ALI­CIA FREN­TE AL ES­PE­JO

Po­ne­mos el bro­che al 30 aniversario de Vo­gue Es­pa­ña de la mano de ALI­CIA VIKANDER. Una ac­triz que, tam­bién na­ció en 1988 y que, co­mo no­so­tros, de­fien­de que po­de­mos crear fa­mi­lias crea­ti­vas con aque­llos que com­par­ten nues­tra pa­sión. En una re­ve­la­do­ra con­ve

VOGUE (Spain) - - El Deseo Belleza - Rea­li­za­ción PATTI WIL­SON Tex­to EU­GE­NIA DE LA TORRIENTE

Ados días de cum­plir los años, Ali­cia Vikander atra­vie­sa el comedor acris­ta­la­do del ho­tel Ritz. Ves­ti­da de ne­gro hol­ga­do, su piel tono co­bre bri­lla ba­jo la luz gri­sá­cea de las  de la ma­ña­na en Pa­rís. Nues­tra ci­ta es pa­ra desa­yu­nar, aun­que so­lo el ca­fé co­rre­rá en es­ta ame­na con­ver­sa­ción. La ac­triz sue­ca es­tá en la ciu­dad pa­ra asis­tir al des­fi­le de pri­ma­ve­ra/ve­rano † ‡ˆ de Louis Vuit­ton. Ni­co­las Ghes­quiè­re tu­vo el ol­fa­to de con­tra­tar­la co­mo em­ba­ja­do­ra de la ca­sa fran­ce­sa en ma­yo de † ‡‹, cuan­do se en­con­tra­ba en un pun­to de in­fle­xión de su ca­rre­ra, jus­to an­tes de que el es­treno en cas­ca­da de ocho pe­lí­cu­las –en­tre ellas, La chi­ca da­ne­sa y Ja­son Bour­ne– la con­vir­tie­ran en una es­tre­lla glo­bal. Una ac­triz ca­paz de en­car­nar a La­ra Croft, la em­ble­má­ti­ca he­roí­na de Tomb Rai­der, y de re­cau­dar con ello más de † ” mi­llo­nes de eu­ros en † ‡.

Eso sig­ni­fi­ca que el ca­mino a la ci­ma de Vikander se ha ves­ti­do ca­si ex­clu­si­va­men­te de Louis Vuit­ton, en una re­la­ción que pron­to cum­pli­rá cua­tro años. «No ha­bía es­ta­do cer­ca del mun­do de la mo­da an­tes», con­fie­sa. «Y te­mía que fue­ra muy frío y cruel. Creo que eso pue­de ser cier­to en al­gu­nos as­pec­tos, pe­ro en Louis Vuit­ton han si­do muy aco­ge­do­res. Al prin­ci­pio, no sa­bía muy bien có­mo desen­vol­ver­me, pe­ro me ayu­da­ron mu­cho y es una suer­te que una de las ma­yo­res ca­sas de mo­da del mun­do te guíe en es­te ca­mino». Vikander ha­bla de Ghes­quiè­re con ad­mi­ra­ción y ca­ri­ño. Tam­bién del res­to de em­ba­ja­do­res de la mar­ca, un gru­po en el que fi­gu­ran otras ac­tri­ces co­mo Em­ma Sto­ne o Mi­che­lle Wi­lliams. «He­mos via­ja­do jun­tos y com­par­ti­do mu­chos mo­men­tos. Creo que eso se no­ta. Ni­co­las siem­pre se preo­cu­pa por la gen­te y por los víncu­los ge­nui­nos». El di­se­ña­dor fran­cés, por su par­te, tam­po­co es­ca­ti­ma elo­gios pa­ra ella. «Me en­can­ta su sin­gu­lar be­lle­za, pe­ro so­bre to­do me im­pac­tan sus elec­cio­nes co­mo ac­triz, que van de los pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos más ra­di­ca­les a los ta­qui­lla­zos. Siem­pre me im­pre­sio­na la gen­te que no ha­ce con­ce­sio­nes y lo­gra triun­far al ha­cer com­pren­si­ble to­do aque­llo que rea­li­za. Ali­cia sa­be có­mo trans­for­mar­se sin trai­cio­nar­se a ella mis­ma».

Pue­de que Ghes­quiè­re ha­ya si­do su pri­me­ra re­la­ción se­ria en el mun­do de la mo­da, pe­ro el in­te­rés de la ac­triz por la ro­pa no na­ció con él. Fue su ma­dre, la ac­triz sue­ca Ma­ria Fahl-Vikander, quien le in­cul­có el res­pe­to y apre­cio por los di­se­ña­do­res. No tan­to por­que le com­pra­ra gran­des pren­das –al­go que no en­tra­ba en sus po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas ni lo­gís­ti­cas des­de Go­tem­bur­go– sino por­que le con­ta­ba his­to­rias, le leía li­bros y le re­co­men­da­ba do­cu­men­ta­les so­bre al­ta costura co­mo par­te de su for­ma­ción en cul­tu­ra y ar­tes apli­ca­das. «Era un mun­do que me in­tere­sa­ba y ali­men­ta­ba mi ima­gi­na­ción, pe­ro que me era muy le­jano. Me en­can­ta ves­tir­me y ex­pre­sar­me a tra­vés de la ro­pa. Aun­que cre­cí sin po­si­bi­li­dad de en­con­trar mu­chas pren­das, me in­tere­sa­ba la mo­da y leía re­vis­tas co­mo Vo­gue pa­ra te­ner una ven­ta­na a un mun­do gla­mu­ro­so y dis­tin­to al mío».

A los ‡‹ años, se mu­dó a Es­to­col­mo pa­ra con­ti­nuar con sus es­tu­dios de ba­llet y allí des­cu­brió un nue­vo mun­do de po­si­bi­li­da­des gra­cias a las tien­das de se­gun­da mano en las que pa­sa­ba ho­ras con sus amigas. Una es­té­ti­ca que se im­pu­so al bre­ve pe­rio­do hip hop que atra­ve­só en la ado­les­cen­cia –«con gran­des pen­dien­tes y pan­ta­lo­nes Adi­das»– de­bi­do a un año de cla­ses ex­tra­es­co­la­res de­di­ca­das a es­te es­ti­lo mu­si­cal.

Re­cha­za­da has­ta cua­tro ve­ces por dos es­cue­las de ar­te dra­má­ti­co de Es­to­col­mo al al­can­zar la ma­yo­ría de edad, la an­ti­gua bai­la­ri­na se fo­gueó en cor­to­me­tra­jes y se­ries de te­le­vi­sión has­ta que la pe­lí­cu­la Pu­re de Li­sa Lang­seth le brin­dó su pri­me­ra opor­tu­ni­dad en la gran pan­ta­lla en † ‡ . La ci­neas­ta sue­ca bus­ca­ba un ros­tro des­co­no­ci­do que pu­die­ra en­car­nar la siem­pre di­fí­cil com­bi­na­ción de de­li­ca­de­za y for­ta­le­za. «Ali­cia tie­ne una re­sis­ten­cia es­pe­cial», re­cuer­da. «Hay mu­cha gen­te gua­pa y con ta­len­to que no lle­ga a na­da, pe­ro ella po­día tra­ba­jar †¡ ho­ras se­gui­das. Creo que tie­ne que ver con la dis­ci­pli­na, fí­si­ca y men­tal, del ba­llet. Pue­des pe­dir­le lo que sea y ella lo ha­rá». Al tra­tar­se tam­bién de la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Lang­seth co­mo directora, las dos mu­je­res com­par­tie­ron lar­gos en­sa­yos pre­vios pa­ra cal­mar las in­se­gu­ri­da­des. Fue un pro­ce­so «muy ín­ti­mo, per­so­nal y ho­nes­to» que pro­pul­só las ca­rre­ras de am­bas. El pri­mer fru­to de una co­la­bo­ra­ción crea­ti­va que con­ti­nuó con la pe­lí­cu­la Eup­ho­ria, de † ‡”, que Vikander pro­ta­go­ni­zó y pro­du­jo. «En­tre las dos pe­lí­cu­las su vi­da ha cam­bia­do por com­ple­to», ana­li­za la directora. «Pe­ro la re­la­ción en­tre no­so­tras y las ra­zo­nes pa­ra tra­ba­jar con ella si­guen sien­do las mis­mas por­que nos in­tere­san las his­to­rias con una de­ter­mi­na­da mo­ra­li­dad y que ha­blan de có­mo ges­tio­nar los sen­ti­mien­tos de los de­más».

Al echar la vis­ta atrás y ana­li­zar los ini­cios de su ca­rre­ra, Vikander ha ter­mi­na­do por asu­mir los re­cha­zos co­mo una opor­tu­ni­dad. Una que, sin em­bar­go, ha­bla de la de­sigual­dad que el ci­ne en­tra­ña pa­ra las ac­tri­ces. «Mi es­cue­la fue el tra­ba­jo y ahí me he en­con­tra­do per­so­nas que han si­do mi ins­pi­ra­ción y tam­bién mis pro­fe­so­res, a ve­ces, sin sa­ber­lo. Pe­ro es du­ro pen­sar que tal vez no ten­dría mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ac­tual si me hu­bie­ran acep­ta­do en la es­cue­la. Es más fá­cil pa­ra los hom­bres lo­grar el éxi­to em­pe­zan­do más tar­de. Pa­ra una mu­jer pa­re­ce que tie­nes que ha­ber triun­fa­do an­tes de los †‹». Ella for­ma par­te de una ge­ne­ra­ción de ac­tri­ces que ha po­di­do ac­ce­der a los pa­pe­les pro­ta­go­nis­tas de las pe­lí­cu­las de ac­ción, un gé­ne­ro an­tes ve­ta­do a las mu­je­res. Co­mo miem­bro de un gru­po que ya in­clu­ye a Jennifer Law­ren­ce, Scar­lett Johans­son, Brie Lar­son y Gal Ga­dot, en­tre otras, Vikander quie­re lu­char con­tra es­ta y otras in­jus­ti­cias de su pro­fe­sión. «Es­ta­mos dan­do pa­sos, pe­ro son to­da­vía muy pe­que­ños», ana­li­za. «An­tes ha­bía muy po­cas opor­tu­ni­da­des pa­ra las mu­je­res en es­te ti­po de fil­mes. Así que ten­go suer­te de vi­vir en un tiem­po en el que es­tos pa­pe­les se pre­sen­ten. Mu­chas mu­je­res han tra­ba­ja­do muy du­ro pa­ra rom­per ese mol­de an­tes que yo y pa­ra que no­so­tras po­da­mos dis­po­ner de es­tas al­ter­na­ti­vas. Es un efec­to ex­pan­si­vo que em­pie­za a ace­le­rar­se. Creo que con­ti­nua­rá y lle­ga­re­mos a un pun­to en el que no nos sor­pren­de­rá que las mu­je­res pro­ta­go­ni­cen es­tas pe­lí­cu­las».

Fir­man­te del ma­ni­fies­to Time’s Up, Ali­cia vis­tió de ne­gro en la ga­la de los Glo­bos de Oro de es­te año y quie­re apro­ve­char su po­si­ción de po­der pa­ra im­pul­sar un cam­bio real en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y en la so­cie­dad. «Ca­da vez que en­tro en una ha­bi­ta­ción, me ha­go pre­gun­tas y tra­to de ase­gu­rar­me de que to­dos los que po­drían ha­ber si­do con­si­de­ra­dos pa­ra un tra­ba­jo ha­yan si­do dis­cu­ti­dos y va­lo­ra­dos. Es­tá­ba­mos tan acos­tum­bra­dos a ver ha­bi­ta­cio­nes llenas so­lo de hom­bres, que –in­clu­so con­si­de­rán­do­me fe­mi­nis­ta– lo ha­bía acep­ta­do co­mo la nor­ma. To­dos he­mos cre­ci­do en un en­torno dis­tin­to, pe­ro hoy se tra­ta de ase­gu­rar­nos ca­da día de que no ol­vi­da­mos y no acep­ta­mos».

En pri­ma­ve­ra, Vikander re­ve­ló que Ju­lian­ne Moo­re la ha­bía de­fen­di­do de la bro­ma ofen­si­va de un hom­bre du­ran­te un

ro­da­je. Al­go que ella aho­ra se sien­te pre­pa­ra­da pa­ra ofre­cer a otras mu­je­res. «Es in­tere­san­te lo que su­ce­de al cum­plir años. Creo que soy más ge­ne­ro­sa y ama­ble con­mi­go mis­ma. Siem­pre he te­ni­do una bue­na au­to­es­ti­ma, pe­ro hay al­go dis­tin­to, más cal­ma­do. An­tes car­ga­ba con­mi­go una preo­cu­pa­ción que me ha­cía cues­tio­nar­me en si­tua­cio­nes en la que me sen­tía in­se­gu­ra. Aho­ra me he en­con­tra­do y es mi turno. Mi po­si­ción den­tro de la in­dus­tria tam­bién ha cam­bia­do. Y es mi obli­ga­ción uti­li­zar mi po­der co­mo ella hi­zo. Ju­lian­ne sa­bía que no la iban a sa­car de la ha­bi­ta­ción por de­fen­der­me; era cons­cien­te de su si­tua­ción. Y aho­ra me to­ca a mí ha­blar y pe­lear».

Es más que nun­ca el tiem­po de la so­li­da­ri­dad fe­me­ni­na, de­fien­de. «Las mu­je­res han si­do pues­tas en una si­tua­ción en la que el com­por­ta­mien­to com­pe­ti­ti­vo era muy evi­den­te ya que se nos han ce­rra­do mu­chas puer­tas. Eso lle­va­ba a pen­sar que so­lo ha­bía si­tio pa­ra una mu­jer. Pe­ro he es­ta­do en pro­yec­tos mu­cho más in­tere­san­tes cuan­do he co­la­bo­ra­do con amigas o con pro­fe­sio­na­les a las que ad­mi­ro. Co­noz­co a va­rias mu­je­res que han sig­ni­fi­ca­do mu­cho pa­ra mí y que me han ele­va­do y ayu­da­do. Y quie­ro ha­cer lo mis­mo con otras chi­cas. Ese es el pri­vi­le­gio del que los hom­bres han dis­fru­ta­do has­ta aho­ra: la po­si­bi­li­dad de apo­yar­se unos a otros. Aho­ra sa­be­mos que po­de­mos ha­cer­lo».

Hi­ja de una ac­triz y un psi­quia­tra, que se se­pa­ra­ron al po­co de su na­ci­mien­to, man­tie­ne una re­la­ción es­tre­cha con sus pa­dres. Al­go que que­dó pa­ten­te cuan­do acu­dió acom­pa­ña­da por am­bos a la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de los pre­mios Os­car de ‹ ŒŽ, en la que se lle­vó el ga­lar­dón a la me­jor ac­triz se­cun­da­ria por La chi­ca da­ne­sa . «He lle­ga­do a esa edad en la que se ha­ce evi­den­te lo mu­cho que me pa­rez­co a mi ma­dre», ad­mi­te. «Se­gún apren­do más de mí mis­ma, com­pren­do que hay mu­cho de ella en mí». Pe­ro des­de que se fue de ca­sa, a los Œ“ años, ha vi­vi­do una exis­ten­cia nó­ma­da. «Creo que nun­ca he pa­sa­do más de seis me­ses en el mis­mo si­tio», con­fie­sa. A pe­sar de eso, no se sien­te des­arrai­ga­da. «Al prin­ci­pio te­nía mie­do de sen­tir eso, pe­ro aho­ra sé que es al con­tra­rio. Ten­go ami­gos y per­so­nas que me im­por­tan en mu­chos lu­ga­res del mun­do». De­fien­de que crea nue­vas fa­mi­lias crea­ti­vas allí por don­de pa­sa, co­mo Ja­pón, don­de aca­ba de pa­sar tres me­ses fil­man­do la pro­duc­ción de Rid­ley Scott The Earth­qua­ke Bird. «La gen­te es una de las ra­zo­nes por las que una y otra vez vuel­ves al pro­ce­so crea­ti­vo. Ha­cer pe­lí­cu­las es un pro­ce­so muy in­ten­so, pe­ro a ve­ces lo sien­tes co­mo de­ma­sia­do bre­ve. Desea­ría ha­ber te­ni­do más tiem­po. Al prin­ci­pio, me da­ba pe­na y an­sie­dad cuan­do me se­pa­ra­ba del equi­po al fi­nal de un ro­da­je. Es co­mo un cam­pa­men­to de ve­rano en cier­ta for­ma [ri­sas]. La idea de que no vas a vol­ver a ver­los te rom­pe, pe­ro por su­pues­to vuel­ves a en­con­trar­te. El mun­do ca­da vez se ha­ce más pe­que­ño y es pre­cio­so vol­ver a tra­ba­jar con al­guien cin­co años des­pués y re­co­nec­tar».

Uno de los paí­ses eu­ro­peos que más a me­nu­do ha vi­si­ta­do, sos­tie­ne, es Es­pa­ña. Muy afi­cio­na­da a la gas­tro­no­mía, fre­cuen­ta el res­tau­ran­te Et­xe­ba­rri, en At­xon­do (Viz­ca­ya), y las me­jo­res me­sas de San Se­bas­tián y On­da­rri­bia y ha ve­ra­nea­do en Ma­llor­ca e Ibiza. Esa is­la fue, ade­más, el es­ce­na­rio ele­gi­do pa­ra ca­sar­se el año pa­sa­do con el ac­tor ir­lan­dés Mi­chael Fass­ben­der. «Nos ca­sa- mos al fi­nal de oc­tu­bre en un lu­gar pre­cio­so en mi­tad de la is­la. Me en­can­ta esa cla­se de na­tu­ra­le­za. Y con­se­gui­mos man­te­ner­lo com­ple­ta­men­te en pri­va­do. No creo que se ha­ya vis­to ni una so­la fo­to de la bo­da. Fue la úni­ca vez en la que tu­vi­mos se­gu­ri­dad, es al­go que no uti­li­zo en mi vi­da co­ti­dia­na. Me pa­re­ce alie­nan­te pa­ra mí y tam­bién pa­ra to­dos mis ami­gos. Pe­ro ese día era muy im­por­tan­te por­que real­men­te que­ría que fue­ra al­go muy en­tra­ña­ble. En el mun­do que vi­vi­mos a ve­ces pa­re­ce im­po­si­ble, pe­ro ca­da in­vi­ta­do de­jó el te­lé­fono a un la­do y fue un fin de se­ma­na de des­co­ne­xión di­gi­tal pa­ra to­dos».

A pe­sar de ese gus­to por Es­pa­ña, ele­gis­teis Lis­boa pa­ra vi­vir... Ha­ce ca­si dos años que nos fui­mos a Lis­boa y es muy sal­va­je ver có­mo in­clu­so en es­te pla­zo tan cor­to de tiem­po han cam­bia­do las co­sas. Yo mis­ma me en­cuen­tro a ve­ces asom­brán­do­me de la can­ti­dad de gen­te que lle­ga, ¡co­mo si yo lle­va­ra allí to­da la vi­da! ¡Ve­nid a Es­pa­ña, en­ton­ces! [se ríe] Bueno, creo que no te­néis de qué preo­cu­pa­ros. La gen­te siem­pre va a vol­ver a Es­pa­ña. Yo, al me­nos. ¡Me que­da vi­si­tar Me­nor­ca en las Ba­lea­res! Y tam­bién quie­ro ir a Te­ne­ri­fe. La co­mi­da en Es­pa­ña es alu­ci­nan­te. ¿Por qué op­tas­teis por Ibiza pa­ra la bo­da? Es agra­da­ble en­con­trar un lu­gar in­ter­me­dio. So­mos de dos paí­ses dis­tin­tos y es­tu­vo bien en­con­trar un si­tio que amá­ba­mos y al que la gen­te le po­día ape­te­cer via­jar. Que­ría­mos re­unir a to­do el mun­do allí y crear un am­bien­te real­men­te ín­ti­mo.

La pri­va­ci­dad es des­de lue­go im­por­tan­te pa­ra Vikander, que sue­le pre­fe­rir no ha­blar so­bre su ma­tri­mo­nio en las en­tre­vis­tas y evi­ta usar re­des so­cia­les. Es po­co par­ti­da­ria de la­men­tar­se por la in­tro­mi­sión en la in­ti­mi­dad que con­lle­va la fa­ma –«eres tan afor­tu­na­do y pri­vi­le­gia­do que cues­ta que­jar­se por na­da»–, pe­ro ha vi­vi­do mo­men­tos des­agra­da­bles con los pa­pa­raz­zi. «Has­ta que no vi­ves cier­tas si­tua­cio­nes, no lo en­tien­des. Es al­go que ni si­quie­ra com­par­to con mis me­jo­res ami­gos, por­que no me quie­ro es­cu­char que­ján­do­me. Pe­ro si al­gu­na vez es­tán con­mi­go y lo su­fren se que­dan alu­ci­na­dos», co­men­ta.

No es po­ca co­sa ser la pri­me­ra ac­triz sue­ca en ob­te­ner un Os­car des­de que In­grid Berg­man se hi­cie­ra con uno en Œ©ª“. Una sequía de «Œ años que Vikander rom­pió con la de­li­ca­da in­ter­pre­ta­ción de Ger­da, la es­po­sa de la ar­tis­ta tran­se­xual Li­li El­be, en La chi­ca da­ne­sa. «Fue muy su­rrea­lis­ta. To­da­vía hoy cuan­do la gen­te men­cio­na que ten­go un Os­car, me que­do des­con­cer­ta­da. Es abru­ma­dor re­ci­bir un re­co­no­ci­mien­to tan elo­cuen­te a tu tra­ba­jo. Es­ta­mos en es­to pa­ra con­tar his­to­rias que es­pe­ras que le lle­guen a la gen­te. Pe­ro al mis­mo tiem­po eres muy jo­ven y el ar­te nun­ca es cons­tan­te. Me cues­ta creer que aho­ra mis­mo ten­go el po­der de ele­gir mis pro­pios pro­yec­tos o de lla­mar a al­guien y pro­po­ner­le al­go. Me en­can­ta ac­tuar, pe­ro so­bre to­do me en­can­ta ha­cer pe­lí­cu­las. Cuan­do mi­ro atrás y pien­so en lo que ese Os­car me pro­por­cio­nó, me que­do con es­to: el po­der de crear nue­vos es­pa­cios con esas fa­mi­lias crea­ti­vas». Desafió a la mal­di­ción que arras­tra el pre­mio Os­car pa­ra los in­tér­pre­tes ya que al re­ci­bir­lo te­nía fir­ma­do un año en­te­ro de nue­vos pro­yec­tos. Y no pa­re­ce que es­ta mu­jer, que com­par­te año de na­ci­mien­to con Vo­gue Es­pa­ña y tan­tos de nues­tros va­lo­res, ten­ga in­ten­ción de de­jar de es­cri­bir su pro­pio guion ®

Fo­to­gra­fía EM­MA SUM­MER­TON

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.