BE­LLE­ZA

VOGUE (Spain) - - Belleza - Fo­to­gra­fía AN­GE­LO PENNETTA Ma­qui­lla­je CHAR­LOT­TE TIL­BURY Tex­to PALOMA A BAD

UN RA­YO DE LUZ Cé­le­bre por su ha­bi­li­dad pa­ra re­crear la mi­ra­da fe­li­na per­fec­ta en un ros­tro car­ga­do de lu­mi­no­si­dad, la op­ti­mis­ta e hi­per­ac­ti­va ma­qui­lla­do­ra bri­tá­ni­ca Char­lot­te Til­bury es­tre­na su fir­ma ho­mó­ni­ma de cos­mé­ti­ca en Es­pa­ña.

La pri­me­ra vez que Char­lot­te Til­bury (Lon­dres, ‰–Š—) pro­bó una más­ca­ra de pes­ta­ñas, se sin­tió ca­paz de cam­biar el mun­do. «De re­pen­te, era po­pu­lar en­tre mis ami­gas y to­do en la vi­da pa­re­cía más fá­cil. Re­cuer­do ha­ber pen­sa­do, un po­co de­pri­mi­da, ‘¿En se­rio mi vi­da va a cam­biar por un rí­mel?’. Pe­ro, al fi­nal, de­ci­dí que si eso era lo que ha­bía que ha­cer pa­ra que me tra­ta­ran me­jor, nun­ca me lo vol­ve­ría a qui­tar», ex­pli­ca la cé­le­bre ma­qui­lla­do­ra en un co­rrec­tí­si­mo es­pa­ñol, fru­to de los más de diez años que vi­vió en Ibi­za du­ran­te su ni­ñez (is­la en la que aún vi­ven sus pa­dres, él ar­tis­ta, ella di­rec­to­ra de cas­ting).

Fue en ese mo­men­to, con ‰— años y un ma­le­tín re­ple­to de ma­qui­lla­je que le ha­bía re­ga­la­do una ami­ga de su ma­dre, cuan­do em­pe­zó a in­ves­ti­gar so­bre có­mo me­jo­rar sus fac­cio­nes a tra­vés del co­lor. Un lus­tro des­pués, tras un cur­so en la es­cue­la lon­di­nen­se de ma­qui­lla­je de Glau­ca Ros­si, co­men­zó a asis­tir a la ma­qui­lla­do­ra Mary Green­well («una in­creí­ble men­to­ra», de­fi­ne Til­bury). Con ella, en­tró de lleno en el uni­ver­so de la mo­da. Tra­ba­ja­ban ca­da se­ma­na con Lin­da Evan­ge­lis­ta, Cindy Craw­ford, Ch­risty Tur­ling­ton... «La re­cuer­do muy com­pro­me­ti­da con el tra­ba­jo. Y muy am­bi­cio­sa. Ade­más, ya de­mos­tra­ba un gran do­mi­nio del co­lor», re­cuer­da Green­well.

Más de vein­te años des­pués, Char­lot­te Til­bury, ga­lar­do­na­da el pa­sa­do no­viem­bre con la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co por su ser­vi­cio a la be­lle­za, es to­da una ins­ti­tu­ción en la in­dus­tria. Prin­ci­pal­men­te por ser la ar­tí­fi­ce de al­gu­nos de los ros­tros más lu­mi­no­sos de las al­fom­bras ro­jas (la ra­dian­te piel de Jen­ni­fer Lo­pez, sin ir más le­jos) y las mi­ra­das fe­li­nas más sin­gu­la­res del uni­ver­so de la mo­da (Pe­né­lo­pe Cruz y Ka­te Mo­ss son so­lo al­gu­nas de las que pue­den pre­su­mir de ha­ber lu­ci­do, en re­pe­ti­das oca­sio­nes, sus Til­bury Eyes). Tam­po­co le fal­tó su bue­na do­sis de pa­sa­re­las. «Cuan­do iba a los des­fi­les, to­dos mis co­le­gas que­rían un po­qui­to de la cre­ma má­gi­ca que usa­ba en el ros­tro de las mo­de­los. Des­pués de §ˆ des­fi­les, lle­ga­ban a mí ca­si muer­tas, y esa cre­ma, que yo mis­ma desa­rro­lla­ba con un la­bo­ra­to­rio, les cam­bia­ba la ca­ra», cuen­ta Til­bury so­bre la hi­dra­tan­te lu­mi­no­sa Ma­gic Cream, el pro­duc­to que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la ani­mó a crear su pro­pia mar­ca h ace t an so­lo un lus­tro.

En la lí­nea in­cor­po­ró ba­ses de ma­qui­lla­je ( lu­mi­no­sas, por su­pues­to), pa­le­tas de som­bras con to­nos ar­mó­ni­cos, co­rrec­to­res que eli­mi­na­ran cual­quier ápi­ce de can­san­cio... Y se pro­pu­so co­mo ob­je­ti­vo ha­cer de la cos­mé­ti­ca al­go di­ver­ti­do y sen­ci­llo. «Des­cu­brí que ha­bía al­re­de­dor de una de­ce­na de looks, que eran ten­den­cia de ma­ne­ra cí­cli­ca: la dio­sa do­ra­da, la Dol­ce Vi­ta, la re­bel­de, la in­ge­nua... y que po­día­mos ex­pli­car­los en sets de ma­qui­lla­je fá­ci­les de usar. Pe­ro tam­bién fá­ci­les de ele­gir y de regalar», de­fien­de la ma­qui­lla­do­ra, cu­ya fir­ma ho­mó­ni­ma du­pli­có sus in­gre­sos en ‡ˆ‰Š con res­pec­to a ‡ˆ‰‹ y va ca­mino de con­ver­tir­se en un uni­cor­nio cos­mé­ti­co, se­gún la re­vis­ta Forbes.

Ase­gu­ra Til­bury que to­da la ins­pi­ra­ción de la mar­ca, que aho­ra se es­tre­na en Es­pa­ña de la mano de Sep­ho­ra, le vie­ne de sus días en Ibi­za, a don­de re­gre­sa pe­rió­di­ca­men­te. «Allí no ha­bía lí­mi­tes. Po­días so­ñar, po­días co­no­cer a mu­chí­si­ma gen­te... Y yo si­go sien­do así. Creo en la ma­gia y en la vi­sión de que si lo crees, pa­sa­rá». Efec­ti­va­men­te, con una sim­ple más­ca­ra de pes­ta­ñas, se pue­de con­quis­tar el mun­do ”

1. LA­BIAL LÍ­QUI­DO HOLLY­WOOD LIPS PLATINUM BLON­DE (32,55 €). 2. BA­SE DE MA­QUI­LLA­JE MA­GIC FOUN­DA­TION (40,55 €). 3.COLORETE CHEEK TO CHIC ECSTASY (39,55 €). 4. MÁS­CA­RA DE PES­TA­ÑAS LEGENDARY LASHES VO­LU­ME 2 (32,55 €). TO­DO DE CHAR­LOT­TE TIL­BURY (EN LA IMA­GEN) Y DE VEN­TA EN SEP­HO­RA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.