los sua­ves, de al­to im­pac­to

#no­ma­keup #iwo­ke­li­ket­his #re­sis­te­lo­to­do... El efec­to na­tu­ral, o nude, es­tá de mo­da. Pe­ro no hay look más es­tu­dia­do que es­te: su­pues­ta­men­te na­tu­ral, pe­ro a prue­ba de flas­hes y pri­me­rí­si­mos pla­nos.

VOGUE (Spain) - - En Colaboración Con L’oréal Paris -

ei­nan en las re­des so­cia­les, y tam­bién en al­fom­bras ro­jas de to­do el mun­do. Los

looks de ma­qui­lla­je na­tu­ra­les, ca­si im­per­cep­ti­bles, per­fec­ta­men­te es­pon­tá­neos. Son lo úl­ti­mo en­tre las ce­le­bri­ties y, por su­pues­to, lo más se­gui­do por to­das las mu­je­res que quie­ren es­tar gua­pas ca­da mo­men­to del día, sin pa­re­cer por ello que pa­san su vi­da de­lan­te de un es­pe­jo. Es la ten­den­cia nude. La ba­se de una piel hi­dra­ta­da, fle­xi­ble y cui­da­da ca­da día

es fun­da­men­tal, por su­pues­to. Pe­ro hay dos pro­duc­tos bá­si­cos para que tu día a día sea im­pe­ca­ble: la ba­se de ma­qui­lla­je y el co­rrec­tor. Un co­rrec­tor en to­nos ver­des para neu­tra­li­zar los pun­tos ro­jos, ama­ri­llen­to para de­vol­ver a las oje­ras el tono son­ro­sa­do del res­to de tu piel y un anaran­ja­do para que des­apa­rez­can las man­chas os­cu­ras son el pri­mer pa­so, y di­fu­mi­na­dos me­dian­te sua­ves gol­pe­ci­tos con las ye­mas de los de­dos. Y des­pués, lo más im­por­tan­te: uni­fi­car el tono del ros­tro con una ba­se de ma­qui­lla­je du­ra­de­ra, li­ge­ra y fres­ca, que cu­bra man­chas, gra­ni­tos y pe­que­ñas im­per­fec­cio­nes. Im­por­tan­te: el tono de tu ba­se de­be ser, sí o sí, exac­ta­men­te igual que el tono na­tu­ral de tu piel o un gra­do más os­cu­ro, siem­pre y cuan­do la di­fu­mi­nes per­fec­ta­men­te para evi­tar el efec­to más­ca­ra. Aplí­ca­la con los de­dos para tus looks de día y con pin­cel o es­pon­ja si vas a sa­lir de no­che, de for­ma que aguante sin pro­ble­mas la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial. Aplí­ca­la con mo­vi­mien­tos sua­ves, sin fro­tar. Des­de el cen­tro de tu ros­tro ha­cia los la­te­ra­les, em­pe­zan­do por la fren­te; de la na­riz a los pó­mu­los, bar­bi­lla y men­tón; y fi­nal­men­te el cue­llo, in­clu­yen­do el es­co­te si es ne­ce­sa­rio.

Las trans­pa­ren­cias, los tro­que­la­dos y la pre­sen­cia o au­sen­cia de len­ce­ría cons­tru­yen una ten­den­cia en los que el co­lor de la piel es el pro­ta­go­nis­ta. TU PIEL, EL CO­LOR MÁS BE­LLO

14 TO­NOS 24 ho­ras sin bri­llos, sin im­per­fec­cio­nes y con una co­ber­tu­ra per­fec­ta. Es lo que pro­me­te In­fa­lli­ble 24H Fresh Wear, de L’Oréal Pa­ris. 14 to­nos para que eli­jas el que se mi­me­ti­ce con tu piel en cual­quier mo­men­to del año.

TO­NOS SUA­VES En las pa­sa­re­las in­ter­na­cio­na­les, tan­to en la de Pa­rís, co­mo en Ma­drid, los to­nos neu­tros han triun­fa­do.

Re­vi­ta­lift La­ser de L’Oréal Pa­ris, tra­ta­mien­to que in­clu­ye sérum, con­torno de ojos y cre­ma fa­cial para día y no­che. Pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to: co­rri­ge las arru­gas, re­den­si­fi­ca la piel y re­mo­de­la el ros­tro. SIEM­PRE JO­VEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.