AR­TE EN LAS PA­RE­DES

Vivir en el campo - - FINCA EN MÁLAGA -

El sa­lón con pa­re­des y te­chos re­ves­ti­dos de ye­so, pro­yec­ta­do a má­qui­na con aca­ba­do en pin­tu­ra plás­ti­ca, se en­cuen­tra pa­vi­men­ta­do con már­mol na­cio­nal en­ve­je­ci­do. Es­te es­pa­cio se amue­bla con un apa­ra­dor, un con­jun­to de so­fás de as­pec­to clá­si­co y ta­pi­ce­ría co­lor gris muy cla­ro, me­sa y lám­pa­ras de Be­ca­ra, lu­mi­na­rias de te­cho del Ras­tro de Ma­drid y bu­ta­cas al­re­de­dor de la chi­me­nea de La Al­mo­ne­da. El con­jun­to re­crea el es­ti­lo tra­di­cio­nal de la fin­ca an­da­lu­za. De sus pa­re­des cuel­gan obras grá­fi­cas de Ma­no­lo Val­dés, Jaume Plen­sa, Her­nán­dez Pi­juan, Esteban Vi­cen­te y Gor­di­llo. En el res­to de la ca­sa, cuel­gan gra­ba­dos de otros ar­tis­tas y car­te­les ori­gi­na­les chi­nos.

Mue­bles y com­ple­men­tos pro­ce­den de an­ti­cua­rios y al­mo­ne­das de la zo­na

ES­TI­LO CASTELLANO

El co­me­dor prin­ci­pal de la vi­vien­da es­tá pre­si­di­do por una me­sa ad­qui­ri­da en un an­ti­cua­rio de Arria­te jun­to a unas si­llas de es­ti­lo castellano y, so­bre es­te con­jun­to, una be­lla lám­pa­ra de hie­rro for­ja­do. Al fon­do, una gran vi­tri­na de Be­ca­ra con pla­te­ría an­ti­gua de La Bis­bal del Em­por­dà y pa­re­des con gra­ba­dos de Jaume Plen­sa. A la de­re­cha se apre­cia una con­so­la po­li­cro­ma­da de es­ti­lo se­vi­llano com­pra­da en un an­ti­cua­rio.

LA CO­CI­NA DE AN­TA­ÑO

La co­ci­na es­tá ins­pi­ra­da en las tra­di­cio­na­les co­ci­nas ru­ra­les del sur del país. Rea­li­za­da con mo­bi­lia­rio de ma­de­ra ma­ci­za de co­lor os­cu­ro, los mue­bles cu­bren una de las pa­re­des y en la con­ti­gua se ha en­cas­tra­do una be­lla alacena con cris­ta­les pro­te­gi­dos con ma­lla me­tá­li­ca al es­ti­lo de las ori­gi­na­les. El zó­ca­lo y la en­ci­me­ra son de gra­ni­to co­lor are­na con ve­tas ro­ji­zas a jue­go con las bal­do­sas del pa­vi­men­to. Los

elec­tro­do­més­ti­cos son de Bosch.

DIS­TIN­TAS PROCEDENCIAS

Las pa­re­des del dor­mi­to­rio prin­ci­pal se de­co­ran con puer­tas an­ti­guas res­ca­ta­das de di­ver­sas tien­das es­pe­cia­li­za­das co­lo­ca­das a mo­do de ta­piz. La ca­ma y el ar­cón a sus pies son de es­ti­lo tra­di­cio­nal an­da­luz, mien­tras que las me­si­tas de no­che son de ori­gen orien­tal, po­li­cro­ma­das y restauradas. En lo que res­pec­ta a la de­co­ra­ción, se han mez­cla­do di­fe­ren­tes es­ti­los, pe­ro siem­pre con­si­de­ran­do que se tra­ta­ba de una ca­sa en el cam­po.

Los dor­mi­to­rios cuen­tan con sa­li­da di­rec­ta al jar­dín y a la pis­ci­na

CO­NE­XIÓN DI­REC­TA

Los dor­mi­to­rios pa­vi­men­ta­dos con bal­do­sas de ba­rro co­ci­do y con sa­li­da di­rec­ta al jar­dín y a la pis­ci­na, cuen­tan con ca­be­ce­ros realizados en ma­de­ra com­pra­dos en La Bis­bal del Em­por­dà y di­fe­ren­tes an­ti­güe­da­des chi­nas, así co­mo bu­ta­cas y lám­pa­ras de Be­ca­ra. Las ven­ta­nas y puer­tas son en ma­de­ra de pino de Flandes, que ase­gu­ra y ga­ran­ti­za la es­ta­bi­li­dad di­men­sio­nal de la ma­de­ra con cie­rres her­mé­ti­cos e im­permea­bles, así co­mo ais­la­mien­tos tér­mi­cos y acús­ti­cos. Los ba­ños de la vi­vien­da es­tán apla­ca­dos has­ta me­dia al­tu­ra con már­mol de to­nos cla­ros y un re­ma­te de­co­ra­ti­vo en to­nos os­cu­ros, así co­mo pa­vi­men­ta­dos con már­mol na­cio­nal en­ve­je­ci­do de la mis­ma to­na­li­dad que la pared. Ca­da uno man­tie­ne su per­so­na­li­dad den­tro del es­ti­lo tra­di­cio­nal de la ca­sa que se res­pe­ta has­ta en los mí­ni­mos de­ta­lles.

Los ba­ños es­tán apla­ca­dos con MÁR­MOL y un re­ma­te de­co­ra­ti­vo

El pro­yec­to de re­for­ma de es­ta im­po­nen­te fin­ca con­sis­tió en ade­cuar­la al gus­to de los propietarios, que se enamo­ra­ron de ella cuan­do la des­cu­brie­ron en un via­je a un ho­tel si­tua­do en la zo­na. Se pu­so es­pe­cial én­fa­sis en las gran­des zo­nas ajar­di­na­das al­re­de­dor de la pis­ci­na, ro­dea­da de oli­vos cen­te­na­rios que re­fuer­zan el ca­rác­ter an­da­luz de la fin­ca y que, gra­cias a un se­to pe­ri­me­tral de ci­pre­ses, le pro­cu­ra una gran in­ti­mi­dad con fa­bu­lo­sas vis­tas por su si­tua­ción en una pe­que­ña ci­ma.

Des­pués de atra­ve­sar una be­lla puer­ta de ac­ce­so a la fin­ca el vi­si­tan­te se en­cuen­tra con el ar­co que brin­da la en­tra­da al pa­tio cen­tral, se­gún las tra­di­cio­nes del es­ti­lo mu­dé­jar. En el cen­tro del pa­tio, em­pe­dra­do de can­tos ro­da­dos com­bi­na­dos con te­jas de ce­rá­mi­ca y cur­vas con al­féi­za­res de pie­dra ca­li­za y bal­do­sas de ba­rro, se ha cons­trui­do un po­zo ar­te­sano que acen­túa pro­fun­da­men­te el as­pec­to an­da­luz de la cons­truc­ción. Las pa­re­des se pin­tan de un ca­rac­te­rís­ti­co co­lor la­dri­llo que evo­ca, de nue­vo, la be­lla ar­qui­tec­tu­ra pre­re­na­cen­tis­ta de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca.

Se tra­ta de una vi­vien­da for­ma­da por dos ca­sas ado­sa­das y co­mu­ni­ca­das, que cuen­tan con pis­ci­na, pis­ta de pá­del y ca­ba­lle­ri­zas den­tro de una par­ce­la de 27.000 m2 va­lla­da y aco­ta­da por un se­to de ci­pre­ses que le pro­por­cio­nan la má­xi­ma pri­va­ci­dad. Las dos edi­fi­ca­cio­nes se ador­nan con ven­ta­nas y puer­tas de ma­de­ra de pino de Flandes, que ase­gu­ran y ga­ran­ti­zan la es­ta­bi­li­dad di­men­sio­nal de la ma­de­ra con cie­rres her­mé­ti­cos e im­permea­bles así co­mo ais­la­mien­tos tér­mi­cos y acús­ti­cos. Ade­más, la ca­le­fac­ción de la vi­vien­da, fun­cio­na con ra­dia­do­res de alu­mi­nio de agua ca­len­ta­da por ga­soil, es­tan­do re­gu­la­da por ter­mos­ta­tos en to­das las ha­bi­ta­cio­nes. Una de las ca­sas, de dos plan­tas, fun­cio­na co­mo vi­vien­da pa­ra los in­vi­ta­dos y se com­po­ne de una sui­te con ba­ño, un dor­mi­to­rio y un sa­lón-co­me­dor con co­ci­na americana.

La edi­fi­ca­ción se rea­li­za con es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do, fa­cha­da de la­dri­llo ma­ci­zo per­fo­ra­do, cá­ma­ra de ais­la­mien­to tér­mi­co de es­pu­ma de po­liu­re­tano y cu­bier­ta de te­ja ce­rá­mi­ca cur­va en­ve­je­ci­da, so­bre lo­sas in­cli­na­das de hor­mi­gón ar­ma­do o so­bre fal­dón de ta­bi­ques pa­lo­me­ros se­gún zo­nas. El re­ves­ti­mien­to ex­te­rior de la fa­cha­da es en­fos­ca­do con mor­te­ro de ce­men­to y aca­ba­do en pin­tu­ra pé­trea. Los al­féi­za­res de las ven­ta­nas se rea­li­zan con pie­dra ca­li­za y con bal­do­sas de ba­rro. Las ven­ta­nas y puer­tas se ador­nan con ma­de­ra de pino de Flandes, que ga­ran­ti­zan la es­ta­bi­li­dad di­men­sio­nal de la ma­de­ra con cie­rres her­mé­ti­cos e im­permea­bles, así co­mo ais­la­mien­tos tér­mi­cos y acús­ti­cos.

La vi­vien­da prin­ci­pal cuen­ta con co­ci­na, ha­bi­ta­ción de plan­cha y la­va­de­ro, cua­tro dor­mi­to­rios, dos ba­ños y una sui­te con ba­ño y ves­ti­dor in­cor­po­ra­do. En ella, un hall de en­tra­da se­pa­ra la zo­na de des­can­so del res­to de las es­tan­cias, to­das ellas con sa­li­da di­rec­ta al ma­ra­vi­llo­so jar­dín y a la pis­ci­na con dos por­ches, uno ade­cua­do co­mo zo­na de des­can­so y el otro co­mo co­me­dor de ex­te­rior. Es­ta ca­sa cuen­ta, ade­más, con un pa­tio in­te­rior an­da­luz, un ga­ra­je pa­ra dos co­ches y una sa­la de má­qui­nas don­de se en­cuen­tran las cal­de­ras, un acu­mu­la­dor de 500 li­tros de agua y el sis­te­ma cen­tra­li­za­do de ai­re acon­di­cio­na­do con bom­ba de ca­lor, lo que per­mi­te cli­ma­ti­zar la vi­vien­da en cual­quier ti­po de con­di­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra. To­das es­tas cons­truc­cio­nes se dis­po­nen al­re­de­dor de un gran pa­tio cen­tral an­da­luz con un po­zo en el cen­tro y ac­ce­so in­de­pen­dien­te a las dos vi­vien­das. La cons­truc­ción era de obra nue­va lo que fa­ci­li­ta­ba su acon­di­cio­na­mien­to pa­ra su pron­to dis­fru­te. La ilu­mi­na­ción ex­te­rior, pen­sa­da pa­ra go­zar de un am­bien­te so­se­ga­do en las no­ches de pri­ma­ve­ra y ve­rano, crea un cli­ma que in­vi­ta al pa­seo por los jar­di­nes. En lo que res­pec­ta a la de­co­ra­ción, se com­bi­nan los mue­bles y ele­men­tos ad­qui­ri­dos en ras­tros, con an­ti­güe­da­des de la zo­na, al­mo­ne­das y an­ti­güe­da­des chi­nas, to­do ello se­lec­cio­na­do por los propietarios de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.