EL VA­LOR DE LO EX­CÉN­TRI­CO

PLÁS­TI­CO, RESINAS, RE­TA­LES... LA NUE­VA BI­SU­TE­RÍA APE­LA A LA AN­TI­GUA MA­GIA DE LA AL­QUI­MIA PA­RA TRANS­FOR­MAR MA­TE­RIA­LES DE DESECHO EN OB­JE­TOS DE DE­SEO.

VOGUE (Spain) - - Vogue Espía - Sa­ra Sáez

Des­de aque­llas ca­fe­te­ras de ju­gue­te con­ver­ti­das en pen­dien­tes por An­to­nio Alvarado, pa­ra ma­yor gloria es­ti­lís­ti­ca de Ma­ría Ba­rran­co en la al­mo­do­va­ria­na Mu­je­res al bor­de de un ata­que de ner­vios ( ), el mun­do no ha­bía asis­ti­do a otro mo­men­to se­me­jan­te de jo­ye­ría-basura. Has­ta que lle­ga­ron los ta­po­nes de bo­te­lla de agua mi­ne­ral de PVC de Ba­len­cia­ga, otro ór­da­go pro­vo­ca­dor de la fir­ma que co­man­da Den­ma Gva­sa­lia, par­te de una co­lec­ción que vie­ne a re­cor­dar­nos que los desechos de unos son el oro pa­ra otros. «Una jo­ya es com­pli­ca­da de tra­ba­jar –res­pon­de el di­se­ña­dor Johnny Co­ca, gran co­lec­cio­nis­ta de bi­su­te­ría por cier­to-. Cuan­do se tra­ba­ja en un di­se­ño par­ti­cu­lar se ta­lla, se suel­da, se me­ca­ni­za... hay mu­cho tra­ba­jo que re­quie­re mu­cha aten­ción pa­ra lo­grar una al­ta ca­li­dad. Es cier­to que el di­se­ña­dor pue­de per­mi­tir­se al­gu­na ex­tra­va­gan­cia, pe­ro hay que ha­cer­la bien».

Tra­di­cio­nal­men­te, el va­lor de una jo­ya vie­ne da­do por la no­ble­za de la ma­te­ria pri­ma an­tes que por la ori­gi­na­li­dad o al­can­ce ar­tís­ti­co/vanguardista de su di­se­ño. Me­ta­les y pie­dras pre­cio­sos han si­do la fron­te­ra que se­pa­ra la or­fe­bre­ría fi­na de la que siem­pre se ha te­ni­do por su ex­pre­sión (imi­ta­ción, si se quie­re) ba­ra­ta, la bi­su­te­ría. Sí, el lu­jo tam­bién son el la­tón, el plás­ti­co e in­clu­so la sar­ga. «La nue­va ge­ne­ra­ción [de con­su­mi­do­res] quie­re otro ti­po de jo­yas, más mo­der­nas. Aquí ga­na la mar­ca que pri­me­ro se dé cuen­ta de la si­tua­ción, al­go que no­so­tros ya in­tui­mos ha­ce dos años, rom­pien­do las re­glas», ex­po­ne Mau­ri­zio Pi­sa­nu, di­rec­tor de la di­vi­sión de mer­chan­di­sing jo­ye­ro de Guc­ci. En efec­to, el ba­rro­co y oní­ri­co uni­ver­so de Ales­san­dro Mi­che­le en­con­tró pron­to su pro­pio espacio en la lla­ma­da ‘ jo­ye­ría de mo­da’, eu­fe­mis­mo pa­ra la bi­su­te­ría ape­ga­da a las co­lec­cio­nes de prêt-àpor­ter y las ten­den­cias, has­ta el pun­to de con­ver­tir sus ex­cén­tri­cas pie­zas de re­gus­to vie­juno (del Re­na­ci­mien­to a la épo­ca victoriana, pa­san­do por la ins­pi­ra­ción etrus­ca o mo­der­nis­ta), cua­ja­das de cris­ta­les y per­las fal­sas so­bre la­tón, en una se­ña de iden­ti­dad más de la ca­sa. El in­te­li­gen­te mo­vi­mien­to de Mi­che­le, sin em­bar­go, ha si­do aho­ra tras­la­dar ese mis­mo con­cep­to a la al­ta jo­ye­ría, con pre­cios que se dis­pa­ran has­ta los ¢£.£££ eu­ros. «Hoy en día ya no ha­bla­mos de bi­su­te­ría sino de jo­ye­ría co­mo tal, que tie­ne ca­rác­ter y don­de el va­lor agre­ga­do del tra­ba­jo es re­co­no­ci­ble. Ca­da ca­sa tra­ba­ja en có­di­gos y crea­cio­nes ex­tre­ma­da­men­te iden­ti­fi­ca­bles», co­men­ta Co­ca, di­rec­tor crea­ti­vo de Mul­berry, cu­yas obras des­ta­can por los ta­ma­ños exa­ge­ra­dos y las for­mas ar­qui­tec­tó­ni­cas.

Fue en el siglo XVIII cuan­do em­pe­za­ron a pro­li­fe­rar las pri­me­ras pie­zas ‘ de fan­ta­sía’, rea­li­za­das en vi­drio, tan pre­cio­sis­tas co­mo frá­gi­les. La Re­vo­lu­ción In­dus­trial del XIX de­mos­tra­ría a la pos­tre que la bi­su­te­ría no ha de­ja­do de

adap­tar­se a la evo­lu­ción de la so­cie­dad –y de la tec­no­lo­gía–, al con­ver­tir­se en la op­ción pre­fe­ri­da de las mu­je­res de la na­cien­te cla­se me­dia, que des­cu­brie­ron que las pie­zas me­tá­li­cas po­drían ser igual de vis­to­sas y lu­ci­das que las rea­li­za­das en ma­te­ria­les no­bles (y más ba­ra­tas, cla­ro). A par­tir de la se­gun­da mi­tad del siglo XX, con la lle­ga­da del plás­ti­co y de alea­cio­nes co­mo el za­mac (zinc, alu­mi­nio, mag­ne­sio y co­bre), no so­lo se adue­ñó de la nue­va for­ma de pen­sar la mo­da co­mo pro­duc­to de con­su­mo ma­si­vo, sino que tam­bién sir­vió a ar­tis­tas co­mo so­por­te ex­pre­si­vo. Esa má­gi­ca al­qui­mia que trans­mu­ta desechos y has­ta basura en ele­men­tos pre­cio­sos y va­lio­sos, re­apa­re­ce es­ta tem­po­ra­da en­tre evi­den­tes ho­me­na­jes ochen­te­ros y esa inevi­ta­ble con­cien­cia de lo sos­te­ni­ble. Los mu­ñe­cos de Su­per­man y Bat­man que cuel­gan en los pen­dien­tes, de nue­vo, de Ba­len­cia­ga; los ju­gue­tes de­ve­ni­dos ani­llos de Mai­son Mar­gie­la; los aros con re­ta­les col­gan­tes de Ma­ri­ne Se­rre o re­cu­bier­tos de te­la y ma­cra­mé de Jo­nat­han An­der­son en Loe­we; la quin­ca­lle­ría ho­ja­la­te­ra en for­ma de pul­se­ras y bra­za­le­tes de Mar­ni y Ale­xan­der McQueen; las plás­ti­cas tar­je­tas cor­po­ra­ti­vas en plan bro­che de Prada y las pe­sa­das ca­de­nas in­dus­tria­les de Miu Miu... La ten­den­cia si­gue la ar­tís­ti­ca sen­da del ready-ma­de en pie­zas cu­yo va­lor, más allá del pre­cio, re­si­de en una ex­tra­va­gan­cia que ape­la a los gus­tos mi­lé­ni­cos. No es ex­tra­ño que, en su úl­ti­mo in­for­me, la con­sul­to­ra de mer­ca­dos Allied Re­search ha­ya ci­fra­do el ne­go­cio glo­bal de la jo­ye­ría de mo­da en ’“.”•– mi­llo­nes de eu­ros pa­ra •—•— ˜

Bro­che ba­ña­do en oro con es­mal­te y cris­ta­les, de Guc­ci; y cuar­zo blan­co y ónix ro­da­do, am­bos de El Al­ma­cén Na­tu­ral. Arri­ba a la dcha., pen­dien­tes de piel y ma­cra­mé, de Loe­we; y cuar­zo ce­les­tial, de El Al­ma­cén Na­tu­ral.

Pen­dien­tes ar­ti­cu­la­dos de la­tón con cris­ta­les, de Saint Lau­rent por Ant­hony Vac­ca­re­llo ( . €); y ama­tis­ta dru­sa, de El Al­ma­cén Na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.