CAR­TA DE LA DIRECTORA

VOGUE (Spain) - - Sumario -

Es­cri­bo, co­mo tan­tas ve­ces, con una ni­ña ovi­lla­da en la mi­tad de mi re­ga­zo. El pe­so y el ca­lor de su cuer­po com­pi­ten con el del li­viano or­de­na­dor que ocu­pa el res­to, aun­que el equi­li­brio es ca­da vez más de­sigual. La pri­me­ra vez que adop­ta­mos es­ta po­si­ción, cua­tro años atrás, sus me­di­das eran más equi­va­len­tes, pe­ro ca­da año que pa­sa ella ga­na gra­mos y cen­tí­me­tros mien­tras que la tec­no­lo­gía se vuel­ve ca­da vez más li­ge­ra. Es­ta ima­gen re­pre­sen­ta bien el es­pí­ri­tu de es­te nú­me­ro, que ha­bla de los víncu­los emo­cio­na­les que es­ta­ble­ce­mos con nues­tra fa­mi­lia bio­ló­gi­ca así co­mo con la ele­gi­da. Si la pa­sión amo­ro­sa tie­ne tan­to que ver con la pri­me­ra, son las pul­sio­nes crea­ti­vas las que mu­chas ve­ces con­di­cio­nan la se­gun­da.

Es­te es un tiem­po es­pe­cial­men­te pro­pen­so a es­ta cla­se de la­zos que di­fu­mi­nan lo pro­fe­sio­nal y lo per­so­nal. Se­rá por la in­ten­si­dad con la que vi­vi­mos, por es­tar tan co­nec­ta­dos o por la ele­va­da car­ga sen­ti­men­tal que po­ne­mos en ca­da rin­cón de nues­tra exis­ten­cia. Pe­ro lo cier­to es que en cual­quier ám­bi­to se es­ta­ble­cen re­la­cio­nes que tras­cien­den con mu­cho la de­fi­ni­ción de com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Su­ce­de, des­de lue­go, en la mo­da y en otros ám­bi­tos crea­ti­vos co­mo el ci­ne o la mú­si­ca. Pe­ro tam­bién en­tre los que com­par­ten una cau­sa o se mo­vi­li­zan por al­go en lo que creen.

Es la ho­ra de las co­mu­ni­da­des por­que la gen­te se or­ga­ni­za, más que nun­ca, al­re­de­dor de sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res, de sus fi­lias y tam­bién de sus fo­bias. Sean es­tas za­pa­ti­llas de­por­ti­vas, de­re­chos por con­quis­tar o mas­co­tas. Gru­pos que no re­em­pla­zan a la fa­mi­lia de pa­ren­tes­co, pe­ro sí la am­plían y la com­ple­men­tan. Hay al­go bo­ni­to en es­ta exal­ta­ción de la amis­tad y en es­ta bús­que­da de pro­fun­di­dad en ca­si to­das nues­tras re­la­cio­nes. Pue­de que sea una vi­sión muy na­vi­de­ña del mun­do en el que vi­vi­mos, pe­ro no hay me­jor mo­men­to pa­ra de­jar­se lle­var por el la­do bueno de las co­sas. Y, co­mo di­ce Barack Oba­ma, el po­der de la co­mu­ni­dad de­mues­tra «lo que se pue­de ha­cer cuan­do to­do el mun­do de­ci­de par­ti­ci­par». Y hoy to­ca com­pro­me­ter­se con al­go.

Con ese es­pí­ri­tu ce­rra­mos un año ex­cep­cio­nal. Ya avi­sé el pa­sa­do ene­ro que te­nía­mos in­ten­ción de ce­le­brar el —˜ aniversario de Vo­gue Es­pa­ña du­ran­te to­do ™˜š›. Y va­ya sí lo he­mos he­cho. De es­tos š™ me­ses nos lle­va­mos ex­pe­rien­cias me­mo­ra­bles co­mo traer a Vic­to­ria Beck­ham de vuel­ta a Es­pa­ña, ver nues­tras imá­ge­nes más fes­ti­vas to­mar la ca­lle Se­rrano o una no­che de ju­lio irre­pe­ti­ble en la que Ro­sa­lía se en­con­tró con Ky­lie Mi­no­gue y lo me­jor de la mo­da y la cul­tu­ra es­pa­ño­la e in­ter­na­cio­nal bai­ló co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. Pue­de que eso sea lo más im­por­tan­te que nos ha de­ja­do es­te aniversario: sen­tir­nos tan arro­pa­dos y que­ri­dos por to­da nues­tra fa­mi­lia, la cer­ca­na y la am­plia­da. No­tar el pe­so y el ca­lor del abra­zo del co­lec­ti­vo que for­ma Vo­gue Es­pa­ña. Quie­ro apro­ve­char es­ta úl­ti­ma car­ta del —˜ aniversario pa­ra dar las gra­cias a to­dos los equi­pos de Vo­gue y Con­dé Nast Es­pa­ña que se han de­ja­do la piel en la con­me­mo­ra­ción y a to­dos los que nos han acom­pa­ña­do y apo­ya­do de una for­ma tan con­mo­ve­do­ra. No hay me­jor ma­ne­ra de ter­mi­nar un año de fies­ta que con un brin­dis por los la­zos que nos unen. Y bai­lan­do, cla­ro. Por­que na­die nos po­drá qui­tar nun­ca lo bai­la­do, ni lo de ver­dad vi­vi­do ¡

EU­GE­NIA DE LA TORRIENTE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.