La HIS­TO­RIA con­ti­núa

VOGUE (Spain) - - AGEN­DA - SA­RA HER­NAN­DO

CAR­MEN MO­LA, pseu­dó­ni­mo tras el que se es­con­de una au­to­ra des­co­no­ci­da, pu­bli­ca una nue­va en­tre­ga de su adic­ti­va sa­ga de no­ve­la ne­gra. Es­ta vez, la ins­pec­to­ra ELE­NA BLAN­CO tie­ne un nue­vo es­ce­na­rio en el que tra­ba­jar.

¿Por qué has pre­fe­ri­do que tu per­so­na no sea pú­bli­ca? De­ci­dí es­cri­bir con pseu­dó­ni­mo por el te­mor al fra­ca­so y por pro­te­ger­me de las crí­ti­cas, por no cam­biar mi vi­da y que el res­to de las per­so­nas de­ja­ran de tra­tar­me igual. No ol­vi­de­mos que en mi pri­me­ra no­ve­la ma­ta­ba a una po­bre chi­ca me­tién­do­le gu­sa­nos en el ce­re­bro. No es la me­jor car­ta de pre­sen­ta­ción.

Des­pués del éxi­to abru­ma­dor de tus dos no­ve­las pu­bli­ca­das (La no­via gi­ta­na y La Red Púr­pu­ra), ¿has te­ni­do la ten­ta­ción de ha­cer pú­bli­ca tu fi­gu­ra? Al con­tra­rio, ca­da vez es­toy más con­ven­ci­da de que fue una de­ci­sión más que acer­ta­da. Si vol­vie­ra a em­pe­zar to­ma­ría la mis­ma de­ci­sión. No ima­gi­náis el pla­cer que es en­trar en una li­bre­ría, al­go que ha­go mu­cho, y co­men­tar con el li­bre­ro las no­ve­da­des o las no­ve­las que van apa­re­cien­do sin que se sien­ta cohi­bi­do por es­tar de­lan­te de la au­to­ra de una de ellas. Has­ta cuan­do me cri­ti­can lo dis­fru­to.

¿Qué si­mi­li­tu­des di­rías que se va a en­con­trar el lec­tor res­pec­to a los tí­tu­los an­te­rio­res? El es­ti­lo de las no­ve­las, el rit­mo fre­né­ti­co, que ca­da pá­gi­na ten­ga al­go que im­pi­da al lec­tor pa­rar, que le exi­ja se­guir un ca­pí­tu­lo más. Yo por lo me­nos lo he in­ten­ta­do, es­pe­ro ha­ber­lo con­se­gui­do. Lo im­por­tan­te es que los amantes de mis no­ve­las aca­ben la nue­va en­tre­ga sa­tis­fe­chos.

Du­ran­te el con­fi­na­mien­to, ¿han cam­bia­do tus ri­tua­les a la ho­ra de es­cri­bir? Son días di­fí­ci­les pa­ra to­dos. Cuan­do su­pe que de­bía­mos re­cluir­nos en ca­sa pen­sé que uti­li­za­ría el tiem­po pa­ra es­cri­bir, pe­ro re­co­noz­co que no lo es­toy con­si­guien­do. Ten­go una fa­mi­lia de la que tam­bién ten­go que ocu­par­me. Tam­bién pro­cu­ro es­tar pen­dien­te de mis ami­gas, de mi ma­dre, de mis her­ma­nas... Al fi­nal he de­ci­di­do que si lo­gro apro­ve­char los ra­tos li­bres pa­ra leer lo mu­cho que ten­go so­bre la me­si­lla, ha­bré cum­pli­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.