CO­MER CON LOS OJOS

EL CO­LOR, LA FOR­MA Y LA DIS­PO­SI­CIÓN DE LOS ALI­MEN­TOS EN EL PLA­TO IN­VI­TAN O NO A CAER EN LA TEN­TA­CIÓN. EL RE­CE­TA­RIO NO ES SO­LO CUES­TIÓN DE GUS­TO, E INS­TA­GRAM LO SA­BE.

VOGUE (Spain) - - Belleza - C. Lan­cha­res

Las pa­pi­las gus­ta­ti­vas no son, ni de le­jos, las úni­cas res­pon­sa­bles del ma­yor o me­nor dis­fru­te de los ali­men­tos. To­dos, ab­so­lu­ta­men­te to­dos, los sen­ti­dos es­tán di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­dos con el ac­to de co­mer. Tam­bién las emo­cio- nes. Des­de la apa­rien­cia o el aro­ma que des­pren­den has­ta el so­ni­do que pro­du­cen cuan­do los mor­de­mos o las tex­tu­ras que apre­cia­mos ya en la bo­ca, son fac­to­res de­ter­mi­nan­tes pa­ra desear o re­cha­zar un ali­men­to. La re­la­ción en­tre lo que uno ve y lo que desea co­mer es­tá muy es­tu­dia­da. Los de­par­ta­men­tos de mar­ke­ting de las em­pre­sas ali­men­ta­rias bien lo sa­ben y es­tán po­nien­do to­da la car­ne en el asa­dor pa­ra me­ter­nos por los ojos sus pro­pues­tas ali­men­ti­cias. Tam­bién Ins­ta­gram nos es­tá

ha­cien­do sa­li­var co­mo pe­rros de Pa­vlov. Ya Proust, con ese fa­mo­so pa­sa­je re­fe­ri­do a la mag­da­le­na mo­ja­da en el té, dio for­ma li­te­ra­ria a lo que la neu­ro­cien­cia ha cons­ta­ta­do: el víncu­lo en­tre lo que in­ge­ri­mos y lo que sen­ti­mos. Ca­da ali­men­to ad­quie­re en nues­tro ce­re­bro una ima­gen sen­so­rial.

« Ins­tin­ti­va­men­te, des­de los orí­ge­nes de la hu­ma­ni­dad, el sen­ti­do del ol­fa­to es­tá muy im­pli­ca­do en lo que co­me­mos; pe­ro el de la vis­ta es de­ter­mi­nan­te en la ape­ten­cia por cier­tos ali­men­tos », afir­ma la doc­to­ra Pau­la Ros­so. To­do lo vi­sual y lo ol­fa­ti­vo tie­nen mu­chí­si­ma co­ne­xión con el apa­ra­to di­ges­ti­vo. Por eso, ex­pre­sio­nes co­mo ‘hue­le que ali­men­ta’ o ‘co­mer por los ojos’ son so­lo un re­fle­jo de la co­ne­xión neu­ro­nal en­tre los sen­ti­dos. « Ante la vi­sión de un pla­to atrac­ti­vo, por ejem­plo, au­men­ta la se­cre­ción de las glán­du­las sa­li­va­les, ami­la­sa o áci­do clor­hí­dri­co... Los ju­gos gás­tri­cos se po­nen en mar­cha des­en­ca­de­nan­do una sen­sa­ción de ham­bre » , ex­pli­ca es­ta ex­per­ta. Pe­ro aun hay más: la re­vis­ta Cell ha pu­bli­ca­do una re­cien­te in­ves­ti­ga­ción en ra­to­nes que mues­tra que la vis­ta y el olor de los ali­men­tos son por sí so­los su­fi­cien­tes pa­ra ini­ciar pro­ce­sos en el hí­ga­do que pro­mue­ven la di­ges­tión.

Uno de los fe­nó­me­nos más exi­to­sos sur­gi­dos en las re­des so­cia­les es la pro­li­fe­ra­ción de cuen­tas en Ins­ta­gram y Fa­ce­book crea­das a ma­yor gloria de la co­mi­da. Tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: to­dos los pla­tos postea­dos son muy apa­ren­tes, a me­nu­do ‘mon­ta­dos’ so­bre la ba­se de atrac­ti­vas com­bi­na­cio­nes mul­ti­co­lo­res. « Aun­que las ver­du­ras sean ali­men­tos re­cu­rren­tes en mu­chos de las re­ce­tas fo­to­gra­fia­das y, en con­se­cuen­cia, se asu­man co­mo sa­lu­da­bles, en oca­sio­nes, di­ría que son más ape­te­ci­bles que sa­nos » , ma­ni­fies­ta la doc­to­ra Ros­so. « Pe­ro es nor­mal que ante la vi­sua­li­za­ción de es­tas imá­ge­nes tan su­ge­ren­tes, a la gen­te le en­tre ga­nas de co­ci­nar­lo, pre­pa­rar­lo o con­su­mir­lo », con­ti­núa. De he­cho, re­fie­re, to­do es­to es­tá de­trás de los cam­bios en los há­bi­tos nu­tri­cio­na­les, pa­ra bien y pa­ra mal. Se ex­pli­ca: « Si uno ve una le­chu­ga en la ne­ve­ra, no sue­le ape­te­cer­le, pe­ro si esa mis­ma le­chu­ga la con­tem­pla in­te­gra­da en una bo­ni­ta en­sa­la­da, con ver­du­ras de dis­tin­tos co­lo­res, un po­qui­to de acei­te y unas se­mi­lli­tas, se sien­te in­me­dia­ta­men­te atraí­do. Lo mis­mo su­ce­de con la fru­ta. Se ha com­pro­ba­do que cuan­do se pre­sen­ta cor­ta­da y de una for­ma vi­sual­men­te agra­da­ble, lla­ma más la aten­ción y se in­cre­men­ta la com­pra » . En es­te sen­ti­do, aña­dir crea­ti­vi­dad y me­jo­rar la pre­sen­cia de los ali­men­tos más sa­lu­da­bles, co­mo fru­tas o ver­du­ras, se ha con­ver­ti­do en una mo­da que es­tá pro­mo­vien­do un es­ti­lo de vi­da más sano. Pe­ro, se­gún la es­pe­cia­lis­ta, es­to a ve­ces se con­vier­te en un ar­ma de do­ble fi­lo, por­que aun­que el pla­to in­clu­ya afa­ma­dos su­per­ali­men­tos e in­gre­dien­tes que in­di­vi­dual­men­te son be­ne­fi­cio­sos, la su­ma ca­ló­ri­ca de to­das las par­tes no siem­pre es tan saludable.

Por otro la­do, pun­tua­li­za Ros­so, « es­tá el pun­to emo­cio­nal de la ten­ta­ción, por­que uno pue­de es­tar lleno y sa­cia­do, pe­ro ante un dul­ce o un pos­tre de­li­cio­so, lo ata­ca sin mi­ra­mien­to » . Es más, la dis­po­si­ción de la me­sa, una bo­ni­ta va­ji­lla o la cris­ta­le­ría tam­bién in­ci­tan a co­mer más o sin ne­ce­si­dad. To­do ello es­ti­mu­la una se­rie de me­ca­nis­mos fi­sio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos que nos lle­van a es­ta­ble­cer un víncu­lo afec­ti­vo con la co­mi­da que nos in­vi­ta a caer (o no) en la ten­ta­ción ”

L´Ab­so­lu Rou­ge Lip Art Pa­let­te, de Lan­cô­me (60 €) Tou­che Éclat Ho­li­day Edi­tion, de Yves Saint Lau­rent (36 €) Rou­ge Blush Mid­nigh­tW Wish, de Dior (48 €) Guc­ci Bloom De­lu­xe Edi­tion (103 €, en El Cor­te In­glés) Mi­ni High­ligh­ting Pow­der Pink Glow, de Bob­bi Brown (26 €) Spar­kling Ho­li­day Mat­te Lips­tick, de Ki­ko (9,95 €) Eight Hour Cream edi­ción Lo­ve Heals, en co­la­bo­ra­ción con Ja­mes Gold­crown, de Eli­za­beth Ar­den (35 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.