El dor­mi­to­rio prin­ci­pal dis­po­ne de ac­ce­so di­rec­to al ex­te­rior

Vivir en el campo - - CASA REHABILITADA -

Es­ta vi­vien­da ha si­do reha­bi­li­ta­da con cri­te­rios de res­pe­to por la cons­truc­ción pre­exis­ten­te y las ca­rac­te­rís­ti­cas de la ar­qui­tec­tu­ra lo­cal. Pa­ra ello se ha tra­ba­ja­do de for­ma ar­te­sa­nal uti­li­zan­do ma­te­ria­les si­mi­la­res a los que en su día ser­vían pa­ra le­van­tar las ca­sas ru­ra­les de es­ta zona del país. Apro­ve­chan­do el co­rrec­to ni­vel del te­rreno que ro­dea la ca­sa se ha cons­trui­do en me­dio del jar­dín, muy cer­ca de la vi­vien­da, ape­nas se­pa­ra­do por una al­fom­bra de cés­ped, una be­lla pis­ci­na de for­ma geo­mé­tri­ca irre­gu­lar que re­fres­ca el jar­dín los me­ses de ca­lor y re­va­lo­ri­za la pro­pie­dad.

En el ex­te­rior de la ca­sa se han res­pe­ta­do las plan­tas ori­gi­na­les y cuan­do se ha que­ri­do en­ri­que­cer el jar­dín ha si­do a ba­se de plan­tas au­tóc­to­nas y ar­bus­tos de la zona que nos re­cuer­dan el ca­rác­ter del pai­sa­je cer­cano.

En la en­tra­da de la ca­sa se dis­po­ne un agra­da­ble rin­cón for­ma­do por una me­sa rec­tan­gu­lar de zinc y hie­rro. El por­che cuen­ta con un co­me­dor pre­pa­ra­do pa­ra va­rios co­men­sa­les y con una zona de relax for­ma­da por va­rios so­fás que se orien­tan al jar­dín cer­cano. Los co­lo­res té­rreos per­so­na­li­zan es­te es­pa­cio agra­da­ble en in­vierno y fres­co en ve­rano.

Pa­ra el sue­lo de es­te por­che se ha uti­li­za­do la mis­ma bal­do­sa de te­rra­co­ta que pa­ra el interior de la ca­sa, en la más pu­ra tra­di­ción de la zona. El mo­bi­lia­rio del por­che es de rea­li­za­ción ar­te­sa­nal y com­bi­na ad­mi­ra­ble­men­te con el en­torno. La ca­sa se abre con un am­plio za­guán que sir­ve de dis­tri­bui­dor pa­ra el res­to de pie­zas. A fon­do, el sa­lón y la co­ci­na con el co­me­dor cer­cano pro­te­gi­dos to­dos por un te­cho de bó­ve­da de fá­bri­ca de la­dri­llo de una gran be­lle­za for­mal. En el mis­mo re­ci­bi­dor se al­za la es­ca­le­ra de pie­dra con pa­sa­ma­nos de hie­rro que con­du­ce a la plan­ta al­ta don­de se en­cuen­tran los dor­mi­to­rios y ba­ños de la ca­sa.

Los mue­bles que equi­pan es­tos es­pa­cios pro­ce­den de an­ti­cua­rios de la zona y apor­tan un plus de au­ten­ti­ci­dad a las es­tan­cias. Los asien­tos se han ta­pi­za­do en un be­llo co­lor gris fren­te a los cua­les se al­za la gran chi­me­nea de ti­ro có­ni­co pin­ta­do de blan­co que pre­si­de la zona de relax.

El co­me­dor ubi­ca­do ba­jo un te­cho de vigas de ma­de­ra tra­ta­da, es­tá for­ma­do por una me­sa rea­li­za­da a me­di­da y si­llas de ma­de­ra de ti­po­lo­gía tra­di­cio­nal con asien­tos ta­pi­za­dos. La lám­pa­ra de sus­pen­sión tie­ne pantalla de cin­ta tex­til. La co­ci­na cer­ca­na ha si­do amue­bla­da con fron­ta­les de ro­ble os­cu­ro y en­ci­me­ra de bal­do­sas de ce­rá­mi­ca de pe­que­ño for­ma­to, igua­les a las que ali­ca­tan las pa­re­des. La co­ci­na abier­ta con as­pec­to de an­ta­ño cuen­ta con to­do el equi­pa­mien­to ne­ce­sa­rio en cuan­to a elec­tro­do­més­ti­cos e ins­ta­la­cio­nes. El sue­lo de to­ba ca­ta­la­na uni­fi­ca to­dos los es­pa­cios.

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal dis­po­ne de ac­ce­so di­rec­to al ex­te­rior y se amue­bla con una am­plia ca­ma cu­yo ca­be­ce­ro de obra ha­ce a su vez la fun­ción de me­si­tas de no­che con lu­mi­na­rias. El es­pe­jo ilu­mi­na­do por un ori­gi­nal apli­que le da am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad al es­pa­cio. Tam­bién los ba­ños se han re­cons­trui­do si­guien­do el es­pí­ri­tu me­die­val de es­te ti­po de ca­sas con ven­ta­nas pe­que­ñas y ce­rá­mi­ca a mo­do de arri­ma­de­ro.

Se ha re­cu­pe­ra­do el ca­rác­ter ori­gi­nal de la ma­sía adap­tán­do­la a los ni­ve­les de con­fort ac­tua­les y tra­ba­jan­do los dis­tin­tos es­pa­cios pa­ra re­cu­pe­rar las at­mós­fe­ras exis­ten­tes en un tiem­po le­jano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.