Dossier

Co­ci­nas

Vivir en el campo - - SUMARIO - REA­LI­ZA­CIÓN Y TEX­TOS: LI­DIA JU­DI­CI. FO­TO­GRA­FÍAS: AR­CHI­VO VC.

Pa­ra amue­blar la co­ci­na de nues­tra ca­sa de cam­po es re­co­men­da­ble se­guir una se­rie de con­se­jos pa­ra ga­nar en dis­tri­bu­ción y fun­cio­na­li­dad. Ade­cuar el mo­bi­lia­rio al es­pa­cio dis­po­ni­ble ayu­da­rá a ga­nar en co­mo­di­dad, sin de­jar de la­do la be­lle­za que apor­tan ma­te­ria­les co­mo la ma­de­ra o el már­mol.

A LA VIE­JA USANZA

La co­ci­na de la vi­vien­da si­tua­da en la an­ti­gua ca­ba­lle­ri­za o cua­dra, es­tá equi­pa­da con mo­bi­lia­rio di­se­ña­do por Pe­pe Cortés, au­tor del pro­yec­to. Dis­po­ne de una is­la con gran ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je me­dian­te puer­tas aba­ti­bles y so­bre en ace­ro inoxi­da­ble ma­te. De­trás, una fi­la de mó­du­los for­ma­da por un ca­rri­to con rue­das, un mó­du­lo de co­ci­na con fun­cio­na­mien­to me­dian­te le­ña de la fir­ma Her­gom y otro ca­rri­to con so­bre ap­to pa­ra tra­ba­jar en él. Al la­do, un horno a gas con pla­ca de que­ma­do­res y otro mó­du­lo ca­jo­ne­ro. El con­for­ta­ble co­me­dor es­tá for­ma­do por una me­sa con pa­tas de ro­ble ma­ci­zo y so­bre en DM pin­ta­do de blanco idea­do por Pe­pe Cortés jun­to a va­rias si­llas fa­bri­ca­das en la Ce­lle­ra del Ter, de Ca­sa Batlle la Bis­bal.

CON AC­CE­SO AL EX­TE­RIOR

Es­ta aco­ge­do­ra co­ci­na cuen­ta con ac­ce­so al am­plio jar­dín a tra­vés de una puer­ta con mar­co de ma­de­ra pin­ta­do de blanco. Si­guien­do es­ta ga­ma cro­má­ti­ca se co­lo­ca una lám­pa­ra de as­pec­to in­dus­trial col­ga­da del te­cho, que alum­bra una me­sa re­don­da con so­bre de már­mol y es­truc­tu­ra de hie­rro for­ja­do. Con ella, cua­tro si­llas con co­ji­nes en lino co­lor cru­do. Di­ver­sos ja­rro­nes con plan­tas y flo­res del jar­dín apor­tan la no­ta de co­lor al es­pa­cio. La co­ci­na es­tá equi­pa­da con mo­bi­lia­rio gris con en­ci­me­ra en már­mol blanco y ti­ra­do­res en aca­ba­do ace­ro inoxi­da­ble ma­te. La zo­na de aguas cuen­ta con un seno en már­mol y dos gri­fos mo­no­man­dos en ace­ro inoxi­da­ble bri­llo, uno de ellos ex­ten­si­ble. Una vi­tri­na de ma­de­ra con­tie­ne to­da la cris­ta­le­ría y va­ji­lla de la vi­vien­da.

MA­DE­RA DE PINO

En la co­ci­na se ha op­ta­do por los mue­bles de obra jun­to a la pa­red, co­mo la cam­pa­na. Pa­ra el res­to se uti­li­za mo­bi­lia­rio de ma­de­ra de pino con en­ci­me­ra del mis­mo ma­te­rial. Las pa­re­des se cu­brie­ron con azu­le­jos de co­lor blanco, pa­ra ga­nar lu­mi­no­si­dad y en el te­cho se con­ser­va­ron las vi­gas de ma­de­ra ori­gi­na­les. Los ar­ma­rios y la car­pin­te­ría de las ven­ta­nas son tam­bién de ma­de­ra. La ca­ja es­tan­te jun­to a la puer­ta y los ele­men­tos que com­po­nen el co­me­dor brin­dan a es­ta co­ci­na un ai­re ru­ral muy au­tén­ti­co, pe­ro con las co­mo­di­da­des de las co­ci­nas de hoy. El co­me­dor se ubi­ca jun­to a la co­ci­na y se de­fi­ne con una me­sa de ma­de­ra ad­qui­ri­da en un an­ti­cua­rio de la zo­na, con si­llas del mis­mo ma­te­rial, acol­cha­das con co­ji­nes atados y una ban­que­ta que se ubi­ca de­ba­jo de la ven­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.