LA EX­TRA­VA­GAN­CIA LA BOR­DAN EN TO­LE­DO

Te­so­ros del tra­je po­pu­lar, ma­de in Cas­ti­lla.

VOGUE (Spain) - - SUMARIO - TEXTO RAFA RO­DRÍ­GUEZ

Se ti­tu­la La­gar­te­ra­nas en mi­sa, es­tá fe­cha­da en 1925 y es, se­gu­ra­men­te, una de las imá­ge­nes que me­jor ha­ya ilus­tra­do nun­ca lo que sig­ni­fi­ca la fo­to­gra­fía al ser­vi­cio de la et­no­gra­fía. Ahí es­tán, de la mano, his­to­ria y tra­di­ción, las in­va­ria­bles que apun­ta­lan el con­cep­to de na­ción. La cá­ma­ra de Jo­sé Or­tiz Echa­güe fue uno de los ins­tru­men­tos que, des­de una pers­pec­ti­va tan po­lí­ti­ca co­mo fi­lo­só­fi­ca, ayu­dó a prin­ci­pios del si­glo XX en la re­cons­truc­ción del mi­to na­cio­nal es­pa­ñol –en­ton­ces tan ne­ce­si­ta­do tras la cri­sis de 1898–, do­cu­men­tan­do el le­ga­do de usos, cos­tum­bres, ri­tos e in­du­men­ta­rias de un país que, en reali­dad, ya no te­nía in­te­rés al­guno en per­pe­tuar­lo. Lo con­tó el pro­pio fo­tó­gra­fo: los lu­ga­re­ños que re­tra­ta­ba pro­tes­ta­ban por te­ner que po­sar con las vie­jas ves­ti­men­tas que iden­ti­fi­ca­ban sus orí­ge­nes. En to­das par­tes, me­nos en Lagartera, un pe­que­ño pue­blo al oes­te de la pro­vin­cia de To­le­do, don­de las mu­je­res siem­pre se han sa­bi­do fa­bu­lo­sas en sus tra­jes tra­di­cio­na­les.

Hoy, la lo­ca­li­dad es uno de esos de­vas­ta­do­res ejem­plos de la Es­pa­ña va­cia­da (ape­nas 1.400 ha­bi­tan­tes en 2018, se­gún el INE, en un des­cen­so en pi­ca­do des­de ha­ce 50 años). Pe­ro cuen­tan las cró­ni­cas que, en 1996, to­da­vía vi­vían 15 pai­sa­nas que usa­ban las ga­las lo­ca­les a dia­rio. «Los tra­jes de Lagartera pa­san por ser los más ex­tra­va­gan­tes del es­ta­do, fa­ma que ate­so­ran des­de ha­ce más de tres cen­tu­rias», cuen­ta el his­to­ria­dor tex­til Juan de la Cruz, ase­sor del Mu­seo de His­to­ria y An­tro­po­lo­gía de Te­ne­ri­fe. «Su jue­go cro­má­ti­co es gran­dio­so, con sin­gu­la­res com­bi­na­cio­nes y efec­tos po­co vis­tos en otros atuen­dos na­cio­na­les». No­ti­cias de ellos ha­bía ya en el si­glo XV, co­men­ta­dos por Fray Her­nan­do de Ta­la­ve­ra, ca­te­drá­ti­co de Sa­la­man­ca y con­fe­sor de los Re­yes Ca­tó­li­cos: «Ven­go a las al­ca­do­ras la­bra­das y cin­tas de mu­chas ma­ne­ras ple­ga­das. Ya las usa­ban cor­tas, ya muy lar­gas, ya ran­da­das, ya ple­ga­das, ya con los ‘ca­be­zo­nes’ co­mo ca­mi­sas de mu­jer cos­to­sa­men­te la­bra­das». La ca­mi­sa de La Vir­gen ni­ña de Zur­ba­rán (165860) es­tá ador­na­da con una ce­ne­fa igual. In­clu­so So­ro­lla pa­ró allí, en 1912, pa­ra plas­mar­los en dos cua­dros: Boda la­gar­te­ra­na y Ti­pos de Lagartera (a con­tem­plar en su ca­sa mu­seo de Madrid). Has­ta los años se­sen­ta, aún era fá­cil to­par­se con la­gar­te­ra­nas ata­via­das or­gu­llo­sas co­mo ta­les ven­dien­do sus vis­to­sos bor­da­dos por ca­si to­da la pe­nín­su­la.

«Des­co­noz­co el por­qué de la le­gen­da­ria tra­di­ción de las la­bo­res de agu­ja de Lagartera y co­mar­ca, pe­ro su ce­le­bri­dad es in­ne­ga­ble y vie­ne de le­jos, apo­ya­da en una im­por­tan­te in­dus­tria tex­til lo­cal so­bre to­do en­tre los si­glos XVIII y XIX», con­ti­núa el ex­per­to que guía es­te folk pri­de y que iden­ti­fi­ca a los la­gar­te­ra­nos co­mo ejem­plo e ins­pi­ra­ción pa­ra los ata­víos pro­pios de la zo­na de Puen­te del Ar­zo­bis­po. Re­duc­to ju­dío de los úl­ti­mos po­bla­do­res mo­zá­ra­bes de la pe­nín­su­la, «allí, a pe­que­ña es­ca­la, se desa­rro­lló un en­torno dis­tin­to, una for­ma de vi­vir que no era la ha­bi­tual, con más ri­que­za or­na­men­tal y una ob­se­sión por en­ri­que­cer las sa­las con de­ta­lles tex­ti­les, com­pa­ra­ble a lo que pa­sa en los pa­la­cios», ex­pli­ca el ar­qui­tec­to de in­te­rio­res To­más Alía, la­gar­te­rano de pro que des­cu­brió la be­lle­za del di­se­ño lo­cal en su pro­pia ca­sa: su madre era una de esas bor­da­do­ras, de­di­ca­da ade­más a pro­mo­cio­nar­los a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Pa­ra el ca­so, De la Cruz aña­de al­go más fas­ci­nan­te: la im­por­tan­cia de un glo­sa­rio-le­ga­do lin­güís­ti­co, «a pri­me­ra vis­ta vul­gar y ar­cai­co, bár­ba­ro o in­co­rrec­to, pe­ro que re­fle­ja una ri­que­za sin pa­ran­gón en to­da Es­pa­ña». Fai­sa, guar­da­pie­ses, capotillo, es­pu­mi­lla, man­te­lli­na, sa­yue­la, gor­gue­ra, cuen­da, can­di­les, cru­ce­ta, frai­le, re­mil­go, los Londres, no da el dic­cio­na­rio pa­ra enu­me­rar los in­fi­ni­tos com­po­nen­tes de ta­les atuen­dos, con sus va­rian­tes de dia­rio, tra­pi­llo, boda, lu­to, ca­mi­sa de ras, pa­ñue­lo de oro y guar­da­piés azul. «To­das es­tas pro­li­jas com­bi­na­cio­nes de pren­das, con sus co­lo­res y guar­ni­cio­nes, de­ter­mi­nan una se­rie de có­di­gos, en su ma­yo­ría hoy per­di­dos, que trans­mi­tían in­for­ma­cio­nes pa­ra la so­cie­dad la­gar­te­ra­na», con­clu­ye.

La con­ju­ga­ción de lo útil con lo be­llo, el acier­to en el jue­go y la dis­tri­bu­ción cro­má­ti­ca y la per­fec­ción y lu­mi­no­si­dad de los bor­da­dos tam­bién apa­re­cen en la in­du­men­ta­ria de pue­blos del oc­ci­den­te to­le­dano co­mo To­rri­co, Valdeverde­ja y, en es­pe­cial, Navalcán, cu­yo tra­je de vis­tas (o de no­via) es otro te­so­ro de nues­tra par­ti­cu­lar ‘al­ta cos­tu­ra fol­cló­ri­ca’, tan­to co­mo pa­ra se­du­cir a la cé­le­bre fo­to­pe­rio­dis­ta In­ge Mo­rath, que le de­di­có to­da una se­rie pa­ra la agen­cia Mag­num en los años cin­cuen­ta. Des­de 2017, el ayun­ta­mien­to de la lo­ca­li­dad se afa­na en or­ga­ni­zar las Jor­na­das del Tra­je y el Bor­da­do con el ob­je­ti­vo de pro­mo­ver las se­ñas de iden­ti­dad lo­ca­les, con las no me­nos an­ti­guas la­bo­res de agu­ja e hi­lo na­val­que­ñas por ban­de­ra, de com­ple­jí­si­ma eje­cu­ción que da lu­gar a de­li­ca­dos te­ji­dos de do­ble ca­ra con mo­ti­vos geo­mé­tri­cos que al­gu­nos his­to­ria­do­res co­nec­tan con la tra­di­ción mo­zá­ra­be de la zo­na. Una he­ren­cia mo­ris­ca que, por cier­to, tam­bién tie­ne que ver con la pro­li­fe­ra­ción del man­tón de Ma­ni­la en la pro­vin­cia de To­le­do. Aun­que esa es otra his­to­ria, que ten­drá que ser con­ta­da en otro mo­men­to

En la do­ble pá­gi­na de aper­tu­ra, a la dcha., tra­je de vis­tas de Navalcán. En la pá­gi­na an­te­rior, jo­ven la­gar­te­ra­na con su ata­vío tra­di­cio­nal com­ple­to, en el que des­ta­can los guar­da­pie­ses (fal­das) su­per­pues­tos, con sus ex­tra­or­di­na­rios bor­da­dos y guar­ni­cio­nes mul­ti­co­lo­res, y las cal­ce­tas ‘co­lo­rás’, de­co­ra­das siem­pre en pun­to de ca­de­ne­ta. En es­ta pá­gi­na, mu­je­res con tra­jes de igle­sia.

En es­ta pa­gi­na, mu­jer con tra­je de viu­da del oc­ci­den­te to­le­dano. En la pá­gi­na si­guien­te, tra­je de dia­rio na­val­que­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.