Ca­sa ru­ral

Ca­ba­lle­ri­zas pa­ra vi­vir a gus­to

Vivir en el campo - - SUMARIO - PRO­YEC­TO: FE­RRAN PRATS AUQUER. FO­TO­GRA­FÍAS: JORDI MI­RA­LLES. TEX­TOS: PA­BLO ES­TE­LA.

Can Fi­gu­ra es una ca­sa ru­ral cons­trui­da a fi­na­les de si­glo XIX si­tua­da en Sant Cli­ment Ses­ce­bes, un pe­que­ño mu­ni­ci­pio de la co­mar­ca del Alt Em­por­dà, y en me­dio del trian­gu­lo for­ma­do por el Pa­ra­je Na­tu­ral de la Sie­rra de la Al­be­ra, en los Pi­ri­neos, la Cos­ta Bra­va y la lla­nu­ra del Em­por­dà. Una cua­dra de ani­ma­les aho­ra es una mag­ní­fi­ca re­si­den­cia.

En es­ta ca­sa de pue­blo la plan­ta ba­ja es­ta­ba des­ti­na­da a cua­dras pa­ra ani­ma­les y a la pren­sa de acei­te, y la plan­ta pi­so a la co­ci­na y va­rias de­pen­den­cias. La re­for­ma plan­tea la plan­ta ba­ja co­mo zo­na de día in­cor­po­ran­do la co­ci­na, la sa­la de es­tar, co­me­dor, ba­ño y la­va­de­ro. Ini­cial­men­te, era una ca­sa de pue­blo for­ma­da por dos plan­tas; la ba­ja des­ti­na­da a cua­dras pa­ra ani­ma­les y a la pren­sa de acei­te; y la plan­ta pi­so don­de se ha­lla­ba la co­ci­na y va­rias de­pen­den­cias. La re­for­ma, por par­te del ar­qui­tec­to Fe­rran Prats Auquer, de Auquer i Prats Ar­qui­tec­tu­res, plan­tea la plan­ta ba­ja co­mo zo­na de día in­cor­po­ran­do la co­ci­na, la sa­la de es­tar, co­me­dor, ba­ño y la­va­de­ro. En la plan­ta pi­so, se han man­te­ni­do las ha­bi­ta­cio­nes exis­ten­tes, se ha in­cor­po­ra­do un ba­ño y se ha trans­for­ma­do la an­ti­gua co­ci­na en un es­tu­dio. Ade­más, se con­ser­van los ele­men­tos tí­pi­cos de una ca­sa de pue­blo del si­glo XVIII con­si­guien­do una ex­ce­len­te com­bi­na­ción en­tre la tra­di­ción y la his­to­ria de la ca­sa con las co­mo­di­da­des pro­pias de la mo­der­ni­dad de hoy en día. Se ha bus­ca­do res­pe­tar las es­truc­tu­ras ori­gi­na­les y los ma­te­ria­les en cru­do, aña­dien­do un to­que de fan­ta­sía a to­do el pro­yec­to pa­ra re­con­ver­tir la vi­vien­da en un es­pa­cio có­mo­do y fun­cio­nal.

El uso del ce­men­to pu­li­do, el man­te­ni­mien­to de la pie­dra ori­gi­nal en la­va­bos y pa­re­des, los aca­ba­dos li­sos y la de­co­ra­ción tra­di­cio­nal; evi­den­cian una lec­tu­ra de­sen­fa­da­da de un es­pa­cio tra­di­cio­nal. Los mu­ros ori­gi­na­les de pie­dra lo­cal han si­do res­tau­ra­dos en su in­te­gri­dad y se ha aca­ba­do de re­for­mar la vi­vien­da me­dian­te ma­te­ria­les lo­ca­les y re­uti­li­za­dos, que no rom­pen con la ar­mo­nía de la ca­sa. Por en­ci­ma de to­do, des­ta­ca la be­lle­za de las vi­gas de ma­de­ra sos­te­nien­do las bó­ve­das de to­dos los es­pa­cios, así co­mo la pie­dra na­tu­ral que for­ma los grue­sos mu­ros de la vi­vien­da.

Los pa­vi­men­tos de la plan­ta ba­ja se han rea­li­za­do con en­lu­ci­dos de ce­men­to con tie­rras de co­lor; y en las ha­bi­ta­cio­nes de la plan­ta pi­so se han man­te­ni­do los sue­los de bal­do­sa ori­gi­na­les de ce­rá­mi­ca ma­nual. Los aca­ba­dos de los ba­ños tam­bién son a ba­se de en­lu­ci­dos con tie­rras de co­lor. El res­to de pa­ra­men­tos ver­ti­ca­les y te­chos de cu­bier­ta se han pin­ta­do a mano, mar­can­do la tex­tu­ra de bro­cha gor­da con pin­tu­ra a la cal de co­lor blanco vie­jo, dan­do tran­qui­li­dad y lu­mi­no­si­dad de los es­pa­cios. La ca­sa es­tá di­vi­di­da en dos plan­tas, una buhar­di­lla y una zo­na de jar­dín de unos 150 m2 con pis­ci­na, re­ves­ti­da con bal­do­sas de ce­rá­mi­ca he­chas a mano por un ar­te­sano lo­cal. Jun­to a ella se en­cuen­tra una bar­ba­coa y un es­pa­cio ajar­di­na­do que con­vier­ten el pa­tio ex­te­rior en una zo­na có­mo­da y re­la­jan­te. És­ta, co­nec­ta con una zo­na diá­fa­na de co­ci­na y co­me­dor ca­paz de com­bi­nar a la per­fec­ción un es­pa­cio pa­ra pre­pa­rar los ali­men­tos y un cen­tro de reunión fa­mi­liar, tan­to pa­ra co­mi­das o desa­yu­nos co­mo pa­ra sen­tar­se y des­can­sar en­tre ami­gos o fa­mi­lia en una có­mo­da sa­la de es­tar. Una chi­me­nea per­mi­te, ade­más, dis­fru­tar de la ca­li­dez in­ver­nal cuan­do más se ne­ce­si­ta. Es­te sa­lón co­me­dor dis­fru­ta de te­chos abo­ve­da­dos que le im­pri­men aún más per­so­na­li­dad al con­jun­to. En la plan­ta ba­ja, to­tal­men­te diá­fa­na, hay una sa­la de es­tar con chi­me­nea, una ha­bi­ta­ción-la­va­de­ro, un ba­ño con du­cha y una co­ci­na con ac­ce­so al jar­dín y a otro más pe­que­ño muy lu­mi­no­so. En es­te pa­tio se han apro­ve­cha­do ele­men­tos exis­ten­tes pa­ra crear una pe­que­ña bal­sa con sur­ti­dor pa­ra dar fres­cu­ra a la vi­vien­da. Por su la­do, en la co­ci­na se ha de­ja­do la ti­na de pie­dra exis­ten­te usa­da co­mo me­sa.

En la pri­me­ra plan­ta hay cua­tro ha­bi­ta­cio­nes do­bles re­par­ti­das al­re­de­dor de una sa­la cen­tral, per­fec­ta pa­ra el des­can­so y la lec­tu­ra, así co­mo otro ba­ño con du­cha. Los dor­mi­to­rios al­ber­gan ca­mas, ar­ma­rios, ca­jo­ne­ras y es­pe­jos de he­ren­cia fa­mi­liar, que se com­bi­nan con otro ti­po de ele­men­tos, co­mo lám­pa­ras, me­si­tas de noche, al­fom­bras o un có­mo­do sillón de más de cien años de an­ti­güe­dad.

La ma­yo­ría de las pie­zas rús­ti­cas de es­te pro­yec­to pro­ce­den de la mis­ma ca­sa, aun­que to­das ellas han si­do res­tau­ra­das y re­for­za­das. Las puer­tas, ven­ta­nas, ca­mas y de­más mo­bi­lia­rio del dor­mi­to­rio han si­do res­tau­ra­dos por car­pin­te­ros de la zo­na. Las aber­tu­ras de la ca­sa se han cu­bier­to con unas cor­ti­nas de lino que, por su sen­ci­llez, des­ta­can aún más el azul de los por­ti­co­tes y bal­co­nes. Los sue­los com­bi­nan el ce­men­to pu­li­do de la plan­ta ba­ja, con un cá­li­do parqué de ma­de­ra de ro­ble en la pri­me­ra plan­ta, sin ol­vi­dar las bal­do­sas ori­gi­na­les que se han man­te­ni­do en ca­da uno de los dor­mi­to­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.