TA­LEN­TO

El ar­te de Gray y Ar­sun, los hi­jos de Ma­rio So­rren­ti.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía AS­TRID STERNER Rea­li­za­ción JESSICA BOBINCE Tex­to ES­TE­FA­NÍA ASEN­JO

DIS­PUES­TOS A QUE SE LES CO­NOZ­CA POR SUS PRO­PIOS MÉ­RI­TOS, GRAY Y AR­SUN SO­RREN­TI LOS HI­JOS ‘MILLENNIAL’ DE MA­RIO SO­RREN­TI Y LA TAM­BIÉN FO­TÓ­GRA­FA MARY FREY IRRUM­PEN EN LA ES­CE­NA CUL­TU­RAL POR TO­DO LO AL­TO: ELLA CO­MO JO­VEN PRO­ME­SA DE LA FO­TO­GRA­FÍA Y ÉL CO­MO MÚ­SI­CO Y PRO­DUC­TOR IN­DE­PEN­DIEN­TE. EL TA­LEN­TO, CO­MO DE­MUES­TRAN SUS ÚL­TI­MOS TRA­BA­JOS, CO­RRE POR SUS VE­NAS.

En ape­nas dos dé­ca­das, Gray (Nue­va York, ŒŽŽŽ) y Ar­sun (’“““) So­rren­ti pa­re­cen ha­ber vi­vi­do mu­cho más que otras per­so­nas en to­da una vi­da. Cre­cie­ron en Nue­va York y, más pa­ra bien que pa­ra mal, no tu­vie­ron una in­fan­cia co­mo las de­más. To­tal­men­te li­bres y ro­dea­dos de ta­len­to, los

hi­jos de Ma­rio So­rren­ti y la tam­bién fo­tó­gra­fa Mary Fray, tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de ex­plo­rar des­de muy pe­que­ños su vo­ca­ción y va­lía de la mano de los me­jo­res sin tan si­quie­ra sa­lir de ca­sa. Su pa­dre, que sal­tó a la fa­ma a prin­ci­pios de los no­ven­ta jun­to a su por en­ton­ces no­via, Ka­te Moss, es uno de los fo­tó­gra-

fos más re­le­van­tes de nues­tra era; au­tor de al­gu­nas de las imá­ge­nes más sim­bó­li­cas de aque­lla úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo XX. Y ahí no aca­ba la co­sa: su ma­dre y to­da la fa­mi­lia pa­ter­na tam­bién bri­llan tras el ob­je­ti­vo.

Su abue­la, Fran­ces­ca So­rren­ti, fue la en­car­ga­da de tras­la­dar la fa­mi­lia, de ori-

gen na­po­li­tano, a Nue­va York cuan­do sus hi­jos (Ma­rio, Da­vi­de y Van­ni­na) eran pe­que­ños, y les in­cul­có su amor por el ar­te y la ha­bi­li­dad de cap­tu­rar la be­lle­za. Los tres en­con­tra­ron muy pron­to su es­ti­lo e hi­cie­ron de ello su pro­fe­sión. A Da­vi­de, fa­lle­ci­do a cau­sa de una en­fer­me­dad ge­né­ti­ca que le hi­zo caer en

las dro­gas des­de muy jo­ven, se le de­be in­clu­so el au­ge del he­roin chic de los no­ven­ta. Vi­vió rá­pi­do y jun­to a su pa­re­ja, Jai­me King, con­si­guió con­ver­tir su des­gra­cia en le­yen­da. Mu­rió con años.

Gray, la me­nor de la nue­va ge­ne­ra­ción So­rren­ti, pa­re­ce ha­ber he­re­da­do el ta­len­to de to­dos ellos. «Al ma­du­rar em­pe­cé a co­nec­tar con mi en­torno de una ma­ne­ra más ín­ti­ma. Hay al­go li­be­ra­dor en ello. Cuan­do era pe­que­ña era muy sal­va­je, na­da po­día in­ter­po­ner­se en mi ca­mino cuan­do que­ría al­go; y la pri­me­ra vez que co­gí una cá­ma­ra, al­go se apa­ci­guó en mí. Em­pe­cé a fo­ca­li­zar mis de­seos e in­tere­ses en cap­tu­rar el mo­men­to y esa co­ne­xión me hip­no­ti­zó y me dio la ur­gen­cia de bus­car­la más», ex­pli­ca ella, in­mer­sa en la gra­ba­ción de su pri­me­ra pe­lí­cu­la y acla­ma­da co­mo fo­tó­gra­fa por fir­mas co­mo Loe­we y Miu Miu.

Su her­mano Ar­sun, por el con­tra­rio, no sin­tió esa lla­ma­da, aun­que tam­po­co le fal­ta­ron re­fe­ren­tes pa­ra desa­rro­llar su vo­ca­ción: la mú­si­ca. «To­do em­pe­zó cuan­do te­nía ’ años. Co­men­cé a to­car la gui­ta­rra y es­cu­char mu­cha mú­si­ca, y en­ton­ces un día so­nó Sa­te­lli­te of Lo­ve, de The Vel­vet Un­der­ground, y sen­tí la ne­ce­si­dad de em­pe­zar a es­cri­bir y can­tar mis pro­pias le­tras», ase­gu­ra él. Aho­ra, ade­más de pro­ta­go­ni­zar jun­to a su her­ma­na la cam­pa­ña To­get­her, de Man­go (que fo­to­gra­fía su pa­dre), aca­ba de pre­sen­tar su pri­mer sin­gle, Whi­te Light, y pron­to lan­za­rá su pri­mer ál­bum. Pe­ro no so­lo eso: «Tam­bién es­toy cons­tru­yen­do un es­tu­dio de gra­ba­ción en Brooklyn con la ayu­da de mi gui­ta­rra prin­ci­pal, Henry Mun­son, y de mi te­clis­ta, Oli­ver Ig­na­tius, que ya cuen­ta con el su­yo pro­pio

–Holy Fang–, en el que he gra­ba­do mis can­cio­nes», ex­pli­ca. En los no­ven­ta, su pa­dre di­se­ñó su pri­me­ra por­ta­da, la del dis­co Twis­ted (), del gru­po es­co­cés Del Ami­tri, y ha tra­ba­ja­do jun­to a John Ma­yer; se­gu­ro que no pue­de es­tar más or­gu­llo­so de que su hi­jo ha­ya he­re­da­do su pa­sión.

No pue­do ha­blar en nom­bre de Gray, pe­ro creo que no fue la crea­ti­vi­dad o el tra­ba­jo de nues­tros pa­dres lo que im­pac­tó en no­so­tros y nos hi­zo quien so­mos. Fue el he­cho de que siem­pre fue­ron per­so­nas llenas de amor y ama­bi­li­dad que nos apo­ya­ron en ca­da pa­so», di­ce Ar­sun, de­jan­do cla­ro que no son unos ado­les­cen­tes al uso. Ple­na­men­te cons­cien­tes de lo co­ol que son sus pa­dres y to­do su sé­qui­to –que in­clu­ye a Chloë Se­vigny, So­fia y Alex de Be­tak, Oli­vier Zahm–, pe­ro le­jos de sen­tir­se ame­dren­ta­dos por ello, siem­pre han des­ta­ca­do por su tre­men­da per­so­na­li­dad y es­ti­lo. La edad nun­ca ha si­do un hán­di­cap. «Creo que no tie­ne im­por­tan­cia. Pue­do ser jo­ven, pe­ro ten­go mis pro­pias ideas y ha­go co­sas en las que creo. Me gus­ta tra­ba­jar, siem­pre lo he he­cho y la edad nun­ca me ha fre­na­do a la ho­ra de ha­cer las co­sas que me gus­tan», di­ce Gray. Su her­mano pa­re­ce se­guir la mis­ma fi­lo­so­fía. Le­jos de adap­tar­se a los gus­tos más jó­ve­nes, su mú­si­ca be­be del rock clá­si­co, de la mú­si­ca folk, del country y de la psi­co­de­lia. «Es­ti­lís­ti­ca­men­te to­mo pres­ta­dos ele­men­tos de los años cin­cuen­ta, se­sen­ta y prin­ci­pios de los se­ten­ta, pe­ro sien­to que mi voz, mi ar­te, o co­mo quie­ras lla­mar­lo, evo­lu­cio­na cons­tan­te­men­te», cuen­ta Ar­sun. Y su fu­tu­ro se adi­vi­na bri­llan­te. Ju­ven­tud, ta­len­to y pa­sión, cuan­do con­ver­gen, re­sul­tan una com­bi­na­ción in­fa­li­ble ›

Arri­ba, Gray So­rren­ti (iz­da.) lle­va ves­ti­do de A.P.C., cin­tu­rón de Pai­ge y co­llar pro­pio. Su her­mano Ar­sun, con cha­que­ta de Dior Hom­me; ca­mi­se­ta de Ci­ti­zens of Hu­ma­nity; pan­ta­lón de Ver­sa­ce; y za­pa­ti­llas de Adi­das. Aba­jo, Gray con sué­ter de Ma­je. Mo­de­los: Ar­sun y Gray So­rren­ti (IMG Mo­dels). Ma­qui­lla­je: Ya­suo Yos­hi­ka­wa (L’Ate­lier). Pe­lu­que­ría: Fer­nan­do To­rrent (L’Ate­lier). Ma­ni­cu­ra: Eli­na Oga­wa (De­fac­to).

Arri­ba, Gray, con ves­ti­do pli­sa­do de Zadig & Vol­tai­re; bo­tas de See by Ch­loé; som­bre­ro de Stet­son (cortesía de JJ Hat Cen­ter); y sus pro­pias jo­yas. So­bre es­tas lí­neas, a la iz­da., Gray, con ves­ti­do de A.P.C.; y cin­tu­rón de Pai­ge. En la mis­ma ima­gen, Ar­sun lle­va ca­mi­se­ta de Ci­ti­zens of Hu­ma­nity. A la dcha., Ar­sun con cha­que­ta de Man­go; y ca­mi­sa de Etro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.