Re­ci­clar una ca­sa

Sin­fo­nía en azules

Vivir en el campo - - SUMARIO - ESTILISMO Y TEX­TOS: MA­TÍAS ESTEBAN. FO­TO­GRA­FÍAS: EM­MA LIVINGSTON.

Pau­la Cahen D An­vers es una de las di­se­ña­do­ras de mo­da más fa­mo­sas de Ar­gen­ti­na, crea­do­ra de la fir­ma que lle­va su nom­bre y hoy fun­da­do­ra de Eti­que­ta Ne­gra mu­jer. La di­se­ña­do­ra tie­ne un gus­to ex­qui­si­to y sim­ple a la ho­ra de de­co­rar, na­ció y cre­ció ro­dea­da de ob­je­tos be­llos, su fa­mi­lia los Cahen D’an­vers fue­ron una fa­mi­lia ban­que­ra fran­ce­sa de ex­ce­len­cia ha­bien­do re­ci­cla­do gran­des re­si­den­cias co­mo el Cha­teau Des Champs Sur Mar­ne.

Ha­ce vein­te años la di­se­ña­do­ra bus­ca­ba una ca­sa pa­ra com­prar en las afue­ras de Pun­ta del Es­te, Uru­guay. Su bús­que­da tu­vo una re­com­pen­sa: pa­san­do el pue­blo de Jo­sé Ig­na­cio a trein­ta km y cru­zan­do la enor­me La­gu­na Gar­zón en­con­tró una fin­ca aban­do­na­da de diez hec­tá­reas de co­li­nas y cam­pos on­du­la­dos que ter­mi­na­ban so­bre el océano Atlán­ti­co. La ubi­ca­ción no po­día ser me­jor, paz, tran­qui­li­dad, in­ti­mi­dad y un bos­que de pi­nos y eu­ca­lip­tos. De­ci­dió com­prar­la y pu­so ma­nos a la obra en su re­ci­cla­je. Es­ta cha­cra, co­mo se de­no­mi­na en Amé­ri­ca del Sur a las pe­que­ñas fin­cas ru­ra­les, es­tá com­pues­ta de tres ca­sas, la ca­sa prin­ci­pal que cuen­ta con dos ga­le­rías, una abier­ta al cam­po y la otra al océano Atlán­ti­co, un li­ving, una co­ci­na y dos dor­mi­to­rios con dos ba­ños. La ca­sa de hués­pe­des con una gran co­ci­na de cam­po, un ba­ño y un dor­mi­to­rio, y un ga­ra­je muy gran­de don­de guar­dan los au­to­mó­vi­les, el bo­te del agua, mon­tu­ras y bi­ci­cle­tas.

Pa­ra la de­co­ra­ción Pau­la se ins­pi­ró en el co­lor azul Klein del fa­mo­so pin­tor fran­cés Yves Klein, “que­ría im­pri­mir­le mu­cha per­so­na­li­dad y es­ti­lo” re­cuer­da Pau­la quien afir­ma que to­dos los ob­je­tos que se com­bi­nan con es­te co­lor por de­trás des­ta­can de una ma­ne­ra úni­ca, ade­más se lle­va muy bien con el ver­de in­ten­so del par­que y el cam­po. Mu­chos ob­je­tos fue­ron ad­qui­ri­dos en an­ti­cua­rios de San Car­los, La Ba­rra y Pun­ta del Es­te mien­tras que otros, fue­ron di­rec­ta­men­te traí­dos de Eu­ro­pa de mer­ca­dos de an­ti­güe­da­des en Pa­rís, Lon­dres y Nue­va York. Las te­las en sá­ba­nas, al­moha­do­nes, man­te­les y cor­ti­nas son de las co­lec­cio­nes de ro­pa de Pau­la Cahen D’an­vers ale­gres flo­rea­dos que com­bi­nan de ma­ne­ra poé­ti­ca con los ob­je­tos y mue­bles de la ca­sa. El li­ving de pe­que­ñas pro­por­cio­nes tie­ne una chi­me­nea ro­dea­da de vie­jas ma­yó­li­cas en co­lo­res azul y blan­co, cua­dros an­ti­guos de los an­te­pa­sa­dos de Pau­la, y otros ad­qui­ri­dos en mer­ca­dos de Eu­ro­pa. Com­ple­tan la de­co­ra­ción dos si­llo­nes con al­moha­do­nes flo­rea­dos y es­co­ce­ses que acen­túan el ai­re a cam­pi­ña. La co­ci­na es co­mo las de an­tes, con cu­bier­ta de már­mol, cor­ti­nas en el ba­jo y va­ji­lla an­ti­gua, los dor­mi­to­rios muy sen­ci­llos igual con ca­mas en ma­de­ra de eu­ca­lip­to y ro­pe­ros an­ti­guos com­pra­dos en an­ti­cua­rios uru­gua­yos, los ba­ños tie­nen un es­ti­lo muy ru­ral y lu­mi­no­so con gran­des ven­ta­nas que mi­ran al ex­te­rior.

El jar­dín es lo­gro de la di­se­ña­do­ra, ella mis­ma se ocu­pó de po­blar los al­re­de­do­res con hor­ten­sias, pi­nos, eu­ca­lip­tos, mag­no­lias, aga­pan­tos, li­rios, lau­re­les y una gran pa­rra que tre­pa a la zo­na de la ga­le­ría don­de se dis­fru­tan los al­muer­zos y ce­nas más her­mo­sas con el so­ni­do del mar de fon­do. La ca­sa de hués­pe­des es­tá si­tua­da a al­gu­nos me­tros y es­con­di­da de­trás de la gran huer­ta de ver­du­ras y flo­res; cuen­ta con una co­ci­na de gran­des pro­por­cio­nes, un ba­ño y un dor­mi­to­rio de­co­ra­do con el mis­mo es­pí­ri­tu de la ca­sa prin­ci­pal. És­ta tie­ne lo sue­los de­co­ra­dos en da­me­ro blan­co y ne­gro, mien­tras que la ca­sa prin­ci­pal re­pi­te el mo­ti­vo en ocre y blan­co. “Tra­té de res­pe­tar la esen­cia de las ca­sas ru­ra­les de Uru­guay, no qui­se en­trar en con­tra­dic­ción con el pai­sa­je y la zo­na”, con­clu­ye Pau­la. La vida en la fin­ca trans­cu­rre bá­si­ca­men­te al ai­re li­bre, afue­ra y aden­tro to­do es­tá pen­sa­do en fun­ción de una úni­ca con­sig­na co­mo­di­dad sin os­ten­ta­ción y pu­ro re­lax.

Es­ta fin­ca con­fir­ma la gran li­ber­tad y buen gus­to que tie­ne es­ta di­se­ña­do­ra pa­ra de­co­rar sus ca­sas sin pre­ten­sio­nes lo que le im­pri­me a es­ta re­si­den­cia de ve­rano ese “no sé qué” de los lu­ga­res au­tén­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.