con­for­man la en­vol­ven­te tér­mi­ca que se ade­cúa pa­ra ma­xi­mi­zar la au­to­no­mía de la vi­vien­da.

Pa­ra com­ple­men­tar la es­tra­te­gia an­te­rior y du­ran­te los pi­cos de má­xi­ma ne­ce­si­dad de ca­le­fac­ción, la ener­gía re­no­va­ble es a ba­se de Ae­ro-ter­mia, com­pues­ta fun­da­men­tal­men­te por una má­qui­na que se ba­sa en ex­traer ener­gía del ai­re ex­te­rior pa­ra ser en­tre­ga­da al ai­re interior me­dian­te una bom­ba de ca­lor de alta efi­cien­cia.

Con la con­jun­ción de am­bos sis­te­mas se ha po­di­do ob­te­ner la má­xi­ma ca­li­fi­ca­ción y el con­se­cuen­te aho­rro de con­su­mo ener­gé­ti­co.

CU­BIER­TA A DOS AGUASLas fa­cha­das es­tán re­ves­ti­das con pie­dra na­tu­ral ta­co ca­li­za de 10 a 14 cm de es­pe­sor con co­lo­ca­ción ar­te­sa­nal ins­pi­ra­da en la es­té­ti­ca de la si­lle­ría “a pi­la se­ca”. Las car­pin­te­rías ex­te­rio­res son de alu­mi­nio anodi­za­do na­tu­ral con vi­drio do­ble y cá­ma­ra. La cu­bier­ta a dos aguas es de te­ja ce­rá­mi­ca cur­va en co­lor des-to­ni­fi­ca­do na­tu­ral. Cons­truc­tor: Fa­rre­rons Cons­tru­cions. Ins­ta­la­dor: Grau Ins­tal·la­cions. Car­pin­te­ría: Alu­mi­nio Cor­ti­zo.

PA­RE­DES DE PIE­DRALos aca­ba­dos rememoran lo in­tem­po­ral, lo ele­men­tal: pie­dra, ma­de­ra, me­tal y vi­drio. La en­vol­ven­te ex­te­rior se com­po­ne de mu­ros do­bles con cá­ma­ra de ai­re; cu­bier­ta in­cli­na­da a dos aguas de te­jas; for­ja­do ce­rá­mi­co so­bre só­tano y so­le­ra so­bre te­rreno na­tu­ral en el res­to de la su­per­fi­cie.

APA­RIEN­CIA RÚSTICAEl pa­vi­men­to interior de la plan­ta ba­ja es de parqué na­tu­ral de ja­to­ba acei­ta­da, de apa­rien­cia rústica que ex­po­ne nu­dos y grie­tas es­co­gi­dos de­li­be­ra­da­men­te. El pa­vi­men­to del só­tano es de ce­men­to ali­sa­do; y el pa­vi­men­to ex­te­rior es de ce­rá­mi­ca es­mal­ta­da co­lor des-to­ni­fi­ca­do na­tu­ral. En el sa­lón: la con­jun­ción de fue­go, pie­dra y cer­chas de ma­de­ra na­tu­ral evo­can la ima­gen ar­que­tí­pi­ca del há­bi­tat de mon­ta­ña.

DI­SE­ÑO ATEM­PO­RALLas pa­re­des in­te­rio­res es­tán aca­ba­das con pla­cas de ye­so la­mi­na­do pin­ta­do. Los te­chos son de ye­so la­mi­na­do en zo­na de no­che y de cer­chas de ma­de­ra vis­tas en zo­na de día. La co­ci­na se ca­rac­te­ri­za por su cla­ra fun­cio­na­li­dad y su re­duc­ción a lo esen­cial. Se si­túa den­tro de un úni­co es­pa­cio que in­te­gra sa­lón, co­ci­na y co­me­dor. La is­la de coc­ción se pro­lon­ga en pa­ra­le­lo a mo­do de ba­rra que in­vi­ta a par­ti­ci­par a los in­vi­ta­dos del even­to cu­li­na­rio; en la pa­red pos­te­rior cuen­ta con seis mó­du­los co­lum­na de so­por­te

EX­PE­RIEN­CIA CONFORABLELos ma­te­ria­les son la­ca blan­co bri­llo en los mue­bles de co­ci­na, Dek­ton blan­co ze­nit pa­ra la en­ci­me­ra, pie­dra na­tu­ral Sant Vi­ce­nç abu­jar­da­da pa­ra la me­sa del co­me­dor y to­dos los ac­ce­so­rios y pe­que­ños ele­men­tos son de ace­ro pu­li­do. El mó­du­lo de elec­tro­do­més­ti­cos cuen­ta con fo­go­nes de gas, cam­pa­na ex­trac­to­ra con mo­tor ex­te­rior, horno eléc­tri­co con ca­lien­ta pla­tos, ne­ve­ra, con­ge­la­dor y vi­no­te­ca. To­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que el ri­tual de la co­ci­na sea una ex­pe­rien­cia con­for­ta­ble

HA­BI­TA­CIÓN CON VIS­TASLa zo­na de no­che go­za de un ai­re de ma­yor pro­tec­ción, se disminuyen el ta­ma­ño de las ven­ta­nas y la al­tu­ra de los fal­sos te­chos. Los dor­mi­to­rios re­to­man el ri­tual del fue­go con ho­ga­res a le­ña de com­bus­tión ce­rra­da jun­to a las bal­co­ne­ras. Apor­tan­do di­se­ño y con­fort en con­tras­te con el paisaje ex­te­rior. Los ba­ños, tam­bién con vis­tas a la mon­ta­ña en­mar­ca­das en ven­ta­na pe­que­ñas a mo­do de cua­dros, es­tán pin­ta­dos en ver­de pra­de­ra in­ten­so y por sec­to­res re­ves­ti­dos de ce­rá­mi­ca es­mal­ta­da blan­co bri­llo que re­cuer­da a la sen­ci­llez de los azu­le­jos vi­tri­fi­ca­dos. Los pa­vi­men­tos son del mis­mo parqué na­tu­ral, pre­via­men­te tra­ta­dos an­ti hu­me­dad, con lo cual se lo­gra una per­fec­ta con­ti­nui­dad e in­te­gra­ción de to­das las es­tan­cias de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.