LO ME­JOR DE MÍ

VOGUE (Spain) - - Personaje Belleza -

LA MA­QUI­LLA­DO­RA VAL GAR­LAND ACA­BA DE PU­BLI­CAR SU PRI­MER LI­BRO, VA­LI­DA­TED, EN EL QUE RECOPILA SUS MÁS ES­PEC­TA­CU­LA­RES TRA­BA­JOS. UN VO­LU­MEN CON EL QUE LA AC­TUAL DIRECTORA CREA­TI­VA DE L’ORÉAL PA­RIS HA VIS­TO UN SUE­ÑO HE­CHO REALI­DAD.

Nun­ca pla­neé ser ma­qui­lla­do­ra. Es al­go que sim­ple­men­te pa­só. Siem­pre pen­sé que no era lo bas­tan­te bue­na ni dig­na de tan­tos elo­gios». Error. Tras trein­ta años de ca­rre­ra, pre­sen­cia im­pres­cin­di­ble de los backs­ta­ges de las se­ma­nas de la mo­da, crea­do­ra de im­pac­tan­tes edi­to­ria­les pa­ra las prin­ci­pa­les re­vis­tas in­ter­na­cio­na­les y es­tre­cha co­la­bo­ra­do­ra de los más gran­des fo­tó­gra­fos, pe­lu­que­ros, di­se­ña­do­res o estilistas, a Val Gar­land (Bris­tol, ”•–•) su ex­cén­tri­ca crea­ti­vi­dad –ca­re­ce de mie­do al co­lor, a los ac­ce­so­rios y a la com­bi­na­ción de tex­tu­ras– le con­fie­re mé­ri­tos más que su­fi­cien­tes pa­ra ser con­si­de­ra­da una de las gran­des del ma­qui­lla­je sin sen­tir­se una im­pos­to­ra. Y el li­bro Va­li­da­ted no ha­ce más que va­li­dar­lo. Cier­to que lle­gó al ma­qui­lla­je por ca­sua­li­dad, pe­ro eso no res­ta va­lía a la tra­yec­to­ria de una pe­lu­que­ra bri­tá­ni­ca que tra­ba­jó en la Aus­tra­lia de los años ochen­ta. «Pa­sar de te­ñir el pe­lo a ma­qui­llar fue una pro­gre­sión na­tu­ral en aquel mo­men­to. Has­ta don­de al­can­za mi me­mo­ria, siem­pre es­tu­ve ob­se­sio­na­da con el ma­qui­lla­je. So­lía con­tem­plar a mi her­ma­na ma­yor, có­mo se pin­ta­ba en los ojos la ba­na­na tan tí­pi­ca de los años se­ten­ta».

Ha­cía ya tiem­po que a Gar­land le ron­da­ba la idea de edi­tar un li­bro don­de com­par­tir al­gu­nas de sus his­to­rias. «Sin em­bar­go, no su­ce­dió has­ta ha­ce tres años. Mi ami­ga Ca­mi­lla Mor­ton (la es­cri­to­ra de mo­da y au­to­ra del su­per­ven­tas How to Walk in High Heels) se me

acer­có y di­jo: ‘ Ha­ga­mos un li­bro jun­tas’». Y así fue. Su prin­ci­pal re­to fue, en pa­la­bras de la ma­qui­lla­do­ra, «edi­tar, edi­tar y edi­tar. Hay tan­tas imá­ge­nes que me gus­tan... Pe­ro el nú­me­ro de pá­gi­nas era li­mi­ta­do y me lle­vó bas­tan­te tiem­po de­ci­dir qué uti­li­zar y qué desechar».

Mu­chas de esas imá­ge­nes, fan­tás­ti­cas, ex­tra­or­di­na­rias o vi­sio­na­rias, for­man ya par­te de la his­to­ria del ma­qui­lla­je o se han con­ver­ti­do en re­fe­ren­tes de al­gu­nos de los des­fi­les más so­na­dos de las úl­ti­mas dé­ca­das co­mo los de Ale­xan­der Mc­Queen o Vi­vien­ne West­wood. « Ten­go la suer­te de ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con tan­tas per­so­nas crea­ti­vas que ad­mi­ro... pe­ro si tu­vie­se que dar so­lo un nom­bre, sin du­da se­ría el de He­len Mi­rren. Es fa­bu­lo­sa y muy di­ver­ti­da».

Alo lar­go de su ca­rre­ra ha vi­vi­do mo­men­tos muy es­pe­cia­les. «Des­ta­ca­ría to­dos los com­par­ti­dos con Ale­xan­der Mc­Queen, los Jue­gos Olím­pi­cos de ¦§”¦ y con­ver­tir­me en la directora glo­bal de ma­qui­lla­je de L’Oréal Pa­ris». Es­to úl­ti­mo, di­ce, le ha per­mi­ti­do te­ner más he­rra­mien­tas y ca­na­les pa­ra di­fun­dir al mun­do la idea de que to­dos va­le­mos la pe­na. Maes­tra del co­lor, del tra­zo y de los efec­tos es­pe­cia­les, afir­ma, sin em­bar­go, ali­near­se con la fi­lo­so­fía del no ma­keup. «Es una re­vo­lu­ción ser quien real­men­te eres y uti­li­zar el ma­qui­lla­je pa­ra re­sal­tar lo me­jor de ti mis­ma», acla­ra. Y es que, pa­ra Gar­land, el pa­pel del ma­qui­lla­je re­si­de en dar con­fian­za y po­der a la quien lo usa. Ávi­da de apren­der siem­pre, su má­xi­ma es lan­zar­se al abis­mo de lo des­co­no­ci­do ¨ C.L.

Va­li­da­ted! (ed. Lau­ren­ce King) es un com­pen­dio del tra­ba­jo y la des­bor­dan­te crea­ti­vi­dad de Val

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.