Una ca­sa en el ár­bol

Vivir en el campo - - SUMARIO - TEX­TOS: PA­BLO ES­TE­LA. FO­TO­GRA­FÍAS: AR­CHI­VO BAUMRAUM.

¿Quién no ha so­ña­do de ni­ño con en­ce­rrar­se en lo al­to de una ca­si­ta en en­tre las ra­mas de un ár­bol? Ya es po­si­ble. Una em­pre­sa ale­ma­na pla­ni­fi­ca y cons­tru­ye vi­vien­das pa­ra ni­ños y adul­tos de to­dos los for­ma­tos, cons­trui­das en los ár­bo­les, con cri­te­rios de res­pe­to al en­torno y mil po­si­bi­li­da­des pa­ra dis­fru­tar de una ca­si­ta de en­sue­ño.

La se­gu­ri­dad y la durabilidad de las cons­truc­cio­nes son de gran im­por­tan­cia, pe­ro al mis­mo tiem­po los ár­bo­les y el en­torno na­tu­ral son tra­ta­dos con el má­xi­mo cui­da­do. Las ca­sas en los ár­bo­les son un re­man­so de paz don­de re­la­jar­se de la vi­da co­ti­dia­na, un ma­ra­vi­llo­so re­fu­gio en las co­pas de los ár­bo­les. Des­de el pro­yec­to ini­cial hasta su fi­na­li­za­ción, Baumraum com­bi­na co­no­ci­mien­tos de ar­qui­tec­tu­ra con la com­pe­ten­cia de los ar­te­sa­nos in­no­va­do­res, ar­qui­tec­tos pai­sa­jis­tas y ex­per­tos de los ár­bo­les. Ca­sas de en­sue­ño que dan una sen­sa­ción de bie­nes­tar a ni­vel del sue­lo, en los ár­bo­les, y al la­do del agua.

La ma­yo­ría de las Treehou­ses son uni­da­des del ta­ma­ño de una pe­que­ña ca­ra­va­na. La ca­bi­na de la ca­sa, in­clu­yen­do el acon­di­cio­na­mien­to interior, es pre­fa­bri­ca­da en el ta­ller. La es­truc­tu­ra de la ca­bi­na pue­de es­tar ais­la­da, ca­blea­da y equi­pa­da con mue­bles de acuer­do con las di­men­sio­nes de la ca­sa del ár­bol. Las su­per­fi­cies in­te­rio­res es­tán op­cio­nal­men­te cons­trui­das de ma­de­ra ma­ci­za, tex­til o de ma­te­ria­les sin­té­ti­cos.

Exis­te una am­plia ga­ma de di­fe­ren­tes ac­ce­so­rios de interior co­mo asien­tos y áreas de des­can­so, un mon­tón de es­pa­cio de almacenamiento, una mi­ni-co­ci­na, ca­le­fac­ción, ilu­mi­na­ción, elec­tró­ni­ca de en­tre­te­ni­mien­to, mi­ni­bar y ven­ta­nas que dan a to­das las di­rec­cio­nes. La ins­ta­la­ción de apa­ra­tos sa­ni­ta­rios de­pen­de de la al­tu­ra de la ca­sa del ár­bol y la dis­po­ni­bi­li­dad de abas­te­ci­mien­to de agua y eli­mi­na­ción de aguas gri­ses sin da­ñar el ár­bol.

La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es el en­torno, ase­gu­ran­do su pro­tec­ción y pre­ser­va­ción. Las ca­sas en los ár­bo­les no es­tán an­cla­das con per­nos o cla­vos o cual­quier otra téc­ni­ca que pue­dan le­sio­nar­los, sino más bien con ma­te­ria­les co­mo tex­ti­les fuertes y ca­bles de ace­ro ajus­ta­bles que no da­ñan a los ár­bo­les en ab­so­lu­to. Es­te mé­to­do no da­ña la cor­te­za y pro­te­ge el tron­co y las ra­mas de la in­fes­ta­ción por hon­gos. Los cin­tu­ro­nes per­mi­ten la fle­xi­bi­li­dad del ár­bol sin res­tric­cio­nes y el cre­ci­mien­to.

La ma­yo­ría de las Treehou­ses son uni­da­des del ta­ma­ño de una pe­que­ña ca­ra­va­na

Se uti­li­za ma­de­ra de aler­ce pa­ra la su­per­fi­cie ex­te­rior de la ca­bi­na, pe­ro tam­bién es po­si­ble uti­li­zar otras ma­de­ras co­mo el ro­ble, pino Ore­gón u otros ma­te­ria­les co­mo me­tal li­ge­ro, tex­til o in­clu­so ma­te­rial sin­té­ti­cos. La ca­sa del ár­bol tam­bién pue­de ser ais­la­da uti­li­zan­do ma­te­ria­les ais­lan­tes na­tu­ra­les co­mo la ma­de­ra ta­ble­ros de fi­bra, o es­te­ras de fi­bra de co­co.

¿Qué pa­sa si no hay ár­bo­les ade­cua­dos en la pro­pie­dad? Ár­bo­les ade­cua­dos son, por ejem­plo, ro­bles, ti­los, fres­nos, ha­yas, cas­ta­ños, ár­bo­les fru­ta­les, vie­jos ce­dros, pi­nos y abe­tos. A ve­ces es me­jor pa­ra an­clar la ca­sa del ár­bol a dos o más ár­bo­les en vez de uno so­lo. Si el ár­bol no pue­de lle­var to­do el pe­so de la ca­sa, se pue­den usar so­por­tes adi­cio­na­les. De­pen­dien­do de la es­truc­tu­ra de los ár­bo­les, el pe­so de la te­rra­za y la ca­bi­na son to­tal o par­cial­men­te a car­go del ár­bol por me­dio de cin­tas tex­ti­les fuertes y ca­bles de ace­ro re­gu­la­bles. Si no hay un ár­bol ade­cua­do, es po­si­ble la cons­truc­ción de la ca­sa del ár­bol sim­ple­men­te so­bre pi­lo­tes en­tre los ár­bo­les.

Las ca­si­tas son con­si­de­ra­das co­mo edi­fi­cios, por lo que es­tán su­je­tos a la le­gis­la­ción de la edi­fi­ca­ción en ge­ne­ral. Las re­gu­la­cio­nes son di­fe­ren­tes en ca­da país e in­clu­so a ve­ces va­rían de una re­gión a otra. Por tan­to, es acon­se­ja­ble pre­gun­tar a las au­to­ri­da­des lo­ca­les o de un ar­qui­tec­to con el co­no­ci­mien­to de la le­gis­la­ción lo­cal per­ti­nen­te.

Los pre­cios de las ca­sas del ár­bol de­pen­de­rán de los re­qui­si­tos del clien­te, las con­di­cio­nes lo­ca­les y el ti­po y el ni­vel de la cons­truc­ción, pe­ro pue­des os­ci­lar en­tre los 10.000 y los 100.000 €.Más información en www.baumraum.de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.