CAR­TA DE LA DI­REC­TO­RA

AL­GO PARA RE­COR­DAR

VOGUE (Spain) - - Sumario -

Su­pon­go que era inevi­ta­ble sentir un cier­to va­cío a la ma­ña­na si­guien­te de la fies­ta que ce­le­bró el 30 aniver­sa­rio de Vo­gue Es­pa­ña. Ha­bían si­do mu­chos me­ses de in­ten­so tra­ba­jo y de mi­nu­cio­sas pre­pa­ra­cio­nes, ge­ne­ran­do unas enor­mes ex­pec­ta­ti­vas que se col­ma­ron en las ho­ras que si­guie­ron al atar­de­cer del 12 de ju­lio en Ma­drid. Fue to­do lo que deseá­ba­mos, y aca­so lo que ni si­quie­ra nos atre­vía­mos a so­ñar. Una de esas no­ches que no quie­res que ter­mi­nen y que los in­vi­ta­dos de­vo­ran has­ta el úl­ti­mo mor­dis­co.

Una fies­ta es una na­rra­ción y co­mo tal hay que con­ce­bir­la. El hi­lo con­duc­tor de es­ta fue Vo­gue, esas cin­co le­tras que nos ha­cen pal­pi­tar y cu­ya lle­ga­da a Es­pa­ña en 1988 fes­te­já­ba­mos. Tras dar al­gu­nas vuel­tas, com­pren­di­mos que no ha­cía fal­ta dis­fra­zar­nos de na­da y que so­lo te­nía­mos que mi­rar a nues­tra ca­be­ce­ra para en­con­trar un te­ma. Des­pués de to­do, no hay nin­gu­na otra que des­pier­te una fas­ci­na­ción tal co­mo para pro­ta­go­ni­zar can­cio­nes de Ma­don­na o es­tam­pa­dos de Ver­sa­ce. O para dar nom­bre a un mo­vi­mien­to cul­tu­ral con tan­tas ca­pas co­mo el vo­guing, fe­nó­meno es­té­ti­co y reivin­di­ca­ti­vo que no so­lo nos lle­va di­rec­ta­men­te a ese fi­nal de los ochen­ta en el que na­ci­mos sino que es­tá de nue­vo au­pa­do a la ac­tua­li­dad. Una nue­va ge­ne­ra­ción re­cu­pe­ra aque­lla lu­cha por la li­ber­tad para sí mis­ma y la se­rie Pose Y la acer­ca al gran pú­bli­co de una for­ma tan en­tre­te­ni­da co­mo de­li­ca­da. Mo­da, gé­ne­ro, ac­ti­vis­mo y he­do­nis­mo con la ban­de­ra Vo­gue, ¿qué más se pue­de pe­dir?

Aun­que pa­rez­ca una con­tra­dic­ción, Y en la or­ga­ni­za­ción de al­go tan efí­me­ro co­mo una fies­ta hay siem­pre una vo­ca­ción de per­du­rar, la mis­ma que tie­ne cual­quie­ra que sien­ta la ne­ce­si­dad de con­tar una his­to­ria. Subida en un es­ce­na­rio, en­to­nan­do el cum­plea­ños fe­liz con Ky­lie Mi­no­gue y ro­dea­da de los bai­la­ri­nes de Lu­ka Ye­xi que aca­ba­ban de sor­pren­der a la au­dien­cia con una co­reo­gra­fía vo­guing al rit­mo de Ma­don­na –sí, esa era yo; to­da­vía no me lo creo–, su­pe que lo ha­bía­mos con­se­gui­do. Que los re­cuer­dos y emo­cio­nes que to­dos los pre­sen­tes es­tá­ba­mos te­jien­do jun­tos iban a con­ser­var­se du­ran­te mu­cho tiem­po en nues­tra me­mo­ria. Por­que aquel era un mo­men­to de ver­dad vi­vi­do.

Se­guía pen­san­do en ello una se­ma­na des­pués, cuan­do su­pe de la muer­te del di­se­ña­dor de pro­duc­ción Mi­chael Ho­wells. Le­gen­da­ria fi­gu­ra de la mo­da, con­vir­tió des­fi­les, ex­po­si­cio­nes y fies­tas en mo­men­tos irre­pe­ti­bles. Al­gu­nas de sus más re­cor­da­das pues­tas en es­ce­na fue­ron las de los des­fi­les de John Ga­lliano para Dior a fi­na­les de los años no­ven­ta y, en­tre los mu­chos obi­tua­rios que se es­cri­bie­ron esos días, me atra­pó es­pe­cial­men­te el del pe­rio­dis­ta Tim Blanks. Re­cor­da­ba Blanks que en una oca­sión le ha­bía pre­gun­ta­do por la fu­ga­ci­dad de su tra­ba­jo y por la can­ti­dad de es­fuer­zo de­di­ca­do a al­go tan bre­ve co­mo una fies­ta. La res­pues­ta de Ho­wells re­su­me una fi­lo­so­fía vi­tal a la que yo tam­bién me apun­to: «Hay gen­te que la­men­ta que to­do ha­ya ter­mi­na­do a la ma­ña­na si­guien­te. Lo que yo di­go es: ‘Bueno, du­ró ocho ho­ras y allí ha­bía 1.000 per­so­nas. Eso son 8.000 ho­ras de re­cuer­dos’».

No es tan di­fe­ren­te a lo que pre­ten­de­mos que ocu­rra, ca­da mes, con la re­vis­ta. Cier­to es que el ob­je­to per­ma­ne­ce y si­gue allí a la ma­ña­na si­guien­te. Pe­ro el dis­fru­te de su lec­tu­ra de­be­ría ser tam­bién un mo­men­to de ver­dad vi­vi­do. Yo ate­so­ro en mi re­cuer­do la ex­ci­ta­ción que, co­mo lec­to­ra, tan­tas ve­ces me han he­cho sentir al­gu­nos nú­me­ros de sep­tiem­bre de Vo­gue. Y oja­lá con­si­ga­mos que es­tas pá­gi­nas ten­gan el mis­mo efec­to. He­mos con­fia­do en la ma­gia de los nú­me­ros para ar­ti­cu­lar nues­tro re­la­to y hay en él sor­pre­sas y mo­men­tos cons­trui­dos con tan­to mi­mo co­mo los de la fies­ta. El re­por­ta­je 30x30 ha si­do una au­tén­ti­ca proeza, or­ques­ta­da por Ma­rio Xi­mé­nez, que nos ha per­mi­ti­do re­unir ba­jo la len­te de fotógrafos es­pa­ño­les a 30 per­so­na­jes que han mar­ca­do es­tos 30 años de nues­tra re­vis­ta y nues­tra cultura. En su quin­ta por­ta­da para Vo­gue Es­pa­ña, Iri­na Shayk se re­en­cuen­tra con Giam­pao­lo Sgu­ra, quien la re­tra­tó para la primera cin­co años atrás. Per­fec­ción nu­me­ro­ló­gi­ca al ser­vi­cio de un re­por­ta­je que no so­lo mues­tra la ten­den­cia años ochen­ta de la tem­po­ra­da sino que pre­sen­ta a la es­tre­lla con una fres­cu­ra y au­ten­ti­ci­dad des­ar­man­tes. Y para nú­me­ros de im­pac­to los de Ales­san­dro Mi­che­le. En la primera en­tre­vis­ta que ofre­ce a un me­dio es­pa­ñol, el di­se­ña­dor des­ve­la los se­cre­tos del em­bru­jo con el que ha con­ver­ti­do Guc­ci en el su­per­ven­tas del lu­jo. No sé si to­do es­to es cien­cia o ma­gia, pe­ro des­de lue­go es al­go para re­cor­dar �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.