IM­PLAN­TES, MO­DO DE NO USO

VOGUE (Spain) - - En Vogue - Por ANA GAR­CÍAŒSIÑERIZ

Con el mal gus­to pasa co­mo con los hi­jos: na­die ve los su­yos feos y to­dos cree­mos que nues­tro gus­to es ex­ce­len­te. Y, sin em­bar­go, lo feo es un pu­ñe­ta­zo en la ca­ra que nos gol­pea a dia­rio y des­de to­das las es­qui­nas, en for­ma de exa­brup­to po­lí­ti­co, aten­ta­do ar­qui­tec­tó­ni­co, can­tan­te sin­co­pa­da o ra­pa­do fut­bo­le­ro.

Ha­ce al­gu­nos años, com­bi­nar cua­dros con flo­res o lu­na­res con rom­bos so­lo era acep­ta­ble pa­ra la tú­ni­ca del pa­ya­si­to de Mi­co­lor, pe­ro hoy, te­ne­mos la men­te abier­ta y de­ja­mos que los estampados flu­yan y se mez­clen sin pre­jui­cios. Es­ta­mos por el mes­ti­za­je, en la vi­da y en la mo­da. He­mos sa­li­do ga­nan­do. Ha­ce me­nos años, el mun­do de la mo­da su­frió una sa­cu­di­da des­de la so­cie­dad ci­vil y se co­rri­gie­ron los des­víos re­la­cio­na­dos con los cá­no­nes de be­lle­za. Po­co a po­co he­mos ido in­te­gran­do la di­ver­si­dad y re­co­no­cien­do no so­lo que la arru­ga pue­de ser be­lla, sino tam­bién el pe­lo blan­co y la piel del co­lor que sea. No hay una so­la be­lle­za sino mu­chas, y lo ce­le­bra­mos. Pe­ro des­de ha­ce muy po­cos años, asis­ti­mos im­pá­vi­dos a un nue­vo fe­nó­meno, alen­ta­do des­de el ma­chis­mo de cier­tos es­ti­los mu­si­ca­les y el mal gus­to de al­gu­nas fé­mi­nas, que las hay, y que lo tie­nen, y que ha­cen de su cuer­po una ban­de­ra ‘os­ten­tó­rea’, que di­ría el año­ra­do Je­sús Gil,

con­fun­dien­do la li­ber­tad se­xual con la es­cla­vi­tud es­té­ti­ca, y lo lla­ma­ti­vo por su sun­tuo­si­dad con lo es­tri­den­te y re­tum­ban­te.

Los reality shows y la in­dus­tria musical han si­do el cal­do de cul­ti­vo de es­ta nue­va ten­den­cia de abu­so sal­va­je del im­plan­te. Ci­ru­ja­nos po­co es­cru­pu­lo­sos, es­te­ti­cis­tas sin gus­to y má­gi­cas apli­ca­cio­nes di­gi­ta­les son las he­rra­mien­tas de es­te des­a­gui­sa­do que ha trans­for­ma­do la ima­gen fe­me­ni­na: de mu­jer de car­ne y hue­so a he­roí­na de man­ga. Una hi­per­se­xua­li­za­ción ci­men­ta­da en el im­plan­te: glú­teos so­bre­di­men­sio­na­dos y pe­chos gi­gan­tes­cos en cuer­pos de cin­tu­ras di­mi­nu­tas, pes­ta­ñas de mu­ñe­ca, ce­jas ta­tua­das o in­jer­ta­das pe­lo a pe­lo, uñas de ga­ta, exa­ge­ra­da­men­te lar­gas y afi­la­das, y la­bios res­ta­llan­tes a ba­se de in­yec­cio­nes. To­dos es­tos adi­ta­men­tos se ven aún más ar­ti­fi­cia­les gra­cias a pro­gra­mas de re­to­que al al­can­ce de cual­quie­ra, en tu bol­so, en tu mó­vil. La ima­gen es me­nos real que nun­ca, pe­ro qué im­por­ta en el mun­do de lo vir­tual.

Ha­ce mu­chos, mu­chos años, la ima­gen de esas mu­je­res su­pues­ta­men­te li­bres se ca­li­fi­ca­ba con una so­la pa­la­bra: vul­ga­ri­dad. ¿Al­guien se acuer­da de Lo­lo Fe­rra­ri? El look de mu­chos de es­tos nue­vos ico­nos fe­me­ni­nos se acer­ca pe­li­gro­sa­men­te al de aque­lla ac­triz porno con­si­de­ra­da co­mo un fe­nó­meno. ¿Y de Di­vi­ne? Era la en­car­na­ción del mal gus­to, pe­ro vo­lun­ta­ria­men­te trans­gre­sor, ca­na­lla y di­ver­ti­do. Hoy, no ten­dría­mos se­gun­da ni ter­ce­ra lec­tu­ra. Cual­quie­ra de ellas po­dría ser la acla­ma­da em­ba­ja­do­ra de una mar­ca de cos­mé­ti­cos, o in­clu­so de al­gu­na fir­ma de mo­da de lu­jo de las que arras­tran un le­ga­do de ca­si cien años... de buen gus­to ‘

SO­BRE ES­TAS LÍ­NEAS, NICKIMINAJ. A LA DCHA., BLAC CHYNA.

CHLOE FERRY, DEL RE­PAR­TO DEL PRO­GRA­MA BRI­TÁ­NI­CO GEORDIESHO­RE, EN LA AL­FOM­BRA RO­JA DE LA GA­LA MTV EMA'S, CE­LE­BRA­DA EN BIL­BAO EL PA­SA­DO NO­VIEM­BRE.

LAS AC­TRI­CES DI­VI­NE (CEN­TRO), MINK STO­LE (IZ­DA.) Y COOKIE MUE­LLER (DCHA.), EN UN FO­TO­GRA­MA DE LA PE­LÍ­CU­LA DE JOHN WA­TERS DE 1974 FEMALE TROU­BLE ( CO­SA DE HEM­BRAS).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.