RE­CU­PE­RAR Y RE­CI­CLAR

Vivir en el campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

Nos gus­ta vi­vir en ple­na na­tu­ra­le­za y, en con­se­cuen­cia, pre­ser­var­la tal co­mo la he­mos en­con­tra­do e, in­clu­so si es po­si­ble, me­jo­rar­la pa­ra ga­ran­ti­zar su su­per­vi­ven­cia. Nues­tra ca­sa en el cam­po es la má­xi­ma ex­pre­sión de es­ta sen­si­bi­li­dad ha­cia el en­torno. Cui­da­mos de for­ma es­pe­cial to­do lo que con­cier­ne al abas­te­ci­mien­to de ener­gía de la ca­sa, uti­li­za­mos mo­der­nas tec­no­lo­gías que nos per­mi­ten ex­traer ener­gía de la luz so­lar o del sub­sue­lo, y dis­fru­ta­mos de jar­di­nes que no pre­ten­den do­mes­ti­car la na­tu­ra­le­za sino adap­tar­se a ella de for­ma res­pe­tuo­sa. Los mis­mos ra­zo­na­mien­tos se pue­den adu­cir cuan­do se tra­ta de equi­par el ho­gar con ele­men­tos que, ade­más de ar­mo­ni­zar con el es­pí­ri­tu cen­te­na­rio de la cons­truc­ción pue­den apor­tar un po­co más de sos­te­ni­bi­li­dad al en­torno. Se tra­ta de re­ci­clar mue­bles, ele­men­tos de jar­di­ne­ría, ca­cha­rros, ob­je­tos, lám­pa­ras, te­ji­dos y to­do aque­llo que pue­de al­can­zar una se­gun­da vida. En los re­por­ta­jes que pre­sen­ta­mos en es­te nú­me­ro se apor­tan muy bue­nas ideas pa­ra un re­ci­cla­je ac­ti­vo de ob­je­tos do­més­ti­cos que, ade­más de aho­rrar nue­vas in­ver­sio­nes, pro­por­cio­na el go­ce in­des­crip­ti­ble de ha­ber re­cu­pe­ra­do al­go con nues­tras pro­pias ma­nos que nos va a acom­pa­ñar con su cá­li­do alien­to du­ran­te mu­chos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.