Una vi­vien­da re­ci­cla­da

En el na­ci­mien­to del Ar­bu­niel

Vivir en el campo - - SUMARIO - PRO­YEC­TO: JE­SUS TO­RRES CHI­CO­TE. FO­TO­GRA­FÍAS: HOMIN FO­TO­GRA­FÍA.

Es­ta fan­tás­ti­ca ca­so­na ubi­ca­da en un pue­ble­ci­to de la pro­vin­cia de Jaén, ha si­do reha­bi­li­ta­da pro­cu­ran­do res­pe­tar has­ta los de­ta­lles más ni­mios de su ori­gen, man­te­nien­do el es­pí­ri­tu de las ca­sas ru­ra­les de la se­rra­nía y per­mi­tien­do a sus hués­pe­des dis­fru­tar de un en­torno ma­ra­vi­llo­so en una vi­vien­da con sa­bor a an­ta­ño.

OLI­VOS Y RÍOS

Ar­bu­niel es una lo­ca­li­dad ma­ra­vi­llo­sa, ro­dea­da de mon­ta­ñas pla­ga­das de oli­vos y don­de na­ce el río que se lle­va su mis­mo nom­bre. Se tra­ta de una lo­ca­li­dad si­tua­da a 917 me­tros de al­tu­ra y con no más de 800 ha­bi­tan­tes. Es un pue­blo aco­ge­dor que se dis­fru­ta en cual­quier es­ta­ción del año y don­de las es­tre­llas que­dan al al­can­ce de la mano. Uno de los lu­ga­res má­gi­cos de Ar­bu­niel es el na­ci­mien­to de su pro­pio río don­de la na­tu­ra­le­za y el so­ni­do del agua te re­por­tan una se­re­ni­dad ab­so­lu­ta. El río Ar­bu­niel, al na­cer, cuen­ta con una pre­sa don­de dis­fru­tan los pa­tos, los pe­ces... y las per­so­nas. No ha­ce de­ma­sia­do tiem­po, es­ta pe­que­ña pre­sa ali­men­ta­ba una Fá­bri­ca de Luz, que aún per­du­ra, aun­que en desuso.

Es una ca­so­na en mi­tad de Ar­bu­niel, ro­dea­da de oli­vos, en­ci­nas y agua

TRAN­QUI­LI­DAD Y NA­TU­RA­LE­ZA

La ca­sa Ma­nuel de La Ca­pi­lla se en­cuen­tra ubi­ca­da en el cen­tro de un pue­ble­ci­to pre­cio­so de Sie­rra Má­gi­na, don­de la tran­qui­li­dad y la na­tu­ra­le­za se ar­mo­ni­zan pa­ra ha­cer de es­te alo­ja­mien­to un lu­gar pri­vi­le­gia­do don­de des­co­nec­tar del aje­treo dia­rio. El edi­fi­cio tie­ne tres plan­tas, en­tre las que se re­par­ten sus sie­te ha­bi­ta­cio­nes do­bles. Cuen­ta tam­bién con una sa­la de te­le­vi­sión, una sa­la de lec­tu­ra y una co­ci­na-co­me­dor. Y, ade­más, dis­po­ne de un cau­ti­va­dor pa­tio con pis­ci­na, que sir­ve de ne­xo de unión con otro es­pa­cio cau­ti­va­dor, el asa­dor To­rre de Ga­lla­rín.

Ar­bu­niel es una lo­ca­li­dad PEDÁNEA, lo­ca­li­za­da en la pro­vin­cia de Jaén

ES­PA­CIOS DE RE­LAX

El sa­lón prin­ci­pal dis­fru­ta de un ma­ra­vi­llo­so pa­vi­men­to de ma­te­rial hi­dráu­li­co so­bre el que se en­cuen­tran di­ver­sos mue­bles re­cu­pe­ra­dos que vie­nen de otras épo­cas. Las dos me­ce­do­ras de ma­de­ra cur­va­da, por ejem­plo, re­traen a prin­ci­pios del si­glo XX cuan­do se des­cu­brió es­te tra­ba­jo. El so­fá de cue­ro apor­ta co­mo­di­dad y un pun­to de lu­jo al es­pa­cio mien­tras que pa­ra ilu­mi­nar se ha uti­li­za­do una ara­ña de as­pec­to mo­der­nis­ta ad­qui­ri­da en un an­ti­cua­rio.

Se han ha­bi­li­ta­do dos sa­las, una de lec­tu­ra y otra de te­le­vi­sión, don­de cuel­gan an­ti­guos re­cuer­dos

LA CO­CI­NA RU­RAL

La co­ci­na de la ca­sa man­tie­ne el es­pí­ri­tu de la vie­ja co­ci­na ru­ral con mue­bles de ma­de­ra que al­ber­gan to­dos los elec­tro­do­més­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra tra­ba­jar con co­mo­di­dad. La ce­rá­mi­ca pro­te­ge y de­co­ra el sue­lo y la pa­red don­de se tra­ba­ja. Los te­chos con sus vi­gas y vuel­tas han si­do pin­ta­dos de azul ce­les­te pa­ra re­fle­jar la cla­ri­dad del cie­lo ex­te­rior.

El com­ple­jo al­ber­ga tam­bién un Asa­dor y una bo­de­ga

CA­DA HA­BI­TA­CIÓN, UN PA­RA­JE

El nom­bre de la ha­bi­ta­ción, Car­bo­ne­ras, alu­de al pa­ra­je si­tua­do al no­res­te de Ar­bu­niel, aguas aba­jo del río Ar­bu­niel, tras su unión con el arro­yo Sa­la­do, yen­do al en­cuen­tro del río Cam­bil. Es­te lu­gar re­me­mo­ra el si­tio don­de an­ta­ño se ha­cía car­bón pa­ra uso fa­mi­liar. Era tan rico en ár­bo­les, que la gen­te del pue­blo cons­truía unos hor­nos en los que, a par­tir de la ma­de­ra, ob­te­nía car­bón ve­ge­tal. El Chi­na­rral es un lu­gar bu­có­li­co si­tua­do al su­r­es­te de Ar­bu­niel, en di­rec­ción Mon­te­jí­car y por de­ba­jo del pa­ra­je co­no­ci­do co­mo Ma­ja­da del Ba­rran­co. Los chi­na­rros eran los “chi­nos gran­des” o “can­tos ro­da­dos” arras­tra­dos por el río. To­ma es­ta ha­bi­ta­ción ese nom­bre por su si­tua­ción es­pa­cial den­tro de la ca­sa Ma­nuel de La Ca­pi­lla.

Al fon­do en una an­ti­gua na­ve de ape­ros se guar­da­ban uten­si­lios de la­bran­za

EL BA­RRAN­CO

El Ba­rran­co de los Ba­ta­nes es el lu­gar por don­de dis­cu­rre el río Ar­bu­niel, de oes­te a es­te, en bus­ca del Arro­yo Sa­la­do y ya jun­tos, en bus­ca del río Cam­bil. El ba­tán era una má­qui­na hi­dráu­li­ca, con pe­sa­dos ma­zos de ma­de­ra, pa­ra ba­tir, des­en­gra­sar y dar cuer­po a los pa­ños en una épo­ca en que la ener­gía del agua era la úni­ca fuen­te co­no­ci­da y la con­ta­mi­na­ción una pa­la­bra sin sig­ni­fi­ca­do. La ha­bi­ta­ción Re­ta­mal se lla­ma así por alu­sión a la ex­pla­na­da de re­ta­mas si­tua­da en la zo­na su­r­oes­te del pue­blo, por en­ci­ma del na­ci­mien­to del río que nos dio nom­bre: el río Ar­bu­niel. El re­ta­mal se ex­tien­de has­ta los ale­da­ños del ce­rro Cas­te­llón, en la fal­da de la Pie­dra Ba­lles­te­ros.

uno de los lu­ga­res má­gi­cos de Ar­bu­niel es el na­ci­mien­to de su pro­pio río

ME­CE­NAZ­GO MÁS QUE NE­GO­CIO

Ma­nuel Al­ma­zán Que­sa­da, nie­to del due­ño ori­gi­nal de la Ca­sa, es­tá de­trás de es­ta trans­for­ma­ción que tie­ne más de me­ce­naz­go que de ne­go­cio. Je­sús To­rres Chi­co­te, In­terio­ris­ta, jun­to a Na­za­reth Ruiz, han co­la­bo­ra­do, co­do con co­do, con Ma­nuel Al­ma­zán y su hi­jo Carlos, pa­ra no de­jar pa­sar nin­gún de­ta­lle en la re­cons­truc­ción de es­te ma­ra­vi­llo­so en­torno que de­vuel­ve las sen­sa­cio­nes per­di­das de los años pa­sa­dos.

Una ca­so­na de los años 30 en mi­tad de Ar­bu­niel, ro­dea­da de oli­vos, en­ci­nas y agua ¡in­clu­so agua sa­la­da! Así vi­vían an­ta­ño Ma­nuel de La Ca­pi­lla y su mu­jer, don­de da­ban alo­jo a cam­bio de ca­si na­da, en la ma­yor par­te de los ca­sos, a cam­bio de amis­tad y ca­ri­ño.

Ar­bu­niel es una lo­ca­li­dad pedánea, lo­ca­li­za­da en el mu­ni­ci­pio de Cam­bil en la pro­vin­cia de Jaén. Se en­cuen­tra in­te­gra­da en el ma­ci­zo mon­ta­ño­so de Sie­rra Má­gi­na y li­mi­ta al sur con la pro­vin­cia de Gra­na­da. Aho­ra la ca­sa, re­abre sus puer­tas con­ver­ti­da en un lu­gar de ho­me­na­je a Ma­nuel y Antonia, los bi­sa­bue­los, y un Alo­ja­mien­to Tu­rís­ti­co Sin­gu­lar.

Se han ha­bi­li­ta­do dos sa­las, una de lec­tu­ra y otra de te­le­vi­sión, don­de cuel­gan an­ti­guos re­cuer­dos de los an­te­pa­sa­dos, así co­mo li­bros y di­fe­ren­tes re­li­quias de la épo­ca. Sie­te ha­bi­ta­cio­nes do­bles con ba­ño pri­va­do y una co­ci­na-co­me­dor, an­te­sa­la de un por­che y mag­ní­fi­co pa­tio, ha­cen un con­jun­to agra­da­ble don­de pa­sar unos días de paz, se­re­ni­dad y re­en­cuen­tro con uno mis­mo. Pa­ra com­ple­tar el es­pa­cio, el com­ple­jo al­ber­ga tam­bién un Asa­dor Res­tau­ran­te, una bo­de­ga dis­pues­ta a res­ca­tar las vi­des de la zo­na y un pa­tio cen­tral con pis­ci­na don­de dis­fru­tar de tan­tos y tan­tos días de sol al año que tie­ne el en­torno. Ma­nuel Al­ma­zán Que­sa­da, nie­to del due­ño ori­gi­nal de la Ca­sa, es­tá de­trás de es­ta trans­for­ma­ción que tie­ne más de me­ce­naz­go que de ne­go­cio. Je­sús To­rres Chi­co­te, In­terio­ris­ta, jun­to a Na­za­reth Ruiz, co­la­bo­ran, co­do con co­do, con Ma­nuel Al­ma­zán y su hi­jo Carlos, pa­ra no de­jar pa­sar nin­gún de­ta­lle.

“La pri­me­ra vi­si­ta a la ca­sa fue una ins­pi­ra­ción, su­pe des­de el pri­mer mo­men­to que se po­dría crear al­go di­fe­ren­te. Al fon­do del pa­tio, ha­bía una an­ti­gua na­ve de ape­ros don­de se guar­da­ban di­fe­ren­tes uten­si­lios de la­bran­za, hoy en día es el Asa­dor, cu­ya at­mós­fe­ra te atra­pa y te ha­ce re­cor­dar sue­ños de an­ta­ño. Se bus­ca­ron ar­te­sa­nos de la al­ba­ñi­le­ría, car­pin­te­ros y he­rre­ros que su­pie­ron ac­tua­li­zar la ca­sa sin to­car su al­ma. Fue un desafío uni­for­mar­lo con ma­te­ria­les ori­gi­na­les o lo más pa­re­ci­dos po­si­ble. No to­ca­mos los mu­ros, las so­le­rías ni los huecos de las ven­ta­nas”, cuen­ta Je­sús To­rres Chi­co­te.

“Es un pro­yec­to de vi­da, de trans­mi­sión a nues­tros hi­jos”, nos cuen­ta Ma­nuel Al­ma­zán, jun­to a su mu­jer Antonia, y sus hi­jos Ma­nuel y Carlos. Alo­ja­mien­to Ca­sa Ma­nuel de La Ca­pi­lla per­ma­ne­ce abier­to du­ran­te to­do el año y el Asa­dor Res­tau­ran­te To­rre de Ga­lla­rín abre de miér­co­les a domingo. Un lu­gar que ape­te­ce sen­tir­lo, un es­pa­cio pa­ra vi­vir, un en­torno pa­ra ser Alo­ja­mien­to con Al­ma.

El Edi­fi­cio tie­ne tres plan­tas y sie­te ha­bi­ta­cio­nes do­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.