DOS MÁS UNO

Ve­ro­ni­ka Heil­brun­ner, Jus­tin O’Shea y su be­bé Wal­ter.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía PA­BLO Z AMORA Rea­li­za­ción MAR­TA B AJO Tex­to C ECILIA C ASERO

El día que se hi­cie­ron las fo­tos que ilus­tran es­te re­por­ta­je no ha­bía ni ras­tro de una nanny apli­ca­da que arru­lla­ra al pe­que­ño Wal­ter si llo­ri­quea­ba mien­tras sus pa­dres se pre­pa­ra­ban pa­ra la se­sión. Aquel día en el es­tu­dio so­lo acom­pa­ña­ban a Ve­ro­ni­ka Heil­brun­ner (Mú­nich, Ale­ma­nia, ), Jus­tin O’Shea (Too­woom­ba, Aus­tra­lia, †) y al be­bé de am­bos, la abue­la y el tío pa­terno del pe­que­ño, que ha­bían via­ja­do des­de el país na­tal de los O’Shea has­ta Ber­lín –don­de vi­ve la fa­mi­lia– pa­ra es­tar unos días jun­tos y que, sen­ci­lla­men­te, se ha­bían des­pla­za­do tam­bién has­ta Es­pa­ña pa­ra pa­sar más tiem­po con ellos. Co­mo cual­quier otra fa­mi­lia. Mien­tras el equi­po se afa­na en las fo­tos, con la abue­la la con­ver­sa­ción en­se­gui­da de­ri­va, co­mo no po­día ser de otro mo­do, ha­cia a quién se pa­re­ce más Wal­ter («tie­ne los ojos de Jus­tin, pe­ro la na­riz y la bo­ca de Ve­ro­ni­ka», di­ce mien­tras el pe­que­ño duer­me plá­ci­da­men­te en sus bra­zos) y con el tío, con hi­jos más cre­ci­dos, el te­ma es­tre­lla pa­sa por có­mo li­diar con preado­les­cen­tes en ca­sa. Co­mo cual­quier otra fa­mi­lia. Al fon­do, ba­jo un lu­cer­na­rio que les ba­ña de luz na­tu­ral re­mar­can­do su ha­lo de se­res to­ca­dos por la va­ri­ta má­gi­ca de la be­lle­za y el es­ti­lo per­so­nal, la pa­re­ja se mi­ra co­mo se mi­ran las per­so­nas que se quie­ren, opi­nan so­bre sus looks en ca­da cam­bio, jue­gan con Wal­ter y ti­ran de su re­gis­tro per­so­nal pa­ra re­la­cio­nar­se con to­do el equi­po: dul­ce, cer­ca­na y serena Ve­ro­ni­ka; di­ver­ti­do, so­ca­rrón y un po­co gam­be­rro Jus­tin. Ca­da uno en su pa­pel. Co­mo cual­quier otra fa­mi­lia.

En las dis­tan­cias cor­tas am­bos im­pre­sio­nan bas­tan­te. Y ahí es don­de pue­de que no sean co­mo cual­quier otra fa­mi­lia. Ve­ro­ni­ka es al­tí­si­ma y tie­ne una mi­ra­da azul que, le­jos de ser fría, te en­vuel­ve mien­tras te ha­bla ha­cién­do­te sen­tir que no hay na­die más en el mun­do en ese pre­ci­so mo­men­to. Jus­tin es... Jus­tin. No des­apro­ve­cha ni un so­lo mo­men­to pa­ra ha­cer bro­mas –con Wal­ter in­clui­do– y se no­ta que es­tá có­mo­do en su pa­pel de out­si­der en una in­dus­tria que, en con­tra de lo que pue­da pa­re­cer, tien­de por na­tu­ra­le­za a la es­tan­da­ri­za­ción. Tan dis­tin­tos por se­pa­ra­do y tan com­ple­men­ta­rios jun­tos. Ade­más de ser una de las pa­re­jas más atrac­ti­vas del pa­no­ra­ma del street sty­le glo­bal, am­bos tie­nen un cu­rrí­cu­lum bas­tan­te bri­llan­te por se­pa­ra­do. Jus­tin fue di­rec­tor de compras de la tien­da mul­ti­mar­ca de lujo MyT­he­re­sa y des­pués fue el di­rec­tor crea­ti­vo de Brio­ni por un bre­ve lap­so de tiem­po (en el que le dio tiem­po a sa­cu­dir los ci­mien­tos de la ca­sa ita­lia­na con una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pro­ta­go­ni­za­da por Me­ta­lli­ca, una de sus ban­das fa­vo­ri­tas) pa­ra re­ca­lar en el que aho­ra es su pro­yec­to más per­so­nal: su mar­ca de mo­da mas­cu­li­na SSS World Corp. Ve­ro­ni­ka fue edi­to­ra de mo­da, fun­dó la web Hey Wo­man y aho­ra ejer­ce de em­ba­ja­do­ra de cier­tas mar­cas del sec­tor a las que tam­bién ase­so­ra. El pri­mer en­cuen­tro en­tre am­bos se pro­du­jo ha­ce unos años en el show­room de Ac­ne Studios en Mú­nich y esa mis­ma tar­de se mar­cha­ron jun­tos a un os­cu­ro pub cer­cano a to­mar al­go. «A pe­sar de que fue­ra aún era de día», apos­ti­lla Ve­ro­ni­ka pa­ra re­mar­car la na­tu­ra­le­za un tan­to bi­za­rra de aque­lla pri­me­ra ci­ta. En aquel mo­men­to am­bos vi­vían en la ciu­dad ale­ma­na y man­tu­vie­ron el con­tac­to, pe­ro no fue has­ta al­gún tiem­po des­pués cuan­do lo su­yo se ofi­cia­li­zó. Hay una anéc­do­ta que

re­fle­ja bas­tan­te bien el ti­po de re­la­ción que tie­nen. Cuan­do aún no lle­va­ban mu­cho tiem­po sa­lien­do se di­ri­gían a un des­fi­le en me­tro y Ve­ro­ni­ka lle­va­ba un ma­ra­vi­llo­so ves­ti­do de Va­len­tino con za­pa­ti­llas, pe­ro te­nía un par de za­pa­tos de ta­cón guar­da­dos en el bol­so pa­ra cam­biar­se al lle­gar. Jus­to cuan­do iba a ha­cer­lo Jus­tin la di­sua­dió y le di­jo que con las snea­kers que­da­ba mu­cho me­jor. «¿Con za­pa­ti­llas? ¡Es un Va­len­tino!», re­cuer­da Ve­ro­ni­ka que le res­pon­dió es­cép­ti­ca. Pe­ro ven­ció su in­cre­du­li­dad y con­fió en él, des­de en­ton­ces y pa­ra siem­pre. De he­cho, esa mez­cla de pren­das de­por­ti­vas con otras más so­fis­ti­ca­das fra­gua­da de ma­ne­ra ac­ci­den­tal se ha con­ver­ti­do en una de sus más po­de­ro­sas se­ñas de iden­ti­dad es­ti­lís­ti­ca­men­te ha­blan­do. «Él siem­pre quie­re lo me­jor pa­ra mí y es ‹ŒŒ% ho­nes­to. Esa es una de las mu­chas cua­li­da­des que ado­ro de él. Me lle­vó al­go de tiem­po acos­tum­brar­me a te­ner un no­vio que opi­na­ra so­bre mi ro­pa, pe­ro aho­ra lo re­co­mien­do mu­chí­si­mo», di­ce sin evi­tar que se le es­ca­pe la ri­sa.

Des­de aque­lla in­vi­ta­ción a de­jar de la­do cual­quier ras­tro de ar­ti­fi­cio pa­ra en­tre­gar­se a lo ge­nuino to­do ha cam­bia­do bas­tan­te. Pa­ra em­pe­zar, han aban­do­na­do la tran­qui­li­dad, la per­fec­ción y la in­vio­la­bi­li­dad del nú­me­ro dos pa­ra en­tre­gar­se al caos, las aris­tas y lo im­pre­de­ci­ble del tres. Di­cho en otras pa­la­bras: don­de an­tes eran Ve­ro­ni­ka y Jus­tin, aho­ra son Ve­ro­ni­ka, Jus­tin y Wal­ter. «To­do ha cam­bia­do, pe­ro pa­ra me­jor. Me mo­les­ta­ba mu­cho cuan­do la gen­te me de­cía que to­do iba a cam­biar cuan­do na­cie­ra el be­bé. Y aho­ra en­tien­do que lo de­cían en el buen sen­ti­do. He apren­di­do lo que se sien­te cuan­do tie­nes mie­do. Y aun­que eso no era al­go que qui­sie­ra sa­ber, en­tien­do que es par­te del tra­to», re­fle­xio­na ella. Heil­brun­ner tie­ne una co­lum­na en la edi­ción ale­ma­na de Vo­gue lla­ma­da Li­fe with Wal­ter en la que na­rra có­mo es su vi­da des­de que es ma­dre, un re­la­to rea­lis­ta, sin­ce­ro y na­da com­pla­cien­te re­ga­do con una bue­na do­sis de hu­mor. «Es di­fí­cil com­pa­gi­nar ser ma­dre con te­ner una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, por­que quie­res pa­sar ca­da se­gun­do con tu be­bé. Pe­ro creo que to­do es fac­ti­ble. Tie­nes que ser un ge­nio mul­ti­ta­rea (¡bra­vo por to­das las ma­más que tra­ba­jan!), pe­ro a ve­ces sien­to que has­ta aho­ra mi tra­ba­jo me es­ta­ba en­tre­nan­do pa­ra es­to. Du­ran­te las ho­ras que de­di­co a tra­ba­jar –cuan­do uno de los abue­los se que­da con Wal­ter pa­ra ayu­dar­nos, cuan­do re­cu­rri­mos a una ni­ñe­ra du­ran­te unas ho­ras o sim­ple­men­te cuan­do él es­tá dor­mi­do por la no­che– es­toy muy con­cen­tra­da y soy más efi­caz que nun­ca. Sin du­da ten­dré que via­jar mu­cho me­nos, pe­ro no pa­sa na­da, fue di­ver­ti­do, pe­ro tam­bién ago­ta­dor. Así que es­toy fe­liz de es­tar más y du­ran­te más tiem­po en el mis­mo si­tio», re­co­no­ce Ve­ro­ni­ka. Una fa­ci­li­dad na­tu­ral pa­ra la op­ti­mi­za­ción del tiem­po y el es­fuer­zo que com­par­te con Jus­tin. «Es­toy mu­cho más cen­tra­do en el tra­ba­jo. Es­pe­cial­men­te des­de el pun­to de vis­ta crea­ti­vo. El ex­ce­so de rui­do que so­le­mos te­ner en la ca­be­za ha des­apa­re­ci­do. Aho­ra ten­go una vi­sión mu­cho más cla­ra de lo que quie­ro ha­cer. Mis prio­ri­da­des tam­bién han cam­bia­do. Mi fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te y to­do lo que ha­go es pa­ra con­se­guir que esa par­te de mi vi­da sea per­fec­ta». Un dis­cur­so que so­lo ha­ce sub­ra­yar lo que se ve a sim­ple vis­ta. Jus­tin y Ve­ro­ni­ka es­tán pen­dien­tes el uno del otro –y de Wal­ter– en to­do mo­men­to. Es co­mo si esa tran­si­ción del dos al tres hu­bie­se si­do una am­plia­ción es­pon­tá­nea de esa bur­bu­ja ní­ti­da, irrom­pi­ble e hi­per­es­té­ti­ca en la que se han ins­ta­la­do. Un trián­gu­lo equi­lá­te­ro per­fec­to.

Des­pués de un ra­to con ellos que­da bas­tan­te cla­ro que la ver­sión de la fa­mi­lia ex­pues­ta en re­des so­cia­les –don­de to­dos nos con­ver­ti­mos en cu­ra­tors de nues­tra pro­pia vi­da– es bas­tan­te fiel a la reali­dad. Tan­to Jus­tin co­mo Ve­ro­ni­ka tie­nen un per­fil pú­bli­co en Ins­ta­gram (en sen­ti­do li­te­ral y fi­gu­ra­do), al­go que han man­te­ni­do des­pués de te­ner a Wal­ter y que fue fru­to de una de­ci­sión que adop­ta­ron de ma­ne­ra con­jun­ta, pe­ro que no siem­pre ha si­do en­ten­di­da por to­do el mun­do. «Ha­bla­mos de ello, por su­pues­to», re­cuer­da Ve­ro­ni­ka, «que­ría­mos es­tar de acuer­do en es­to. Pe­ro lle­ga­mos a la con­clu­sión de que era al­go na­tu­ral des­pués de ha­ber com­par­ti­do fo­tos es­tan­do em­ba­ra­za­da. Las re­des so­cia­les son so­lo un re­fle­jo edi­ta­do de tu vi­da y Wal­ter es lo más im­por­tan­te en ella. Es­pe­ro que no me de­man­de cuan­do sea ma­yor», apun­ta di­ver­ti­da. Y volviendo a po­ner­se se­ria aña­de: «Cuan­do se tra­ta de ni­ños, la gen­te tie­ne opi­nio­nes fuer­tes. Lo en­tien­do, pe­ro es­toy un po­co tris­te por­que a me­nu­do re­sul­ta agre­si­vo y ne­ga­ti­vo. So­bre to­do, sien­to que hay per­so­nas que no en­tien­den que soy ma­dre aho­ra, pe­ro tam­bién que me si­gue gus­tan­do la mo­da». A pe­sar de que pu­bli­car fo­tos de Wal­ter en Ins­ta­gram fue al­go con­sen­sua­do, so­lo Ve­ro­ni­ka lo ha­ce. Jus­tin, por su par­te, pre­fie­re man­te­ner­se al mar­gen. «No pu­bli­co fo­tos de Wal­ter en mis re­des so­cia­les. Pe­ro es una de­ci­sión que to­mé en so­li­ta­rio. Es­toy fe­liz de que Ve­ro­ni­ka ha­ga lo que quie­ra. Ella es mu­cho me­jor que yo en Ins­ta­gram, así que tie­ne to­do el sen­ti­do», di­ce con su ha­bi­tual sen­ti­do del hu­mor.

La se­sión aca­ba y la fa­mi­lia Heil­brun­ner-O’Shea al com­ple­to –pa­dre, ma­dre, hi­jo, abue­la y tío– se mar­cha en una fur­go­ne­ta de vuel­ta al ho­tel. En unas ho­ras la pa­re­ja acu­di­rá a la fies­ta por el ¥Œ aniversario de Vo­gue Es­pa­ña y Ve­ro­ni­ka aún no ha re­suel­to el te­ma de su ves­ti­do (fi­nal­men­te op­ta­rá por un mono ver­de hier­ba de Guc­ci con unas sandalias pla­nas con calcetines, un look que so­lo ella es ca­paz de de­fen­der con el mis­mo es­pí­ri­tu co­ol y sexy co­mo si fue­ra un ves­ti­do lar­go de pai­llet­tes). Pe­ro ab­so­lu­ta­men­te na­da pa­re­ce ago­biar­les. Tal y co­mo ella re­co­no­ce en la úl­ti­ma en­tre­ga de su co­lum­na: «Es alu­ci­nan­te có­mo te con­vier­tes en un equi­po tan bien coor­di­na­do en so­lo unas se­ma­nas», re­fi­rién­do­se a su per­fec­ta –y ger­má­ni­ca, cla­ro– or­ga­ni­za­ción du­ran­te las se­ma­nas de la mo­da. «Es co­mo si nun­ca hu­bié­ra­mos he­cho otra co­sa». Y cier­ta­men­te pa­re­ce que no §

«Mi fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te y to­do lo que ha­go es pa­ra con­se­guir que esa par­te de mi vi­da sea per­fec­ta» J U S T I N O’SHEA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.