IDEAS DE RE­GA­LO PAR A ÉL

VOGUE (Spain) - - Agenda Personaje -

PO­DER PURIFICADOR

M | Co­fre de re­ga­lo The Ri­tual of Ham­mam 29,50 € Gel de du­cha en es­pu­ma 200 ml | Ex­fo­lian­te cor­po­ral de 125 g Cre­ma cor­po­ral de 70 ml | Ja­bón de ma­nos de 300 ml

AFEI­TA­DO E SPECTACULAR

Cre­ma de afei­tar y af­ters­ha­ve The Ri­tual of Sa­mu­rai ma­gic sha­ve 19,50 € | 300ml Ex­fo­lian­te fa­cial The Ri­tual of Sa­mu­rai 10,50 € | 125 ml Lo­ción cal­man­te af­ter-sha­ve 19,50 € | 100 ml

PER­FU­MES INOL­VI­DA­BLES

Roi d’Orient 39,00 € | 50 ml Bleu By­zan­tin 39,00 € | 50 ml

do la pro­mi­nen­te na­riz de Sit­well, un ras­go agui­le­ño tan iden­ti­fi­ca­ti­vo que sus pa­dres la obli­ga­ron, de pe­que­ña, a lle­var un co­rrec­tor pa­ra con­te­ner su mag­ni­tud. Sin em­bar­go, lue­go le pa­re­ció que en­car­gar la pró­te­sis «era co­mo usar una ma­za pa­ra abrir una nuez. Nos pa­re­ció me­jor ir a Reins­haw, la ca­sa en la que cre­cie­ron los Sit­well».

Reins­haw Hall, en la cam­pi­ña bri­tá­ni­ca, es una ca­sa de ca­si cua­tro si­glos de an­ti­güe­dad ro­dea­da de fas­tuo­sos jar­di­nes. Sin em­bar­go, a pe­sar del mag­ní­fi­co es­ce­na­rio, la in­fan­cia de Edith fue, a to­das lu­ces, mi­se­ra­ble. Na­ci­da con una des­via­ción de co­lum­na, que Swin­ton des­cri­be co­mo «la ca­be­za de un gal­go», cre­ció lle­van­do el apa­ra­to pa­ra co­rre­gir su na­riz y, ade­más, un cor­sé con for­ma de jau­la. Sus pa­dres, a me­nu­do au­sen­tes, eran crue­les. Su ma­dre, Lady Ida, una gran be­lle­za de la épo­ca (pa­ra ma­yor in­sul­to de la hi­ja), era al­cohó­li­ca y pa­só un tiem­po en­tre re­jas por frau­de. Edith re­cor­da­ría, en al­gu­na en­tre­vis­ta, ha­ber ido a em­pe­ñar los dien­tes pos­ti­zos de su ma­dre pa­ra com­prar­le brandy.

En par­te gra­cias al es­fuer­zo del ama de lla­ves de la ca­sa, He­len Root­ham, con la que Edith vi­vió has­ta que cum­plió los 50, los her­ma­nos Sit­well no so­lo so­bre­vi­vie­ron a su in­fan­cia, sino que man­tu­vie­ron in­tac­to su ta­len­to li­te­ra­rio. Por se­pa­ra­do (y en gru­po), pu­bli­ca­ron an­to­lo­gías, no­ve­las y crí­ti­cas so­bre te­mas tan di­ver­sos co­mo el ar­te, la ar­qui­tec­tu­ra y la mú­si­ca. El tra­ba­jo más am­bi­cio­so de Edith fue una se­rie de poe­mas ti­tu­la­da Faça­de, que co­men­zó a pu­bli­car en 1918 y pos­te­rior­men­te con­vir­tió en una ex­tra­va­gan­te y fan­tás­ti­ca per­for­man­ce en la que se es­con­día tras una cor­ti­na gri­tan­do lo que po­drían ha­ber­se con­si­de­ra­do ver­sos sin sen­ti­do en un Sen­gerp­ho­ne (una es­pe­cie de me­gá­fono) al tiem­po que una or­ques­ta in­ter­pre­ta­ba una mez­cla de can­tos ma­ri­nos.

Si Sit­well es­tá en­tre los me­jo­res poe­tas del si­glo XX o no, pue­de es­tar su­je­to a de­ba­te. De­bi­do, prin­ci­pal­men­te, a su gé­ne­ro y cla­se so­cial (por no men­cio­nar sus es­ti­lis­mos) su tra­ba­jo ha si­do, en oca­sio­nes, me­nos­pre­cia­do. Swin­ton no pue­de es­tar más en desacuer­do, y la ca­li­fi­ca de «poe­ta ex­traor­di­na­ria». En los úl­ti­mos años son va­rios los crí­ti­cos que le han da­do la ra­zón. Más allá de lo que se pue­da pen­sar de sus ver­sos, su in­fluen­cia es real. En vi­da, fue re­tra­ta­da y pin­ta­da por ar­tis­tas. Más de me­dio si­glo des­pués de su muer­te si­gue sien­do un re­fe­ren­te pa­ra ex­cén­tri­cos ( y quién, cuan­do lle­ga el mo­men­to, no es un po­co ex­cén­tri­co). «Co­gió lo que te­nía y lo lle­nó con or­gu­llo», di­ce Wal­ker. «Ese po­si­ti­vis­mo cor­po­ral es tre­men­da­men­te po­de­ro­so. Lle­vo más de dos de­ce­nios tras la cá­ma­ra, y he vis­to mu­chos cam­bios en la de­fi­ni­ción de lo que es la be­lle­za y la in­di­vi­dua­li­dad, so­bre to­do re­cien­te­men­te. Es­ta­mos apren­dien­do a ce­le­brar nues­tras di­fe­ren­cias, y no es un asun­to ca­ren­te de emo­ción. Edith fue, ha­ce ya mu­cho tiem­po pio­ne­ra y ani­ma­do­ra de ese es­pí­ri­tu» š

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.