VA­MOS DE PIC­NIC

Vivir en el campo - - EDITORIAL - Marcel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

Vi­vir en el cam­po es mu­cho más que dis­fru­tar de una ca­sa ale­ja­da de la ciu­dad. Es un pla­cer que com­bi­na la con­tem­pla­ción de la na­tu­ra­le­za y su dis­fru­te en pri­me­ra lí­nea. Por eso nos ocu­pa­mos con de­ta­lle de los jar­di­nes de nues­tras ca­sas, el te­rreno fron­te­ri­zo en­tre la vi­vien­da y el en­torno. Y, por esa ra­zón, cuan­do lle­ga el buen tiem­po, es el mo­men­to de sa­car­le el má­xi­mo par­ti­do al jar­dín uti­li­zan­do la zona del por­che o el es­pa­cio más agra­da­ble pa­ra com­par­tir un al­muer­zo, leer pau­sa­da­men­te o sim­ple­men­te de­jar­se lle­var por los pen­sa­mien­tos. Ha­cer un pic­nic es otra for­ma de vi­vir en el cam­po. Una prác­ti­ca que en la cul­tu­ra an­glo­sa­jo­na, de­seo­sa de sol y buen tiem­po, es­tá muy ex­ten­di­da. Una ces­ta con pla­tos y va­sos, un par de fiam­bre­ras y una bo­te­lla de vino fres­qui­ta, son más que su­fi­cien­te pa­ra ale­jar­se del aje­treo la­bo­ral y plan­tear­se qué ha­cer res­pec­to a la pró­xi­ma vi­vien­da. En es­te nú­me­ro ofre­ce­mos al­gu­nas ideas su­ges­ti­vas al res­pec­to re­fle­ja­das en las ca­sas y ho­te­les ru­ra­les que he­mos en­con­tra­do es­te mes. Tam­bién apor­ta­mos su­ge­ren­cias pa­ra de­co­rar los es­pa­cios y un atrac­ti­vo dossier so­bre ba­ños rús­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.