AL­GO VA A TEM­BLAR EN 2019

VOGUE (Spain) - - Belleza - Fo­to­gra­fía FÉ­LIX VALIENTE Rea­li­za­ción VI­TO C ASTELO Tex­tos MA­RIO XI­MÉ­NEZ MA­RÍA PA­LO­MA­RES ISA­BEL VI­VO

El año que aso­ma ofre­ce un lien­zo en blan­co pa­ra des­cu­brir a los fu­tu­ros ta­len­tos de la mú­si­ca

pa­tria. Del fla­men­co an­ces­tral de MA­RÍA JO­SÉ LLER­GO a la nos­tal­gia elec­tró­ni­ca de MA­RI­NA HERLOP, pa­san­do por el mis­te­rio que ro­dea al de­but de AMAIA RO­ME­RO, es­tos ocho per­fi­les me­ló­di­cos es­tre­nan tra­ba­jo y pe­ri­plo de di­rec­tos per­so­nán­do­se co­mo un te­rre­mo­to de ju­ven­tud sin com­ple­jos.

MA­RI­NA HERLOP

Elec­tró­ni­ca pa­ra cuer­po y alma Es­ta jo­ven bar­ce­lo­ne­sa, na­ci­da en …††, cons­tru­ye puen­tes so­no­ros en­tre pa­sa­do y futuro: la mú­si­ca clá­si­ca y la elec­tró­ni­ca, en un en­cuen­tro que tie­ne di­fí­ci­les com­pa­ra­cio­nes. Con dos dis­cos en el mer­ca­do, Na­nook (ba­jo el se­llo de Ja­mes Rho­des, Ins­tru­men­tal Re­cords) y Ba­bas­ha, es­te ‘…† de­ja­rá a un la­do el piano, ins­tru­men­to que em­pe­zó a to­car a los nue­ve años por re­ga­lo de su abue­lo, pa­ra aden­trar­se en un nue­vo pro­yec­to ha­cia rit­mos más cer­ca­nos al jazz y al blues. En es­te lan­ce ex­pe­ri­men­tal, don­de le acom­pa­ña su pa­re­ja, se­rá di­fí­cil apren­der­se las le­tras an­tes de un con­cier­to: es­tas son in­ven­ta­das. La in­ten­ción: «Que pue­dan es­tar no al ser­vi­cio de un sig­ni­fi­ca­do, sino de una so­no­ri­dad agra­da­ble». Sus in­fluen­cias mu­si­ca­les van des­de clá­si­cos co­mo De­bussy o Cho­pin (al­go que se de­be a sus es­tu­dios en el con­ser­va­to­rio) a Mi­chael Jack­son o Des­tiny’s Child. Su me­ta, di­ce, pasa por «plas­mar al­go be­llo y ro­bus­to a ni­vel musical, que ten­ga aguan­te por sí mis­mo y un sen­ti­do a ni­vel es­té­ti­co. Se tra­ta de abrir la men­te de quien me es­cu­che».

MA­RÍA JO­SÉ LLER­GO

La voz del fla­men­co an­ces­tral De Et­ta Ja­mes a Ca­ma­rón, Ma­ría Jo­sé Ller­go (Po­zo­blan­co, …††œ) enu­me­ra sus re­fe­ren­tes con los ojos en­cen­di­dos. A sus œ años, tie­ne al­go muy cla­ro: «Can­tar es lo que me per­mi­te es­tar vi­va. Una for­ma de ex­pre­sar­me más trans­pa­ren­te que las pa­la­bras. Una te­ra­pia don­de ha­cer be­lle­za de las co­sas du­ras de la vi­da». Ac­tual­men­te en ter­ce­ro de can­te en la Es­cue­la Su­pe­rior de Mú­si­ca de Bar­ce­lo­na, se ini­ció en la mú­si­ca gra­cias a su abue­lo, el ma­yor de sus re­fe­ren­tes: «Sueno a mis raí­ces y me en­can­ta. Lle­var su he­ren­cia en mi voz es lo más bo­ni­to», zan­ja. Pe­se a po­seer una voz que co­nec­ta con el vér­ti­ce más clá­si­co del fla­men­co, evi­ta li­mi­tar a es­te gé­ne­ro sus crea­cio­nes que, co­mo Ni­ña de las du­nas, «son mi ver­dad. El es­ti­lo es lo de me­nos». Jun­to al gui­ta­rris­ta Marc Ló­pez, ul­ti­ma su pri­mer LP tras pa­sar por el fes­ti­val WO­MAD de Gran Ca­na­ria y par­ti­ci­par en la obra Fe­de­ri­co Gar­cía so­bre el poe­ta gra­na­dino. «Es­toy mos­tran­do mi luz y mi os­cu­ri­dad en es­ta­do pu­ro. Quie­ro apor­tar co­sas al mun­do que me ha­gan sen­tir­me or­gu­llo­sa. Quien quie­ra que lo to­me, que lo dis­fru­te. Es­ta soy yo».

En la do­ble pá­gi­na an­te­rior, Amaia Ro­me­ro lle­va ves­ti­do de Gi­venchy. En es­ta pá­gi­na, Ma­ri­na Herlop lu­ce ves­ti­do de Louis Vuit­ton. En la pá­gi­na si­guien­te, Ma­ría Jo­sé Ller­go, con ves­ti­do de The nd Skin Co.; y pen­dien­tes de Ju­lia Ve­láz­quez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.