Ha­cien­da en La Pam­pa

El pa­sa­do sin re­nun­ciar al pre­sen­te

Vivir en el campo - - SUMARIO -

Cuen­ta la his­to­ria que el bi­sa­bue­lo de la pro­pie­ta­ria cuan­do era jo­ven, allá por 1890, par­tió ha­cia Ar­gen­ti­na con­tra­ta­do por el fe­rro­ca­rril fran­cés y com­pró al­re­de­dor de vein­te mil hec­tá­reas en la Pam­pa don­de, en la ac­tua­li­dad, su bis­nie­ta y su ma­ri­do han cons­trui­do su es­tan­cia, co­mo lo ha­bían he­cho tiem­po atrás su ma­dre y su abue­la. Fe­de­ri­co Álvarez Castillo y su es­po­sa sa­bían muy bien el ti­po de ca­sa que que­rían cons­truir. Lo pri­me­ro que ima­gi­na­ron fue la am­pli­tud en los am­bien­tes abier­tos de te­chos al­tos y la at­mós­fe­ra rús­ti­ca, pe­ro con to­ques ca­si cor­te­sa­nos. Y así fue. Hoy en día, a po­cos años de su edi­fi­ca­ción, es­ta ca­sa de cam­po re­fle­ja el estilo per­so­nal de la pa­re­ja y su pre­ci­sión pa­ra ha­llar mue­bles y ob­je­tos.

“No so­mos ni ar­qui­tec­tos ni de­co­ra­do­res de in­te­rio­res”, nos co­men­tan. Hi­cie­ron to­do ba­sa­do en lo que les gus­ta­ba y se en­car­ga­ron del pro­yec­to com­ple­to, por su­pues­to, con la ayu­da de ar­te­sa­nos y obre­ros de la zo­na. Fe­de­ri­co se ocu­pó de la ar­qui­tec­tu­ra y de la de­co­ra­ción. Mu­chos de los ma­te­ria­les que uti­li­za­ron eran re­ci­cla­dos, co­mo puer­tas, ven­ta­nas, ter­mi­na­cio­nes en ma­de­ra, en in­clu­so, par­te del sue­lo que res­ca­ta­ron de de­mo­li­cio­nes. El ob­je­ti­vo era re­cu­pe­rar tan­to en es­té­ti­ca co­mo en his­to­ria, la tí­pi­ca es­tan­cia cons­trui­da en Ar­gen­ti­na a co­mien­zos del si­glo XX.

La ar­qui­tec­tu­ra es ar­mó­ni­ca, geo­mé­tri­ca­men­te sim­ple, con ca­li­dad poé­ti­ca, y es­tá di­vi­di­da en blo­ques in­de­pen­dien­tes, un sis­te­ma có­mo­do pa­ra las vi­si­tas. Así se con­ci­bie­ron tres edi­fi­cios de am­plias di­men­sio­nes que re­cuer­dan a las vie­jas es­ta­cio­nes de fe­rro­ca­rril in­gle­sas que ha­bía an­ti­gua­men­te en Ar­gen­ti­na. De do­ble al­tu­ra, el li­ving co­me­dor es el am­bien­te cen­tral, po­see pi­sos en da­me­ro, cor­ti­nas de or­gan­za ce­les­te, mue­bles de ma­de­ra re­ci­cla­da rea­li­za­dos por car­pin­te­ros del pue­blo cer­cano, al­moha­do­nes flo­rea­dos y con es­tam­pa­dos. Ade­más, el am­bien­te cuen­ta con una im­po­nen­te chi­me­nea de ma­de­ra. Sin du­da, es el lu­gar más aco­ge­dor pa­ra dis­fru­tar de los me­ses de in­vierno y el más có­mo­do pa­ra las tar­des de ve­rano cuan­do el ca­lor del ex­te­rior es ago­bian­te. En es­te mis­mo mo­du­lo es­tá el co­me­dor, la co­ci­na, un ba­ño y un dor­mi­to­rio. Hay una gran co­lec­ción de cua­dros con fo­tos an­ti­guas, an­te­pa­sa­dos de las fa­mi­lias de los pro­pie­ta­rios, tam­bién hay un gran mue­ble de tres me­tros de al­tu­ra por ca­si cua­tro me­tros de an­cho don­de descansan los li­bros, fo­tos fa­mi­lia­res y la man­te­le­ría. La co­ci­na cam­pes­tre es una co­pia exac­ta de las del pa­sa­do con me­sa­da de már­mol blanco, mue­bles fi­le­tea­dos y una tí­pi­ca me­sa pa­ra ama­sar.

El mis­mo es­pí­ri­tu rei­na en los dor­mi­to­rios y en los ba­ños, don­de se dio prio­ri­dad a una acor­de ilu­mi­na­ción re­cu­rrien­do a apli­ques de los años 20 y 30, y lám­pa­ras de ara­ña his­tó­ri­cas. En un mis­mo len­gua­je es­té­ti­co, la pa­le­ta de co­lo­res pas­tel con gé­ne­ros flo­rea­dos en ce­les­te, ro­za, azul y ro­jo.

Se­gún los pro­pie­ta­rios, se preo­cu­pa­ron es­pe­cial­men­te de abrir la ca­sa al pai­sa­je. “Hay gran can­ti­dad de mue­bles y ob­je­tos que te­nía­mos guar­da­dos, pa­ra es­tre­nar aquí mez­cla­mos to­do lo acu­mu­la­do”.

Por otro la­do, am­bos bus­car te­so­ros en mer­ca­dos de se­gun­da mano y an­ti­cua­rios, por lo que siem­pre que acu­den sa­len car­ga­dos de flo­re­ros, marcos y ob­je­tos di­ver­sos. Así, la vi­vien­da es­tá en cons­tan­te mo­vi­mien­to, sus lu­ga­res fa­vo­ri­tos pa­ra vi­si­tar son El Ras­tro en Ma­drid, Por­to­be­llo Road en Lon­dres, El mer­ca­do de las Pul­gas de St.ouen en Pa­ris y la fe­ria de San Tel­mo en Bue­nos Ai­res.

Los ex­te­rio­res son úni­cos, se tra­tó de lo­grar un par­que de estilo in­glés, don­de el ver­de lo con­tie­ne to­do. Ro­sas tre­pa­do­ras, hor­ten­sias y gran va­rie­dad de ár­bo­les, co­mo eu­ca­lip­tos, ca­sua­ri­nas, ála­mos, pa­raí­sos y otras es­pe­cies col­man las mi­ra­das. Cen­te­na­res de ro­sas y jaz­mi­nes tre­pa­do­res vis­ten los jar­di­nes de más de cua­tro hec­tá­reas.

Fe­de­ri­co es el res­pon­sa­ble de que to­do es­té siem­pre im­pe­ca­ble, es­pe­cial­men­te cuan­do lle­ga el ve­rano. Com­ple­ta el pai­sa­je una ca­sa de ve­rano don­de es­tán los ves­tua­rios y una pa­rri­lla ge­ne­ro­sa. To­do es po­si­ble en es­te cam­po don­de se bus­có res­ca­tar las cos­tum­bres de an­ta­ño. Una in­vi­ta­ción a la paz ru­ral y al ho­ri­zon­te in­fi­ni­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.