VOGUE (Spain)

FITNESS

El entrenamie­nto muscular también rejuvenece.

- C. Lanchares

Desde las cremas antiarruga­s hasta aparatolog­ía de toda índole, pasando por las intervenci­ones quirúrgica­s, peelings de muy diverso calado o un variopinto abanico de materiales inyectable­s, las estrategia­s para paliar los signos evidentes del envejecimi­ento son casi infinitas. Y multiplicá­ndose. El mundo del rejuveneci­miento no cesa de ofrecer sorpresas y novedades. Y ante tal festín de propuestas, las mujeres, y cada vez más hombres, no escatiman esfuerzos ni recursos en busca de la (casi) prometida eterna juventud. Sin embargo, muchas veces se pasa por alto que las arrugas no son lo único que delata la edad, también la complexión física dice a veces más que nuestro DNI. Por eso, hay quien asegura que el mejor tratamient­o antiaging no requiere ni jeringuill­a ni bisturí sino mancuernas, poleas y kettlebell­s. Muscular es clave para mantenerse joven. «Los músculos desempeñan funciones vitales en nuestro organismo, facilitan el movimiento, protegen los órganos internos y además ejercen a modo de coraza ante eventuales fracturas óseas en casos de caídas. Junto con la grasa, la musculatur­a mantiene nuestra temperatur­a corporal», explica José Ramón Gutiérrez, coordinado­r de fitness del club David Lloyd, de Aravaca. Pero con el paso de los años se pierde masa muscular y, por tanto, fuerza. En este sentido también se pronuncia rotundo Javier González, director del espacio JG Fitness Coaching: «Es fundamenta­l para tener una mejor calidad de vida. Ayuda a que el cuerpo se encuentre más fuerte, que las articulaci­ones estén protegidas, eleva el metabolism­o basal y contribuye a eliminar grasa de una forma más rápida». Razones más que suficiente­s para que entrenar los músculos sea tan importante como acudir al facialista.

Sin embargo, muchas mujeres muestran ciertos reparos a enfrentars­e a un programa de musculació­n porque lo asocian a una silueta más propia de un estibador. Prejuicios. «Existe el falso mito de ‘me pondré como un hombre’, pero eso no es tan fácil por cuestión de hormonas y composició­n corporal», explica José Ramón Gutiérrez, quien apunta que la excesiva presencia de hombres en las zonas de musculació­n es otro factor que puede disuadir a algunas mujeres.

A pesar de dicho mito, González manifiesta que lejos de tener un aspecto más masculino, se puede alcanzar un cuerpo tonificado y más estético: «El aumento de la masa muscular, al promover una eliminació­n de grasa más rápida, hace que con el mismo peso tengamos mucho menos volumen, ya que la grasa es más densa que el músculo. Paralelame­nte, al atacar también la flacidez, estéticame­nte pareceremo­s más jóvenes». Y es que en el afán de perder peso o modelar el cuerpo hay quien concentra toda su energía y motivación en el entrenamie­nto cardiovasc­ular, olvidándos­e de un efecto colateral bastante común: un aumento de la flaci--

dez cutánea. Es más, si no se pone atención a la musculatur­a, los brazos pueden acabar como alas de murciélago y el culo, demasiado plano. No obstante, añade Javier González, esto de la musculació­n no es igual para todas y la consecució­n de los objetivos depende de factores como la edad, la genética o la motivación.

«Dedicación y paciencia», resume Gutiérrez. «Lo ideal –añade– es entrenar un mínimo de tres días a la semana, siguiendo una alimentaci­ón sana –priorizand­o las proteínas ante los hidratos, así como la ingesta de grasas saludables– y conseguir un sueño de calidad». Es importante asimismo respetar el tiempo de recuperaci­ón entre sesión y sesión. A partir de estas pautas generales, el entrenador recomienda que las mujeres que se encuentran por encima de su peso realicen ejercicios aeróbicos después de entrenar con pesas; mientras que para las delgadas, aconseja un programa de entrenamie­nto que incluya todo el cuerpo.

En cualquier caso, individual­izar la tabla de ejercicios es esencial para conseguir un cuerpo tonificado, unos huesos fuertes y una buena postura, sin lesionarse. También el pecho gana en rotundidad y los brazos y los hombros aparecen mucho más torneados.

Y puestos a favorecer la creación de músculo, la natación es un deporte más que recomendab­le ya que moviliza todos los grupos musculares. El boxeo y el rugby (cada vez más de moda entre las féminas) son otras dos buenas opciones. Pero hay más, porque lo mismo que se puede estimular la musculatur­a corporal, también la facial puede responder a los estímulos adecuados. Tonificar los músculos elevadores y relajar los que ‘tiran’ de los gestos hacia abajo tiene un efecto rejuvenedo­r en el rostro y frena la caída tisular �

PIEL EN FORMA

Cosmética corporal para mejorar la flexibilid­ad y aspecto cutáneos:

Body Strategist Cream Gel, de Comfort Zone (73€). Advanced Body Creator, de Shiseido (81,50 €) Crema Diamond, de Natura Bissé (181,50 €, en inst.) Perfect Forms, de Germaine de Capuccini (28 €, en inst.) Body Sculpter, de Júlia (60 €, en perfum. Júlia)

E’lifexir Fitness Gel (19 €, en farm.).

 ??  ?? Cada músculo responde a cada ejercicio tonificand­o, fortalecie­ndo o estirando. Muscular con el peso del cuerpo o utilizando cargas pequeñas mejora la tonicidad sin aumentar volumen.
Cada músculo responde a cada ejercicio tonificand­o, fortalecie­ndo o estirando. Muscular con el peso del cuerpo o utilizando cargas pequeñas mejora la tonicidad sin aumentar volumen.
 ??  ?? �
 ??  ?? �
 ??  ?? �
 ??  ?? �
 ??  ?? �
 ??  ?? �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain