Ho­te­les con en­can­to

Vi­lla Magalean

Vivir en el campo - - SUMARIO - TEX­TOS: LI­DIA JU­DI­CI. FO­TO­GRA­FÍAS: RUSTICAE.

Vi­lla Magalean es Hondarribia. Au­tén­ti­ca, his­tó­ri­ca, don­de el aro­ma sa­la­do del mar se en­cuen­tra de gol­pe con la mon­ta­ña, don­de las raí­ces son pro­fun­das, don­de la cul­tu­ra es fuer­te. Vi­lla Magalean es el cam­po ba­se ideal pa­ra dis­fru­tar de to­das las sen­sa­cio­nes y co­no­cer una re­gión sor­pren­den­te.

El Ho­tel & Spa Vi­lla Magalean se en­cuen­tra en una gran vi­lla de es­ti­lo neo-vas­co reha­bi­li­ta­da por aman­tes de la ar­qui­tec­tu­ra y de la de­co­ra­ción, don­de to­do ha si­do es­co­gi­do con su­mo cui­da­do pa­ra mos­trar el me­jor sa­ber ha­cer fran­cés, español y eu­ro­peo. Un bou­ti­que-ho­tel in­ti­mis­ta que ofre­ce un ser­vi­cio ex­tre­ma­da­men­te per­so­na­li­za­do, un lu­gar lle­va­do por un equi­po de pro­fe­sio­na­les, ca­paz de pro­po­ner lo me­jor de los dos mun­dos: sen­tir­se co­mo en ca­sa con­tan­do con los ser­vi­cios de un gran ho­tel.

UNA EX­PE­RIEN­CIA SENSORIAL

Vi­lla Magalean es tam­bién un pa­rén­te­sis, una bur­bu­ja fue­ra del tra­jín co­ti­diano. Pue­des lle­gar, de­jar las ma­le­tas y sa­lir a des­cu­brir la re­gión. O pue­des no sa­lir y dis­fru­tar del ho­tel si así lo deseas. Pue­des ba­jar al res­tau­ran­te cuan­do te ape­tez­ca pa­ra de­gus­tar ta­blas de ex­qui­si­te­ces lo­ca­les o ce­rrar los ojos pa­ra per­der­te an­te un aro­má­ti­co té con pas­te­li­tos; pue­des dis­fru­tar de una ce­na gour­met o ha­cer ma­ri­da­jes pla­tos/vi­nos. Tam­bién pue­des ir al spa Hen­riet­te y de­jar­te lle­var por an­ti­guos ri­tua­les y ma­sa­jes ins­pi­ra­dos en tra­di­cio­nes mi­le­na­rias; o be­ne­fi­ciar­te de cui­da­dos mo­der­nos realizados con apa­ra­tos de tec­no­lo­gía pun­ta y ma­nos ex­per­tas. Pa­ra ter­mi­nar, en el sa­lón Al­ber­ti­ne, po­drás bu­cear en las pá­gi­nas de los li­bros don­de te es­pe­ra­rán en­cuen­tros inol­vi­da­bles que tras­cien­den el tiem­po y el es­pa­cio.

VI­LLA MAGALEAN

Magalean vie­ne de “ma­gal” que en eus­ke­ra sig­ni­fi­ca re­ga­zo, fal­da, am­pa­ro. Por tan­to, Magalean ha­ce re­fe­ren­cia pri­me­ro a la si­tua­ción geo­grá­fi­ca de Hondarribia, en las fal­das del mon­te Jaiz­ki­bel al res­guar­do de vien­tos y tem­pes­ta­des que vie­nen del mar. Pe­ro tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia al sen­ti­do de es­tar en el re­ga­zo de una ma­dre, a ese lu­gar don­de nos sen­ti­mos pro­te­gi­dos, mi­ma­dos, don­de acu­di­mos pa­ra re­la­jar­nos y sen­tir­nos bien. Ese es el es­pí­ri­tu de la vi­lla. Vi­lla Magalean cuen­ta la his­to­ria de mu­je­res fran­ce­sas que cru­za-

ron sus ca­mi­nos en Hondarribia a me­dia­dos del si­glo XX. Cuen­ta la his­to­ria de Al­ber­ti­ne, cu­yo nom­bre por­ta­ba la ca­sa ori­gi­nal, Vi­lla Al­ber­ti­na, hoy Vi­lla Magalean. Tam­bién ha­bla de Hen­riet­te, que se ca­só con un jo­ven re­fu­gia­do hon­da­rri­bi­ta­rra lla­ma­do Fer­nan­do Ar­to­la du­ran­te la gue­rra y que ade­más fue la pri­me­ra es­te­ti­cis­ta de Hondarribia. Y tam­bién es la his­to­ria de Mo­net­te, ami­ga de Hen­riet­te y abue­la de la due­ña ac­tual del lu­gar, que des­cu­brió Hondarribia a prin­ci­pios de los años 50 y su­po trans­mi­tir a su des­cen­den­cia su amor por el pue­blo y sus ha­bi­tan­tes.

EL HO­TEL

Si­tua­do jun­to al cas­co vie­jo de Hondarribia, Vi­lla Magalean ha si­do to­tal­men­te res­tau­ra­da, re­cons­trui­da, ele­va­da y am­plia­da con un ala nue­va, res­pe­tan­do de ma­ne­ra ri­gu­ro­sa los có­di­gos ar­qui­tec­tu­ra­les de los años cin­cuen­ta y an­te­rio­res. El pro­yec­to ha si­do di­ri­gi­do por el es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior de Iña­ki Biu­rrun, con se­de en Do­nos­tia y Ma­drid, que ha con­se­gui­do do­tar de al­ma a ca­da es­pa­cio crea­do. El ho­tel cuen­ta con ocho ha­bi­ta­cio­nes y sui­tes de lu­jo con te­rra­za o bal­cón, que ade­más se pue­den unir de dos en dos pa­ra con­ver­tir­las, ba­jo de­man­da, en pe­que­ños apar­ta­men­tos de dos a tres ha­bi­ta­cio­nes. La de­co­ra­ción de ca­da ha­bi­ta­ción es úni­ca, cui­da­da y ele­gan­te, con col­cho­nes de al­ta ga­ma, lu­jo­so cuar­to de ba­ño, equi­pa­mien­to de tec­no­lo­gía pun­ta y to­dos los ser­vi­cios de los gran­des ho­te­les.

EL RES­TAU­RAN­TE

El es­pí­ri­tu de Mahas­ti su res­tau­ran­te, lo con­for­man Juan Car­los Fe­rran­do y su equi­po que jun­tos trabajan pa­ra ofre­cer una co­ci­na sa­bro­sa y ele­gan­te que en­sal­za el pro­duc­to de la tie­rra. La car­ta re­fle­ja ese sa­bor lo­cal con to­ques mo­der­nos ofre­cien­do una gas­tro­no­mía au­tén­ti­ca que no des­na­tu­ra­li­za en pro­duc­to sino que lo rein­ven­ta, fu­sio­nán­do­lo con sa­bo­res de dis­tin­tos lu­ga­res.

En el spa Hen­riet­te pue­des de­jar­te lle­var por an­ti­guos ri­tua­les y ma­sa­jes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.