LI­BRO

Dior y sus de­co­ra­do­res lle­nan pá­gi­nas de New Look.

VOGUE (Spain) - - SUMARIO - E. Asenjo

Ho­me­na­jean­do la estrecha re­la­ción de mon­sieur Ch­ris­tian Dior con dos in­terio­ris­tas de su épo­ca, el li­bro Dior & his De­co­ra­tors: Vic­tor Grad­pie­rre, Geor­ges Gef­froy, and The New Look re­co­ge los es­ce­na­rios más fas­ci­nan­tes crea­dos por el trío en los tiempos en los que la Al­ta Cos­tu­ra se con­vir­tió en un es­pec­tácu­lo glo­bal.

P ara Ch­ris­tian Dior ( - ) la mo­da siem­pre fue mu­cho más que ro­pa bo­ni­ta. En ple­na pos­gue­rra, año­ran­do pro­fun­da­men­te los des­preo­cu­pa­dos años de su ju­ven­tud, sin­tió la ne­ce­si­dad de des­mar­car­se del es­ti­lo im­pe­ran­te crean­do una nue­va si­lue­ta, el New Look, que ol­vi­da­ba la es­ca­sez y los ri­go­res pro­pios del mo­men­to. Acom­pa­ñó es­te nue­vo es­ti­lo con gran­des de­co­ra­dos y pues­tas en es­ce­na que re­mi­tían a un nue­vo mun­do –uno en el que la gue­rra no ha­bía te­ni­do lu­gar– en el que so­ñar aún era po­si­ble y en el que sus fas­tuo­sas pro­pues­tas co­bra­ban to­do el sen­ti­do. Pa­ra ello, se sir­vió de los de­co­ra­do­res Vic­tor Grand­pie­rre y Geor­ges Gef­froy, que se con­ver­ti­rían en dos de sus más fie­les ami­gos y co­la­bo­ra­do­res, y jun­to a ellos ideó es­ce­no­gra­fías pa­ra pre­sen­tar sus co­lec­cio­nes, la tien­da in­sig­nia de la mai­son en la Ave­nue Mon­taig­ne de Pa­rís y su pro­pio ho­gar. «Vi­vir en una ca­sa cu­yo es­ti­lo no te en­ca­ja es co­mo lle­var la ro­pa de otra per­so­na», so­lía de­cir el di­se­ña­dor. Aho­ra, el li­bro Dior & his De­co­ra­tors: Vic­tor Grand­pie­rre, Geor­ges Gef­froy, and The New Look, es­cri­to por la his­to­ria­do­ra ex­per­ta en ar­tes de­co­ra­ti­vas fran­ce­sas Mau­reen Foo­ter y con pró­lo­go de Ha­mish Bow­les, edi­tor-at-lar­ge de Vo­gue USA, ana­li­za la re­la­ción e in­fluen­cias en­tre los tres crea­do­res re­cu­pe­ran­do an­ti­guas fo­to­gra­fías y di­bu­jos de su tra­ba­jo en co­mún. «Em­pe­cé a in­tere­sar­me por el tra­ba­jo de es­tos dos in­terio­ris­tas ojean­do un an­ti­guo nu­me­ro de Vo­gue de los años cin­cuen­ta. En él apa­re­cía la re­si­den­cia pa­ri­si­na de Ch­ris­tian Dior, a la vez fran­ce­sa y cos­mo­po­li­ta, sun­tuo­sa y ele­gan­te. Su vi­sión era re­vo­lu­cio­na­ria y lo­gró tra­du­cir el New Look al ám­bi­to del in­terio­ris­mo», afir­ma Mau­reen, que no tar­dó en caer ren­di­da a es­te des­co­no­ci­do trío crea­ti­vo. «Lle­va­ba tiem­po que­rien­do ex­plo­rar la re­la­ción en­tre mo­da y de­co­ra­ción, y es­ta estrecha re­la­ción me pa­re­ció el ejem­plo per­fec­to», aña­de. Con un gus­to muy si­mi­lar, Grand­pie­rre y Gef­froy en­ten­die­ron a la per­fec­ción lo que mon­sieur es­pe­ra­ba de un es­ce­na­rio, ya fue­se efí­me­ro o per­ma­nen­te. «Ch­ris­tian Dior ha­bía que­ri­do estu- diar ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro sus pa­dres se lo prohi­bie­ron. Aún así, ese amor siem­pre se re­fle­jó tan­to en sus di­se­ños co­mo en su gus­to por el in­terio­ris­mo», con­ti­núa la his­to­ria­do­ra. Con el siglo XVIII y, en con­cre­to, con el Neo­cla­si­cis­mo co­mo prin­ci­pal re­fe­ren­cia es­té­ti­ca, los tres hom­bres die­ron vi­da a sun­tuo­sos de­co­ra­dos con los que Dior tra­ta­ba de re­crear las sen­sa­cio­nes de su in­fan­cia, que trans­cu­rrió en una fan­tás­ti­ca vi­lla en Gran­vi­lle (Nor­man­día) –hoy el Mu­sée Ch­ris­tian Dior–, re­ple­ta de an­ti­güe­da­des fran­ce­sas y exó­ti­cos pa­ne­les pin­ta­dos por re­co­no­ci­dos ar­tis­tas ja­po­ne­ses. «En sus ca­sas siem­pre tra­tó de fu­sio­nar ese es­ti­lo ecléc­ti­co con el cla­si­cis­mo del siglo XVIII; y pue­den ver­se mu­chos de­ta­lles en co­mún con sus di­se­ños de la épo­ca. Los frun­ces de los es­to­res aus­tria­cos se pa­re­cen a los vo­lan­tes de sus ves­ti­dos, las si­llas sin ta­pi­zar de es­ti­lo Na­po­león III si­mu­lan la rí­gi­da es­truc­tu­ra de sus tra­jes. Mues­tra el mis­mo ojo pa­ra el de­ta­lle», con­ti­núa ella.

An­tes de tra­ba­jar pa­ra Ch­ris­tian Dior, tan­to Grand­pie­rre co­mo Gef­froy lo ha­bían he­cho con otros di­se­ña­do­res co­mo Poi­ret o Pa­tou, por lo que los re­que­ri­mien­tos de una ca­sa de mo­da no les eran aje­nos. El pri­me­ro, mano a mano con mon­sieur Dior, se en­car­gó de la mí­ti­ca bou­ti­que de la Ave­nue Mon­taig­ne, pa­ra la cual idea­ron el fa­mo­so sa­lón He­lleu, ca­rac­te­ri­za­do por el uso de un tono gris per­la de uso ex­clu­si­vo, por aquel en­ton­ces, pa­ra la fir­ma, y las si­llas es­ti­lo Louis XVI. Co­mo ve­nía sien­do ha­bi­tual en Fran­cia por aquel en­ton­ces, Dior apos­tó por am­bos de­co­ra­do­res pa­ra lle­var a ca­bo su pro­pio apar­ta­men­to. Uno se en­car­ga­ba de la par­te pri­va­da y otro de la pú­bli­ca. Juntos, die­ron rien­da suel­ta al gus­to ecléc­ti­co del mo­dis­to com­bi­nan­do di­bu­jos de Ma­tis­se, ta­pi­ces gó­ti­cos y bron­ces re­na­cen­tis­tas con un ai­re ar­mó­ni­co de ins­pi­ra­ción clásica. Por­que si una co­sa ca­rac­te­ri­zó el tra­ba­jo de es­te es­te­lar equi­po, esa fue su maes­tría pa­ra com­po­ner un es­ti­lo tan pro­pio co­mo nos­tál­gi­co

Pues­ta en es­ce­na de la co­lec­ción de Al­ta Cos­tu­ra pri­ma­ve­ra/ ve­rano de .

Daisy Fe­llo­wes, ves­ti­da de Dior, en el ‘Bai­le de más­ca­ras del siglo XVIII’, ce­le­bra­do en Ve­ne­cia en . Di­se­ños de Ro­ger Vi­vier, za­pa­te­ro de la mai­son du­ran­te la épo­ca, en un sa­lón de­co­ra­do por Vic­tor Grand­pie­rre.

Arri­ba, por­ta­da del li­bro Dior & his De­co­ra­tors: Vic­tor Grand­pie­rre, Geor­ges Gef­froy, and The New Look (ed. Ven­do­me Press), que cuen­ta con pró­lo­go de Ha­mish Bow­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.