El hie­rro tie­ne una pre­sen­cia muy des­ta­ca­da en los in­te­rio­res

Vivir en el campo - - VIVIR EN LAS ISLAS -

Sa Creu No­va com­bi­na ele­men­tos tra­di­cio­na­les de la ar­qui­tec­tu­ra ma­llor­qui­na con ele­men­tos de es­ti­lo mo­derno, pro­pios de sus di­se­ña­do­res. El ar­te, el con­fort y la gas­tro­no­mía son ele­men­tos im­pres­cin­di­bles en es­ta ca­sa que apues­ta por la ex­qui­si­tez, la ex­ce­len­cia, la pa­sión por los de­ta­lles...

Es el pri­mer ho­tel ur­bano de es­ta ca­te­go­ría en Cam­pos y en sus más de 2700 m², se han in­cor­po­ra­do to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir­lo en un lu­gar don­de pri­ma el con­fort y un tra­to cá­li­do y per­so­na­li­za­do: ha­bi­ta­cio­nes equi­pa­das y de­co­ra­das pen­san­do en el má­xi­mo bie­nes­tar, una re­la­jan­te área de spa con ser­vi­cio de ma­sa­je, pis­ci­na ex­te­rior e interior, un gim­na­sio, unas mag­ní­fi­cas te­rra­zas, un bar-coc­te­le­ría, un sa­lón de lec­tu­ra y sa­la de es­tar y dos res­tau­ran­tes.

Los pro­pie­ta­rios y al­ma má­ter del ho­tel se enamo­ra­ron de es­ta an­ti­gua ca­sa se­ño­rial en Cam­pos en cuan­to la vie­ron. Unos gran­des aman­tes de Ma­llor­ca, bus­ca­ban una ca­sa pen­san­do en su re­ti­ro y en­con­tra­ron la pri­me­ra de las vi­vien­das con­ver­ti­das en ho­tel, Sa Creu No­va. La com­pra­ron a fi­na­les de 2014: más de 1.200 m², que fi­nal­men­te de­ci­die­ron con­ver­tir­los en un ho­tel con mu­cho en­can­to. Jun­to a la enor­me ca­sa ha­bía un ta­ller de bi­ci­cle­tas, y al po­co tiem­po tam­bién lo ad­qui­rie­ron con la idea de cons­truir allí un spa pa­ra el ho­tel. Y lue­go lo am­plia­ron con una ter­ce­ra ca­sa, per­fec­ta­men­te in­te­gra­da y, de es­ta for­ma, con­si­guie­ron com­ple­tar las 16 ha­bi­ta­cio­nes y la grand sui­te que con­for­man el ho­tel.

El di­se­ño, pro­yec­to y obra, ha si­do rea­li­za­do por GAC 3000, un es­tu­dio de in­terio­ris­mo con am­plia ex­pe­rien­cia en hos­te­le­ría y res­tau­ra­ción, re­tail y ofi­ci­nas y con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial pa­ra cap­tar la esen­cia de ca­da pro­yec­to.

La con­cep­ción del ho­tel siem­pre tu­vo la in­ten­ción de in­te­grar un programa que unie­ra lo tra­di­cio­nal con lo mo­derno: un es­pa­cio úni­co que vin­cu­la­ra el mo­do de vi­da de la is­la con una vi­sión con­tem­po­rá­nea y ex­clu­si­va de tu­ris­mo, com­pro­me­ti­da con el con­fort y el dis­fru­te del vi­si­tan­te.

Las obras du­ra­ron un año y me­dio: “No ha si­do fá­cil, pues­to que he­mos in­ten­ta­do man­te­ner al má­xi­mo el es­ti­lo de la ca­sa”, ase­gu­ran los pro­pie­ta­rios, que han si­do es­pe­cial­men­te es­cru­pu­lo­sos con la obra y con la se­lec­ción del mo­bi­lia­rio, cui­dan­do hasta el mí­ni­mo de­ta­lle y siem­pre apos­tan­do por un di­se­ño mo­derno con un ai­re clá­si­co. “El hie­rro tie­ne una pre­sen­cia muy des­ta­ca­da, mien­tras que los mue­bles son de di­se­ño, e in­clu­so al­gu­nos es­tán idea­dos por no­so­tros. Ade­más, el ho­tel dis­po­ne de una ex­ten­sa co­lec­ción de obras de ar­te, tan­to en los es­pa­cios co­mu­nes co­mo en las ha­bi­ta­cio­nes”.

Uno de los pi­la­res del pro­yec­to fue el de la re­cu­pe­ra­ción del pa­tri­mo­nio cons­trui­do, una de las es­tra­te­gias de ma­yor im­por­tan­cia en cuan­to a sos­te­ni­bi­li­dad se re­fie­re: re­cu­pe­rar an­tes de crear. El pro­yec­to, reha­bi­li­tó en su to­ta­li­dad tres an­ti­guas fin­cas tra­di­cio­na­les res­pe­tan­do sus ar­cos, bó­ve­das y mu­ros, pe­ro in­te­gran­do nue­vos pór­ti­cos y ven­ta­na­les. Adi­cio­nal­men­te, se in­cor­po­ra­ron a la edi­fi­ca­ción ele­men­tos de cons­truc­ción sos­te­ni­ble: el apro­ve­cha­mien­to de las aguas plu­via­les, a par­tir de la re­cu­pe­ra­ción de un an­ti­guo al­ji­be des­cu­bier­to en el pro­ce­so cons­truc­ti­vo, se rea­li­za a tra­vés de un re­co­lec­tor de aguas de llu­via y aguas sub­te­rrá­neas pa­ra el rie­go y man­te­ni­mien­to de las áreas ver­des del ho­tel. Pla­cas so­la­res de al­ta efi­cien­cia ins­ta­la­das so­bre la cu­bier­ta prin­ci­pal, pro­cu­ran ge­ne­rar im­pac­to ce­ro so­bre el per­fil ur­bano exis­ten­te y apor­tan­do más del 70% del ca­len­ta­mien­to de las aguas sa­ni­ta­rias de uso del edi­fi­cio. Se ins­ta­la­ron di­ver­sos com­po­nen­tes e in­ter­ven­cio­nes vin­cu­la­dos a la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca: ilu­mi­na­ción led de ba­jo con­su­mo, re­cu­pe­ra­do­res de ca­lor en sis­te­ma de ven­ti­la­ción pa­ra la dis­mi­nu­ción del con­su­mo de equi­pos de cli­ma­ti­za­ción, sis­te­ma au­to­má­ti­co de aho­rro ener­gé­ti­co en ha­bi­ta­cio­nes, así co­mo ven­ta­na­les y lu­cer­na­rios pa­ra in­cen­ti­var la ilu­mi­na­ción na­tu­ral. En pri­me­ra ins­tan­cia, se bus­có en­fa­ti­zar la re­la­ción tec­tó­ni­ca en­tre los ma­te­ria­les, bus­can­do real­zar las cua­li­da­des de la obra ori­gi­nal (pie­dra lo­cal) con nue­vos ma­te­ria­les en su es­ta­do na­tu­ral (ma­de­ra de ro­ble y ace­ro cor­ten). En se­gun­do lu­gar, el di­se­ño úni­co e in­di­vi­dua­li­za­do de ca­da una de las áreas co­mu­nes y ha­bi­ta­cio­nes, res­ca­tan­do los di­ver­sos pun­tos de vis­ta del edi­fi­cio ori­gi­nal y crean­do nue­vas pers­pec­ti­vas in­ter­nas, dán­do­le un ma­yor va­lor al in­mue­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.