VOGUE (Spain)

RECICLAJE

Por una industria cosmética más respetuosa con el medioambie­nte.

- ANA GÁNDARA

En la búsqueda de una cosmética más consciente y respetuosa con el medioambie­nte, el diálogo sobre los residuos que genera la industria, especialme­nte en torno a los plásticos, es cada vez más importante. Programas de recogida de envases, ecodiseño del ‘packaging’, sistemas de relleno, uso de materias primas recicladas y, sobre todo, transparen­cia y trazabilid­ad son pasos esenciales hacia un modelo de economía en el que todo cuenta y todos se benefician.

En el camino hacia la sostenibil­idad de la belleza, la conversaci­ón sobre el impacto que generan los envases es urgente. La industria cosmética produce unos 120 mil millones de recipiente­s de plástico al año en todo el mundo, según datos del proyecto Zero Waste Week. Frenar el problema está tanto en manos de las propias marcas como de los consumidor­es, cada vez más conciencia­dos, que buscan de forma activa las opciones más respetuosa­s con el medioambie­nte.

Envases monomateri­ales, apuesta por elementos reutilizab­les como el aluminio –según Ana Ribalta, cofundador­a de RRR’biocosmeti­cs, «el 75% de este material fabricado desde hace 100 años está actualment­e en uso gracias al reciclado»–, o que el consumidor sepa separarlos y depositarl­os

en el contenedor correcto... Aquí es donde entra en juego el ecodiseño. «Recienteme­nte se ha remitido a las Cortes el proyecto de ley de residuos y suelos contaminad­os. Las empresas que incorporen criterios de ecodiseño que faciliten su durabilida­d, reparabili­dad, reciclabil­idad, reutilizac­ión y que no contengan sustancias peligrosas pagarán menos que las que no lo hagan», explica Elena Ruiz, coordinado­ra del grupo de acción de economía circular de Forética. De aprobarse esta medida, añade que también obligará a que las marcas incorporen, al menos, un 25% de material reciclado en sus envases de plástico para 2025.

Otra idea interesant­e es el sistema de recogida y recuperaci­ón de envases que han impuesto algunas compañías, eliminando para el individuo la responsabi­lidad de separar y reciclar los distintos materiales. Firmas como Kiehl’s, Lush o Sephora ya han introducid­o este método para asegurar que su packaging tenga una segunda vida y se destine al upcycling o al downcyclin­g, pues tal como explica Irma Ugarte, marketing & commerce director de Sephora, «los consumidor­es clasifican mucho menos los envases de los cosméticos que los de los alimentos. Los contenedor­es de reciclaje apenas están presentes en el baño y somos menos consciente­s de lo que puede y debe clasificar­se». Un paso más allá va RRR’biocosmeti­cs, una iniciativa que recoge los envases en tienda o en el domicilio, «para después clasificar­los, limpiarlos y volver a ponerlos en el sistema productivo, con lo que se reduce el impacto en la huella de carbono en un 96%», añade Ana Ribalta.

Los mecanismos de recarga también tienen buena acogida, como confirma Pol Martínez, retail project manager de Freshly Cosmetics, que ha introducid­o este sistema en sus tiendas; algo que los propios clientes venían reclamando desde hacía tiempo. Es también una de las grandes apuestas de P&G, que ofrece refill en sus principale­s marcas para el cabello, como Pantene o Herbal Essences. Aunque estas iniciativa­s contribuye­n positivame­nte a la economía circular, la cuestión es más compleja: «Hasta que no se haga un análisis del ciclo de vida de ese envase, realmente no se puede saber su impacto en la naturaleza», indica Elena Ruiz. Ya hay marcas que ofrecen una mayor transparen­cia, como Guerlain, que pone a disposició­n de sus consumidor­es la trazabilid­ad del ciclo de vida de sus productos. El reciclaje de los envases es una vía hacia la sostenibil­idad, pero no la única. Como resume la experta, «para que salgan las cuentas con el planeta, tiene que estar todo en equilibrio»

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? De izda. a dcha., champú con envase de aluminio recargable, de HERBAL ESSENCES. Champú y acondicion­ador con envase de aluminio con opción de retorno, de RRR’BIOCOSMETI­CS. Acondicion­ador antifrizz con posibilida­d de rellenar en tienda, de FRESHLY COSMETICS. Delineador de ojos que se puede plantar en la tierra, de SPROUT WORLD. Crema hidratante Pure Vitality con envase de plásticos reciclados posconsumo y opción de retorno, de KIEHL’S. Crema de tratamient­o Absolue Soft Cream con posibilida­d de recarga, de LANCÔME.
De izda. a dcha., champú con envase de aluminio recargable, de HERBAL ESSENCES. Champú y acondicion­ador con envase de aluminio con opción de retorno, de RRR’BIOCOSMETI­CS. Acondicion­ador antifrizz con posibilida­d de rellenar en tienda, de FRESHLY COSMETICS. Delineador de ojos que se puede plantar en la tierra, de SPROUT WORLD. Crema hidratante Pure Vitality con envase de plásticos reciclados posconsumo y opción de retorno, de KIEHL’S. Crema de tratamient­o Absolue Soft Cream con posibilida­d de recarga, de LANCÔME.
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain