EL FU­TU­RO NO ES LO QUE ERA

La in­dus­tria ana­li­za su es­tan­ca­mien­to re­tro­fu­tu­ris­ta.

VOGUE (Spain) - - SUMARIO - Fo­to­gra­fía DA­VID SIMS Rea­li­za­ción VENETIA SCOTT Tex­to CAR­LA SIE­RRA

Lis­ta pa­ra des­pe­gar, la pasarela aco­ge es­ta tem­po­ra­da un sin­fín de re­fe­ren­cias fu­tu­ris­tas. Sin em­bar­go, con abri­gos pla­tea­dos (Ch­ris­tian Dior), ca­po­tas de as­tro­nau­ta (Cal­vin Klein W NYC), bo­ti­nes de PVC (Miu Miu) y ves­ti­dos de ma­lla me­tá­li­ca (Pa­co Ra­ban­ne), el re­sul­ta­do es una idea­li­za­ción re­tro cu­ya deu­da se re­mon­ta a la ca­rre­ra es­pa­cial de la dé­ca­da de los se­sen­ta. La van­guar­dis­ta di­se­ña­do­ra IRIS VAN HERPEN, el em­pre­sa­rio Matt­hias Kind – al fren­te del re­lan­za­mien­to de la em­ble­má­ti­ca fir­ma RU­DI GERN­REICH– y la ana­lis­ta ALI­CE GIVIDEN, del la­bo­ra­to­rio de pro­nós­ti­co de ten­den­cias WGSN, re­fle­xio­nan so­bre por qué es­ta­mos atas­ca­dos en el pa­sa­do, el es­ta­do de la mo­da ac­tual y el por­ve­nir de una in­dus­tria pa­ra la que el futurismo, ase­gu­ran, no de­be­ría re­du­cir­se a una cues­tión es­té­ti­ca.

Te­ji­dos re­flec­tan­tes, abri­gos pla­tea­dos co­mo man­tas iso­tér­mi­cas, go­rros con as­pec­to de es­ca­fan­dra. La co­lec­ción oto­ño/in­vierno de Raf Si­mons pa­ra Cal­vin Klein W NYC re­fle­xio­na­ba so­bre la su­per­vi­ven­cia en cla­ve dis­tó­pi­ca. Cla­ro que le­jos de aque­lla ani­ma­da y op­ti­mis­ta vi­sión del por­ve­nir que ofre­cían los crea­do­res de los años se­sen­ta –co­ches vo­la­do­res; via­jes a la Lu­na; pren­das cons­trui­das, por pri­me­ra vez, con pa­pel, me­ta­cri­la­to o cha­pas me­tá­li­cas–, la de Si­mons era una his­to­ria de cien­cia fic­ción pa­ra mo­men­tos de ba­jo­na. «El tur­bu­len­to cli­ma so­cio­po­lí­ti­co ac­tual ha da­do a las in­ter­pre­ta­cio­nes del fu­tu­ro un gi­ro or­we­lliano », con­fir­ma Ali­ce Gividen, edi­to­ra aso­cia­da de WGSN In­sight, la agen­cia de pro­nós­ti­co de ten­den­cias. En tiempos de pos­ver­dad y da­tos per­so­na­les re­ga­la­dos a través de webs y re­des so­cia­les, la des­in­for­ma­ción y la vi­gi­lan­cia que go­ber­na­ban las obras del es­cri­tor bri­tá­ni­co pa­re­cen la pro­fe­cía de un fu­tu­ro agri­dul­ce que vi­mos ve­nir, pe­ro no he­mos si­do ca­pa­ces de re­pri­mir. Y que, ade­más, a la luz de to­das esas co­lec­cio­nes que, co­mo las de Cal­vin Klein

W NYC, Mai­son Margiela o Ba­len­cia­ga gi­ran en torno al con­cep­to de pro­tec­ción –po­si­ble­men­te, la pa­la­bra más re­pe­ti­da es­ta tem­po­ra­da–, nos in­quie­ta hoy ca­si más que en aquel en que Or­well pu­bli­ca­ra la no­ve­la .

En lo es­té­ti­co, tam­po­co he­mos cam­bia­do tan­to. Por­que re­creán­do­se en el pa­sa­do des­de el pre­sen­te, la ma­yo­ría de los di­se­ña­do­res que ofre­cen vi­sio­nes de lo que se­gui­mos con­si­de­ran­do fu­tu­ris­ta, lo ha­cen atas­ca­dos en una con­cep­ción que de­be­ría es­tar pre­ce­di­da por el pre­fi­jo ‘ re­tro’ –el li­te­ral de­but de Yo­lan­da Zo­bel, al fren­te de Cou­rrè­ges, el pa­sa­do sep­tiem­bre en la se­ma­na de la mo­da pa­ri­si­na, es un per­fec­to ejem­plo– . De he­cho, tal co­mo ad­vier­te Si­mon Rey­nolds en su en­sa­yo Re

tro­ma­nía (Ca­ja Ne­gra, ), «la au­sen­cia de fu­tu­ri­dad tam­bién se ad­vier­te en la tra­ma de la vi­da co­ti­dia­na, en el he­cho de que la ex­pe­rien­cia de her­vir un hue­vo o to­mar una du­cha no ha­ya cam­bia­do un ápi­ce en el trans­cur­so de nues­tras vi­das». Las ga­bar­di­nas de PVC, los pla­tas y neo­nes, los cas­cos de as­tro­nau­ta son re­cur­sos pro­pios de la in­ge­nui­dad Spa­ce Age con la que Pie­rre Car­din, Pa­co Ra­ban­ne o Cou­rrè­ges con­quis­ta­ron al pla­ne­ta en la dé­ca­da de los se­sen­ta. E L F U T U RO QU E PA­SÓ Com­pa­ñe­ro de aque­llos, es­te ve­rano, re­vi­vía la en­se­ña fun­da­da por Ru­di Gern­reich (fa­lle­ci­do en ). «En mu­chos as­pec­tos, el tra­ba­jo de Ru­di es la ba­se so­bre la que se sien­ta el di­se­ño mo­derno», re­cuer­da Matt­hias Kind, CEO y fun­da­dor de es­te re

boot de la fir­ma. «Co­mo di­jo Hel­mut Lang: ‘[Gern­reich] in­tro­du­jo un vo­ca­bu­la­rio de mo­der­ni­dad en las pren­das, los te­ji­dos y el es­pí­ri­tu que cam­bia­ron fun­da­men­tal­men­te la ca­ra de la mo­da. To­do el mun­do le de­be al­go’». La reivin­di­ca­ción de su fi­gu­ra, pro­vo­ca­do­ra en sus for­mas pe­ro tam­bién en su po­lí­ti­ca car­ga dis­cur­si­va, no pue­de ser más per­ti­nen­te. «Los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de Ru­di, co­mo la li­ber­tad y la igual­dad, qui­zás nun­ca ha­yan es­ta­do más acom­pa­sa­dos con la mo­da y la so­cie­dad co­mo aho­ra. El mun­do es­tá otra vez en ebu­lli­ción: cues­tio­nes co­mo la igual­dad y los de­re­chos ci­vi­les vuel­ven a es­tar en la agen­da, del #MeToo al Black Li­ves Mat­ter, y con Trump, co­mo con Ni­xon an­tes, po­si­ble­men­te en­fren­tán­do­se al im­peach­ment... ¿es es­to re­gre­so al fu­tu­ro?», se pre­gun­ta el em­pre­sa­rio. Fren­te a es­tas pers­pec­ti­vas nos­tál­gi­cas, ilu­mi­na­dos de nue­va ge­ne­ra­ción co­mo Ku­nihi­ko Mo­ri­na­ga (To­kio, ), de An­rea­la­ge –que el de sep­tiem­bre asom­bra­ba a la au­dien­cia de su des­fi­le en Pa­rís con una co­lec­ción tan pre­cio­sis­ta co­mo mar­cia­na en ma­te­rial fo­to­cro­má­ti­co que se os­cu­re­cía al ex­po­ner­se a los ra­yos ul­tra­vio­le­ta– y la coutu­rier Iris Van Herpen (Wa­mel, Ho­lan­da, ) bu­cean en audaces pro­pues­tas que, si bien es­qui­van las fórmulas co­mer­cia­les, as­pi­ran a una re­no­va­ción más pro­fun­da de la in­dus­tria. «A me­nu­do me asom­bran las vie­jas ideas del futurismo que no han cam­bia­do des­de los años se­sen­ta», ase­gu­ra la neer­lan­de­sa, que va­ti­ci­na que el fu­tu­ro de la mo­da, tal y co­mo ella pre­di­ca con el ejem­plo, se­rá «or­gá­ni­co y co­la­bo­ra­ti­vo»: «Los di­se­ña­do­res y las ca­sas de mo­da tra­ba­ja­rán jun­to a otras ins­ti­tu­cio­nes, em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, la­bo­ra­to­rios cien­tí­fi­cos, ar­tis­tas, bió». lo­gos. El co­no­ci­mien­to de las pren­das y el sig­ni­fi­ca­do de lo que uno lle­ve ten­drá más ca­pas y se­rá mu­cho más in­te­li­gen­te. Y es­tos sis­te­mas de pro­duc­ción ha­rán que las pren­das sean más a me­di­da, no so­lo en lo que se re­fie­re a có­mo sien­tan al lle­var­las. La re­vo­lu­ción in­dus­trial creó la pro­duc­ción en ma­sa; la re­vo­lu­ción tecnológica crea­rá la cus­to­mi­za­ción en ma­sa, dan­do po­der al in­di­vi­dua­lis­mo».

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, el In­ter­net de las co­sas, las im­pre­so­ras -D, los wea­ra­bles... Las in­no­va­cio­nes que ocu­pan los ti­tu­la­res no se­rán el úni­co mo­tor de cam­bio, va­ti­ci­na Gividen. «Pe­se a que los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos in­tere­san­tes ofre­cen mu­chas pro­me­sas a la in­dus­tria, hay al­go que de­be de­cir­se. Por par­te de los con­su­mi­do­res, es­ta­mos vien­do una de­man­da ca­da vez ma­yor de una mo­da sos­te­ni­ble y de pro­ce­den­cia éti­ca y, por ello, la mo­da de­be in­no­var con es­to en men­te. De­sa­ce­le­rar el pro­ce­so, de cual­quier mo­do, no ne­ce­si­ta te­ner un im­pac­to so­bre la es­té­ti­ca. Ahí es­tá la di­se­ña­do­ra fran­ce­sa Ma­ri­ne Se­rre, cu­yo es­ti­lo eco­fu­tu­ris­ta ofre­ce un equi­li­brio en­tre el acer­ca­mien­to sos­te­ni­ble, a través del upcy­cling (reciclaje) y el di­se­ño mo­derno. El fu­tu­ro de­be es­tar me­nos cen­tra­do en la es­té­ti­ca, y más en los pro­ce­sos», con­clu­ye. En­tre efec­tis­tas pren­das me­ta­li­za­das y bo­ti­nes de re­lu­cien­te PVC, no es más fu­tu­ris­ta quien más brilla so­bre la pasarela

«Si in­dus­trial la la pro­duc­ción re­vo­lu­ción creó en ma­sa, la tecnológica trae­rá la cus­to­mi­za­ción en ma­sa I R I S VA N HERPEN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.