En nom­bre de Poiret

VOGUE (Spain) - - Vogue Espía -

Los ad­je­ti­vos gran­di­lo­cuen­tes se que­dan cor­tos para des­cri­bir la fas­ci­na­ción que Paul Poiret ejer­ció en el mun­do de la mo­da du­ran­te las dos pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX. Res­pon­sa­ble, en­tre otros hi­tos, de des­te­rrar el cor­sé del ar­ma­rio co­ti­diano fe­me­nino o co­mo ins­ti­ga­dor de la es­té­ti­ca orien­ta­lis­ta, su vi­sión co­mer­cial del ne­go­cio lo con­vir­tió ade­más en un ade­lan­ta­do ca­paz de ser el pri­me­ro en con­ver­tir el ofi­cio de mo­dis­ta en un ne­go­cio internacional. Pe­ro su ful­gu­ran­te éxi­to no fue ca­paz de so­bre­vi­vir­le tras re­ti­rar­se en 1929 y su le­ga­do ha per­ma­ne­ci­do en un le­tar­go que ha du­ra­do ca­si no­ven­ta años. Ad­qui­ri­da por el con­glo­me­ra­do sur­co­reano Shin­se­gae a fi­na­les de 2015, es­ta in­sos­pe­cha­da re­su­rrec­ción ha co­rri­do a car­go de dos mu­je­res: la bel­ga An­ne Cha­pe­lle co­mo di­rec­to­ra eje­cu­ti­va –res­pon­sa­ble has­ta aho­ra de la ges­tión de Ann De­meu­le­mees­ter y Hai­der Ac­ker­mann– y la di­se­ña­do­ra chi­na Yi­qing Yin co­mo di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca. For­ma­da en la Es­cue­la Na­cio­nal Su­pe­rior de las Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Pa­rís, Yin ha des­ple­ga­do su sa­ber ha­cer con su fir­ma ho­mó­ni­ma so­bre la pa­sa­re­la de la Al­ta Cos­tu­ra des­de 2011. Tras un año en­ce­rra­da en el ar­chi­vo his­tó­ri­co, el pa­sa­do mar­zo pre­sen­tó la primera co­lec­ción de es­ta nue­va era con la que tien­de un puen­te en­tre el pa­sa­do y el fu­tu­ro.

¿Có­mo vi­vis­te la apro­xi­ma­ción a la he­ren­cia de Poiret?

Sen­tí una co­ne­xión ins­tan­tá­nea con su per­so­na­li­dad y su vi­sión. Era co­mo un al­qui­mis­ta con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial ha­cia las dis­ci­pli­nas ar­tís­ti­cas más di­ver­sas, lo que le per­mi­tió de­rri­bar fron­te­ras es­té­ti­cas. Le ad­mi­ro por­que fue el pri­me­ro en abo­lir las je­rar­quías cul­tu­ra­les, cons­tru­yen­do su pro­pio vo­ca­bu­la­rio. Su­mer­gir­me en su tra­ba­jo fue al mis­mo tiem­po fas­ci­nan­te e in­trin­ca­do. Sus crea­cio­nes eran una ce­le­bra­ción del pre­sen­te, de la li­ber­tad y el he­do­nis­mo, por eso no que­ría que la fir­ma se con­vir­tie­ra en

un des­fi­le de pie­zas de mu­seo sino una tra­duc­ción con­tem­po­rá­nea de aquel len­gua­je.

¿En qué as­pec­tos se per­ci­be tu se­llo per­so­nal?

Ser una mu­jer que di­se­ña ro­pa fe­me­ni­na me ha ayu­da­do mu­cho a com­pren­der es­ta di­men­sión del tra­ba­jo. Que­ría de­jar que el pro­pio cuer­po fue­ra la fuen­te de ins­pi­ra­ción prin­ci­pal y po­der cons­truir las pren­das de acuer­do a esa reali­dad. He par­ti­do de la no­ción del es­pa­cio y el va­cío, que en las cul­tu­ras orien­ta­les su­gie­re ese es­pa­cio sa­gra­do que que­da en­tre la piel y la ves­ti­men­ta, al­go ín­ti­mo y mis­te­rio­so.

¿Qué di­fi­cul­ta­des plan­tea adap­tar di­se­ños que se uti­li­za­ban ha­ce un si­glo al ar­ma­rio fe­me­nino con­tem­po­rá­neo?

La vi­da ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te en es­tos cien años. Por eso, el ma­yor re­to re­si­día en de­fi­nir esas nue­vas ne­ce­si­da­des y fun­cio­nes sin des­cui­dar el le­ga­do de Poiret. Por ejem- plo la cha­que­ta es­truc­tu­ra­da, al­go que nun­ca di­se­ñó. Así que me pre­gun­té: «¿Qué ti­po de hom­bro di­se­ña­ría él hoy?». Y tras mu­chas dis­qui­si­cio­nes, la res­pues­ta fue con­fec­cio­nar un hí­bri­do de las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les de la sas­tre­ría oc­ci­den­tal y los có­di­gos del mi­ni­ma­lis­mo orien­tal, que ha re­sul­ta­do en una man­ga en for­ma de qui­mono con un aca­ba­do ar­qui­tec­tó­ni­co.

¿Có­mo te gus­ta­ría que el pú­bli­co jo­ven per­ci­bie­ra la fir­ma?

Co­mo una que re­pre­sen­ta la li­ber­tad y la sen­sua­li­dad. Poiret se en­fren­tó a las con­ven­cio­nes de su épo­ca y yo as­pi­ro a al­go si­mi­lar en es­pe­cial in­ves­ti­gan­do en la pa­ra­do­ja que plan­tea la ro­pa over­si­ze para la fe­mi­ni­dad y en en­con­trar un nue­vo es­pa­cio que per­mi­ta a ca­da per­so­na ex­pre­sar su pro­pio cuer­po sin per­der re­le­van­cia y ele­gan­cia Una na­rra­ti­va de li­be­ra­ción que co­nec­ta con el mo­men­to ac-

tual que vi­ve la in­dus­tria de la mo­da.

En el con­fu­so pa­no­ra­ma ac­tual creo que hay una gran ex­pec­ta­ti­va por re­de­fi­nir el va­lor del lu­jo y de­vol­ver­lo a sus orí­ge­nes ba­sa­dos en la al­ta ca­li­dad y la ori­gi­na­li­dad en cuan­to a crea­ti­vi­dad y emo­ción. Al­go que de­fen­día Poiret en su épo­ca. Nues­tra idea es ofre­cer un es­pa­cio para la in­di­vi­dua­li­dad y huir de la os­ten­ta­ción. Iró­ni­ca­men­te, mien­tras es­ta ca­sa se ca­rac­te­ri­zó por ha­ber li­be­ra­do a la mu­jer del cor­sé, hoy es esen­cial que se des­pren­dan de la ar­ma­du­ra que im­po­nen las con­ven­cio­nes so­cia­les a tra­vés de des­per­tar la con­cien­cia de su sen­sua­li­dad.

¿ Qué crees que bus­can hoy las mu­je­res en una fir­ma de mo­da?

Con­ta­giar­se por una ex­pe­rien­cia ín­ti­ma de iden­ti­dad y be­lle­za que re­fuer­ce su gus­to por pren­das úni­cas con las que po­der es­cri­bir su his­to­ria per­so­nal.

Jun­to es­tas lí­neas, Yi­qing Yin, di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Poiret, re­tra­ta­da por Jean Baptiste Mon­dino. A la dcha., una mo­de­lo en el backs­ta­ge du­ran­te el des­fi­le o/i 18-19 de la fir­ma.

Paul Poiret fue un pre­cur­sor de la es­té­ti­ca orien­tal co­mo de­mues­tra es­ta ima­gen to­ma­da en 1927 de uno de sus abri­gos.

So­bre es­tas lí­neas, dos sa­li­das del des­fi­le de o/i 2018-19 de Poiret.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.