ANA­LI­ZA ES­TO

NIE­TO DEL PA­DRE DEL PSI­COA­NÁ­LI­SIS, LU­CIAN FREUD FUE EL ÚL­TI­MO GRAN RE­TRA­TIS­TA DE LA NA­TU­RA­LE­ZA HU­MA­NA. SU OBRA, BRU­TAL Y PRO­LÍ­FI­CA, SE RE­CO­GE POR FIN EN UNA MO­NO­GRA­FÍA PÓSTUMA GRA­CIAS AL QUE FUE­RA SU ASIS­TEN­TE PER­SO­NAL DU­RAN­TE 20 AÑOS, DAVID DAWSON.

VOGUE (Spain) - - Agenda - Rafa Ro­drí­guez

En­tre la ver­dad y la be­lle­za, Lu­cian Freud so­lo se per­mi­tía con­tem­plar la pri­me­ra. La ver­dad des­nu­da. Fue su res­pues­ta vis­ce­ral a la ma­yor men­ti­ra del ar­te, l a que r esul­ta de ade­cuar la reali­dad a cier­to ideal es­te­ti­cis­ta pre­con­ce­bi­do. Tam­bién su ma­ne­ra de bre­gar c on­tra las eti­que­tas, los es­ti­los que van y vie­nen, las ten­den­cias que es­ta­ble­cen opi­nio­nes ve­lei­do­sas. Cier­to que lo iló­gi­co de cier­tas re­pre­sen­ta­cio­nes de sus pri­me­ras obras pu­die­ron su­mer­gir­lo en el su­rrea­lis­mo. Que con el t ra­zo dis­tor­sio­na­do y el pi­ca­do de l a pers­pec­ti­va ron­dó el ex­pre­sio­nis­mo. Pe­ro, al fi­nal, lo úni­co que que­da es la fi­gu­ra­ción o, co­mo di­jo su co­le­ga Frank Auer­bach, «la con­fi­gu­ra­ción de aque­llo que se per­ci­be na­tu­ral, vi­vo y es­tre­me­ce- dor». Jus­to lo que hi­zo de Freud uno de los más gran­des re­tra­tis­tas del siglo.

«Su tra­ba­jo ha­bla por sí so­lo. Te atra­pa. Tie­ne un efec­to emo­cio­nal, psi­co­ló­gi­co, so­bre quien lo ob­ser­va». El que ha­bla es David Dawson (Ga­les, 1960), asis­ten­te per­so­nal del pin­tor du­ran­te los úl­ti­mos 20 años de su lon­ge­va y pro­lí­fi­ca vi­da. Ha ve­ni­do a Ma­drid pa­ra pre­sen­tar la gran mo­no­gra­fía que se me­re­cía. Un pro­yec­to ex­cep­cio­nal «por­que es la pri­me­ra vez que se re­co­pi­la su obra de ma­ne­ra ex­haus­ti­va y el pri­mer li­bro so­bre él que se pu­bli­ca tras su muer­te», ex­pli­ca. Ti­tu­la­da sim­ple­men­te con su nom­bre, se tra­ta de dos vo­lú­me­nes que re­co­gen ca­si 500 obras de Lu­cian Freud (Ber­lín, 1922-Lon­dres, 2011), en­tre pin­tu­ras, bo­ce­tos e in­clu­so co­rres­pon­den­cia pri­va­da ilus­tra­da. Un opus gi­gan­tes­co de­sa­rro­lla­do de ma­ne­ra ma­ra­to­nia­na du­ran­te ocho dé­ca­das. «Era ins­tin­ti­vo e im­pul­si­vo, no le gus­ta­ba se­guir una idea que pu­die­ra ma­tar la ver­dad del mo­men­to. Ese era su tem­pe­ra­men­to», con­ti­núa el hoy di­rec­tor del Lu­cian Freud Ar­chi­ve.

De Leigh Bo­wery a Ka­te Mo­ss, pa­san­do por David Hock­ney o Isa­bel II, los re­tra­tos de Freud son ese res­qui­cio por el que aso­ma la na­tu­ra­le­za (qui­zá el alma) hu­ma­na. «Por eso hay tan­ta dig­ni­dad en la pin­tu­ra de Lu­cian. El su­je­to es el cen­tro de to­do. Creo que los que di­cen que sus re­tra­tos son du­ros y has­ta crue­les es­tán muy equi­vo­ca­dos. Hay un enor­me res­pe­to por l os per­so­na­jes», con­clu­ye Dawson, que tam­bién es pin­tor. La tras­cen­den­cia era es­to ¥

A la iz­da., au­to­rre­tra­to Re­flec­tion With Two Chil­dren, da­ta­do de1965. Aba­jo, Was­te­ground with Hou­ses,Pad­ding­ton, pin­ta­do en­tre 1970 y 1972. La Ro­yal Aca­demy of Arts de Lon­dres dedicará una ex­po­si­ción a los au­to­rre­tra­tos del ar­tis­ta en oc­tu­bre de 2019.

La re­tros­pec­ti­va Lu­cian Freud(475 €) es­tá pu­bli­ca­da por Phai­don.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.