PER­SO­NA­JE

Til­da Swin­ton, pu­ra poe­sía in­gle­sa.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía TIM WAL­KER Rea­li­za­ción SA­RA MUNVES Tex­to JENNY C OMITA

La ac­triz Til­da Swin­ton ( Lon­dres, 1960) es, sin lu­gar a du­das, la más ca­ma­leó­ni­ca de su ge­ne­ra­ción. A pe­sar de su lla­ma­ti­vo y re­gio fí­si­co, tie­ne la ca­pa­ci­dad na­tu­ral de trans­for­mar­se, co­mo ha he­cho en va­rias pe­lí­cu­las, en un an­ciano, una edi­to­ra de mo­da car­ga­da de gla­mour, un án­gel sin gé­ne­ro o una bru­ja blan­ca. En to­dos los ca­sos, pue­de ha­cer­lo a la per­fec­ción. Sin em­bar­go, al­gu­nas de sus trans­for­ma­cio­nes más épi­cas po­co o na­da tie­nen que ver con su tra­ba­jo en la gran pan­ta­lla. En los úl­ti­mos años, la ac­triz y el f otó­gra­fo Tim Wal­ker h an c ola­bo­ra­do en un pro­yec­to ar­tís­ti­co, com­pues­to por una se­rie de fo­to­gra­fías su­rrea­lis­tas, ape­lan­do es­té­ti­ca­men­te a un nu­tri­do gru­po de fi­gu­ras his­tó­ri­cas, en­tre las que se pue­den con­tar a la co­lec­cio­nis­ta y fi­lán­tro­pa Do­mi­ni­que de Me­nil, la ar­tis­ta Leo­no­ra Ca­rring­ton, el poe­ta Ed­ward Ga­mes, el ge­nio Da­vid Bo­wie...

Su mu­sa más re­cien­te tie­ne un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra la ac­triz. La da­ma Edith Sit­well, na­ci­da en 1887, no so­lo fue un ex­cén­tri­ca poe­ta y crí­ti­ca li­te­ra­ria bri­tá­ni­ca. Tam­bién es­tá em­pa­ren­ta­da con Swin­ton. De he­cho, a los 8 años fue ni­ña de arras en la bo­da de El­sie, la ta­ta­ra­bue­la pa­ter­na de la ac­triz. De he­cho fue El­sie, una cé­le­bre can­tan­te que in­clu­so lle­gó a po­sar pa­ra un cua­dro de John Sin­ger Sar­gent, a quien Sit­well to­mó co­mo re­fe­ren­cia y guía cuan­do se ini­ció en el ar­te. «Co­noz­co la his­to­ria de los Sit­well des­de siem­pre», di­ce Swin­ton so­bre Edith y sus her­ma­nos, Os­bert y Sa­che­ve­rell, to­dos es­cri­to­res. «Co­mo gran­des ejem­plos de ar­tis­tas con los que re­co­noz­co un pa­ren­tes­co, los ten­go en gran es­ti­ma».

La idea de «tran­si­tar la ave­ni­da» de Edith Sit­well, tal y co­mo lo de­fi­ne Wal­ker, era al­go que él y Swin­ton lle­va­ban tiem­po que­rien­do ha­cer. Wal­ker, con­fe­so ad­mi­ra­dor del tra­ba­jo de Ce­cil Bea­ton, siem­pre se ha­bía mos­tra­do fas­ci­na­do por los fa­mo­sos re­tra­tos del fo­tó­gra­fo a Sit­well, uno de los cua­les se con­ver­ti­ría pos­te­rior­men­te en par­te del mer­chan­di­sing de una gi­ra de Mo­rri­sey en los años no­ven­ta. «Un ami­go mío te­nía una ca­mi­se­ta con esa por­ta­da. Me en- can­ta­ba», re­cuer­da. «Siem­pre me fas­ci­nó la sin­gu­lar be­lle­za de Sit­well».

Vie­ron la oca­sión de ex­plo­rar es­ta ge­nui­na es­té­ti­ca cuan­do Wal­ker tro­pe­zó con un te­so­ro, al­gu­nos de los or­na­men­ta­dos y so­bre­di­men­sio­na­dos ac­ce­so­rios de Sit­well. El ha­llaz­go lle­gó mien­tras tras­tea­ba en los ar­chi­vos del mu­seo Vic­to­ria & Al­bert, de Lon­dres, do­cu­men­tán­do­se pa­ra una ex­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca que se inau­gu­ra­rá el pró­xi­mo año. «Vi exac­ta­men­te lo que po­día­mos ha­cer en cues­tión de ima­gen», di­ce. Al fi­nal, la pa­re­ja ar­tís­ti­ca no lo­gró la ce­sión de las pren­das ori­gi­na­les pa­ra las fo­tos, «a pe­sar de que Swin­ton es una es­tre­lla ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que, ade­más, tie­ne la­zos de san­gre con la pro­pie­ta­ria ori­gi­nal», apun­ta Wal­ker. Aún así, es­ta­ban con­ven­ci­dos de que po­dían lo­grar un efec­to si­mi­lar con pren­das con­tem­po­rá­neas. Al prin­ci­pio, Wal­ker co­que­teó con la idea de en­car­gar una pró­te­sis imi­tan-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.