Ma­sía ru­ral

In­te­gra­da en el en­torno

Vivir en el campo - - SUMARIO -

Una an­ti­gua ma­sía ru­ral se ha con­ver­ti­do en una edi­fi­ca­ción en for­ma de L, for­man­do una te­rra­za y un por­che ele­va­dos so­bre la in­cli­na­ción del te­rreno y con ex­ce­len­tes vis­tas so­bre la zo­na de la pis­ci­na, el jar­dín y los cam­pos que for­man el en­torno. Se ha crea­do una vi­vien­da de am­plios mu­ros y con ac­ce­sos a di­fe­ren­tes ni­ve­les.

De es­ta ca­sa im­pre­sio­na su am­plio jar­dín per­fec­ta­men­te adap­ta­do a la in­cli­na­ción del te­rreno, crean­do di­fe­ren­tes ni­ve­les. Son es­pa­cios abier­tos y ver­des que pro­por­cio­nan mu­cha luz a la vi­vien­da. La zo­na de la pis­ci­na es­tá si­tua­da en un ni­vel in­fe­rior res­pec­to a la ca­sa, pe­ro en las par­tes altas del jar­dín se disfruta de las vis­tas al pue­blo del Baix Em­por­dà al que per­te­ne­ce y a los cam­pos que la ro­dean.

Vi­vien­da y ex­te­rio­res son el re­sul­ta­do de un pro­yec­to lle­va­do a ca­bo por Au­quer Prats Ar­qui­tec­tes y la ar­qui­tec­ta Mer­cè Hor­ta­là i Vall­vé. El pro­yec­to con­sis­tió en tra­ba­jar so­bre es­pa­cios con­cre­tos que ne­ce­si­ta­ban ser re­suel­tos, co­rre­gir ma­las dis­tri­bu­cio­nes pa­ra un uso re­si­den­cial, sin des­vir­tuar el con­jun­to ni rom­per el es­pí­ri­tu del edi­fi­cio, y con­ver­tir pe­que­ños es­pa­cios en es­tan­cias am­plias.

An­tes de la re­for­ma, la ca­sa pre­sen­ta­ba una es­truc­tu­ra muy con­di­cio­na­da al an­ti­guo uso ru­ral. La pri­me­ra plan­ta con­te­nía to­das las ha­bi­ta­cio­nes y con una pro­por­ción de ba­ños muy es­ca­sa. La plan­ta in­fe­rior era de te­chos ba­jos, bó­ve­das en mu­chas es­tan­cias, es­pa­cios pe­que­ños y mal dis­tri­bui­dos. Las zo­nas que más re­for­mas ne­ce­si­ta­ban eran la en­tra­da prin­ci­pal, la co­ci­na y dos sa­las. A la en­tra­da se le qui­so dar la im­por­tan­cia que se me­re­cía, tan­to in­te­rior co­mo ex­te­rior, sal­van­do di­fe­ren­tes des­ni­ve­les.

El re­sul­ta­do es es­pec­ta­cu­lar, de­jan­do a la vis­ta una per­fec­ta com­bi­na­ción de ma­te­ria­les en­tre sue­los, te­chos y pa­re­des, co­mo el mi­cro­ce­men­to, la pie­dra y la ma­de­ra. La sa­la prin­ci­pal se am­plió y se rehi­cie­ron las mar­cas de ca­ñi­zo tí­pi­cas de la zo­na en la bó­ve­da del te­cho. Tam­bién se me­jo­ró la luz al sus­ti­tuir una pe­que­ña ven­ta­na por un gran ven­ta­nal con vis­tas di­rec­tas a la pis­ci­na. Es­ta ober­tu­ra se hi­zo con per­fi­le­ría de hie­rro pa­ra con­se­guir una vi­si­bi­li­dad má­xi­ma. En las otras ven­ta­nas se ha op­ta­do por la ma­de­ra pin­ta­da con las pro­por­cio­nes y com­po­si­cio­nes pro­pias de la tra­di­ción am­pur­da­ne­sa.

En el ca­so del co­me­dor, la re­cons­truc­ción fue mu­cho más cos­to­sa, ya que el es­pa­cio ya ha­bía si­do re­for­ma­do en su día y pre­sen­ta­ba un for­ja­do de hor­mi­gón na­da acor­de con el res­to de la ca­sa. Por ello se op­tó por la cons­truc­ción de una bó­ve­da de ca­ñón con lu­ne­tas en las ven­ta­nas de­bi­do a su al­tu­ra. Así se po­ten­cia­ba la lon­gi­tud de la sa­la pro­pia de un co­me­dor. Ade­más, se cons­tru­yó una chi­me­nea con la­dri­llo ma­ci­zo y ye­so pa­ra unir el sa­lón con la co­ci­na. En las pa­re­des se pin­tó un arri­ma­de­ro has­ta me­dia al­tu­ra de co­lor tos­ta­do y la par­te su­pe­rior y la bó­ve­da se pin­ta­ron de co­lor cla­ro pa­ra dar al co­me­dor más sen­sa­ción de al­tu­ra. El sue­lo de es­ta zo­na y de la co­ci­na es de ba­rro co­ci­do tí­pi­co de la zo­na.

La am­plia co­ci­na se dis­tri­bu­yó en dos es­pa­cios bá­si­cos y bien di­fe­ren­cia­dos: la zo­na de co­me­dor, que re­ci­be toda la luz ta­mi­za­da del por­che, y la zo­na de fue­gos don­de se re­cu­pe­ró un an­ti­guo fre­ga­de­ro de már­mol y se dis­pu­sie­ron mue­bles de ma­de­ra blan­ca.

En la plan­ta su­pe­rior se en­cuen­tra la zo­na de des­can­so don­de se rea­li­za­ron los ba­ños ne­ce­sa­rios pa­ra ca­da uno de los dor­mi­to­rios, com­ple­tan­do así las ne­ce­si­da­des exis­ten­tes, sin res­tar es­pa­cio y am­pli­tud. Ca­da es­tan­cia ha si­do de­co­ra­da com­bi­nan­do ma­te­ria­les y apro­ve­chan­do el es­pa­cio y los des­ni­ve­les exis­ten­tes.

An­tes de la re­for­ma, la vi­vien­da pre­sen­ta­ba una ES­TRUC­TU­RA con­di­cio­na­da al uso ru­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.