VOGUE (Spain)

Ru­ra­lí­za­te, la ase­so­ría on­li­ne del sue­ño ru­ral.

LAU­RA COR­CHA­DO y FUEN­SAN­TA MAR­TÍN es­tán de­trás de Ru­ra­lí­za­te, un pro­yec­to de ase­so­ría pa­ra fa­ci­li­tar la tran­si­ción y en­fren­tar­se a los re­tos de ini­ciar una nue­va vi­da en el cam­po.

- C. L.

Har­tos de la ciu­dad, son mu­chos los que fan­ta­sean, y al­gu­nos los que fi­nal­men­te de­ci­den, rom­per con el es­ti­lo de vi­da ur­bano. El en­torno ru­ral se con­tem­pla co­mo una sa­li­da ai­ro­sa a ese ago­bio exis­ten­cial, pe­ro el cam­bio no siem­pre es tan idí­li­co co­mo uno lo ima­gi­na. Pa­ra ha­cer más lle­va­de­ra esa tran­si­ción, Lau­ra Cor­cha­do y Fuen­san­ta Mar­tín crea­ron ha­ce un par de años Ru­ra­lí­za­te, una ase­so­ría on­li­ne pa­ra ayu­dar a con­ver­tir el sue­ño ru­ral en un pro­yec­to de vi­da real.

Fuen­san­ta, li­cen­cia­da en Cien­cias Am­bien­ta­les, na­ció en Sa­la­man­ca y Lau­ra, in­ge­nie­ra agró­no­ma, en Madrid. Am­bas son de ciu­dad, aun­que muy vin­cu­la­das al mun­do ru­ral, tan­to por sus orí­ge­nes –los abue­los de la pri­me­ra son de Al­dea­dá­vi­la de la Ri­be­ra, un pue­blo sal­man­tino de 1.200 ha­bi­tan­tes y Lau­ra es­tá muy im­pli­ca­da en la ac­ti­vi­dad cul­tu­ral de Car­ba­jo (Cá­ce­res) la pe­que­ña lo­ca­li­dad, de 200 ha­bi­tan­tes, de su pa­dre– co­mo por sus ca­rre­ras (las dos lle­van más de una dé­ca­da tra­ba­jan­do en pro­yec­tos de desa­rro­llo ru­ral, bá­si­ca­men­te li­ga­dos a la Ad­mi­nis­tra­ción e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas). To­do es­te ba­ga­je per­so­nal y pro­fe­sio­nal, las lle­vó a que­rer ha­cer al­go más por el en­torno lo­cal, tras­la­dan­do aquí sus co­no­ci­mien­tos y la ex­pe­rien­cia téc­ni­ca a ni­vel na­cio­nal y eu­ro­peo. «Nues­tra idea ini­cial era ayu­dar a to­da esa gen­te que tie­ne el an­he­lo de ir­se a vi­vir a un pue­blo en bus­ca de un es­ti­lo de vi­da más tran­qui­lo, orien­tán­do­les so­bre to­das las po­si­bi­li­da­des de ayu­das, así co­mo ad­vir­tién­do­les de las ne­ce­si­da­des que van a te­ner. Tam­bién po­ner­les los pies en el sue­lo, por­que eso de vi­vir en el cam­po sue­na muy bu­có­li­co, pe­ro hay una reali­dad, con unas li­mi­ta­cio­nes y unos re­tos an­te los que hay pre­pa­rar­se men­tal­men­te», pun­tua­li­za Lau­ra.

La ne­ce­si­dad de cam­bio es­tá ahí, y cre­cien­do. «He­mos de­tec­ta­do que au­men­ta el nú­me­ro de per­so­nas can­sa­das de la gran ciu­dad y preo­cu­pa­das por su im­pac­to en su sa­lud; pe­ro el cam­bio de em­pleo, el ac­ce­so a la vi­vien­da –hay mu­chas ca­sas va­cías y ce­rra­das, pe­ro sin op­ción a com­pra o al­qui­ler–, per­der cier­ta se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, si la hay, o su­pe­rar el mie­do pa­ra sa­lir de tu zo­na de con­fort son al­gu­nos de esos desafíos», ex­pli­ca Fuen­san­ta. Y ahí es don­de en­tra en jue­go Ru­ra­lí­za­te y los va­lio­sos con­se­jos de am­bas so­bre el pa­pe­leo, el ti­po de ayu­das o si las ca­rac­te­rís­ti­cas del en­torno pue­den res­pon­der a las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da, por­que de lo con­tra­rio el cam­bio ge­ne­ra­rá frus­tra­ción. Ade­más, pa­ra que to­do es­to flu­ya ha­ce fal­ta el apo­yo de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, más con­cien­cia­ción y que la gen­te lo per­ci­ba co­mo otra op­ción de vi­da, no co­mo un fra­ca­so. To­da­vía hoy exis­te ese com­ple­jo de que quien vi­ve en el pue­blo no tie­ne otra op­ción. «No­so­tras tra­ba­ja­mos pa­ra cam­biar esa men­ta­li­dad e in­ten­tar de­vol­ver más vi­da a los pue­blos. El en­torno ru­ral ofre­ce po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar otras ini­cia­ti­vas y de co­men­zar una nue­va vi­da», ex­pli­ca Lau­ra. Pe­ro, co­mo con­clu­ye Fuen­san­ta, «el quid de la cues­tión es no se­pa­rar lo ur­bano de lo ru­ral. Hay que man­te­ner una co­ne­xión y un equi­li­brio y ofre­cer igual­dad de ser­vi­cios, por­que el cos­te de no man­te­ner el en­torno ru­ral va a ser mu­chí­si­mo ma­yor»

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain