LAS CO­SAS, CLA­RAS

DIS­CER­NIR EN­TRE MI­TO Y REALI­DAD EN CUES­TIÓN DE PIEL FUE EL OB­JE­TI­VO DE UNA JOR­NA­DA DI­VUL­GA­TI­VA OR­GA­NI­ZA­DA POR LA CLÍ­NI­CA DERMATOLÓGICA IN­TER­NA­CIO­NAL JUN­TO A CONDÉ NAST CO­LLE­GE.

VOGUE (Spain) - - Belleza -

¿SOL O NO SOL? HE AHÍ EL DI­LE­MA

« Sin cier­to ni­vel de ra­dia­ción so­lar no ha­bría vi­da tal y co­mo la co­no­ce­mos; y sin cier­tos me­ca­nis­mos de­fen­si­vos esa ra­dia­ción po­dría ser le­tal » . Así in­tro­du­cía el doc­tor Án­gel Pi­za­rro la eter­na du­da de có­mo ac­tuar ante el sol. Res­pon­sa­ble del en­ve­je­ci­mien­to y de al­gu­nos tu­mo­res, tam­bién es fuente de vi­ta­mi­na D, im­pli­ca­da en cier­tas res­pues­tas an­ti­tu­mo­ra­les y en la sa­lud muscu­loes­que­lé­ti­ca. Las in­ves­ti­ga­cio­nes no ce­san y hay es­tu­dios que su­gie­ren que una ex­po­si­ción mo­de­ra­da ha­bi­tual pro­te­ge de al­gu­nas for­mas de me­la­no­ma. Tam­bién se apun­ta su pa­pel en una me­jo­ra del ren­di­mien­to in­te­lec­tual. ¿La cla­ve? El equi­li­brio.

LA CA­LI­DAD DE LA PIEL Por­que la piel no es una mera co­ber­tu­ra, sino el ór­gano más ex­ten­so y pe­sa­do del cuer­po; por­que la der­ma­to­lo­gía es­té­ti­ca in­flu­ye en la au­to­es­ti­ma de las per­so­nas e in­clu­so en su ca­li­dad de vi­da, el doc­tor Ri­car­do Ruiz se ha pro­pues­to po­ner luz y ta­quí­gra­fos, en co­la­bo­ra­ción con dis­tin­tos ex­per­tos en la ma­te­ria, so­bre to­do aque­llo que pue­de con­tri­buir a me­jo­rar la ju­ven­tud y la ca­li­dad cu­tá­neas. En es­te fo­ro, la doc­to­ra Ana Mo­li­na des­te­rró al­gu­nas creen­cias ge­ne­ra­li­za­das co­mo que la hi­dra­ta­ción de la piel de­pen­de de la in­ges­ta de agua –«la piel se hi­dra­ta con cre­mas»– y plan­teó la in­fluen­cia de la luz en el as­pec­to de la piel –«un te­ma del que que­da mu­cho por sa­ber»– o las cua­tro co­sas que de ver­dad fun­cio­nan –«lim­piar, hi­dra­tar, fo­to­pro­te­ger y usar sus­tan­cias de pro­ba­da efi­ca­cia, co­mo AHA o de­ri­va­dos de vi­ta­mi­na A, que trans­for­men y me­jo­ren el as­pec­to de la piel»–.

EN­VE­JE­CER CON NA­TU­RA­LI­DAD Y ELE­GAN­CIA Sim­pli­fi­car la ru­ti­na, no for­zar la piel in­tro­du­cien­do de gol­pe re­ti­noi­des; de­di­car­le oca­sio­nal­men­te cin­co mi­nu­tos más pa­ra mi­mar­la con ex­fo­lia­cio­nes sua­ves y mas­ca­ri­llas; no usar lim­pia­do­ras que ha­gan de­ma­sia­da es­pu­ma; apli­car fór­mu­las emo­lien­tes en el cuer­po con la piel li­ge­ra­men­te hu­me­de­ci­da tras la du­cha; y op­tar por tra­ta­mien­tos per­so­na­li­za­dos son al­gu­nos de los man­da­mien­tos que, se­gún las doc­to­ras Marta Fei­to y Li­dia Ma­ro­ñas, ayu­dan a man­te­ner la piel fres­ca y lu­mi­no­sa, así co­mo a pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to.

LA AL­TER­NA­TI­VA AL BIS­TU­RÍ El ex­ce­so de gra­sa lo­ca­li­za­da es una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes en es­té­ti­ca cor­po­ral. La bue­na no­ti­cia es que aho­ra la tec­no­lo­gía Coo­lS­cul­pting per­mi­te re­du­cir esos acú­mu­los de gra­sa sub­cu­tá­nea sin ci­ru­gía, des­de la pa­pa­da has­ta la ro­di­lla», afir­ma la doc­to­ra Mer­ce­des Sáenz de San­ta Ma­ría. Se tra­ta de una téc­ni­ca efi­caz y mí­ni­ma­men­te in­va­si­va, que uti­li­za el frío pa­ra des­truir el adi­po­ci­to de­fi­ni­ti­va­men­te, en una o dos se­sio­nes. Sus re­sul­ta­dos se ob­ser­van pro­gre­si­va­men­te œ

Ade­más de los lá­se­res pa­ra tra­tar las man­chas y la fla­ci­dez, nue­vos dis­po­si­ti­vos pa­ra me­jo­rar la ten­sión cu­tá­nea es­tán a pun­to de lle­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.