POR­QUE YO LO BAILO

El Ba­llet Na­cio­nal po­sa por su 40º aniver­sa­rio.

VOGUE (Spain) - - SUMARIO - La Ga­la aniver­sa­rio ten­drá lu­gar en el Teatro de la Zar­zue­la del al de diciembre.

Los de las cas­ta­ñue­las. No, no re­sul­ta fá­cil sa­cu­dir­se el tó­pi­co en un país que nun­ca ha te­ni­do muy cla­ro si sen­tir­se or­gu­llo­so de su iden­ti­dad na­cio­nal o no. Re­le­ga­do a un rin­cón de la me­mo­ria que due­le es­pe­cial­men­te (los da­ños co­la­te­ra­les de la per­ver­sión del acer­vo cul­tu­ral con fi­nes de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca), el cas­ta­ñe­teo pa­re­ce so­nar le­jano, ex­tem­po­rá­neo en pleno siglo XXI. Pe­ro so­lo por­que to­da­vía hay quien no se ha en­te­ra­do de que es po­si­ble, por ejem­plo, bai­lar techno por cas­ta­ñue­las. An­to­nio Na­ja­rro lo ha he­cho – con mú­si­ca de Or­bi­tal y Björk– al fren­te del Ba­llet Na­cio­nal de Es­pa­ña, la com­pa­ñía es­ta­tal que se ocu­pa/preocupa de que la dan­za clásica es­pa­ño­la si­ga sien­do re­le­van­te. Sí, los de las cas­ta­ñue­las, más con­ten­tos que unas ídem aho­ra que ce­le­bran su cua­dra­gé­si­mo aniver­sa­rio.

A los años, el Ba­llet Na­cio­nal de Es­pa­ña es una com­pa­ñía jo­ven. De­ma­sia­do, en reali­dad, pa­ra lo que sig­ni­fi­ca la dan­za clásica de nues­tro país. Cier­to que es po­si­ble re­mon­tar­se a prin­ci­pios del siglo pa­sa­do en el in­ten­to por ras­trear sus fun­da­men­tos; que pe­sos pe­sa­dos co­mo An­to­nia Mer­cé ‘La Ar­gen­ti­ni­ta’, Ma­rien­ma, Car­men Ama­ya, An­to­nio Ruiz So­ler o An­to­nio Ga­des sen­ta­ron cá­te­dra por cuen­ta y ries­go, pe­ro se an­to­ja sor­pren­den­te que, a pe­sar de se­me­jan­te car­ga cul­tu­ral, hu­bie­ra que es­pe­rar has­ta pa­ra que se ins­ti­tu­cio­na­li­za­ra co­mo en­ti­dad pú­bli­ca (con Ga­des co­mo pri­mer di­rec­tor). «Fue­ron to­dos esos gran­des bai­la­ri­nes y co­reó­gra­fos los que tu­vie­ron que con­cien­ciar al Es­ta­do pa­ra que la dan­za es­pa­ño­la es­tu­vie­ra re­pre­sen­ta­da y dis­pu­sie­ra de unos me­dios. Y, sí, yo tam­bién creo que fue tar­de», con­ce­de Na­ja­rro, su di­rec­tor des­de . «El pro­ble­ma es que en Es­pa­ña siem­pre he­mos si­do muy pro­pen­sos a no dar­nos cuen­ta del va­lor de nues­tras ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas». En efec­to: cues­ta creer que in­clu­so lo que Ser­gei Diag­hi­lev com­pren­dió en , cuan­do sus Ba­llets Rus­ses es­tre­na­ron El som­bre­ro de tres pi­cos de Ma­nuel de Fa­lla en Lon­dres (con co­reo­gra­fía de Leó­ni­de Mas­si­ne y, ojo, es­ce­no­gra­fía y ves­tua­rio de Pi­cas­so), aquí se re­co­no­cie­ra ha­ce so­lo cua­tro dé­ca­das. «Si Fran­cia tu­vie­ra un ar­te co­mo el nues­tro, es­ta­ría has­ta en la so­pa», aña­de.

Co­mo ór­gano crea­ti­vo de­pen­dien­te del Es­ta­do, al BNE le co­rres­pon­de pre­ser­var y di­fun­dir el pa­tri­mo­nio co­reo­grá­fi­co es­pa­ñol. Aun­que su ac­tual di­rec­tor se ha em­pe­ña­do ade­más en po­ner­lo al día, aten­dien­do a fórmulas de ex­pre­sión pro­pen­sas a la fu­sión y el mes­ti­za­je. «Una com­pa­ñía co­mo es­ta tie­ne el de­ber de sal­va­guar­dar el re­per­to­rio, los clá­si­cos, pe­ro tam­bién de ser una vi­tri­na de la nue­va crea­ción, del fla­men­co, la dan­za es­ti­li­za­da y la es­cue­la bo­le­ra más ac­tua­les», di­ce. Pa­ra Na­ja­rro (Ma­drid, ), un es­pec­tácu­lo bien pen­sa­do pue­de con­ju­gar de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca tra­di­ción e in­no­va­ción: «He­mos he­cho con­vi­vir una fa­rru­ca o una so­leá del man­tón de ha­ce años con co­reo­gra­fías de ha­ce ape­nas cin­co. Alen­to, por ejem­plo, es una pro­pues­ta per­so­nal mía, con mú­si­ca del com­po­si­tor ar­gen­tino Fer­nan­do Egoz­cue y re­fe­ren­cias al jazz, el soul y el blues, es­tre­na­da en . Y la Elec­tra de An­to­nio Ruz, que lle­va­mos al Festival de Teatro Clá­si­co de Mé­ri­da, son ca­si dos ho­ras de bai­le con­tem­po­rá­neo».

Ase­gu­ra Na­ja­rro que los bai­la­ri­nes de dan­za es­pa­ño­la son los más com­ple­tos del mun­do. Por­que tie­nen que sa­ber bai­lar­lo to­do: clá­si­co, dan­za es­ti­li­za­da y bo­le­ro, bai­les re­gio­na­les tra­di­cio­na­les. Y fla­men­co, fal­ta­ría. La dis­ci­pli­na, se en­tien­de, es du­rí­si­ma. La de­di­ca­ción, to­tal. «Yo me sa­qué las dos ca­rre­ras a la vez, bai­le clá­si­co y es­pa­ñol. Has­ta hi­ce mis pi­ni­tos con las pun­tas [za­pa­ti­llas de ba­llet]. Pe­ro la dan­za clásica es­pa­ño­la se sien­te di­fe­ren­te», afir­ma Alo­ña Alon­so (Va­lla­do­lid, ), dos dé­ca­das en el BNE y pri­me­ra bai­la­ri­na des­de . «Es mi for­ma de vi­vir, y no pue­do sen­tir­me más afor­tu­na­da. Cuan­do sal­go a es­ce­na, el mun­do se de­tie­ne pa­ra que yo lo bai­le». A su com­pa­ñe­ra In­ma­cu­la­da Sa­lo­món (Ma­drid, ), una de las po­cas que ha lo­gra­do en­trar en la for­ma­ción con años, in­ter­pre­tar esa Elec­tra de tin­tes lor­quia­nos no so­lo le dio un vuel­co a su ca­rre­ra, sino tam­bién a ella mis­ma. «Ha si­do un tra­ba­jo muy ac­to­ral, bus­can­do sus sen­ti­mien­tos en los míos. Tu­ve que mi­rar­me por den­tro», re­co­no­ce la que as­cen­dió a pri­me­ra fi­gu­ra en y a la que hoy so­lo le in­tere­sa dis­fru­tar el pre­sen­te: «He pa­sa­do la tí­pi­ca an­sie­dad de los bai­la­ri­nes, an­gus­tia­da por el fu­tu­ro. Es­ta es una ca­rre­ra cor­ta, pe­ro he de­ci­di­do no vol­ver a preo­cu­par­me». Por su par­te, el tam­bién pri­mer bai­la­rín Ser­gio Ber­nal (Ma­drid, ) vi­bra en idén­ti­ca sin­to­nía: «Bai­lar dan­za es­pa­ño­la to­ca al­go muy ín­ti­mo. Es más pro­fun­da, pa­sio­nal, in­di­vi­dual. Y una ma­ne­ra de de­pu­rar emo­cio­nes. Ca­na­li­za­mos mu­cho nues­tra vi­da a través de su fuer­za». Mul­ti­pre­mia­do in­ter­na­cio­nal­men­te, Ber­nal –que el pró­xi­mo año pla­nea es­tre­nar com­pa­ñía pro­pia, jun­to a Ro­ber­to Cue, con un mon­ta­je so­bre Yves Saint Lau­rent ben­de­ci­do por el mis­mí­si­mo Pie­rre Ber­gé– com­par­te con su ac­tual di­rec­tor las ga­nas de ai­re fres­co: «Pre­ser­var el re­per­to­rio tam­bién es lim­piar. Es co­mo cuan­do vis­tes un tra­je an­ti­guo: no tie­nes que lu­cir­lo con los mis­mos áca­ros. Siem­pre hay que bus­car nue­vas fórmulas». Sin na­da que de­mos­trar ya a sus años, el ‘cis­ne’ del BNE sentencia: «No hay ma­la co­reo­gra­fía, sino mal in­tér­pre­te».

A pun­to de apear­se de la di­rec­ción, An­to­nio Na­ja­rro di­ce que se irá sa­tis­fe­cho. Po­co o na­da le ha que­da­do en su mi­sión de lle­var la dan­za es­pa­ño­la al si­guien­te ni­vel, co­mo en ese vi­deo­jue­go edu­ca­ti­vo que es­tá a pun­to de lan­zar, otra de sus ini­cia­ti­vas de di­vul­ga­ción y vi­si­bi­li­za­ción del tra­ba­jo del BNE. «Han si­do sie­te años en los que ha da­do un vuel­co co­mo com­pa­ñía. La he­mos abier­to a nue­vos co­reó­gra­fos y dis­ci­pli­nas, con co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas, fo­tó­gra­fos, di­se­ña­do­res co­mo Te­re­sa Hel­big y Juan Du­yos. Se ha he­cho más cer­ca­na», re­su­me. «Y yo me he de­ja­do la piel. No me gus­ta pen­sar: ‘Si hu­bie­ra pues­to más em­pe­ño, si me hu­bie­ra es­for­za­do más...’. Por eso lo he da­do to­do». Así ya pue­den qui­tar­le lo bai­la­do

«En Es­pa­ña somos pro­pen­sos a no dar­nos cuen­ta del va­lor de nues­tras ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas» AN­TO­NIO NA­JA­RRO

Fo­to­gra­fía NI­CO BUSTOS Di­rec­ción crea­ti­va DEBBIE SMITH Rea­li­za­ción AN­DREA OREJAS Tex­to RAFA RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.